Comunicado del Obispado de Alcalá de Henares tras moción del ayuntamiento contra el obispo

Comunicado del Obispado de Alcalá de Henares:

Este Obispado ha tenido conocimiento de la aprobación de la moción, que ha tenido lugar en el Excmo. Ayuntamiento de Alcalá de Henares, en virtud de la cual –y citando incluso textos literales de documentos de la Santa Sede– los partidos políticos UPyD, PSOE e IU censuran diversos aspectos de la Doctrina Católica enseñada por Mons. Juan Antonio Reig Pla en su calidad de Obispo Complutense.

A la luz de estos hechos el Obispado de Alcalá de Henares quiere dejar constancia de lo siguiente:

1. En primer lugar este Obispado quiere mostrar su respeto por todas las personas, independientemente de su condición, y por todas las autoridades legítimamente constituidas.

2. Este respeto por las personas e instituciones obliga a recordar la inviolabilidad del derecho humano fundamental a la libertad religiosa. Ninguna institución humana está legitimada para juzgar y, menos aún, impedir que se enseñen los contenidos de la Doctrina Católica. Además, cuando tal juicio e intento de conculcar la libertad religiosa procede formalmente de una institución política, se produce una triste e intolerable violación de los Derechos Humanos y del principio de separación Iglesia-Estado.

3. La Diócesis de Alcalá de Henares confiesa todos y cada uno de los artículos de la Fe y la Moral Católicas, también en lo que se refiere a las personas con atracción sexual por el mismo sexo y la acogida pastoral que se les debe desde el amor y la verdad, a la inclinación homosexual propiamente dicha, a los actos homosexuales y a la imputabilidad referida a los mismos. Dicha doctrina puede consultarse en el Catecismo de la Iglesia Católica y en otros documentos de la Iglesia (ver en: www.obispadoalcala.org/homosexualidad.html).

4. Nuestro padre y pastor, el Obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla, siempre ha enseñado, con caridad y verdad, la Doctrina Católica; y así seguirá haciéndolo, con la gracia de Dios.

5. Invitamos a todos los católicos a orar por la libertad religiosa y los demás derechos humanos en España, por nuestro pastor Mons. Juan Antonio Reig, y por todos aquellos que –sin juzgar su intención– lo persiguen por causa de la justicia.

El PSOE no apoya una moción en el Senado a favor de más democracia en Venezuela

La Cámara Alta ha aprobado este miércoles una moción que pide más democracia en Venezuela. Pero la iniciativa no ha contado con el apoyo del Partido Socialista, que en los últimos tiempos se ha venido destacando por su apoyo y colegueo con el presidente venezolano Hugo Chávez, con el que, por lo que se ve, hay que cuidar las buenas relaciones.

Hugo Chávez, presidente de Venezuela

 El Senado ha aprobado una iniciativa por la que se insta al Gobierno a que interceda ante las autoridades venezolanas para que se respeten los derechos fundamentales de los opositores en los procesos penales que se llevan a cabo en ese país.

 La moción del grupo parlamentario de los senadores vascos ha sido defendida por el senador Iñaki Anasagasti y aprobada por 132 votos a favor -los del Partido Popular, PNV y CiU-, 114 en contra y una abstención.

 En su exposición, Anasagasti ha insistido en que el objetivo de esta iniciativa es defender los derechos humanos allí donde son conculcados, como, en su opinión, se hace en países como Venezuela, con los que España mantiene una buena relación.

 Así, ha recordado que en los procesos judiciales contra opositores políticos, líderes sociales, empresarios, profesionales, periodistas o estudiantes se produce una “clara quiebra” de los derechos de defensa de estas personas.

Esto se debe, según ha dicho, al “deterioro” del funcionamiento de las instituciones judiciales en Venezuela, donde “se utiliza la Justicia para perseguir a los opositores, cuyos más elementales derechos procesales son reiteradamente ignorados“.

 Ha recordado que jueces y fiscales de ese país “reciben rutinariamente el encargo” de imputar cargos criminales contra objetivos políticos del Gobierno y que sus víctimas son difamadas en los medios de comunicación y detenidas arbitrariamente mientras se vulneran reiteradamente sus derechos.
    
Opinión que ha compartido el senador del PP Dionisio García Carnero, quien ha mostrado su apoyo a esta iniciativa que persigue defender y garantizar la seguridad jurídica de todos los ciudadanos, no sólo los venezolanos sino también los intereses de las empresas españolas.
    
