Serrano Oceja: “Nos equivocamos si esperamos a que los obispos nos digan a quién votar”

José Francisco Serrano Oceja, doctor en Ciencias de la Información y especialista en información religiosa es una de las personas que mejor conoce el interior del devenir de la Conferencia Episcopal Española. No en vano es autor de la única historia escrita sobre esta institución.

Como miembro de la Asociación Católica de Propagandistas, es también un hombre interesado por la Doctrina Ssocial de la Iglesia y su aplicación práctica en la vida política. A las puertas de un intensísimo periodo electoral en España ha publicado en Freshbook ‘A la caza del voto católico‘, un breve ensayo en el que se analiza el papel de los votantes católicos en la España de hoy.

El nuevo escenario político con una mayor pluralidad de partidos con posibilidad de entrar en el Congreso, los parlamentos regionales y el hemiciclo de la Unión Europea, el desencanto de una gran parte del votante tradicional del Partido Popular y la irrupción de Vox hacen especialmente interesante este análisis, sobre el que ha conversado con Actuall.

¿No le dijeron nunca que no se debe hablar de política y religión y aún menos mezcladas?

No se debe hablar de política y religión confundiendo la política con la religión y la religión con la política, y haciendo de la política una religión y de la religión una ideología… Pero lo que es innegable es que la propuesta cristiana, en la historia, tiene una ineludible dimensión política, que no quiere decir política partidista.

“Pegarle, difamar, minusvalorar, desacreditar a la Iglesia, y a los católicos, sale demasiado gratis hoy en España”

La fe tiene mucho que decir sobre cómo articulamos las relaciones civiles, sociales, cómo determinamos el bien común, sobre qué bases asentamos la convivencia. La fe, no lo olvidemos, no es para la vida privada, la fe afecta a todos los ámbitos de nuestra vida, porque, si no, se convierte en ideología.

¿Existe el voto católico o es una entelequia, una etiqueta tan fácil como falsa? 

Si por “voto católico” se entiende el voto que los católicos ponen en las urnas durante las elecciones, resulta claro que existe el “voto católico” entendido como el “voto de los católicos”. Es decir, existen católicos que votan.

El “voto católico” consiste en la forma en la que los ciudadanos, que se confiesan católicos, disciernen sobre las posibilidades electorales según la visión que nace desde la propia fe católica. Una respuesta que da por hecho que la fe católica, incluso cristiana si se quiere ampliar más el foco, ofrece unos criterios que tienen consecuencias sociales, políticas, económicas, morales, educativas, culturales, que afectan a la vida al fin y al cabo.

Define el clericalismo como un virus. ¿En qué medida se manifiesta esta tendencia en el comportamiento electoral del católico español?

Nos equivocamos si estamos esperando a que los obispos, o los sacerdotes, nos digan a quién tenemos que votar. No se trata de eso, ni mucho menos. Ya han pasado las épocas en las que se ha dado la tentación de dirigismo político por parte de los eclesiásticos.

En España hay todavía un riesgo de clericalismo, de extralimitación de las funciones de los clérigos respecto a la autonomía de los laicos, principalmente en quienes quieren imponer una comprensión social y ética de la fe cristiana.

Dice que uno de los problemas de nuestro sistema político es que “se sigue identificando a la izquierda con el anticlericalismo”. ¿Cree que esa identificación es exagerada? 

Esa identificación es la realidad en la medida en que cierta izquierda, incluida la radical, considera que la Iglesia y lo católico es un lastre para la historia y para la satisfacción de los deseos de la persona, y para la construcción de un orden social ajeno a cualquier principio ético que tenga relación con la condición de lo humano.

En el libro expone que la Conferencia Episcopal Española ha pasado de ser una voz activa respecto al acontecer sociopolítico a guardar silencio, lo que ha provocado en algunos cristianos un cierto desconcierto. ¿Han de aprender los católicos a actuar con libertad y en conciencia, sin indicaciones concretas? 

