#ManifestaciónPorLaLibertad

Anuncios

Jóvenes católicos defienden Catedral de Medellín ante convocatoria de abortistas

Unos 700 jóvenes se apostaron en el atrio de la Catedral de Medellín ante la publicitada convocatoria de grupos feministas que pretendían atacar el templo para manifestar su apoyo al aborto.

En menos de doce horas, los católicos se organizaron para proteger la Catedral en una concentración pacífica, marcada por el rezo del Rosario y cantos religiosos.

Los abortistas, que apenas sumaron 30 manifestantes, no pudieron concretar el propósito de su convocatoria: protagonizar un acto masivo de apostasía y pegar carteles ofensivos en las puertas del templo mayor de la ciudad.

Los manifestantes anti-vida se marcharon luego de vociferar insultos a los asistentes.

“Este hecho nos demuestra que la fe en ciudad esta viva, que los jóvenes amamos la Iglesia y queremos vivir según la doctrina que en la Iglesia el Señor Jesús nos ha dejado”, declaró Liliana Vélez, una de las jóvenes que defendió la Catedral.

Asimismo, recordó que “como católicos merecemos respeto y tenemos todo el derecho de hacernos respetar” así como expresar “que nuestros pastores, sacerdotes y obispos, no están solos, cuentan con un laicado entusiasta y decidido a luchar en contra de la anticultura de muerte que algunos grupos quieren imponer a la fuerza, manipulando datos estadísticos, presionando a las autoridades municipales con organismos internacionales y con amañadas interpretaciones de las leyes y la constitución”.

“Los católicos vamos a defender Medellín y Colombia porque no queremos vivir la degradación social y moral que hoy vive España y Europa en general, queremos ser un país que testimonie al mundo que la familia es fuente vida y amor, que la mujer tiene dignidad, que su vocación a la maternidad y el rol que debe tener en la sociedad debe ser valorado rectamente y que no queremos vivir bajo la oscura y maligna ideología de género“, agregó.

Alonso no sabe por qué Zapatero se niega a recibir a los convocantes del 17-O

El portavoz socialista, José Antonio Alonso ha asegurado que en la negociación parlamentaria sobre la nueva Ley del aborto “se introducirán algunos retoques para introducir en ese consenso al PNV y otros grupos”. Retoques suficientes, pero respetando los compromisos adquiridos. Eliminar del sistema penal el aborto es lo más importante de esta nueva ley a juicio del portavoz socialista, que ha asegurado no saber porqué el presidente Zapatero no ha recibido, ni tiene intención de hacerlo, a los convocantes de la multitudinaria manifestación contra el aborto del 17 de octubre.

Cientos de miles de personas se manifestaron el 17 de octubre por la vida El portavoz socialista ha confirmado que el presidente Zapatero le ha pedido mantener en lo sustancial el proyecto de ley de reforma del aborto, aunque se pueden introducir retoques. “Respetando los compromisos previos“, ha admitido.

Alonso ha dicho no saber porqué Zapatero no ha recibido a los convocantes de la multitudinaria manifestación contra el aborto que tuvo lugar el 17 de octubre en el corazón de Madrid.Además, Alonso ha insistido en que, con la reforma de la Ley del Aborto, el Gobierno va a tratar de ayudar a las mujeres que tiene que pasar por este trance y que es una ley que va a introducir mayor seguridad jurídica y se va a homologar con la mayoría de los países de la UE. Alonso cree que la cuestión de fondo es si a las mujeres que abortan las “las vamos a seguir amenazando” y castigando con la cárcel o si “vamos a ayudarlas”. En relación a esta cuestión, Alonso apunta que el PP “no está siendo expícito con la interrupción voluintaria del embarazo ni con la crisis”, “que nos digan que es lo que quieren hacer”, asegura.

