El CEU se suma a la Universidad de Navarra: no enseñarán a practicar abortos

Según publica ABC, la Universidad CEU San Pablo se rebela contra la reforma de la ley del aborto que hoy se aprueba en el Congreso, en su capítulo de formar sobre el aborto en las carreras relacionadas con el ámbito sanitario. Otras seis universidades españolas estudian la posibilidad de sumarse a la iniciativa de la Universidad de Navarra que el martes firmó una declaración en contraposición con esta enmienda radical.

La obligación que recogerá la reforma de incluir en las carreras de Medicina y Enfermería la enseñanza de la teoría y la práctica de los abortos ha llevado a la entidad navarra a negarse a incorporar dichas técnicas en los currículos por considerarlas lesivas para la dignidad humana y la cultura de la vida.

El CEU prepara otro documento para dejar clara la postura de esta universidad, que podría resumirse en palabras de la decana de su facultad de Medicina, Inma Castillo de Cortázar: “por supuesto que bajo ningún concepto vamos a enseñar a abortar a nadie, entre otras razones porque los propios alumnos ya nos han transmitido que no tienen ningún interés en aprender a trocear seres humanos. Con el aborto hay que buscar soluciones, no agravar el problema”.

La nota del CEU está suscrita por la junta de decanos, delegados de Enfermería y Medicina, catedráticos y los directores de las clínicas que pertenecen a la Universidad. Castillo de Cortázar asegura que el texto recoge el principio de que “el aborto es un atentado a la verdadera medicina y a su vocación de ayudar al más débil, al desnutrido, al indefenso, al desahuciado. Incluir el aborto en los estudios médicos sería prostituir la Medicina”. Igualmente defiende que “por definición la conciencia no puede ser regulada y que el aborto no resuelve nada. Muy al contrario, provoca como mínimo dos problemas: se mata a un niño y deja secuelas gravísimas, psíquicas y físicas, en la mujer“. Pero son más las universidades que se plantean adherirse: la Universidad Francisco Vitoria, la Alfonso X, la Pontificia de Comillas y la Pontificia de Salamanca, la Católica de Murcia, la Católica de Valencia

El 40% de las mujeres que abortan ha pensado en suicidarse

La incidencia del suicidio es entre 6 y 7 veces mayor que la de las mujeres que dan a luz.

El 80 sufre síntomas depresivos

El 40% de las mujeres que abortan ha pensado en suicidarse

El 80 por ciento de las mujeres que se someten a un aborto provocado sufre síntomas depresivos. La frecuencia de gestos e intentos de suicidio es del 40 por ciento. Son dos de los síntomas del Síndrome Post-Aborto cuya incidencia se detalla en la primera Nota Técnica del grupo de trabajo sobre aspectos médicos del aborto, integrado en el Comité de Expertos de la iniciativa Derecho a Vivir (DAV).

La nota de trabajo elaborada por la doctora Carmen Gómez-Lavin resume el estado de la literatura científica sobre el Síndrome Post-Aborto (SPA), una dolencia incontrovertible para la comunidad científica, asociada a las mujeres que sufren un aborto provocado.

Carmen Gómez-Lavín, psiquiatra de la Universidad de Navarra (UNAV) y emérito de la Sociedad de Psiquiatría, es la investigadora que más se ha ocupado del SPA en España, un trabajo por el que ha sido reconocida a nivel internacional con distintas publicaciones en prestigiosas revistas científicas.

Otros síntomas relativamente frecuentes entre mujeres con el Síndrome Post-Aborto trastornos de la sexualidad (40 por ciento), el abuso de drogas, particularmente entre adolescentes (30), alteraciones de la conducta (60) o irritabilidad (70).

Durante el proceso y en el año que sigue a un aborto provocado, la mortalidad de las mujeres que se someten a esta agresión es entre 3,5 y 6 veces más elevada que la de las mujeres que dan a luz, principalmente debido a suicidios, accidentes y homicidios, por este orden.

La incidencia del suicidio es entre 6 y 7 veces mayor que la de las mujeres que dan a luz.

Las evidencias científicas cuestionan, a juicio del Comité de Expertos de Derecho a Vivir (DAV), que el supuesto legal de “peligro para la salud física o psíquica de la madre”, bajo el que actualmente se practica el 90 por ciento de los 112.138 abortos de la última estadística anual del Ministerio de Sanidad (correspondiente a 2007), ayude a proteger realmente la salud de la mujer. Por el contrario, el Comité DAV se pregunta “si realmente disminuye el aborto el riesgo para la salud psiquica de la madre”.