TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

CONMEMORACION DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

2 de noviembre

LA MUERTE HA SIDO VENCIDA POR CRISTO

1.El grano de trigo que murió y fue enterrado en el sepulcro, produjo el granado fruto de tres inmensas espigas: La Iglesia celeste, la Iglesia que peregrina y la Iglesia purgante que espera en caridad la visión de Dios que, como no puede merecer, se acoge a la caridad de las otras espigas que aceleren su madurez. Por eso desde los principios de su constitución la Iglesia rogó por los difuntos y por ellos, sobre todo, ofreció el Santo Sacrificio, hasta el punto de facultar a los sacerdotes a celebrar tres misas el día de Difuntos, cuya institución se remonta al siglo XI. Porque “santo y saludable es el pensamiento de orar por los difuntos para que queden libres de sus pecados”(2 Mc 12,46). Las almas en el purgatorio, permanecen unidas en caridad porque habiendo muerto en gracia, que es la comunicación amorosa de las tres Iglesias con Jesucristo, pero si tenían pecados veniales de los que no se han arrepentido, han de saldar la pena temporal, proceso que puede ser corroborado por la intercesión de los miembros del Cuerpo Místico, que las puede sufragar mediante el tesoro de la Iglesia expresión de la voluntad salvífica de Dios que se traduce en el amor pleno a cada uno de los hombres, en virtud de la redención de Jesucristo y de la santidad de la Iglesia, la cual, en cuanto obra de Dios se orienta intrínsecamente a la superación de las consecuencias del pecado (Rahner). 

  1. De entre los tres formularios que propone la actual ordenación litúrgica, me voy a fundamentar en esta homilía en el de la primera misa. Ya desde la antífona de entrada meditamos que “Del mismo modo que Jesús ha muerto y resucitado, a los que han muerto en Jesús Dios, los llevará con él. Si por Adán murieron todos, por Cristo todos volverán a la vida” 1 Tesalonicenses 4,14.
  2. En la primera lectura, Dios por Isaías promete enjugar las lágrimas de todos los rostros, y preparar un festín de manjares suculentos y de vinos de solera, que significa la alegría perpetua y comunicada entre todos, sin que nadie envidie a nadie y todos se gocen con todos. 
  3. En la segunda, que es del capítulo 15 de la 1 Carta de San Pablo a los Corintios, todo el texto afirma y desarrolla la resurrección de los muertos, y en los versículos que hoy leemos, describe el modo de su realización de una manera general basándose en recuerdos de las lecturas apocalípticas. La resurrección es una transformación: “nos veremos transformados”. Con lo cual la resurrección se convierte en la meta de todo cristiano, que se realizará en un abrir y cerrar de ojos, a la voz de Dios, que da la orden de resucitar, y nuestro ser corruptible será revestido de inmortalidad, como el grano corrompido se ve coronado por el esplendor de la espiga. Con la resurrección se manifiesta el triunfo total de Cristo que ha realizado y realiza la obra salvífica, donde se da el triunfo definitivo sobre el último enemigo vencido por la muerte de Jesús: la muerte, que es la victoria verdadera sobre el pecado. Por eso lógicamente y con vigor termina la lectura San Pablo en un apóstrofe a la muerte preguntándole: “¿Dónde está muerte tu victoria? ¿Dónde está muerte tu aguijón?”. 
  4. “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré” Juan 6,51. He ahí la gran promesa que aminora el dolor de la muerte, pues siendo ella el máximo enemigo de la vida humana, es lógico y natural que el hombre sufra con el dolor y con la disolución progresiva del cuerpo, aunque no es ese su tormento más espeluznante. El máximo tormento es el temor de un definitivo aniquilamiento. La semilla de eternidad que lleva el hombre en su ser se subleva contra el pensamiento de la muerte, y su instinto certero, se resiste a aceptar la perspectiva de la ruina total y de la desaparición definitiva de su personalidad(GS 18).
  5. Como los cristianos hemos sido introducidos en la muerte de Cristo que destruye el pecado al recibir el sacramento del Bautismo que siembra en nuestra persona la semilla de la vida, “para caminar en una vida nueva” (Rm 6,4), se nos impone la continuada muerte y resurrección que anuncia San Pablo: “Cada día muero” (1 Cor 15,31). San Francisco de Sales señala la necesidad de “luchar”, sobre todo, contra las pequeñas tentaciones que en muchas ocasiones se nos presentan en nuestras vidas. Porque vencer esas “muchas pequeñas tentaciones”, es una

