Apertura de la causa de canonización de monseñor Jesús Pla Gandía

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, presidirá mañana, sábado, la apertura de la causa de canonización de monseñor Jesús Pla Gandía (Agullent, 1915- Valencia, 2000), que fue obispo auxiliar de Valencia y titular de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara.

El acto contará también con la participación del obispo de Sigüenza-Guadalajara, monseñor Atilano Rodríguez, entre otros obispos, según ha indicado a la agencia AVAN el delegado episcopal para las Causas de los Santos, Ramón Fita.

Durante el acto de la apertura de la fase diocesana de la causa, promovida conjuntamente por el arzobispado de Valencia y el obispado de Sigüenza-Guadalajara, quedará constituido el Tribunal, la comisión de peritos en Historia y Archivística y los teólogos censores prestarán juramento, ha añadido.

Además, los miembros del tribunal se encargarán de recopilar la declaraciones de los testigos y la documentación necesaria que deberá recoger los testimonios, las pruebas y los documentos, a favor y en contra, sobre cómo monseñor Jesús Pla practicó las virtudes cardinales, teologales y las propias de su estado.

Cuando concluya la fase diocesana, la documentación se enviará a Roma para que continúe el proceso en la Congregación vaticana para las Causas de los Santos. Allí “realizarán los estudios pertinentes para que, llegado el caso, monseñor Pla pueda ser declarado beato y posteriormente santo”.

La Santa Sede dio su autorización para la apertura de la causa de canonización el pasado mes de julio. Así, la Congregación para las Causas de los Santos dio su preceptivo “nihil obstat” (nada hay en contra) para el comienzo de la causa de canonización del obispo.

Monseñor Jesús Pla Gandia

Monseñor Jesús Pla Gandia nació en la localidad valenciana de Agullent el 24 de diciembre de 1915 y fue ordenado sacerdote en 1942. Su primer destino fue como párroco de Genovés, ministerio que desempeñó hasta 1946, cuando fue nombrado director espiritual del Seminario Mayor de Valencia en Moncada durante cinco años. En esta localidad permaneció 20 años más y en los que desempeñó los cargos de arcipreste y párroco de San Jaime Apóstol.

En Abril de 1967 fue nombrado Vicario General de la diócesis y en marzo de 1971 fue nombrado por el papa Pablo VI obispo auxiliar de Valencia, siendo arzobispo metropolitano el venerable monseñor José María García Lahiguera, que le encomendó diversas delegaciones.

El 5 de mayo de 1981, el papa Juan Pablo II nombró a monseñor Jesús Plá obispo de Sigüenza-Guadalajara, cargo que desempeñó hasta el 11 de septiembre de1991, cuando se jubiló.

Falleció en la ciudad de Valencia el día 8 de noviembre del año 2000. Sus venerados restos mortales descansan en la capilla de la Inmaculada Concepción de la Catedral de Sigüenza.

VIGILIA DE ORACIÓN, CON MONSEÑOR D. CARLOS OSORO.

Vigilia de Oración por la Vida

 

Iglesia de Santo Tomás y San Felipe Neri.
 
VALENCIA

 Jueves 25 de Marzo, 20 horas.

Presidida por el Sr. Arzobispo, D. Carlos Osoro

La Conferencia Episcopal Española entrega a Caritas 3 millones de Euros

Monseñor Juan Antonio Martínez Camino, secretario general de la Conferencia Episcopal Española y obispo auxiliar de Madrid, ha hecho entrega esta mañana al presidente de Cáritas Española, Rafael del Río, de una donación de 3 millones de euros, correspondientes al 1,5 por ciento del Fondo Común Interdiocesano de la CEE.