Ha subrayado que en Venezuela hay un verdadero régimen dictatorial, a pesar de que se disfrace de democrático, por su presidente, Hugo Chaves, controla los tres poderes (legislativo, ejecutivo y judicial), algo que impide que haya un verdadero estado de derecho.
    
El senador Joan María Roig, de CIU, ha respaldado también la iniciativa por entender que, ante “flagrantes injusticias“, “no se puede mirar hacia otro lado” y que es “inaceptable” que el Gobierno venezolano utilice para sus intereses el poder judicial.
    
En contra de la moción ha votado Lluis María de Puig, de la Entesa, por considerar que el Senado no puede instar al Gobierno para que le diga a otro Estado lo que tiene que hacer y que los términos de la moción son más bien “un brindis al sol“.
    
Sobre este asunto, el senador del PSOE Arcadio Díaz Tejera, ha insistido en que hay que ser “respetuosos” con los procesos internos que se llevan a cabo en otros países y ha recalcado que “no es  propio de la democracia sustituir la voluntad del pueblo“.

 

Rocco Buttiglione aclara sus comentarios sobre la protección del niño no nacido.

El 15 de julio de 2009, el Parlamento italiano sorprendió a quienes están a favor de la vida, al aprobar una moción que constriñe al gobierno italiano a buscar una resolución en las Naciones Unidas que condene el aborto forzado. El esfuerzo legislativo fue dirigido por Rocco Buttliglione, uno de los más conocidos políticos católicos en Europa. Los Defensores de la vida se congratularon, pero dos días más tarde, fueron sorprendidos de nuevo cuando el Dr. Buttiglione concedió una entrevista a un periódico italiano en el que se informa, dice que su anterior apoyo a la penalización del aborto era un “error”, y que apoya unirse a los políticos “pro-elección” en la búsqueda de “terreno común” con el fin de reducir el aborto.

     El Dr. Buttiglione responde a las inquietudes pro-vida, aclarando sus recientes declaraciones, así como explicando la importancia de su reciente victoria legislativa.

___________________________________________________

Q: Sus recientes comentarios sobre el aborto han generado un gran interés…

R: !Que lío tan grande! Vamos a tratar de ponerlos en orden ..

Q: Muy bien. A usted se le ha atribuido el éxito de la coordinación de la aprobación de una moción sobre el tema de aborto forzado, aprobada por el Parlamento italiano el 15 de julio de 2009. ¿Podría explicar a que se refiere la moción y por qué es significativa?
 
R: Quiero hablar en primer lugar acerca de la situación en Italia con respecto a la vida por nacer para dar algunos antecedentes. En Italia, se llevo a cabo un referéndum sobre el aborto en 1981 y nosotros pro-vida fuimos derrotados, 68 contra el 32 por ciento. Fue una terrible derrota. Usted tiene que entender que la situación en Italia era muy distinta a la de los Estados Unidos. En los Estados Unidos, el aborto fue impuesto a la gente americana por la Suprema Corte en Roe v. Wade. El pueblo nunca votó por el aborto. En Italia, la gente eligió libremente el aborto – una tremenda derrota para la causa de la vida.

En los años que siguieron, hemos tenido una gran lucha, y la situación ha mejorado. El Papa Juan Pablo II tuvo un impacto enorme en la cultura. Tuvimos un referéndum sobre bioética, hace un par de años, sobre la investigación en embriones, que nosotros ganamos, y nadie esperaba que  ganáramos – en realidad, no fuimos nosotros quienes triunfamos, sino el Espíritu Santo! Ahora sabemos, sin embargo, que si se llevara a cabo otro referéndum sobre el aborto,  perderíamos. No tan mal como cuando perdimos en 1981, pero creemos que aún a pesar de eso perderíamos.

Por otra parte, si bien no existe una mayoría a favor de prohibir el aborto en Italia, hay una mayoría que piensa que el aborto esta muy difundido, y que algo debe hacerse para reducirlo.

Por lo tanto, hemos emprendido varias iniciativas. Una de las iniciativas concierne el plazo para practicarse un aborto. Si bien sabemos filosóficamente que un embrión es un ser humano, no hay consenso sobre la prohibición de abortos en el primer trimestre. Pero la gente piensa que el aborto de un feto de más de 20 semanas es inaceptable. Así que estamos tratando de pasar una resolución que establezca que el aborto de fetas de más de 20 semanas es inaceptable-  prohibir el aborto después de 20 semanas.

También estamos tratando de aplicar parte de nuestro derecho vigente que tiene disposiciones útiles sobre cómo prevenir el aborto.

Q: Y la acción llevada a cabo por el Parlamento el 15 de julio?