 

Aído cierra los ojos ante el 17-O y se obceca en su Ley del Aborto

El Gobierno sigue encajando mal las opiniones contrarias a la reforma del Aborto. La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha asegurado hoy que los criterios religiosos “no deben condicionar en ningún caso las decisiones del Gobierno”, en respuesta a una carta del obispo de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos Atienza, instando a los médicos a ejercer la objeción de conciencia en relación a la nueva Ley del Aborto después de que el Colegio Oficial de Médicos de Cádiz apoyase la misiva.

 En este sentido, Aído explicó que el proyecto de Ley está ahora en el trámite parlamentario y señaló que, aunque se trata del texto que “nos parece mejor posible“, desde el Gobierno están “abiertos a la negociación para conseguir el mayor consenso posible”.

 Respecto a las declaraciones del obispo de Cádiz y Ceuta, insistió en que los criterios religiosos “no deben incidir” en las decisiones del Ejecutivo, porque “se legisla en el Parlamento, no desde los púlpitos”, sentenció.

 En este sentido, enfatizó que el Gobierno está afrontando un “problema grave” mediante la presentación de “una ley a la europea” que supone “mayores garantías jurídicas a las mujeres y a los profesionales” y que es, sobre todo, “una ley de prevención“, porque su objetivo es “reducir el número de abortos y de embarazos no deseados, que no ha parado de crecer en nuestro país”.

 En cuanto a la información publicada hoy por ABC relativa a que el PSOE podría perder medio millón de votos por la reforma de la Ley del aborto, la ministra respondió que “el Gobierno no gobierna a golpe de encuesta, sino aportando soluciones y afrontando los problemas con responsabilidad“.

 Por su parte, el secretario provincial del PSOE de Cádiz, Francisco González Cabaña, mostró su apoyo a la ministra frente al “acoso personal” al que, según dijo, la someten “los sectores más reaccionarios“.

 Asimismo, Aído ha asegurado que “no le sorprende” que el PP haya anunciado que presentará “hoy o mañana” una enmienda a la totalidad del proyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo, aunque sí se mostró “sorprendida” por el hecho de que el número de abortos y embarazos no deseados “no parara de crecer” en los ocho años de Gobierno del PP y que “no hicieran absolutamente nada para afrontar el problema”.

 En rueda de prensa, Aído recordó que el PP ya había anunciado su intención de llevar el proyecto de Ley incluso ante el Tribunal Constitucional, como ya hicieron con otras leyes “importantes”, como “la que permite el matrimonio de personas del mismo sexo o la Ley para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres”.

 Por ello, insistió en que no le sorprende este anuncio, pero sí el hecho de que en los ocho años de Gobierno del PP el número de abortos y embarazos no deseados “no paró de crecer” y, sin embargo, “no hicieron absolutamente nada, no afrontaron su responsabilidad y le dieron la espalda al problema“.

Cada manifestante importa

La manifestación en Madrid el sábado 17 contra la reforma de la ley del aborto refleja una demanda social ignorada hasta ahora por el gobierno.

Cientos de miles de personas se manifestaron por la vida

 Las estimaciones de los asistentes a la manifestación son, como de costumbre, tan dispares como interesadas. Desde el millón doscientos mil que dice la Comunidad de Madrid a los 265.000 según cálculos de El País. Pero, incluso aun en la estimación más baja, serían muchísimos, pues equivaldría a sacar a la calle toda la población de capitales como La Coruña o Granada.

 En cualquier caso, se reconoce que ha sido la mayor protesta social contra el gobierno desde 2004, y una de las mayores manifestaciones de la democracia en España.

 Por eso, más que la tarea imposible de contar los manifestantes, lo más significativo de la “demanda social” en este asunto es ver la capacidad de movilización de los adversarios y de los partidarios de la ley. El sábado 17 en la calle de Alcalá de Madrid desfilaron cientos de miles de personas, venidas de toda España, de lugares tan distantes como Cádiz y Lleida, después de fatigosos viajes en autobús, con críos de la mano y mochilas repletas. Gente que no era acarreada con viaje y comida gratis, como los que se llevan a los mítines de los partidos, sino que se pagaron el viaje de su bolsillo. No habían sido conducidos en masa, sino movilizados familia a familia, conforme al lema de la manifestación “cada vida importa”.