Sin lugar a dudas. Es la hora de los fieles cristianos, es la hora de que los cristianos nos convirtamos en un sujeto moral que demande a nuestros políticos medidas concretas en favor de la persona en su concepción integral, del respeto a la libertad de los padres, de la defensa de la familia entendida como la unión de un hombre y una mujer, de la vida desde el inicio hasta su final. Tenemos que intentar que se acabe la desamortización de la autonomía de los fieles cristianos que algunos han llevado a cabo en la Iglesia.

Pese a ese silencio del que hablábamos, ha habido obispos que se han manifestado claramente a favor y en contra del voto a determinadas opciones políticas, más allá de ofrecer pautas generales. ¿Qué le sugiere esta toma de postura? 

Creo que los obispos que se han manifestado, en términos generales, lo han hecho en lo que se podría decir “las generales de la ley”, en los principios básicos. Y después han guardado un respetuoso silencio a la hora de sacar las conclusiones, que dependen de cada uno.

“La aparición de VOX ha alterado las posiciones en el tablero político y ha incrementado las posibilidades y la pluralidad del voto católico”

Me preocupa más quienes puede callar por miedo a lo que pueden decir de lo que afirmen, que lo que han hablado. Incluso los que han hablado saben que lo que dicen puede ser objeto de sano debate y diálogo privado y público. Lo que más me preocupa es el silencio en algunos obispos que esconda algo.

También afirma que vivimos una época en la que “la relación entre Iglesia  y política no es pacífica”. ¿Quién hace la guerra a quién? ¿En qué medida? 

No es pacífica para determinadas formaciones políticas que no comprenden la naturaleza y función de la Iglesia en la sociedad, y la libertad que demanda para el ejercicio de la misión. Y se empeñan en provocar la confrontación. Pegarle, difamar, minusvalorar, desacreditar a la Iglesia, y a los católicos, sale demasiado gratis hoy en España. Por ejemplo, quienes siguen sin entender el sentido de la clase de la religión en el proceso de formación de la persona o en los beneficios sociales inmediatos que la Iglesia presta a la sociedad con su labor caritativa y asistencial.

El carácter aconfesional del Estado recogido en la Constitución ¿Es ambiguo, ha sido mal explicado o directamente manipulado?

El carácter aconfesional está claro para quien lo quiera entender. Lo han confundido, por interés, quienes lo han entendido como un carácter laicista, rompiendo con la obligada neutralidad del Estado y con el reconocimiento a la Iglesia católica, expreso en el texto de la Constitución.

¿Sería bueno que la Iglesia en España ‘viviera’ en exclusiva de la autofinanciación, para alcanzar la plena libertad respecto al poder político de turno? ¿Es posible?

Los estudios más serios hablan ya de una autofinanciación técnica de hecho. El Estado es un mero instrumento facilitador del proceso de autofinanciación como lo puede ser, y hacer, con otras confesiones religiosas. En la conciencia de los católicos españoles está cada vez más clara la necesidad de financiar a nuestra Iglesia y de que la Iglesia sea clara en la gestión de los recursos en un proceso de trasparencia que se está implantando.

Los principios no negociables enunciados por el Papa Benedicto XVI ¿son aplicables en la política práctica?

Sin lugar a  dudas. Si se fija, el cardenal Ricardo Blázquez, en su discurso de inauguración de la plenaria de los obispos, los ha recordado como tales sin citar la denominación que les dio el Papa. A mí me gusta la nueva formulación del cardenal Scola, “principios irrenunciables”: el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural; la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer; la libertad de educación de los hijos y la promoción del bien común en todas sus formas. Los principios irrenunciables dependen también de lo que hagan los católicos que están en los partidos.

‘A la caza del voto católico‘, de José Francisco Serrano Oceja ed. Freshbook).
‘A la caza del voto católico‘, de José Francisco Serrano Oceja ed. Freshbook).

Dice: “El compromiso social de los católicos exige presentar en términos culturales modernos su herencia espiritual, intelectual y moral”. Dé algunas pistas de cómo llevarlo a cabo para los católicos con vocación política de dentro y fuera de los partidos…

Tenemos un problema en la creatividad a la hora de dar forma a ese compromiso. Si se habla de nueva política, y de nuevas formaciones política, y de nueva comunicación política, los católicos no hemos encontrado aún nuestro hueco, que es siempre, una manera de contribuir al bien de todos los ciudadanos.

