Vigilia de oración de la JMJ presidida por el Papa en Cuatro Vientos, sábado 20 agosto

A la luz del Misal oficial de la visita papal, publicado por la Santa Sede

 

Con la presencia y presidencia civil de los Príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y Leticia Ortiz, el Papa Benedicto XVIpreside el sábado 20 de agosto en la base aérea de Cuatro Vientos, en el sur de Madrid, la vigilia de oración previa a la clausura de la JMJ. Se trata del segundo acto en importante de la JMJ y de la visita papal.

El aeródromo de Cuatro Vientos –aeropuerto civil y militar- recuerda al último viaje a España del Papa Beato Juan Pablo II, quien en la tarde del 3 de mayo de 2003 presidió en este lugar una inolvidable vigilia de oración con más de medio millón de jóvenes.

 

En el perímetro de la base aérea hay dispuestas 17 capillas eucarísticas ubicadas en carpas de gran capacidad para albergar a numerosos jóvenes en sus tiempos de oración y de vela ante el Santísimo Sacramento.

 

Los jóvenes peregrinos aguardan al Papa en un ambiente festivo y jovial, con cánticos, testimonios y el rezo del Santo Rosario. Gracias a los modernos sistemas de comunicación, participarán e intervendrá también en la preparación a la vigilia jóvenes de diversos lugares del planeta, quienes expresarán también sus testimonios y sus oraciones e intenciones.

 

La vigilia de oración propiamente dicha consta de tres partes. La primera de ellas es una procesión con la Cruz de los Jóvenes, portada por jóvenes de los cinco continentes mientras que otro pequeño cortejo compuesto por jóvenes de distintas naciones llevará el Icono de María. Se canta entonces el himno de la JMJ 2011 Madrid, alusivo al lema de la misma, “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe”. Una vez colocadas la cruz, el icono y las lámparas, los jóvenes encienden las velas que tienen en sus mochilas de peregrinos y toda la asamblea se une en la contemplación de la Cruz redentora. Esta primera parte de la vigilia comenzará con un saludo al Papa y a los fieles de parte de dos jóvenes

 

La Palabra de Diosconstituye el núcleo de la segunda parte de la vigilia. Varios jóvenes, cinco (uno por continente), harán preguntas al Papa, se proclamará el Evangelio y a continuación el Santo Padre responderá a estas preguntas, con sus esperanzas e inquietudes. El texto evangélico de San Juan “Yo soy la vid y vosotros los sarmientos” (Jn 15, 1-17) será el hilo conductor de esta vigilia de la Palabra de Dios.

 

Tras el discurso del Papa, comienza la tercera y última parte de la vigilia: la exposición y bendición solemne con el Santísimo Sacramento. El diácono trasladará la Eucaristía acompañado de acólitos que inciensan y por jóvenes que portan velas y flores y esparcen pétalos de rosas al paso del Señor. Llegado al altar, el Santísimo se expone en la monumental custodia de la catedral de Toledo, obra del gran orfebre Enrique de Arfe, en el siglo XVI, encargado del cardenal Cisneros. Durante este tiempo se interpretarán varios cánticos, entre ellos el “Tantum ergo”

 

La asamblea cantará el “Lauda Sion”, en latín, durante la procesión, y al terminar los minutos de recogido y orante silencio de adoración, se hará una nueva ofrenda del incienso y se entona a “Ave Verum” de Mozart, tras el cual los jóvenes alternan preces y letanías.

 

Al final de la Adoración, el Santo Padre consagra a los jóvenes al Sagrado Corazón de Jesús, momento de gran intensidad teológica y espiritual. Este es el texto de la consagración de los jóvenes que rezará el Papa Benedicto XVI:

 

“Señor Jesucristo,

Hermano, Amigo y Redentor del hombre,

mira con amor a los jóvenes aquí reunidos,

y abre para ellos la fuente eterna de tu misericordia

que mana de tu Corazón abierto en la Cruz.

Dóciles a tu llamada,

han venido para estar contigo y adorarte.

Con ardiente plegaria,

los consagro a tu Corazón

para que, arraigados y edificados en Ti,

sean siempre tuyos, en la vida y en la muerte.

¡Qué jamás se aparten de ti!

Otórgales un corazón semejante al tuyo,

manso y humilde,

para que escuchen siempre tu voz

y tus mandatos,

cumplan tu voluntad

y sean en medio del mundo

alabanza de tu gloria,

de modo que los hombres,

contemplando sus obras,

den gloria al Padre con quien vives,

feliz para siempre

en la unidad del Espíritu Santo

por los siglos de los siglos.

Amén”.

 

Tras la bendición con el Señor Sacramentado, la Asamblea entona el “Cantemos al Amor de los Amores”, himno compuesto hace exactamente ahora un siglo para el XXII Congreso Eucarístico Internacional que tuvo lugar en Madrid en junio de 1911.

Monseñor Osoro convoca a los jóvenes valencianos a una vigilia de oración

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, presidirá hoy, viernes, la vigilia mensual de oración de los jóvenes que tendrá lugar a las 22 horas en la Basílica de la Virgen. El mismo encuentro se repetirá el próximo 19 de febrero en el Seminario Menor de la localidad de Xàtiva.

Osoro junto a los jóvenes valencianos.

La vigilia que se celebra hoy en la Basílica, será la quinta que acoja este templo desde que comenzaron a celebrarse los encuentros el pasado 2 de octubre, convocados por monseñor Osoro. Además, “todos aquellos jóvenes que lo deseen podrán compartir la cena, previamente, en la misma plaza”.Los encuentros con el prelado se mantendrán en la Basílica de la Virgen los primeros viernes de cada mes, aunque “para facilitar la participación de jóvenes de localidades de la diócesis más alejadas se repetirán a mediados de ese mismo mes en sus diferentes parroquias con el mismo esquema y contenido”, han añadido.Las vigilias están presididas, además, por un icono de Cristo bendiciendo, que irá recorriendo los diferentes templos en los que se desarrollen.La vigilia comenzará con la exposición del Santísimo, la lectura del Salmo y la proclamación de una lectura vocacional. Después, el arzobispo de Valencia pronunciará una catequesis tras la que se sucederán las peticiones, el rezo del Padre Nuestro y, finalmente, la bendición.