No asisten a un feto abortado: Italia conmocionada

Valoraciones de monseñor Sgrecci.

 La asistencia es un deber, más allá de la ley, declaró el presidente emérito de la Academia Pontificia para la Vida, monseñor Elio Sgreccia, ante los micrófonos de Radio Vaticano.

El prelado se refirió a un caso de supervivencia -durante 24 horas- de un feto abortado de 22 semanas y de 300 gramos.
El caso ha conmocionado a la opinión pública de Italia. El Vaticano destaca las lagunas del derecho en la materia y el obispo pide un debate.
El obispo de Rossano-Cariati, monseñor Santo Marcianò reaccionó co n un comunicado publicado en L’Osservatore Romano de este miércoles 28 de abril de 2010.
El arzobispo denuncia una “superficialidad arbitraria” del personal que no ha intentado salvar al niño.
El feto sobrevivió a un caso de aborto “terapéutico” practicado en hospital calabrés de Rossano, pero falleció por falta de oxígeno.
Médicos y enfermeros han recibido un aviso de apertura de investigación judicial por el procurador de la República de Rossano para verificar si fueron violadas las disposiciones de la ley 194.

El sábado por la mañana, una mujer se presentó en el hospital Nicola Giannattasio de Rossano Calabro, en la provincia italiana de Cosenza, para un aborto de un feto de 22 semanas.
La última ecografía había indicado dos malformaciones en el paladar y en el labio del feto. Los médicos practicaron el aborto y el feto expulsado fue depositado en un paño y colocado en un contenedor a la espera de que muriera. Pero siguió respirando, y la ley italiana no tiene previsto este caso; no obliga a nadie a verificar su estado ni a ayudarle. Unas horas más tarde, alguien notó movimientos en el contenedor y se lo confió en confesión al capellán del hospital.

El domingo por la mañana, don Antonio Martello lo verificó en persona: 24 horas después del aborto, el niño vivía, aunque murió poco después. Los investigadores quieren averiguar quién era el responsable de constatar la muerte y verificar si se trata de un caso de abandono terapéutico.

Para el obispo, este caso debe “llevar a la sociedad civil a reflexionar sobre el carácter dramático del aborto, en tanto que supresión de un ser humano, y en es te caso, sobre el carácter ilícito de la definición de “terapéutico”.

“De hecho, no constituye una “cura”, sino que refuerza la mentalidad eugenésica que se extiende, y que no sólo aumenta el recurso al aborto, sino que plantea serias dudas sobre el presunto beneficio para la salud de la mujer y sobre el significado natural de la maternidad”, consideró monseñor Marcianò.
“También nos invita a considerar con qué facilidad se trata de manera inhumana a una persona gravemente malformada y simplemente no deseada”, añadió.
Monseñor Marcianò espera que este caso abra un debate serio y fecundo y “conduzca a cada uno a colaborar para que el valor de la vida de toda persona humana sea reconocido como el fundamento de una sociedad civil y justa”.

Por su parte, monseñor Sgreccia destacó ; los límites de una ley que no prevé la intubación y la ventilación para fetos de 23 o 24 semanas.
“El médico no debe mirar la fecha sino el hecho -indicó-. Pues si el feto abortado, de manera voluntaria o accidentada, está vivo -también si está en el límite de la supervivencia, en el límite de la cronología-, está en presencia de un feto que, porque es fuerte o porque las fechas no han sido bien calculadas, afortunadamente está viviendo, y está obligado a hacerle vivir”.
“La ley debe aclarar esto, o también debe anticipar la fecha de la vitalidad”, consideró.

Y añadió: “El obispo ha hecho bien al pedir una gran atención y una gran vigilancia porque lo que prevalece ante una vida humana -en conciencia y ante Dios- es que es una vida que nace e incluso ya fuera del útero de su madre , que manifiesta que puede vivir, y debe tener toda la ayuda posible”.

Una sentencia del Tribunal Constitucional italiano da signos de resistencia soberana ante excesos europeos

 Una decisión tomada por el Tribunal Constitucional de Italia el mes pasado, que apenas trascendió, puede llegar a tener importantes repercusiones en lo que respecta al rumbo de Europa, ya que consolida la soberanía nacional como baluarte de resistencia ante el exceso de las instituciones europeas que traspasan los límites nacionales. También señala la continua importancia de las constituciones nacionales, pese a la entrada en vigor del Tratado de Lisboa a comienzos de este mes.

     En su Sentenza N. 311, el Tribunal Constitucional italiano dispuso que cuando las resoluciones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos entran en conflicto con las disposiciones de la Constitución italiana, dichas resoluciones «son ilegítimas». Fuentes cercanas al poder judicial italiano informaron a Friday Fax que la sentencia fue dictaminada para advertir que las resoluciones de los activistas del Tribunal de Estrasburgo que excedan los límites jurisdiccionales no serán consideradas.