Es cierto que existen algunas iniciativas que hay de alentar, pero en términos generales somos deudores de rutinas del pasado y en España tenemos una mentalidad muy estatalista que impide el protagonismo de la sociedad civil. Por ejemplo, si tenemos un problema con la ideologización de la historia por parte de grupos que la manipulan, nuestros colegios de inspiración cristiana debieran ofrecer fórmulas atractivas de recuperar y enseñar la verdad de la historia como proyecto común. Por ejemplo, proponer un día educativo sobre España, sobre lo que significa un proyecto de unidad común, sobre la contribución del catolicismo a nuestra forma de haber transitado por el tiempo…

Dos de los políticos del PP ‘purgados’ por no apoyar la micro reforma de la ley del aborto del PP han tomado rumbos muy distintos. Lourdes Méndez se ha sumado a Vox. Javier Puente, tras abandonar el partido, ha vuelto como candidato al Senado por el PP. ¿Es beneficioso que personas con ese compromiso estén en diversos partidos? ¿Hace eso más difícil -y tal vez por eso más consciente- el voto a los ciudadanos católicos?

La aparición de VOX ha alterado las posiciones en el tablero político y ha incrementado las posibilidades y la pluralidad del voto católico. Y eso es bueno porque VOX propone medias que coinciden con la sensibilidad católica. Y el giro ideológico del PP, al menos el intento, también es bueno en la medida en que se pueda llevar a efecto. Las relaciones entre PP y VOX y voto católico dependen ahora de los católicos que haya en VOX y en el PP y de lo que hagan.

Después de escribir este breve ensayo, es obvio que ha hecho un profundo análisis desde su posición como ciudadano y bautizado ante el intenso periodo electoral que llega. No me va a desvelar lo que ha decidido sobre su voto, ¿verdad?

¿Pero no hemos quedado que el voto es secreto? Si en el libro propongo una reflexión pública sobre el “qué” para hacer más fácil el “cómo” votar, lo que puedo decir es que a mí me ha ayudado a tomar una serie de decisiones más allá de emotivismos o imágenes televisivas, o filias, o fobias…

 

Nicolás de Cárdenas

Actuall

 

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

El PP recurrirá la recién aprobada ley del aborto

Lo hará “unas semanas después” de que se publique en el BOE y prepara ya el texto jurídico  

 El Partido Popular confirmó a Europa Press que ya está elaborando el texto jurídico de recurso ante el Tribunal Constitucional a la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, aprobada de forma definitiva ayer en el Senado, y que lo presentará “unas semanas después” de que se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

 Según aseguró a Europa Press uno de los ponentes de la norma, el diputado ‘popular’ Santiago Cervera, el PP recurrirá la ley “unas semanas después” de que se publique en el BOE, algo que ocurrirá en los próximos días.

Cervera indicó que la Asesoría Jurídica del Grupo Popular ya está preparando la fundamentación y argumentación jurídica de la postura del PP, que considera que la norma “inconstitucional atendiendo a la doctrina del propio Tribunal”.

 La sentencia del Constitucional de 1985  

 En este sentido, el portavoz ‘popular’ destacó que la sentencia de este órgano sobre el aborto, publicada el 11 de abril de 1985, “es muy clara” y fija de manera precisa que “el ‘nasciturus’ es un bien jurídico que se debe proteger”, algo que la nueva ley del Gobierno “no lo cumple porque no respeta la vida”.

 De este modo, Cervera recalcó que el Tribunal Constitucional “no establece la prevalencia de la madre sobre la viabilidad de la vida”. “La sentencia fijaba uno límites claros y esos límites han sido traspasados por el Gobierno, por eso vamos a presentar el recurso”, argumentó.

En la elaboración del texto están trabajando, además de Santiago Cervera, el portavoz de Justicia, Federico Trillo; la portavoz de Igualdad, Sandra Moneo; el portavoz de Sanidad, Mario Mingo; y el diputado Eugenio Nasarre, entre otros.

 Así fue anunciado por Rajoy  

 Tras la aprobación del anteproyecto de ley, el pasado mayo, el presidente del PP, Mariano Rajoy, anunció que su formación la recurriría al considerar que era inconstitucional permitir el aborto libre hasta las 14 semanas y hasta la 22 en algunos supuestos.