A:   De modo que estos son los aspectos de fondo de la moción parlamentaria que fue aprobada el 15 de julio. Busquemos una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas que prohíba el aborto como un instrumento de control de población. Es una continuación de la lucha de la Santa Sede en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo en El Cairo en 1994 y la Conferencia de la Mujer de Beijing en 1995.

En algunas partes del mundo, en China, en particular, el aborto es obligatorio, y uno necesita un permiso para tener un segundo hijo. Pero también en otras partes de Asia,  África, e incluso de América Latina, vemos que las madres son chantajeadas. Los programas que dicen “Te daremos el pan, pero solo si aceptas el aborto”. Vemos esto realizado por las agencias de las Naciones Unidas, que financian dichos programas.

Así que la idea es ¿Por qué no buscar una resolución de la ONU que invoque la prohibición del aborto obligatorio? Esta sería una resolución que debe unir a los que son “pro-elección”(pro-choice) y “pro-vida.” Porque lo que sucede en China está en contra de ambas opciones, de la elección y  del niño. La madre quiere defender la vida del niño, pero  la libertad de elección se destruye, así como la vida del niño.

Así que tratamos de pasar una resolución en el Parlamento italiano y, contra todas las expectativas, triunfó.

Q: ¿Logró el consenso?

R: En su mayor parte, los “pro-choice” no votaron por nosotros, aunque algunos si lo hicieron. Pero tampoco  votaron en contra de nosotros. La mayoría se abstuvo, lo cual no esta mal.

Y ahora hemos iniciado una campaña en todo el mundo para llevar este asunto a la Asamblea General de Naciones Unidas. Y para ello, esperamos reunir a la gente “pro-choice” y “pro-vida” – aunque quiero dejar clara una cosa, nadie ha renunciado a sus principios. Ambas partes continuaran luchando la una contra la otra, sobre otras cuestiones, pero por lo menos en este caso, podemos estar unidos.

Q: Usted ha hablado de una campaña mundial. ¿Puede explicar lo que usted espera que sucederá en el Parlamento Europeo, donde Carlo Casini traerá una propuesta similar?

R: Ahora estamos trabajando en una iniciativa en el Parlamento Europeo, dirigida por Carlo Casini, junto con Magdi Cristiano Allam. Igualmente en el Consejo de Europa, donde Luca Volontè, un miembro de mi partido, está liderándola. Ya he ido a Polonia para cabildear el apoyo popular, y planeo viajar por toda Europa. Y buscaremos al menos la neutralidad benigna de los Estados Unidos.

Q: Con respecto a los Estados Unidos, ¿cuál será su alcance?

A: Eso no lo sé todavía. Sabemos que es importante buscar contacto positivo con la administración de Obama, quien ha prometido al Santo Padre que haría algo para reducir el aborto.

Por otra parte, sé que hay una lucha por la vida en los Estados Unidos, y yo no quiero hacer nada que pueda dañar a los defensores de la vida en esta lucha. Por lo que, también quiero hablar con ellos, y ganar su apoyo. También quiero reasegurar a los defensores de la vida que no estamos renunciando a la vida de uno solo niño. Nosotros no estamos haciendo un intercambio, aceptando la matanza de  cierto número de niños no nacidos, a cambio de salvar la vida de otros tantos. Enfáticamente afirmo, esto no es, lo que estamos haciendo,  nosotros no renunciamos a nuestros principios.

Q: ¿Cuándo va a venir a los Estados Unidos?

R. No lo sé todavía. Voy a reunirme con un grupo de amigos, entre ellos [la ex Embajadora de los Estados Unidos ante la Santa Sede] Mary Ann Glendon, en agosto en Italia y discutiré con ellos que es lo mejor.

Q: ¿Es posible un verdadero terreno común?

R: Existe un solo limitado escenario en el que defensores de la vida y gente pro-elección pueden unirse en una lucha común – que es donde la libertad de elección de la mujer es quebrantada, así como la vida del niño. No creo que tengamos que dar a los verdaderos pro-elección ningún soborno para convencerlos de unirse con nosotros a la lucha. Si es cierto, como dicen, que no  están en favor del aborto sino más bien de la libertad de elección, entonces esto les da la oportunidad de unirse con nosotros y probarlo.

Si no lo hacen, entonces realmente no son pro-elección, sino  pro-aborto. Les gusta el aborto. No creen que la vida humana debe ser sostenida, sino que se debe reducir la población del mundo por cualquier medio necesario.