Martínez Camino

Por segundo año consecutivo, la Conferencia Episcopal realiza este signo de compromiso con las víctimas de la crisis, que se materializa a través de los ámbitos diocesanos y parroquiales de Cáritas. Durante la rueda de prensa convocada para proceder a la entrega de esa donación, monseñor Martínez Camino hizo un llamamiento “a todos los católicos y a todos los ciudadanos a seguir colaborando con Cáritas en las acciones de respuesta a las víctimas de la crisis”. Y ha reiterado “un año más” el mensaje de que “Cáritas es la Iglesia y la Iglesia es Cáritas”, en la medida en que “la caridad, junto con la profecía y la celebración de la palabra, constituye una dimensión esencial de la vida de la Iglesia”.
IV Informe del Observatorio de la Realidad Social de Cáritas

Junto a la entrega de la donación de la CEE, en la rueda de de prensa el nuevo secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, presentó el IV Informe del Observatorio de la Realidad Social de Cáritas, en el que se analiza cuál está siendo la respuesta de los servicios sociales públicos ante la crisis.

“En esta mi primera intervención como secretario general –comenzó su intervención Sebastián Mora— quiero poner en el centro de ella a Jesucristo, quien nos hace girar la mirada, los afectos y el compromiso hacia los más pobres y excluidos, que son los únicos protagonistas de esta rueda de prensa y que, desde situaciones de injusticia son víctimas de un modelo social que no genera verdadero desarrollo humano”.

Según señala en el IV Informe del Observatorio de Cáritas, al analizar el actual sistema de protección social en España, cuyo modelo gira fundamentalmente en torno al empleo y a la cotización, se constata, como indicó el secretario general de Cáritas, que “cuando el trabajo es escaso, se tambalea, lo que, unido al escaso y desigual desarrollo de otros ámbitos de la protección social, como servicios sociales, garantía de rentas, servicios y prestaciones para vivienda, pone de manifiesto la precariedad de la protección social en España”.

Este hecho cuestiona “el pretendido crecimiento económico como impulsor de un verdadero desarrollo social, ya que cuando hubo crecimiento no hubo desarrollo”. En la actualidad, la proporción del gasto social en España con relación al PIB (22,7 % ) está 5 puntos por debajo de la media europea, que era de un 27,7% en 2007.

Política social fragmentada y sin criterios comunes

Junto a este déficit, Sebastián Mora apuntó también a la fragmentación de nuestra política social en diversos ámbitos de actuación, donde los servicios sociales, además de carecer de una definición legal y técnica unificada, están sometidos a un proceso de legislación desigual y abierto. Por ello, uno de los retos ante el impacto de la crisis “pasa por definir claramente las tareas básicas y mínimas de los servicios sociales como una condición necesaria para racionalizar su gestión.

Como señaló el secretario general de Cáritas, los servicios sociales “tienen que establecer una gradación de sus servicios y prestaciones, y distinguir entre los que constituyen un derecho subjetivo del ciudadano y aquellos otros que, siendo responsabilidad u obligación de la Administración, tienen carácter discrecional y no se originan por el reconocimiento de un derecho”.
En dos años, se ha duplicado el número de personas atendidas por Cáritas en su Servicios de Acogida

El último informe del Observatorio de la Realidad Social de Cáritas muestra también que  el número de personas atendidas por nuestra red estatal de Servicios de Acogida y Asistencia aumentó de 400.000 a 600.000 personas del 2007 al 2008, y que previsiblemente alcanzará las 800.000 personas en el 2009. Esto supone que en dos años se ha duplicado el número de personas atendidas por Cáritas  en sus servicios de Acogida y Asistencia, lo cual, como aseguró Sebastián Mora, “supondrá un récord en los datos de atención de este área de trabajo de Cáritas”.

Al mismo tiempo, los datos del Informe revelan que, en general, los servicios sociales públicos no se cubren muchas necesidades básicas de las personas más acuciadas por la crisis, bien porque no están incluidas dentro de las prestaciones básicas que ofrecen, o bien porque los criterios de acceso a estas prestaciones se han endurecido y son muy desiguales entre Comunidades Autónomas en cuanto a tiempo de tramitación, cuantías concedidas y duración de la prestación. De hecho, los agentes de Cáritas en toda la Confederación constatan la lentitud o la falta de respuesta de los servicios públicos ante situaciones de emergencia: mientras que para las citas los períodos de espera van de 30 a 90 días como promedio, los tiempos para la valoración y la resolución de las ayudas son de tres meses o superiores.