 El líder del principal partido de la oposición argumentó que “la vida es lo más importante que tiene una persona”, por lo que ése “es el principal valor a preservar” y agregó que “no hay nada más progresista que defender al ser más indefenso”.

El PP registra en el Congreso su propuesta para apoyar la maternidad

El PP apuesta por una cerrada defensa de la maternidad respondiendo a la Ley del Aborto de Zapatero con una proposición de Ley de Protección a la Maternidad que incluye un amplio paquete de medidas fiscales, laborales y sociales. La iniciativa contempla, entre otras medidas, elevar la deducción por maternidad hasta 1.800 euros anuales por el segundo hijo, y a 2.400 por los siguientes, ampliar el período de baja maternal de 16 a 20 semanas, ampliable en el caso de parto múltiple, y la garantía de acceso a la red de apoyo social e institucional de todas las mujeres embarazadas.

La iniciativa prevé el acceso a la red de apoyo social e institucional a todas las mujeres embarazadas, así como la asistencia médica y psicológica precisa durante el embarazo y postparto; con especial atención a las mujeres en situación de necesidad. Al tiempo, propone un plus de protección para aquellas mujeres embarazadas que se encuentren en situación de especial vulnerabilidad o exclusión social, además de ayudas concretas para las mujeres embarazadas menores de edad o con discapacidad y de las mujeres embarazadas de hijos con alguna enfermedad o discapacidad.

Esta iniciativa parlamentaria, en la que también se proponen medidas de conciliación de la vida familiar y laboral, parte del reconocimiento del derecho de la mujer a ser madre sin renunciar a ningún ámbito de su realización personal, sin verse discriminada por  ese motivo y con la garantía de mantener una igualdad de condiciones con los hombres.

Entre las medidas contempladas en este proyecto de ley figura la ampliación del período de baja maternal de las 16 semanas actuales a 20 semanas, ampliables en el supuesto de parto múltiple de dos a cuatro semanas más por cada hijo. El objetivo es el de garantizar una mayor empleabilidad laboral de la mujer y una mayor protección antes y después del parto.El permiso por lactancia pasaría, según la propuesta del PP, del actual fijado en una hora y nueve meses de duración, con la posibilidad de sustituirlo por la reducción de jornada de media hora, a un periodo de 12 meses y 2 horas, que podrá ser sustituido por una reducción de su jornada en una hora.En su iniciativa, además, el PP incorpora una bonificación del 50% de la cuota empresarial de la Seguridad Social por contingencias comunes para fomentar la contratación por tiempo indefinido de mujeres con hijos menores de seis años o que se encuentren en situación de acogimiento, y una bonificación del 25% cuando el hijo tenga entre seis y doce años.En cuanto a las medidas fiscales, el PP propone elevar la deducción por maternidad de los 1.200 euros actuales hasta 1.800 euros anuales por el segundo hijo menor de tres años, y hasta 2.400 euros por el tercero y siguientes. Asimismo, la iniciativa del PP busca favorecer el modelo de teletrabajo mediante la aplicación del derecho de deducción del 10% del importe de las inversiones o gastos que realicen las empresas para fomentar el trabajo de las madres con hijos menores de 3 años en sus respectivos domicilios en la cuota íntegra del impuesto de sociedades. 

El PP cree que el proyecto de Ley del Aborto saldrá del Congreso peor de lo que entró

El Congreso de los Diputados acogerá este jueves el Pleno sobre la reforma de la Ley del Aborto. El PP ha reiterado que el Gobierno se equivoca y consideran que el proyecto de Ley saldrá del Congreso peor de lo que entró. El ponente popular será este jueves Santiago Cervera, médico de profesión que ha denunciado en COPE la intención del Gobierno de “marcar una pauta de imposición del aborto” en las universidades y entre los profesionales. El pleno del Congreso enviará mañana al Senado la reforma de la Ley del Aborto, con el único voto en contra del PP, UPyD, UPN y UDC.

