Jiménez trata de justificar la estrategia del gobierno para fomentar el “sexo placentero”

La estrategia que quiere impulsar el gobierno para fomentar el “sexo placentero” en España sigue generando polémica. Así, la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha intentado justificar hoy esa idea en una entrevista en Telecinco.

  Trinidad Jiménez, “menos sexo y mas trabajar”.

El Ministerio, con propuestas como el cibersexo, no invade la vida privada de nadie, afirma Trinidad Jiménez. El documento se limita a informar -asegura- que es lo que demandan todos los españoles en las encuestas. El sexo en la red es una de ellas. Según la ministra solo ofrecen reflexión: “Se han recogido encuestas que se hacen a los ciudadanos para conocer su opinión, por ejemplo la famosa opinión del cibersexo, no es una opinión del Ministerio de Sanidad, logicamente.  Recogemos encuestas que reflejan opiniones de la ciudadanía”, asegura. Jiménez afirma que con propuestas como el cibersexo el Ministerio no invade la vida privada.Jiménez asegura además que el hecho de que el ministerio de Sanidad hable de sexualidad placentera “no creo que le deba extrañar a nadie” ya que “desde 1975 la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la sexualidad con el objetivo de tener placer. “Eso a nadie le puede extrañar“, insiste.Para el PP, el documento de la ministra mezcla ideología y salud. Y, segun Ana Pastor, la salud de la mujer no es el objetivo de la Estrategia ministerial. Para la responsable de Politica Social del PP, Sanidad deberia reducir la espera de una mamografía o extender la vacuna del cancer de cervixEl Ministerio de Sanidad presentara esta Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva la proxima semana a las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial. En otro orden de cosas, Trinidad Jiménez rechaza las acusaciones de presión de los laboratorios en la compra masiva de vacunas contra la Gripe A. Cifra en 90 millones de euros el gasto en vacunas: 37 millones de dosis, de las que se han empleado menos de tres millones.No ha citado los antivirales, que algunas fuentes sitúan en el doble.

El paro y los problemas económicos continúan encabezando las preocupaciones de los españoles

El paro sigue liderando la lista de preocupaciones de los españoles

Descienden ligeramente, pero el paro, los problemas económicos y la inmigración continuaron encabezando en el mes de junio la lista de preocupaciones de los españoles.

El 73,8 por ciento de los encuestados sigue viendo al paro como el principal problema del país. Son casi cuatro puntos menos que el mes anterior cuando el desempleo preocupaba al 77,3 por ciento de los ciudadanos. Hay que tener en cuenta que el último estudio del CIS se realizó tan sólo unos días después de conocerse que el paro bajo en mayo lo que ha podido influir en la percepción de los encuestados.

 También mejora ligeramente el número de ciudadanos que sitúa los problemas económicos a la cabeza de sus preocupaciones, baja del 49 por ciento al 48,4. En este sentido el 25 por ciento de los españoles confía en que la situación económica será mejor dentro de un año, mientras que se reduce del 30 por ciento al 24 los que opinan que será peor.

 Tras la situación económica y a gran distancia se sitúa como tercer problema de los españoles la inmigración, seguida del terrorismo.

Pide unidad, reconciliación y paz para el país andino.

El Papa muestra a los obispos bolivianos su preocupación por el país andino.

Benedicto XVI recibió ayer a los prelados de la Conferencia Episcopal Boliviana, que acaban de realizar su visita “ad limina”. El Papa se refirió al inicio de su discurso a “las difíciles circunstancias que afectan a los fieles y ciudadanos” del país, “y que en estos momentos parecen agudizarse aún más. Son ciertamente motivo de preocupación y de especial solicitud pastoral para la Iglesia, que ha sabido acompañar muy de cerca a todos los bolivianos en situaciones delicadas, con el único fin de mantener la esperanza, avivar la fe, fomentar la unidad, exhortar a la reconciliación y salvaguardar la paz”.

“Tampoco faltan -dijo- otros desafíos en vuestro quehacer pastoral, pues la fe plantada en la tierra boliviana necesita siempre alimentarse y fortalecerse, especialmente cuando se perciben signos de un cierto debilitamiento de la vida cristiana por factores de origen diverso, una extendida incoherencia entre la fe profesada y las pautas de vida personal y social, o una formación superficial que deja expuestos a los bautizados al influjo de promesas deslumbrantes pero vacías”.

El Santo Padre señaló que para hacer frente a estos retos, “la Iglesia en Bolivia cuenta con un medio poderoso, como es la devoción popular, ese precioso tesoro acumulado durante siglos gracias a la labor de misioneros audaces y mantenido con entrañable fidelidad por generaciones en las familias bolivianas. Es un don que ha de ser ciertamente custodiado y promovido hoy, (…) para que el valor de los signos penetre en lo hondo del corazón, esté siempre iluminado por la Palabra de Dios y se transforme en convicciones firmes de fe, consolidada por los sacramentos y la fidelidad a los valores morales”.

Para ello, continuó, “se necesita una catequesis sistemática, generalizada y penetrante, que enseñe clara e íntegramente la fe católica. (…) También una educación general de calidad, que comprenda la dimensión espiritual y religiosa de la persona, contribuye poderosamente a poner cimientos firmes al crecimiento en la fe”. En este sentido recordó que la Iglesia en Bolivia cuenta con muchas instituciones educativas, “algunas de gran prestigio, que han de seguir contando con la atención de sus pastores para que mantengan y sean respetadas en su propia identidad”.

Benedicto XVI manifestó su alegría por los esfuerzos de los prelados “para ofrecer a los seminaristas una sólida formación humana, espiritual, intelectual y pastoral, proporcionándoles sacerdotes idóneos para acompañarlos en su discernimiento vocacional y cuidar de su segura idoneidad y competencia. (…) Es necesario también -añadió- un seguimiento posterior para garantizar la formación permanente del clero, así como de los demás agentes de pastoral, que alimente constantemente su vida espiritual e impida que su labor caiga en la rutina o la superficialidad”.

Refiriéndose a la importancia de que la escucha y la meditación de la Escritura “esté siempre en primer plano”, el Papa subrayó que “de la escucha dócil de la Palabra divina nace el amor al prójimo y, con él, el servicio desinteresado a los hermanos, un aspecto que ocupa un puesto muy relevante en la acción pastoral en Bolivia, ante la situación de pobreza, marginación o desamparo de buena parte de la población”.

El Santo Padre concluyó alentando a los obispos en su misión “como guías de la Iglesia en Bolivia, así como en el espíritu de comunión y concordia entre vosotros. Una comunión enriquecida con los especiales vínculos de estrecha fraternidad con otras Iglesias particulares, algunas en tierras lejanas, pero que desean compartir con vosotros los gozos y esperanzas de la evangelización en ese país”.