Para que Europa defienda la vida desde su concepción

Meeting de Rímini, un llamamiento a la movilización continental

Una petición europea para que todas las niñas y niños concebidos tengan el derecho a nacer. Un millón de firmas para convencer a la Comisión Europea a que emita un acto jurídico que garantice la vida desde su concepción.

Una movilización europea, que sería la primera de democracia directa, fue pedida en el Meeting de Rímini por el honorable Carlo Casini, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Parlamento Europeo.

En el transcurso de la presentación de dos libros: “Sí a la vida. Historia y perspectivas del movimiento por la Vida” y “No historias, sino historias verdaderas. Vidas en la encrucijada”, que se realizó en el Meeting de Rímini el pasado domingo 21 de agosto, Casini anunció que durante los próximos meses millones de ciudadanos europeos pedirían que se añadiera a la Carta Europea de Derechos Fundamentales el reconocimiento de la concepción como inicio del derecho a la vida.

El presidente del Movimiento por la Vida explicó que “esta gran iniciativa es posible por el Tratado de Lisboa que prevé que, desde abril de 2012, al menos un millón de ciudadanos europeos puedan pedir a la Comisión Europea un acto jurídico”.

“El procedimiento -precisó- es mucho más vinculante que el de las peticiones italianas: La Comisión, de hecho, debe obligatoriamente dar una respuesta a los que realizan la propuesta y estos tendrán la ocasión de explicar adecuadamente sus razones ante las Instituciones”.

Así la primera petición europea será la presentada por los Movimientos Pro-Vida de toda Europa.

Recordando la invocación del beato Juan Pablo II: “el primer desafío es el de la vida”, Casini sostuvo que “es necesaria una gran movilización de las conciencias para vencer la resignación y la aceptación frente a las agresiones contra la vida”.

“Se trata de llevar a su término y perfección -añadió- el movimiento histórico que, en nombre de la igualdad y de la dignidad humana, ha liberado a los esclavos, ha promovido a las personas de color, ha exigido igual oportunidad para las mujeres y ha proclamado los derechos humanos”.

“Se trata -afirmó Casini- de ofrecer a Europa la energía de una verdadera renovación civil y moral” porque “en sus orígenes, sobre todo en el pensamiento de sus ‘padres fundadores’, la Unión no tenía que ser sólo una unión económico-monetaria, un mercado único que optimizase las economías nacionales a nivel individual”.

“Todavía hoy -concluyó el presidente del MpV- la idea de una Europa anclada en el respeto y en la promoción de la dignidad humana, de los derechos del hombre, de la igualdad, está muy presente en el derecho primario de la Unión y en numerosos actos de las instituciones”.

La movilización pedida por Carlo Casini y por los movimientos pro-vida europeos asume un significado particularmente relevante, considerando la situación de colapso demográfico y de pirámide invertida entre los jóvenes y los ancianos en Europa.

Para el crecimiento y la difusión del Evangelio para la vida, el MpV organizó una serie de encuentros en la caseta que se encontraba en el Meeting de Rímini.

El Cardenal Rouco, Blair y Jeb Bush en la 30ª edición del Meeting de Rímini

Cardenal Rouco Varela

El Meeting de Rímini cumple 30 años y lo celebra con un lema dedicado a la cuestión del conocimiento y su relación con la fe, “El conocimiento es siempre un acontecimiento”. Para abordar este tema, figuras de primera línea de la actualidad internacional pasarán por el Recinto Ferial de Rímini del 23 al 29 de agosto. Entre los nombres más destacados figuran los de Tony Blair, ex primer ministro británico; Jeb Bush, ex gobernador de Florida; el cardenal arzobispo de Madrid, y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela; John Milbank, escritor y profesor de Religión, Política y Ética en la Universidad de Nottingham; Rémi Brague, filósofo y profesor en la Sorbona de París; Joseph H.H. Weiler, director de la Cátedra Jean Monnet en la UE; o Romano Scalfi, fundador de Rusia Cristiana, que presidirá durante el Meeting una misa según el rito bizantino eslavo.

Este año el Meeting dedica una gran atención a los continentes africano y latinoamericano, para cuyo conocimiento contará con la presencia, entre otros, de Filippo Santoro, obispo de Petrópolis (Brasil); Juan García Rodríguez, presidente de la Conferencia Episcopal Cubana; Cesare Mazzolari, obispo de Rumbek (Sudán); Mwai Kibaki, presidente de la República de Kenya; Ernest Bai Koroma, presidente de la República de Sierra Leona; o Meles Zenawi, primer ministro de la República Federal Democrática de Etiopía.

 También se hablará del SIDA, de derecho natural, de energía y de ciencia. Destaca en este ámbito la presencia de John Mather, astrofísico y Premio Nobel de Física de 2006; y Charles Townes, profesor de Ciencias Espaciales en la Universidad de California y Premio Nobel de Física de 1964.

 Esta edición contará con una importante presencia española. Aparte de la intervención de Monseñor Rouco Varela, está prevista la presentación de la traducción italiana del libro San Pablo en sus cartas, de Mariano Herranz; y la del disco Mi tierra. Amor y canto, de Manoli Ramírez de Arellano, acompañada por Rafael Andreo, Paulino Carrascosa y José Antonio Uña. Además, en el programa de exposiciones de este año destaca la dedicada a María Zambrano.

 El Meeting de Rímini se celebra en el Recinto Ferial de esta ciudad costera italiana gracias al trabajo de más de 3.000 voluntarios, en su mayoría jóvenes italianos y de muchos otros países del mundo. Ellos hacen posible que el Meeting, año tras año, se haya convertido en una expresión de grandes dimensiones: 400 exposiciones, 3.000 encuentros, 5.000 personalidades que han pasado por él a lo largo de su historia. Sólo el año pasado se acreditaron 850 periodistas de todo el mundo para cubrirlo y recibe una media de 700.000 visitantes al año.

 El Meeting de Rímini es una realidad única en su género: una iniciativa que desde hace 29 años se propone crear ocasiones de encuentro entre experiencias y personas de diferentes culturas y creencias, pero que tienen en común su deseo de conocimiento y de recíproca valoración. En este tiempo ha recibido visitas como la del Papa Juan Pablo II, Emmanuel Levinas, el entonces cardenal Ratzinger, la Madre Teresa de Calcuta, el Dalai Lama, Eugene Ionesco, Pedro J. Ramírez o José Mª Aznar.