Además, esta iniciativa obliga a las personas a decidirse. Hasta ahora, la etiqueta “pro-elección” podría ser la cubierta  de una ideología nacional socialista de ética de bote salvavidas: Debido a que hay demasiada gente en la tierra, todos los medios son aceptables para reducir la población. Vemos que en países del tercer mundo, el aborto ha sido mucho más cruel y generalizado que en las naciones occidentales.

Así que ahora debemos ver si el terreno común es posible.

Q: Como usted sabe, algunos provida han expresado preocupación sobre el terreno común, ya que puede ser utilizado por aquellos que tratan de dividir el movimiento pro-vida.

R: Sí, he cometido blasfemia!

Q: ¿Cuál es su impresión de estas preocupaciones?

R: Mi impresión es “¿Pero por qué no?” Puedo entender que uno puede estar en contra de transigir,  cuando se empieza a decir que unos  abortos son  malos, mientras que otros son buenos. Eso sería totalmente inaceptable. Pero no vamos a hacer eso.

Lo que va a suceder es que con respecto a algunos abortos –aquellos que son forzados- ambas partes estarán unidas en condenarlos como malos. Con respecto a los otros abortos, nosotros continuaremos diciendo que son malos, mientras la contraparte dirá que son aceptables.
Lo que va a pasar es que con respecto a algunos abortos – los que son coaccionados – las dos partes se  unirán condenándolos como malos. Con respecto a los demás abortos, seguiremos diciendo que son malos, mientras que la otra parte dirá que son aceptables. Estábamos luchando unos contra otros antes, y seguiremos luchando unos contra otros.

En última instancia, creo que nuestra posición en los países occidentales se ve fortalecida por la iniciativa de condenar el aborto forzado, ya que hace más evidente que el feto no es parte del cuerpo de la mujer, y deja claro que el aborto es un mal moral. No es enjuiciado públicamente, pero es un mal moral. En este sentido, creo que refuerza nuestra posición, aunque legalmente no cambia nada.

Q: ¿Usted cree que era un “error” el tratar de defender la vida del feto, incluso cuando la madre pide un aborto, como los medios de comunicación han informado?

R: Hay un punto donde fui mal citado, o más bien, citado fuera de contexto, lo que da una impresión errónea. He dicho que es correcto defender la vida del niño, aun incluso en contra de la madre. Es correcto, pero muy difícil, quizá imposible. Tenemos que defender los derechos del niño, pero también para fortalecer la libertad de la madre, dando alternativas a la mujer, en la confianza que entre mas libre sea la mujer  menos probable será que acepte la muerte de su hijo.

Q: ¿Pero fue un “error” oponerse a la despenalización del aborto?

R: Mi declaración fue simplificada. No dije que fue un error buscar defender los derechos del niño a través del uso del código penal. Yo no dije eso. La vida del niño debe ser defendida con todos los medios posibles. ¿Con la ley penal? Si, por supuesto, con la ley penal, donde sea posible. Pero esto no es posible en Italia hoy, entonces debemos contar con otros medios. Debemos darnos cuenta de que no tenemos un consenso sobre la prohibición del aborto.

Pero otro punto es, nos hemos basado mucho en la sanción penal en el pasado. Que es sólo un elemento de la estrategia para defender la vida, pero no el único elemento. Y repito, si no eliminamos las causas que llevan a tantas mujeres a abortar, no vamos a ganar nuestra batalla contra el aborto. No ganaremos nuestra batalla contra el aborto basándonos únicamente en la sanción penal.

Q: ¿Qué le diría a los dirigentes políticos de otros países, en particular en las Américas, donde hay una tremenda presión de agencias de las Naciones Unidas, de organizaciones no gubernamentales, para despenalizar el aborto? Vimos el otro día, por ejemplo, Amnistía Internacional atacar a Nicaragua por sus leyes de protección de la vida por nacer…

R: Yo les diría, defiendan sus leyes contra el aborto, y de inmediato  compleméntenlas con buenas políticas en defensa de la maternidad, y con el apoyo a las madres, porque si no lo hacen, tarde o temprano, la presión será tan fuerte que los vencerán. Pero si se complementan con buenas leyes a favor de la maternidad, tendrán éxito en el mantenimiento de sus leyes. . No podemos contraponer el apoyo a la madre con las medidas penales para la defensa de la vida del niño. Son dos partes de una sola estrategia para defender la vida. Siempre es mejor tener dos piernas. Por supuesto, si sólo tiene una pierna, entonces tú debes aprender a caminar con una sola pierna. No es imposible, pero no es fácil

Q: Pero incluso si usted atiende las necesidades de la madre,  ¿Esto lograra que la contraparte deje de presionar por la legalización del aborto? Usted puede ver Nicaragua, por ejemplo, donde las leyes  que protegen al no nacido han sido fortalecidas, y de acuerdo a las estadísticas iniciales del Ministerio de Salud, la tasa de mortalidad materna disminuyó. Sin embargo una tremenda presión ha sido puesta sobre los legisladores del país para despenalizar el aborto.