Congreso de los Diputados

El Pleno del Congreso de los Diputados enviará mañana al Senado la reforma de la Ley del Aborto  con un apoyo que puede llegar a 185 de los 350 diputados de la Cámara, según fuentes parlamentarias. Ese margen supone nueve diputados por encima de la mayoría absoluta -necesaria para aprobar la ley dado su carácter orgánico- y representa un respaldo de 52,8 por ciento de la Cámara.De este modo, en caso de que no falte ningún diputado y de que nadie rompa la disciplina de partido, el proyecto de Ley contaría con los 169 votos del PSOE, seis del PNV, cinco de ERC-IU-ICV, dos del BNG y uno de Na-Bai. A este grupo podrían sumarse dos de los seis diputados de Convergencia (CDC-CiU), formación que tiene libertad de voto.Por el contrario, en contra de la reforma legislativa es previsible que voten los 153 diputados del PP, cuatro de Unió  (UDC-CiU), uno de UPN y otro de UPyD. Los cuatro diputados restantes de Convergencia es posible que se incluyan en este grupo aunque no se descarta, después de las modificaciones introducidas esta semana en el proyecto de ley, que alguno se abstenga.El texto ha sido modificado por siete partidos. Entre las enmiendas pactadas, destaca la acordada entre el PSOE y el  PNV para que las chicas de 16 y 17 años tengan que informar a sus padres de su decisión de abortar salvo que dicha comunicación pueda suponerles “un peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones o malos tratos”.El PSOE aseguró que bastará con que la menor alega verbalmente ante el médico uno de estos motivos para que pueda interrumpir su embarazo. Para el PP estas excepciones van a ser el “coladero” que va a permitir que las menores aborten sin que los sepan sus padres.Otra de las enmiendas acordadas regula la objeción de conciencia para que puedan objetar los profesionales sanitarios que puedan estar “directamente implicados” en la interrupción de un embarazo y no quieran hacerlo. El nuevo texto también incluye que los alumnos de Medicina y Enfermería deberán aprender cómo practicar un aborto.Entretanto, una oración que durará 24 horas, un “Paseo por la Vida” y una marcha de hombres y mujeres-anuncio son algunos de los actos convocados por diversas asociaciones pro vida como protesta por esta aprobación.La oración de los adolescentes se prolongará durante 24 horas, hasta las 12 del mediodía de mañana, hora prevista de votación.
   
Además, esta asociación participará también mañana en el acto “Un Paseo por la Vida”,  que dará comienzo a las 12:30 y cuyo punto de encuentro será la Plaza de Las Cortes, tendrá lugar en los alrededores del Congreso, para denunciar que, según ellos, e proyecto de ley  “propone el aborto indiscriminado”.Por otra parte, un grupo de voluntarios de la asociación Derecho a Vivir, formado por hombres y mujeres-anuncio, paseará desde las 8:45 por las inmediaciones del Parlamento portando carteles a favor del derecho a la vida y contrarios al aborto.También está previsto que un grupo de voluntarios de Derecho a Vivir asista como público a la sesión plenaria en el Congreso.

El PP presenta la enmienda a la totalidad a la nueva Ley del Aborto

El PP considera que el Gobierno carece de legitimación necesaria para “imponer” la reforma

El Partido Popular ha registrado la enmienda a la totalidad del proyecto de ley del aborto, porque “vacía la patria potestad, desprotege a las menores que decidan interrumpir el embarazo sin autorización paterna y al no nacido durante las primeras 14 semanas de gestación”.