victoria más importante que el vencer “una gran tentación” ya que son mucho más difíciles de vencer pues, aunque los lobos son más peligrosos que las moscas, sin embargo no nos causan tantas molestias, porque rara vez nos encontramos con uno. Es fácil no asesinar a alguien,… pero es más difícil evitar la cólera contra los que nos rodean. Es fácil no robar algo a nuestro prójimo, pero es mucho más difícil no desear algo de sus bienes. Es fácil no levantar falso testimonio, pero es infinitamente más difícil no mentir en nuestras conversaciones. Es más difícil fornicar, pero es más costoso evitar la curiosidad entre tanto permisivismo.

Morir cada día es luchar cada día por amor, para vencer en esas tentaciones diarias. Así es como disponemos nuestros corazones para la venida de Cristo, la resurrección y la vida, que ha dicho “el que crea en Mí, aunque haya muerto, vivirá”, es decir derriba el muro entre la vida y la muerte con la fuerza de su RESURRECCION.

Sin embargo la realidad de fe no elimina la sensibilidad humana ante el hecho traumático de la muerte, pero le da un sentido. ¿No lloró Jesús ante el sepulcro de Lázaro, a punto de resucitarlo? (Jn 11,40). Y ¿no se sintió triste hasta la muerte en Getsemaní y pidió al Padre que pasara de El el cáliz (Mt 26,39). Pero, aunque hemos de conceder a la naturaleza el llanto que alivie el dolor, nuestra tristeza no ha de ser como la de los que no tienen esperanza (1 Tes 4,12).

  1. Nuestra resurrección seguirá el modelo de Cristo viviendo una vida nueva en la que nos encontraremos a nosotros mismos pero de un modo diverso: “Se siembra en corrupción y resucita en incorrupción; se siembra en vileza y resucita en gloria; se siembra en flaqueza y resucita en fuerza; se siembra cuerpo animal y resucita cuerpo espiritual”(1 Cor 15,42). 
  2. “Si el grano no cae en la tierra y muere, queda infecundo, pero si muere, produce mucho fruto”(Jn 12,24). De ese grano muerto en el calvario y enterrado, han brotado tres espigas: la de la vida celeste, la de la vida que se purifica y la que peregrina en este mundo. Las tres están unidas y transidas de amor. Estamos unidos con nuestros difuntos, y ellos nos ven, como el jardinero ve las rosas en el jardín, aunque las rosas, que viven una vida inferior, no vean al jardinero. Nosotros somos esas rosas visibles pero ciegas.
  3. Dice el Concilio: “La Iglesia de los viadores, teniendo perfecta conciencia de la comunión que reina en todo el cuerpo místico de Jesucristo, ya desde los primeros tiempos, guardó con gran piedad la memoria de los difuntos y ofreció sufragios por ellos. 
  4. La fe nos ofrece la posibilidad de una comunión con nuestros hermanos queridos arrebatados por la muerte, dándonos la esperanza de que poseen ya en Dios la vida verdadera. “Este Concilio recibe la venerable fe de nuestros antepasados sobre el consorcio vital con nuestros hermanos de la gloria celeste, o de los que se purifican después de la muerte y confirma los decretos de los Concilios Niceno II, Florentino y Tridentino”. “Nuestra debilidad queda más socorrida por su fraterna solicitud” (LG 49).”La iglesia peregrinante, reunida en Concilio, sintió la necesidad de manifestar su conciencia de estar ontológicamente unida a la Iglesia celeste”. “Algunos de los discípulos del Señor peregrinan en la tierra, otros, ya difuntos, se purifican, mientras otros son glorificados contemplando claramente el mismo Dios, Uno y Trino, tal cual es; mas todos estamos unidos en fraterna caridad y cantamos el mismo himno de gloria a nuestro Dios (Ib).