Esta demora lleva como consecuencia que Cáritas debe asumir en muchos casos la cobertura inmediata de las necesidades urgentes de estas personas y familias, e incluso el “adelanto” de cantidades que vayan a ser concedidas por los servicios públicos. Como aseguró Mora, “Cáritas realiza una ingente labor de contención”, una afirmación que viene avalada por el dato de que el 52% de las personas atendidas por la institución vienen derivadas de los servicios sociales públicos. A este respecto, el secretario general recordó que “la opción de Cáritas es la de complementar a los servicios sociales públicos, no sustituirlos”.

Propuestas de Cáritas para la acción social

Además del análisis de los servicios sociales públicos, en el Informe del Observatorio de la Realidad de Cáritas se recogen hasta diez propuestas concretas dirigidas a corregir la actual falta de respuesta ante la crisis, que van desde el incremento del esfuerzo en protección social para acercarlo al porcentaje medio de la UE sobre el PIB hasta la revisión de la acción social de acuerdo con prioridades y criterios, para que sean garantía cercana y operativa de inserción social, pasando por el aumento de los recursos humanos y económicos para garantizar la cobertura de las mismas necesidades básicas en todo el Estado o unificar los criterios de acceso y concesión en el Sistema de Garantía de Rentas Básicas o Mínimas, entre otras.

Por último, el Informe presentado esta mañana recoge también algunas iniciativas innovadoras puestas en marcha por Cáritas para responder con mayor eficacia ante la crisis en las respuestas a las demandas de ayudas básicas de emergencia, de vivienda y de empleo.

Monseñor Asenjo sucede al cardenal Amigo como arzobispo de Sevilla

 El Papa aceptó este jueves la renuncia, por razón de edad, del cardenal Carlos Amigo Vallejo como arzobispo de Sevilla, al que sucede el obispo coadjutor de esa misma diócesis española, monseñor Juan José Asenjo.
Ambos comparecieron esta mañana ante los medios de comunicación en la sede del obispado de Sevilla.
Monseñor Asenjo destacó que al iniciar su ministerio tiene muy presentes a las familias, a los educadores y a los jóvenes, así como a los sacerdotes y religiosos de la archidiócesis.

Destacó el importante servicio que realizan las familias “fundadas en los valores del Evangelio, que viven la fidelidad y entrega mutua, la perseverancia en el vínculo del sacramento del matrimonio, la dedicación a la educación cristiana de los hijos y los valores de la solidaridad”.

En un mensaje dirigido a todos los diocesanos, el nuevo arzobispo de Sevilla indicó: “Renuevo y actualizo en este día con todo el entusiasmo de que soy capaz las actitudes de amor a Jesucristo y a su santa Iglesia con que inicié hace cuarenta años el ministerio sacerdotal y que he procurado mantener, con la ayuda de Dios, a lo largo de mis trece años largos de ministerio episcopal”.

Monseñor Asenjo fue nombrado arzobispo coadjutor de Sevilla hace casi un año y, durante los últimos meses ha compaginado su servicio como administrador apostólic o de la diócesis de Córdoba con el conocimiento de las distintas realidades de su nueva diócesis.

En este sentido, destacó que ha conocido “ una Iglesia viva y dinámica, que a pesar de las duras condiciones que nos impone la secularización, está empeñada con entusiasmo en el anuncio de Jesucristo a nuestro mundo y en la revitalización de la parroquia, casa de la comunidad cristiana, objetivo último del Plan Diocesano de Pastoral”.
“Todo ello -continuó-, junto con la devoción entrañable que nuestro pueblo profesa a la Santísima Virgen, expresada en la riqueza de advocaciones que jalonan toda la geografía diocesana en innumerables santuarios  y ermitas, es para mí motivo de fundada esperanza”.

