Obispos hondureños: “Exhortamos al pueblo a deponer actitudes de rechazo y a aceptar caminos de reconciliación”

Niña hondureña sumida en la pobreza

El misionero en Sangrelaya, Honduras, Joan Alonso Bonals, ha enviado a la Delegación de Misiones de Tortosa, Tarragona, el comunicado al pueblo hondureño que han redactado todos los sacerdotes y religiosos de la diócesis de Trujillo, ante la crisis política y social que se vive en Honduras.Cuenta también que “el domingo fue el último día del toque de queda y que ya se han iniciado las clases en muchos lugares”.

En el comunicado al pueblo hondureño señalan al principio que “Como diócesis, que históricamente ha hecho una opción preferencial por los pobres, deseamos compartir estos pensamientos como una búsqueda de la verdad, tan necesaria para deponer ciertas actitudes intransigentes y para facilitar el diálogo que todos debemos ejercitar en función de la realización del bien común”.

 El documento se refiere, entre otros cosas,  a los antecedentes de la crisis y a las actitudes que la han favorecido. También al valor de la verdad, del diálogo, la conciencia ciudadana y finaliza con la siguiente exhortación:

 “Exhortamos al pueblo hondureño a deponer actitudes de rechazo y a aceptar caminos de reconciliación  La reconciliación no significa dejar de aplicar la justicia o renunciar a la búsqueda y defensa de lo que creemos como verdad. La reconciliación consiste en poderse sentar alrededor de la misma mesa para seguir encontrando caminos por los que transitar, como hermanos y compatriotas, hacia un futuro mejor para todos“.

 “Exhortamos a la población de nuestra Diócesis de Trujillo, en los Departamentos de Colón y Gracias a Dios a no encerrarse en la obsesión por una persona, partido político o ideología, sino a luchar por nuestros verdaderos problemas:

 – Mejorar la calidad de la educación.

 – Conciliar posturas en la búsqueda de soluciones sobre la tenencia de la tierra.

 – Dialogar con el gobierno sobre la necesidad de mejorar las vías de comunicación.

 – Exigir al gobierno un plan para el desarrollo cultural, económico y social de La Moskitia.

 – Que las autoridades correspondientes garanticen la seguridad de los ciudadanos y actúen de acuerdo a la ley para impedir la presencia del narcotráfico en la región.

 – Que se revierta el problema de la deforestación en nuestros departamentos no sólo decomisando madera ya cortada sino impidiendo la tala de nuestras reservas forestales y la destrucción del medio ambiente”.