P.JESÚS MARTÍ BALLESTER

800 niños mueren al día por el sida

Caritas Internacional 

 En la Jornada Mundial del Sida de 2011, Caritas Internationalis dijo que es injusto que 800 niños mueran cada día por enfermedades vinculadas al sida. La organización humanitaria de la Iglesia mantiene, entre otras iniciativas, una campaña por el derecho a la salud de los niños con vih, tuberculosis, y las madres seropositivas.
Las muertes diarias de inocentes siguen siendo el resultado de que los niños carecen de acceso a un diagnóstico temprano del virus causante del sida (vih) o a medicamentos pediátricos para tratar la infección con este virus. A finales de 2010, los expertos estimaban que únicamente el 21% de los niños con vih tenían acceso a los medicamentos que necesitan con urgencia para sobrevivir más allá de su segundo cumpleaños.
Citando informes emitidos por ONUSIDA en noviembre de 2011, monseñor Robert Vitillo, asesor especial de vih y sida de Caritas Internationalis, dijo: “Mil niños en países pobres siguen naciendo a diario con vih. Tanto el vih como la tuberculosis (TB) se pueden prevenir. Para finales de 2010, únicamente el 48% de las mujeres con vih embarazadas tenían acceso al tratamiento antirretroviral para mantenerse saludables y evitar que el vih se extendiera a sus bebés.
A pesar de numerosas declaraciones y compromisos de los gobiernos en la respuesta al vih y el sida, se sigue ignorando a mujeres embarazadas y a niños con vih y con la coinfección vih/tuberculosis. Caritas insiste en que todo niño y mujer tiene derecho a ser diagnosticado a tiempo y debería tener acceso al tratamiento y la atención adecuados. Se necesita presionar a los gobiernos y a las empresas farmacéuticas para hacer que esto sea posible.
Caritas lanzó la campaña HAART para los niños en 2009 con el fin de exhortar a las Naciones Unidas, a los gobiernos y a las empresas farmacéuticas a garantizar el derecho a la salud de los niños con vih y tuberculosis, y de madres seropositivas.
Las siglas HAART en inglés significan Tratamiento Antirretroviral Altamente Activo: la combinación de medicinas que ayudan a alargar la vida de niños y adultos con vih. Estas medicinas también ayudan a prevenir la transmisión del virus de madre a hijo.
La campaña exhorta a los gobiernos y a las empresas farmacéuticas a: desarrollar y suministrar medicamentos pediátricos para el VIH y para la tuberculosis; seguir desarrollando métodos de bajo costo y bajo nivel tecnológico para realizar pruebas para el diagnóstico de estas infecciones en niños; ampliar los programas destinados a prevenir la transmisión del VIH de madres seropositivas a sus bebés durante el embarazo, el parto, el nacimiento o la lactancia.
Aunque se han realizado avances, todavía hace falta mucha más acción. Hay un consenso mundial en cuanto a que el mundo debe esforzarse por evitar que surjan nuevas infecciones de vih en bebés y conservar las vidas de madres y niños con vih.
Muchos niños más son diagnosticados con vih tempranamente, pero debido al temor del estigma y la discriminación, muchos padres no recogen los resultados de las pruebas o no registran a sus hijos para que puedan recibir tratamiento.
Otros niños se siguen enfrentando a obstáculos para iniciar oportunamente el tratamiento antirretroviral (TAR). Hay una gama bastante amplia de opciones para tratar las infecciones de vih en adultos, pero muchas de estas medicinas no han sido adaptadas para ser utilizadas en infantes y niños pequeños.
La campaña de Caritas cuenta con contrapartes de todos los continentes para depertar la conciencia sobre la difícil situación de los niños con las infecciones del vih y TB, para exigir la acción eficaz de los funcionarios de salud de los gobiernos, y para exhortar a las empresas farmacéuticas a que pongan las vidas y el futuro de los niños por encima de la búsqueda exclusiva de regalías durante esta emergencia de salud pública.