El nuevo arzobispo de Sevilla también agradeció a su predecesor, el cardenal Amigo, “la acogida cordial y fratern a que desde el primer día me ha dispensado, el testimonio de su entrega incansable al servicio de la arquidiócesis, y sus consejos, que tanto me van a servir en el ministerio que hoy inicio en el nombre del Señor, y con los que espero seguir contando en el futuro”.

Más nombramientos

La Santa Sede también hizo público este jueves el nombramiento, por parte del Papa, de monseñor Eliseo Antonio Ariotti, hasta ahora nuncio apostólico en Camerún y en Guinea Ecuatorial, como nuevo nuncio apostólico en Paraguay.

Benedicto XVI aceptó hoy la renuncia del superior eclesiástico de la Missio sui iuris en Baku, en la República de Azerbaiyán, don Ján Capla, S.D.B., y nombró para sucederle en el cargo a don Vladimir Fekete, S.D.B.

El Santo Padre nombró jefe de oficina en la Congregación para los Institutos de Vida Consagrad a y las Sociedades de Vida Apostólica a monseñor Orazio Pepe, hasta ahora oficial de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Por otra parte, este miércoles, Benedicto XVI erigió la diócesis de San Jacinto de Yaguachi, en Ecuador, con territorio desmembrado de Guayaquil, haciéndola sufragánea de la misma Iglesia metropolitana de Guayaquil.

Así mismo, nombró a monseñor Aníbal Nieto Guerra, O.C.D., nacido en España y hasta ahora obispo auxiliar de la arquidiócesis de Guayaquil., primer obispo de esta nueva diócesis.
Por otra parte, nombró al sacerdote Guido Iván Minda Chalá, de origen vasco, obispo auxiliar de la arquidiócesis de Guayaquil.

También aceptó la renuncia del obispo de la diócesis brasileña de Porto Nacional, monseñor Geraldo Vieira Gusmão, al que sucede monseñor Romualdo Matias Kujawski, hasta ahora obispo coadjutor de la misma diócesis.
Finalmente, el Santo Padre aceptó el sábado 31 de octubre la renuncia del obispo Héctor Manuel Rivera Pérez al ejercicio de auxiliar de la diócesis de San Juan de Puerto Rico.

 

El arzobispo de Nueva York escribe en su blog lo que le censura el Times

El anticatolicismo se convierte en el nuevo “pasatiempo” norteamericano, denuncia

“The Gospel in the Digital Age” (El Evangelio en la era digital”) es el nombre del nuevo blog que ha lanzado el recientemente nombrado arzobispo de Nueva York y que ya le ha dado la voz que le ha negado el New York Times.

Entre el 10 de octubre y el 2 de noviembre, monseñor Timothy M. Dolan ha publicado diez entradas (posts), pero uno de ellos, con el título “Anticatolicismo”, ha causado sensación, pues reproduce un artículo cuya publicación ha sido rechazada por el diario más famoso de esa ciudad.

El arzobispo considera, en su artículo, que el anticatolicismo se ha convertido en un nuevo “pasatiempo nacional”, algo que ha sido ya confirmado por profesores y académicos, como Philip Jenkins, que lo define como “el último prejuicio aceptable”.

El artículo del arzobispo pone ejemplos de este “anticatolicismo” presentes en el New York Times. Así por ejemplo, el 14 de octubre, el diario denunciaba 40 casos de abusos sexuales de niños en una pequeña comunidad ortodoxa judía de Brooklyn en el último año.

Según el prelado, la actitud del diario ante este caso no tiene nada que ver con la que en el pasado ha mantenido ante la Iglesia católica, cuando se han dado casos de abusos de sacerdotes. El prelado reconoce que no tiene ni la intención ni el derecho de criticar a la comunidad judía, pero denuncia “este tipo de indignación selectiva”.