Los convocantes tampoco contaban con el apoyo y el dinero de los poderes públicos ni de los grupos mediáticos. Eran expresión de una iniciativa pro vida de la sociedad civil, surgida desde la base, y a menudo ninguneada desde arriba.

 Si el gobierno está tan convencido de que la ley del aborto cuenta con un gran respaldo social, podría demostrarlo convocando una manifestación a favor, a ver cuántos venían. Como botón de muestra, hace unas semanas hubo una concentración de grupos feministas con esa intención, y solo reunieron el escaso número que puede caber en una foto de cerca para enviar a la prensa.

 Un gobierno que asegura que la reforma de la ley del aborto va a añadir un nuevo derecho a la mujer, no puede ignorar que la manifestación estaba llena de mujeres que pedían apoyo para las madres con embarazos conflictivos, pero no un derecho a desembarazarse del niño.

 Un gobierno que quiere que jóvenes de 16 y 17 años puedan abortar a espaldas de sus padres, debe tomar nota de la masiva y animada presencia de jóvenes, que se manifestaba en contra de la ley junto a sus padres.

 Este gobierno, que hace gala de que ante la crisis económica no quiere dejar a nadie en la cuneta ni facilitar el despido, debería explicar porqué quiere abaratar el “despido libre” de ese ser indefenso que es el feto.

 En vez de considerar el problema del aborto bajo el prisma ideológico de unos grupos radicalizados en su defensa de la libertad sexual, debería atender a esa demanda social más representativa que se manifestaba bajo los balcones del Ministerio de Igualdad.

 

<!–facebook Facebook–>

Mons. Martínez Camino: el 17-0 fue un clamor popular en defensa de la vida

El secretario de la Conferencia Episcopal Española Juan Antonio Martínez Camino ha asegurado que “el clamor popular en defensa de la vida” tuvo el sábado en Madrid, tal y como se esperaba, una “expresión vigorosa”. Martínez Camino ha recordado que este proyecto es “un peligro para el sistema legal y también para la convivencia basada en los principios del derecho”.

Monseñor Martínez Camino

El secretario de la Conferencia Episcopal ha manifestado su esperanza de que “en la discusión parlamentaria y en la votación definitiva el proyecto de ley no sea aprobado”.  Martínez Camino ha insistido en que este proyecto “supondría un retroceso grave en la protección de la vida de los que van a nacer, además de un retroceso en la protección de la maternidad, puesto que no se arbitran medidas para facilitar a las mujeres con dificultades el poder llevar adelante su maternidad“.

 Se ha mostrado hoy esperanzado en que el proyecto de ley de reforma de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo “no sea aprobado” durante la discusión parlamentaria y en la posterior “votación definitiva”. Preguntado sobre la posición del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha anunciado que la reforma de la citada Ley continuará adelante sin cambios, el secretario general de la Conferencia Episcopal ha dicho que no realiza manifestaciones
“sobre declaraciones políticas” sino sobre el proyecto de ley
.

 Además, ha señalado que la reforma de la Ley supondrá “un grave quebranto del bien común, porque desproteger la maternidad y desproteger el derecho a la vida es algo muy básico para la convivencia social y, por lo tanto, para el bien común“.

En su opinión, esta movilización “ha mostrado que la sociedad española está viva en su percepción ética de los principios básicos de la convivencia social“. Al respecto, ha añadido que un proyecto de ley que “consagre como pretendido, supuesto, incomprensible derecho, por tanto derecho inexistente, el derecho a eliminar la vida de un ser humano, es un peligro para el sistema legal y para la convivencia basada en los principios realmente de derecho, no en principios de fuerza“.

 Martínez Camino ha sostenido que “la verdadera igualdad entre seres humanos exige que todos seamos iguales en el derecho fundamental a vivir“, ya que “la dignidad intocable del ser humano incluye como uno de sus elementos fundamentales la intangibilidad de la vida y esto es para todos los seres humanos“.