D.E.P. Dña Ramona Estévez. Díselo a Zapatero.

 

 

 

Zapatero se va.

Y se marcha tras provocar una última víctima, Doña Ramona Estévez, a la que se ha aplicado la ley de muerte “digna” aprobada por su partido.

Mándale tu último mensaje a Zapatero y dile adiós recordándole que pasará a la historia de España como el Presidente Muerte:

Adiós, Señor Zapatero: pasará usted a la Historia de España como el Presidente Muerte

Gracias al PSOE de Zapatero y Rubalcaba, a cualquier enfermo que entre inconsciente en la urgencia de un hospital puede sucederle que un tercero decida si seguirá viviendo o ha de morir. Esto acaba de pasar en España por primera vez. Ya tienen el precedente. Y no dudes de que lo van a utilizar más veces.

Doña Ramona Estévez ha fallecido. Descanse en paz. Ha muerto tras 14 días de agonía durante los cuales, con la excusa de evitarle dolores, la han dejado de alimentar.

Esta señora ha muerto de hambre y de sed. Y a esta forma de tortura destinada a los enfermos terminales (o no: según la ley aprobada por el PSOE, también se puede aplicar a otros), le llaman “muerte digna”.

“Muerte digna” ha sido dejarla sin alimentación. Parece que también sin hidratación. Durante 14 días. Hasta que han logrado que muriera.

Por favor, imagínate el cuadro: un enfermo en situación terminal ingresa en un hospital. No se sabe cuánto tiempo de vida le queda. Pueden ser semanas, tal vez meses. Lo normal es que la familia pida que se le alivie el dolor. Pero puede suceder, como en el caso de Doña Ramona, que alguien diga: “Es que este enfermo dijo una vez que si se encontraba en esta situación, prefería que le mataran”. ¿Imaginas esa situación? ¿A que no te resulta del todo extraña?

Imagina que un hijo del enfermo dice que quiere que dejen de alimentar a su padre porque, total, tarde o temprano morirá. Y añade el siniestro, hipócrita, cínico argumento con el que se quiere justificar la atrocidad: “No quiero que sufra”.

Y para que no sufra exige a los médicos que dejen de alimentar a su padre. Quiere que le corten el agua y los nutrientes. Le condena a una larga agonía de hambre y de sed. ¡Para que no sufra!

Los médicos, que son los que conocen de estas cosas y los que deben decidir qué medidas aplicar, se niegan a esta petición porque saben que eso es un asesinato. La ciencia permite que el enfermo no sufra y la misión de los médicos no es matarlo sino proporcionarle los cuidados necesarios para que viva sus últimos días de la mejor manera posible.

Pero el Gobierno ha aprobado una ley que permite que la voluntad antinatura del familiar se imponga a la ciencia.

Con ese engendro jurídico en la mano, un instrumento de muerte más propio de sociedades primitivas que de una nación civilizada, las autoridades locales (en este caso la Junta de Andalucía) se apresuran a dictar una orden más allá de la razón y la ciencia: “¡Que se le retire la alimentación al enfermo!” Y el hospital cumple la orden.

Es difícil asumir que una atrocidad de este tipo haya podido suceder en nuestro país. Pero eso exactamente es lo que unos y otros han hecho con Doña Ramona.

Y sentado este precedente, a partir de ahora la vida de cualquier enfermo que entre inconsciente en la urgencia de un hospital puede quedar a merced de que un tercero decida si merece la pena ser vivida. Y el poder aparece como garante del crimen y se encargará de aplicar esta suerte de moderna pena de muerte. La pena de muerte que ha instaurado el PSOE de Zapatero y Rubalcaba.

Los socialistas aprobaron la ley de “muerte digna” en Andalucía, y ya se ha cobrado las primeras víctimas. En el resto de España quieren hacer lo mismo. En estos momentos hay un proyecto de ley de “muerte digna” presentado el Gobierno en el Congreso. Pérez Rubalcaba ha declarado que su primera prioridad si gana las elecciones será convertir esa ley en norma obligada para todo el país. Y Zapatero se despide cobrándose una nueva víctima.