El Partido Popular ha registrado esta tarde la enmienda a la totalidad del proyecto de ley del aborto, porque “vacía la patria potestad, desprotege a las menores que decidan interrumpir el embarazo sin autorización paterna y al no nacido durante las primeras 14 semanas de gestación“.En la enmienda, el PP considera que el Gobierno carece de legitimación necesaria para “imponer” la reforma, “que nace sin consenso“, rompe acuerdos básicos sobre la materia y no tiene demanda social.En relación con el derecho de las menores entre 16 y 18 años de abortar sin conocimiento ni autorización paterna, los populares denuncian que supone la “desprotección de estas menores“, pues se “confunde intencionadamente la madurez biológica y sexual con la madurez psicológica y afectiva”. Esta ley “empuja a la menor a afrontar sola una decisión que puede condicionarla el resto de su vida“, añade el texto,.Este aspecto, según el PP, vacía de contenido la patria potestad, “una incongruencia del Gobiernoque contrasta con el “exceso de celo” que manifiesta en la protección de la imagen e intimidad de los menores.El PP cita las resoluciones y recomendaciones de la Comunidad Internacional, que abogan por reducir el recurso al aborto como método de planificación familiar y alude a “la sobrada evidencia científica” sobre los efectos negativos físicos y psíquicos que tienen en la mujer la interrupción del embarazo.El PP considera que el sistema de plazos no tiene cabida en el ordenamiento jurídico español, porque desprotege totalmente al no nacido durante las primeras catorce semanas de gestación y no establece suficientes mecanismos que garanticen el cumplimiento de la legalidad.

 

 

30 diputados y senadores del PP confirman su participación en el 17-O

Cargos electos y militantes confirman su asistencia a una marcha que no quiere color político sino defensa ciudadana del derecho a vivir.

 Hasta el momento una treintena de diputados y senadores del Partido Popular han confirmado a Europa Press su asistencia a la manifestación del próximo 17 de octubre en Madrid.

Muchos parlamentarios explicaron a EP su intención de acudir a la convocatoria, aunque todavía no lo podían confirmar por motivos de agenda. Por el contrario, otros indicaron que respetan la manifestación pero que no acudirán porque su forma de expresar el rechazo al proyecto de ley del Gobierno es con su voto en contra en el Congreso.

El primer dirigente popular en confirmar su asistencia fue el ex ministro del Interior y cabeza de lista del PP en las pasadas elecciones europeas, Jaime Mayor Oreja, quien calificó de “aberración” que el aborto pueda ser considerado un derecho.

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha animado a los militantes de su partido a acudir a la manifestación pero ha explicado que él no participará por el deseo de los organizadores de no politizar la concentración.

Las asociaciones organizadoras han convocado una manifestación sin color político, una marcha de ciudadanos en defensa del derecho a vivir, por lo que invitan a todas las personas que estén contra del aborto, independientemente de su ideología política.

La manifestación arrancará a las 17.00 horas en la Puerta del Sol y finalizará en la Puerta de Alcalá.

Rajoy: La falta de dictamen del CGPJ evidencia que Zapatero usa el tema del aborto para “dividir a los españoles”

Mariano Rajoy

El presidente del PP, Mariano Rajoy, afirmó hoy que la falta de dictamen del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en relación con la reforma de la Ley del Aborto evidencia que el presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, utiliza este asunto para “dividir a los españoles y crear problemas”. Es más, dijo que “sólo” el jefe del Ejecutivo “genera tensiones en las instituciones”.

Zapatero ahora ha conseguido algo que es verdaderamente increíble, que el CGPJ no haya podido dar un dictamen porque es imposible que se pongan de acuerdo para que un grupo tengan un voto más que el otro“, declaró Rajoy, durante su participación en los cursos de verano que organiza la Universidad Complutense de Madrid en San Lorenzo de El Escorial (Madrid).

 El líder de los populares cargó duramente contra la posibilidad que contempla la reforma que una niña de 16 años pueda abortar “sin conocimiento y sin consentimiento” de sus padres, algo que, a su entender, es “un disparate” y “va contra el sentido común“.

 El PP RECURRIRÁ LA LEY

 “Es una locura porque no hay nadie que quiera más a una hija que su madre o que su padre y en un momento de dificultad tendrían que ayudarla, asesorarla y darle cariño, serenidad y tranquilidad“, enfatizó, para añadir que este tipo de cosas va contra “esos principios y valores” que suelen conformar la sociedad y que se transmiten desde pequeño. Rajoy recordó que el propio Tribunal Constitucional ya se mostró en una sentencia contrario a la Ley de Plazos alegando que era “contraria a la Constitución“, ya que, parte del principio del  derecho a la vida “unas semanas después de que eso se haya producido“. “Es una ley que vamos a decir que ‘no’ y la vamos a llevar al TC y si el TC falla como ya ha fallado en otra ocasión nos dará la razón“, recalcó.