Otro caso apareció en el diario neoyorquino el 16 de octubre, cuando publicó una historia en primera página, con todo un desarrollo interno (dando más espacio que a la guerra en Afganistán o al genocidio de Sudán) al triste caso de un sacerdote franciscano que hace un cuarto de siglo tuvo una relación consensuada con una mujer de la que nació un hijo. “Ningún clérigo de otra religión diferente a la católica ha merecido nunca tanta atención”, reconoce.

El 21 de octubre, señala monseñor Dolan, el Times dedicó su título principal a la decisión de la Santa Sede de dar la bienvenida a los anglicanos que han pedido la unión con Roma. El diario atacó duramente la decisión como proselitista en momentos difíciles para el anglicanismo, a pesar de que el cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, declaró claramente que “no estamos pescando en el estanque anglicano”.

Por último, el prelado menciona el “ejemplo más explosivo”, un artículo de opinión de Maureen Dowd, publicado por ese diario el domingo 25 de octubre, en el que se hacen acusaciones que ningún editor permitiría contra exponentes islámicos, judíos o afroamericanos.

La columnista lanza todo tipo de acusaciones contra la Iglesia católica que van desde la Inquisición hasta el Holocausto, desde los preservativos hasta la obsesión por el sexo y la pederastia de sacerdotes o la opresión de mujeres, sin olvidars e de los zapatos de Benedicto XVI o del hecho que, siendo un muchacho, fue reclutado por la fuerza (al igual que todos sus coetáneos compatriotas) en el ejército alemán.

Y todo ello, ¿por qué?, se pregunta el arzobispo. Porque la autora, como reconoce en su artículo, no está contenta con la manera en que está teniendo lugar la actual visita apostólica de representantes vaticanos a las religiosas de los Estados Unidos. Un “prejuicio” así, explica, no tiene justificación en “una gran publicación de hoy”.

Tras reconocer que estos casos, “por desgracia” no se limitan al New York Times, Dolan asegura que “la Iglesia no está por encima de la crítica”.
“Nosotros los católicos ya somos bastante buenos para criticarla. Esto lo aceptamos y lo esperamos. Lo único que pedim os es que esta crítica sea justa, racional, y acertada. Es lo que se espera para cualquier persona. La sospecha y los prejuicios contra la Iglesia se han convertido en un pasatiempo nacional que debería ser ‘suspendido por mal tiempo'”, concluye
En otras entradas de su blog, el arzobispo afronta cuestiones de la vida diaria, social y litúrgica, desde cuestiones raciales y caritativas, hasta la defensa de la vida humana amenazada por el aborto, o por la guerra.

 

Anglicanos en la Iglesia católica

Monseñor Adolfo González, presidente de la Comisión Episcopal española de Relaciones Interconfesionales.

 Publicamos la carta que ha escrito monseñor Adolfo González Montes, obispo de Almería y presidente de la Comisión Episcopal española de Relaciones Interconfesionales, con motivo del anunciado regreso de anglicanos al seno de la Iglesia católica.

La noticia de una Constitución Apostólica de Benedicto XVI, disponiendo algunas medidas de acogida de los anglicanos que han pedido ser recibidos en la Iglesia Católica, responde a la gran preocupación del Papa por la unidad cristiana como Pastor de la Iglesia universal.

Se trata de una decisión que hay que valorar por su verdadera intención y objetivo. No es el resultado de una estrategia católica de carácter proselitista, que pretendiera dividir la Comunión Anglicana y debilitar aún más su crítica situación interna. El proselitismo ha sido rechazado como método para la reconstrucción de la unidad visible de la Iglesia y, en sí mismo, un método equivocado y, en consecuencia, contrario al ecumenismo genuino. El diálogo ecuménico avanza hacia la unidad visible sólo respetando la fe de cada Iglesia, en búsqueda de la verdad plena de fe. El Vaticano II declara que la Iglesia una y santa que Cristo fundó “subsiste en la Iglesia Católica” en plenitud de medios de salvación, sin negar los elementos de eclesialidad de otras Iglesias y comunidades eclesiales.