Nos dijeron que su ley de “muerte digna” serviría para cuidar a los enfermos. Y a la primera oportunidad, ha matado de hambre a uno de ellos.

Zapatero pasará a la historia como el Presidente Muerte. Sus leyes, las leyes aprobadas por su partido, acaban con la vida de seres humanos. Hemos sumado las cifras oficiales que el Gobierno del PSOE ha proporcionado sobre el número de abortos. En este cálculo concedemos al Gobierno una atrevida suposición: que en 2010 y 2011, años para los que todavía no hay cifras oficiales, habrá el mismo número de abortos que en 2009. Aun haciendo semejante concesión optimista, la cifra resultante de seres humanos exterminados por la gestión de Zapatero asciende a 840.652.

A estos miles de seres humanos muertos con su ley del aborto, Zapatero, Rubalcaba y su partido han sumado ahora una nueva forma de exterminio: las muertes de los enfermos y los ancianos.

Despide a Zapatero recordándole el siniestro record que le convierte en el Presidente Muerte:

http://www.hazteoir.org/firma/41120-dile-zapatero-que-pasara-usted-historia-espana-como-presidente-muerte

Solo con el aborto, 840.652 seres humanos exterminados. Y ahora empiezan con los ancianos y los enfermos.

 

 

Misoprostol, vida y muerte.

Al autorizar el uso de una sola droga, la Organización Mundial de la Salud dio, al mismo tiempo, esperanzas de salvar las vidas de cientos de madres y suscitó temores de que también sea utilizada para matar a, quizás, millones de niños por nacer. El misoprostol se usa para ayudar a detener el sangrado durante el parto, que es la principal causa de muerte materna, pero también puede ser empleado para provocar abortos caseros, que son muy peligrosos, particularmente en áreas rurales que carecen de asistencia médica primaria o de emergencia.

Los temores se fundan en el hecho de que la OMS autorizó el uso de la droga por parte de personal no cualificado, y que tanto ella como Gynuity Health Projects, organización que procuró dicha aprobación, promueven el uso de mispoprostol para abortos fuera del ámbito hospitalario.

La OMS asegura que su «trabajo durante las últimas tres décadas ha contribuido significativamente en el surgimiento y la amplia aceptación del actual régimen recomendado» de aborto farmacológico, según uno de sus informes recientes. La OMS ha capacitado parteras en todo el mundo en desarrollo para practicar abortos, a fin de eliminar la necesidad de médicos, indica el informe. Sólo en Vietnam, los ensayos incluyeron a 1734 mujeres, y sus abortos inducidos con misoprostol son provocados hasta los 63 días, asegura la OMS.

Gynuity está trabajando para integrar el uso del misoprostol en abortos autoprovocados. Según un informe de esta organización elaborado en 2009, Gynuity trabaja a nivel comunitario para presentar esta clase de aborto desde una perspectiva positiva, y para «oponerse a la legislación introducida a nivel estatal o federal, que promueve el concepto de feto como ser humano».

La decisión de la OMS es similar a la de la Federal Drug Administration de Estados Unidos, que asegura que se legitimiza la droga para el uso sin supervisión médica y que estará disponible en farmacias de todo el mundo.

Otra inquietud es que el uso de misoprostol provoca defectos congénitos. Un informe de la propia Gynuity [http://gynuity.org/index.php/resources/info/misoprostol-and-teratogenicity-reviewing-the-evidence/] publicado en 2002 revela que cuando esta droga se utiliza para abortar, aumenta el riesgo de aparición de defectos genéticos, y normalmente origina casos de pie zambo, anomalías en los nervios craneales y ausencia de dedos.

Cuando se utiliza para reducir la hemorragia posparto, el misoprostol es una «droga maravillosa», según el médico pro-vida Joe DeCook, ya que no debe ser refrigerada ni inyectada en ambientes rurales sin esterilizar. «Pero es como la morfina. Puede ser empleada para el bien o para el mal».