R: Hasta cierto punto, siempre serás atacado, porque hay un grupo de presión pro-aborto que no está interesado en la elección de la mujer, que no esta interesado realmente en las mujeres. Están fanáticamente convencidos de que la población del mundo tiene que ser reducida por cualquier medio. Si pudieran lograr que se aceptara el infanticidio también lo propondrían. Por lo tanto, siempre debes estar preparado a ser atacado.

Sin embargo, debes pensar positivamente. Cada nación debe diseñar una estrategia para la defensa de la vida, particular a las necesidades de cada nación. No pretendemos que Italia sea un modelo, porque sé que si bien, esta estrategia puede tener éxito en Italia, basándose en juicios prudenciales que responden a la situación política de nuestro país hoy en día. Eso puede cambiar mañana, tal como  puede haber diferencias entre los países hoy en día. Debemos entender que la batalla por la vida debe ser adaptada a las diferentes culturas y situaciones socio-políticas. En Italia, esperamos que en 10 ó 15 años podamos tener una mayoría pro-vida que no tenemos hoy en día – si hacemos lo correcto hoy.

Así que si estás en un país donde la mayoría de las personas son pro-vida, tú adoptaras una estrategia. Pero en los países donde  seas minoría, debes hacer alianzas.

El ideal es contar con protección jurídica para defender la vida del niño, y buenas políticas públicas para la madre.

Q: Dadas las diferencias en cada país, ¿Es práctico  construir una red para trabajar  en “reducir el aborto”, cuando esto puede minar los esfuerzos para defender la vida en algunos países?

R: Por supuesto que necesitamos una red, pero lo que hacemos dentro de la red es diferente de lo que podemos hacer en nuestros propios países. Así que cuando hablo de una red, pienso en los esfuerzos para formar coaliciones en El Cairo y Pekín, donde tenías que estar interconectado con el fin de ser capaz de luchar en conjunto de manera efectiva a nivel mundial. Por lo tanto, la lucha por la vida tiene dos niveles, uno es local, y el otro es internacional. Por un lado necesitas  tener una estrategia local, pero debes también recordar que la cuestión del aborto abarca la totalidad de la humanidad.

Q: El difunto Juan Pablo II fue un cercano amigo personal suyo. ¿Tuvo alguna vez la oportunidad de hablar de la tensión entre el pragmatismo y los principios en el intento de construir una cultura de la vida?

R: Sí, por supuesto. No puedes apoyar una posición que es intrínsecamente mala. No puedes votar a favor de un proyecto de ley en el que se sacrifica la vida de un solo niño. Puedes apoyar un proyecto de ley que protege la vida de algunos niños, incluso si la protección no se extiende a todos. Salvas a aquellos que puedes salvar y no das ningún dictamen a la muerte de aquellos que no puedes salvar. En nuestra situación italiana tenemos un ejemplo concreto. Algunos pro-elección estaban dispuestos a votar la resolución, si decíamos: queremos que las Naciones Unidas condenen los abortos coercitivos  y apoye los no-coercitivos. Dijimos: no podemos. Ellos no votaron en favor, sino que simplemente se abstuvieron.

Q: Volviendo a la cuestión de un terreno común con la administración de Obama, ¿usted cree que ha hecho lo suficiente para calmar las preocupaciones de los defensores de la vida en los Estados Unidos, que usted no los esta abandonando?

R: Es importante dejar claras las cosas, porque sé que es fácil en la prensa tratar de romper la unidad del movimiento pro-vida. Por supuesto, quiero ser capaz de hablar en términos amistosos con la Administración de Obama, sé que esto es una blasfemia para muchos provida en los Estados Unidos! Pero, por otro lado quiero ser entendido por los defensores de la vida americanos, y no quiero romper la unidad de nuestro frente.

En un nivel los provida americanos deben entender que los ciudadanos de los Estados Unidos pueden hablar libremente en este país, y que ellos tiene el derecho de decir cosas que un extranjeros no debe, mucho menos un extranjero que es un político de otro país, uno que esta tratando de obtener apoyo del gobierno de los Estados Unidos para una importante iniciativa pro-vida en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Q: Supongo entonces que no esta dispuesto a responder si usted cree que el Presidente Obama realmente quiere reducir el número de abortos…

R: Yo puedo responder de la siguiente manera: solo puedo esperar que así sea.