El PSOE saca el rodillo: seguirán adelante con la Ley del Aborto

Leire Pajín ha sacado el mazo a pasear para repartir palos a todo lo que se mueva bajo las siglas del PP. La número tres del PSOE ha lanzado mensajes Aguire, Cospedal, Ana Pastor o José María Aznar a cuenta de la reforma de la Ley del Aborto de la manifestación del pasado sábado en las calles de Madrid a favor de la vida. Pajín ha pedido a las lideresas populares que digan si está de acuerdo en que las mujeres que abortan vayan a la cárcel. Además, Pajín ha dicho que el PSOE seguirá adelante con la ley, ya que la considera como la “le mejor ley”.

Leire Pajín, secretaria de Organización del PSOE

 La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, ha emplazado a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y a la “número dos” del PP, María Dolores de Cospedal, a que digan si están de acuerdo en que las mujeres vayan a la cárcel por decidir voluntariamente sobre su maternidad.

 En rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva del partido, Pajín ha instado a Aguirre, a Cospedal y a la responsable de Política Social del PP, Ana Pastor, a que digan si de sus declaraciones y participación el sábado en la manifestación contra el proyecto de ley del Aborto se deriva que están de acuerdo con que las mujeres que abortan vayan a prisión.

 Además de responder, según Pajín, a esta pregunta “clave“, el PP debe dejar claro también si quiere o no que España se parezca a Europa.

 Tras manifestar el respeto de los socialistas a los ciudadanos que, en ejercicio de su derecho democrático, se manifestaron el sábado, Pajín ha querido dejar claro que será “difícil” negociar con el PP durante la tramitación del proyecto de ley.

 Será “difícil negociar con alguien que ha dicho que para el consenso hay que retirar la ley“. “Lo dicen ahora quienes no se preocuparon jamás de los embarazos no deseados ni de los abortos ni de la ley actual cuando gobernaban“, ha apostillado la dirigente socialista.

 Los socialistas seguirán adelante con el proyecto de ley, surgido de un amplio consenso con los colectivos consultados y “muy similar” a las normas de los países vecinos, según Pajín, quien ha insistido en que la dirección del partido tiene una “decisión firme y clara” sobre el texto, que se debatirá en el Parlamento “tal y como estaba“.

 El proyecto de ley, ha agregado, es el que comparte y apoya en todos sus elementos el PSOE, que cree que “es la mejor ley“, si bien Pajín ha reconocido que no sabe “cómo acabará” tras su tramitación.

 Una vez más, los socialistas han criticado la “hipocresía” con la que los dirigentes del PP afrontan el debate del aborto, toda vez que, según Pajín, han dicho que acudían a la manifestación a título personal y luego exigen la retirada de la ley.

 De los miembros del PP que participaron en la manifestación, algunos formaron parte del Gobierno de José María Aznar y “no hicieron nada por cambiar la ley, ni la criticaron, ni salieron a la calle, ni les preocuparon los embarazos indeseados ni que medio millón de mujeres abortaran“, ha añadido Pajín.

 Por ello, la secretaria de Organización del PSOE entiende que al PP sólo le preocupa el aborto cuando gobierna la izquierda, cuando hay que manifestarse contra el Gobierno.

 Ha resaltado que el proyecto de ley ofrece más seguridad jurídica a las mujeres, resuelve los problemas de la actual normativa y pone el acento en la prevención, en la educación sexual y en las medidas para evitar los embarazos no deseados.

 Si el PP estuviera preocupado por ello, apoyaría la ley, ha señalado Pajín antes de afirmar que en la manifestación del sábado participaron dirigentes autonómicos del PP que han suprimido ayudas a asociaciones que realizan trabajo de prevención.

 También se ha referido al reciente archivo del caso contra la clínica Isadora al no haberse comprobado, según el juez, el “más mínimo indicio” de que practicara abortos ilegales, y ha exigido al PP que pida perdón a las mujeres afectadas aunque ya no las pueda resarcir del “atropello” que sufrió su intimidad.