Otros médicos son aún más escépticos. Maternal Life International (MLI) advirtió a la OMS que la aprobación de la droga fuera del ámbito hospitalario establece una doble moral. «Se supone que las mujeres de áreas con recursos limitados dan a luz asistidas por personal de salud no cualificado o semi cualificado», afirmó el dr. George Mulcaire-Jones, de MLI. «Sólo este hecho conduce a mayores índices de mortalidad materno infantil que aquellos en países desarrollados» y da a las mujeres «la falsa garantía de que sus partos serán “seguros”».

Un cuarto de los abortos provocados con misoprostol fracasan y requieren atención médica en un ambiente hospitalario, afirmó DeCook, y tras siete semanas, aumentan drásticamente los riesgos que atentan contra la vida de la madre. «Quizás puedan exhibir una disminución del número de muertes maternas porque reducirán el número de partos mediante el aborto», sostuvo DeCook, «pero no tendrán idea de cuántas mujeres morirán a raíz de ello».

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

Ha muerto José María Javierre

Image   Sacerdote, periodista, escritor y el último Premio Bravo Especial.  

 Hoy día 17 de diciembre de 2009 ha muerto José María Javierre. El sacerdote José María Javierre Ortas fue galardonado el pasado 21 de octubre con el Premio ¡Bravo! que concede anualmente la Comisión de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Española, en su categoría de “Premio Especial”.

José María Javierre nace en Lanaja (Huesca) en 1924. Sacerdote desde 1947, es doctor en Teología, periodista y escritor de numerosas biografías relacionadas con personajes de la Iglesia. En su faceta periodística destacan sus años como corresponsal en Roma y Vaticano, la dirección de revistas y publicaciones escritas, entre ellas el diario El Correo de Andalucía. Tamién ha sido responsable de la Gran Enciclopedia de Andalucía y de la vesión española de la monumental Historia de la Iglesia Fliche Martin.

 Su presencia en los medios de comunicación ha sido prolija, y destaca la dirección de programas religioso-culturales en televisión, entre ellos “Últimas preguntas” en TVE,  y “Testigos hoy” en Canal Sur TV (espacio éste que acaba de emitir su programa número 1.000). Sus obras denotan una especialización en tres áreas de la investigación histórica: místicos españoles del siglo de Oro, relaciones diplomáticas de la Santa Sede con los Estados europeos ante la primera guerra mundial y personajes pontificios contemporáneos.

 Aunque él nunca ha renegado de su origen oscense, está afincado en Sevilla desde que llegara por primera vez para escribir la biografía del cardenal Marcelo Spínola. Hermano del fallecido cardenal Antonio María Javierre, pertenece a la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos y, entre otros galardones, es hijo adoptivo de Sevilla, ciudad que cuenta con una calle rotulada con su nombre. El cardenal arzobispo de Sevilla, mons. Carlos Amigo Vallejo, le nombró canónigo del Cabildo Catedral.

¡Viva la Vida!

Cada vida importa, manifestación contra el aborto

 El grito era unánime: Por la Vida, la mujer y la maternidad. Nada contaba: ni la edad, ni el estado civil, ni la política, ni la religión, ni el lugar de procedencia, ni  la clase social, ni la edad …. Todas las personas reunidas en la manifestación de ayer en Madrid sí tenían en común una cosa: el sí a la vida, el valor que otorgaban –que dan- a la vida humana. Incluso en el seno materno. Desde su concepción. Porque el respeto a la vida humana no va unido a nada, a ninguna idea, ni política ni religiosa.Quiero que este comentario sea un canto a la vida. Un ¡Gracias a la vida que me ha dado tanto!

No quiero detenerme demasiado en las cifras: que el aborto se ha convertido en la primera causa de mortalidad en Europa y que España va a la cabeza en el aumento del número de abortos en los últimos 10 años y que es el país que no informa de los riesgos de la operación, ni de las alternativas posibles.