La Constitución Apostólica que reglamentará la entrada de anglicanos en la Iglesia Católica creará “Ordinariados diocesanos” análogos a los Ordinariados militares, o tal vez los Vicariatos que el Código prevé “por razón del rito” para los católicos orientales, con el propósito de acoger a estos fieles sin que tengan que renunciar a la forma histórica de tradición espiritual, litúrgica y disciplinar del anglicanismo. Habrá que esperar a la Constitución anunciada.

Es importante destacar que la entrada de tantos anglicanos a la Iglesia Católica no hubiera sido posible sin la convergencia doctrinal lograda por el diálogo ecuménico entre católicos y anglicanos de los últimos cuarenta años.

Lo reconoce explícitamente la Declaración del día 20 de octubre del Arzobispo católico de Westminster, Vincent G. Nichols, y el Ar zobispo anglicano de Cantorbery, Rowan Williams. Estos anglicanos que llegan a la Iglesia Católica son en su mayoría anglocatólicos de la llamada “ala alta”, que forma parte del ordenamiento eclesiástico del anglicanismo junto con el “ala baja” o evangélica. Sin embargo, no han pedido la comunión católica por esta sola razón, sino porque, además de esto, vienen experimentando que la crisis dogmática y disciplinar del anglicanismo pone gravemente en peligro la común tradición de fe apostólica, que ha hecho posible la convergencia doctrinal lograda durante las últimas décadas gracias al diálogo ecuménico entre Roma y Cantorbery, oficialmente desarrollado por la Anglican Roman Catholic Commission (ARCIC) y la International Anglican Roman Catholic Commision (IARCCUM).

Estos anglicanos han experimentado en sus carnes el ries go del cambio eclesial propiciado por el progresismo ideológico que afecta al anglicanismo, poniendo en peligro la estructura sacramental de la fe no menos que la moral y la disciplina eclesiástica. Un cambio, pues, que afecta al “acuerdo sustancial” logrado gracias al diálogo ecuménico, que hacía albergar a católicos y anglicanos la esperanza de avanzar con seguridad hacia la unidad visible de la Iglesia.

Con todo, los dos arzobispos mencionados reconocen, en su Declaración, que “la marcha oficial del diálogo entre católicos y anglicanos provee las bases para su continuidad y cooperación de ambas Iglesias”, porque hay voluntad de proseguir dialogando. Roma quiere salvaguardar los derechos de la conciencia personal, que no pueden supeditarse al ritmo y resultados del diálogo ecuménico, que Roma desea proseguir y estimular.

 

Monseñor Mario Iceta pide al PNV que “recapacite” su postura ante el aborto

El obispo auxiliar de Bilbao, monseñor Mario Iceta pidió hoy al PNV que recapacite porque “contrasta llamativamente con esa raíz del humanismo cristiano que forma parte del PNV” y porque “no responde a lo que muchos de sus votantes piensan”

Monseñor Mario Iceta, obispo auxiliar de Bilbao En una entrevista en Radio Euskadi el obispo auxiliar de Bilbao muestra que “hay que situarse en el centro del problema, el aborto se plantea cuando una mujer tiene un embarazo no deseado” y “esta situación necesita un acompañamiento y una respuesta”.

“No se puede responder de forma confusa, con la eliminación de un ser humano”, afirma el obispo auxiliar de Bilbao que solicita, “buscar una salida respetuosa para esa mujer y para el derecho a la vida: el gran olvidado es el embrión”.Según explica, monseñor Iceta, “esta ley introduce un cambio sustancial con respeto a la ley actual: el aborto pasa a ser un derecho, lo que quiere decir que va a haber un tiempo de la vida de las personas en el cual la vida no está ni protegida ni tutelada” y añade que “es obligación de las instituciones proteger la vida. Las 14 primeras semanas de la vida de una persona quedan desprotegidas y tuteladas”.Como alternativa al aborto, el obispo auxiliar de Bilbao aboga por acoger, acompañar y ayudar a la mujer a llevar adelante la gestación y muestra que “l sensación de soledad de la mujer es muy grande, acompañarla con medios económicos si es necesario”.