Creo que ha quedado patente con creces que millones de personas, de españoles, no están de acuerdo con la legislación del aborto. La manifestación de ayer es una muestra de que una noticia como la posibilidad de dar muerte a embriones humanos es capaz de sacarnos de nuestra rutina y nuestras preocupaciones diarias. Y eso es una buena noticia. Y es una muestra de que la conciencia moral y colectiva no ha muerto. Sigue viva. ¡VIVA LA VIDA!   

 

Un informe de la OMS presenta información tergiversada para impulsar la agenda abortista

 

20080710_CFAMLOGOOOO

 

 

 

En su informe anual sobre la salud en el mundo, recientemente publicado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presenta estadísticas que, de manera engañosa, parecen colocan a la mortalidad derivada de la maternidad a la par de otras causas de muerte en el mundo, como ser la malaria y el HIV/SIDA. Este nuevo enfoque contradice informes anteriores de la OMS en los que la mortalidad materna ni siquiera figura entre las diez principales causas de muerte, ubicándose por debajo de los decesos por accidentes de tránsito.  
 
     La confusión surge en la segunda tabla del informe, en la que se proveen datos sobre mortalidad por causas relacionadas con la maternidad, el HIV/SIDA, la malaria, la tuberculosis, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y los traumatismos. Todas estas causas de muerte, excepto las derivadas de la maternidad, se encuentran entre las diez más frecuentes en el mundo; sin embargo, se presenta a la mortalidad materna dentro de la misma tabla, como si fuera comparable con las demás.

     Resulta aún más confuso para el lector no habituado que las estadísticas sobre mortalidad materna presentadas en la tabla realmente parecen señalar que ésta es más importante que otras causas de muerte. Según la información provista, la “tasa de mortalidad” materna asciende a 400, mientras que la enfermedad coronaria, considerada como la principal causa de muerte en el mundo, asciende a 301. Si bien la misma OMS afirma que la mortalidad materna cobra 536.000 vidas al año y la enfermedad coronaria, 7,2 millones, la aparente paridad se logra al presentar los índices de mortalidad materna en función del número total de nacimientos de niños vivos, mientas que los demás toman como parámetro la población total: se mezclan peras con manzanas.  

     Los críticos denuncian que este informe forma parte de la campaña que actualmente llevan a cabo las agencias de la ONU y la OMS, en la cual se exagera la incidencia real de la mortalidad derivada de la maternidad con el propósito de promover el aborto.

     En un boletín de la OMS publicado en 2005 se admitió que muy pocos países proveen información exhaustiva y confiable sobre la mortalidad o las causas de muerte. De hecho, de los 46 países africanos que, supuestamente, dan razón del 50% de las muertes maternas, sólo uno disponía de datos completos. Aún así, la OMS suele asegurar que, en los países en desarrollo, alrededor de medio millón de mujeres mueren cada año por “causas derivadas de la maternidad”, a pesar de que la información con la que se cuenta, que proviene de estos países, no es confiable, ya que presenta “amplios márgenes de incertidumbre”. La División de Población de la ONU, área oficial de estadísticas de las Naciones Unidas, se rehúsa a utilizar la cifra mencionada, precisamente porque no es posible constatarla.

     La ONU  y sus agencias proponen el aborto y la anticoncepción de manera persistente, apelando al eufemismo “planificación familiar”, como táctica para solucionar el sobrestimado problema de la mortalidad materna. En la declaración conjunta emitida por el Banco Mundial, el Fondo de Población de la ONU, UNICEF y la OMS, se reiteró la importancia de reducir la mortalidad materna mediante “tres áreas de acción claves”: “otorgar a las mujeres el poder de decidir sobre su vida reproductiva”, mejorar el “acceso y la calidad de los servicios de salud materna” y “garantizar el acceso a servicios e información sobre la planificación voluntaria de la familia”.

     En la conferencia de 2007 Las Mujeres Dan Vida, patrocinada por la ONU, también se defendió lo que la doctora Susan Yoshihara denomina como la mentalidad de “primero el aborto” para mejorar la salud materna. Esta visión resta importancia a los probados métodos de reducción de la mortalidad derivada de la maternidad, como ser la mayor disponibilidad de parteros calificados y la atención obstétrica de emergencia.