     Las fuentes mencionadas señalan la fecha de la decisión, posterior a una resolución del Tribunal de Derechos Humanos a comienzos de noviembre, Lautsi vs. Italia, por la que se dispuso que los crucifijos fueran retirados de las aulas italianas. Actualmente, el gobierno italiano apela esta sentencia ante la Gran Cámara.
 
     Según Roger Kiska, asesor jurídico europeo del Alliance Defense Fund, el caso Lautsi presenta fallas en una serie de aspectos que incluyen la trasgresión de límites (el Tribunal no es una corte constitucional) y el desinterés por «la soberanía cultural de cada Estado Miembro». La sentencia del Tribunal Constitucional, la cual atiende asuntos de la función pública que no guardan relación alguna con la cuestión de los crucifijos, indica que Italia podría estar dispuesta a romper relaciones con el Tribunal Europeo si se enfrenta a una decisión adversa.

     Asimismo, Kiska observa que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos poco tiempo atrás analizó una demanda en el caso A, B y C vs. Irlanda, que supone un desafío directo a la protección constitucional irlandesa de los no nacidos. La decisión del tribunal italiano podría envalentonar a la Corte Suprema irlandesa en caso de una sentencia desfavorable.

     Subyace al debate el lugar que la «subsidiariedad» tendrá en la Europa post Lisboa. Según este principio, las decisiones se toman mejor cuando están en manos del nivel local más cercano a la población que será afectada por ellas, garantizando que los valores y las normas nacionales no sean anulados por mandatos verticalistas.

     Los observadores advierten que los documentos fundacionales de la Europa unificada (los Tratados de Roma de 1957 que constituyen la Comunidad Económica Europea) consagran el concepto de subsidiariedad, y un protocolo del tratado de Lisboa establece que las instituciones europeas deben «asegurar el respeto a los principios de subsidiariedad y proporcionalidad».

     Al reafirmar que la Constitución italiana es la palabra final frente a decisiones de los organismos transnacionales, el Tribunal Constitucional establece un límite similar al dispuesto por la Corte Suprema de los Estados Unidos en 2008, cuando rechazó una directiva del Tribunal Internacional de La Haya por ser incompatible con la Constitución de los Estados Unidos.

     Italia cuenta con dos Tribunales Superiores: uno a cargo de los asuntos constitucionales y otro, la Corte Suprema di Cassazione, tribunal de revisión de última instancia de competencia general, excepto asuntos de materia constitucional. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, institución perteneciente al Consejo de Europa, es distinto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, máximo tribunal de la Unión Europea.

Lo creyeron en coma por 23 años… pero él escuchaba todo y no se podía mover

Rom Houben sufrió un accidente automovilístico en 1983 y los médicos lo declararon en coma irreversible. Hace tres años, “volvió a nacer” gracias a que un chequeo especial reveló que tenía el cuerpo paralizado pero su cerebro funcionaba casi totalmente.

Con la ayuda de un teclado especial, Houben –hoy de 46 años de edad– conmocionó a la sociedad belga al revelar que desde que despertó tras el accidente siempre estuvo consciente pero nadie lo escuchaba.

“Yo gritaba pero nadie me escuchaba”, declaró Houben a la revista alemana Der Spiegel y explicó que se sentía atrapado en un cuerpo que no respondía, por lo que debía luchar con la impotencia de ver a los doctores y enfermeras intentar hablar con él antes de que perdieran todas las esperanzas.

En el año 2006 un escáner reveló que aunque Houben estaba paralizado, su cerebro funcionaba casi en su totalidad. “Nunca olvidaré el día en que me descubrieron. Fue como volver a nacer”, declaró.

La historia de Houben fue revelada esta semana gracias a un ensayo del doctor Steven Laureys, de la Universidad de Liege, quien asegura que en el 40 por ciento de los casos de diagnóstico de estado vegetativo, un estudio más exhaustivo revela signos de conciencia.

El equipo de Laureys entrenó a Houben para comunicarse con la ayuda de un teclado especial.

Si Houben está con vida también es gracias a sus padres que se resistieron a aceptar que su hijo estaba en estado comatoso o vegetativo.

Su madre lo llevó cinco veces a Estados Unidos para que le hicieran pruebas y fue quien encontró al doctor Laureys. Con la ayuda del teclado, Houben ha comenzado a escribir sus memorias y aunque su parálisis es severa, ahora ya puede comunicarse con sus seres queridos.

Asociaciones familiares rechazan el neomalthusianismo impuesto en Europa

Un informe afirma la “necesidad” de “reducir y seleccionar los nacimientos”

 El Foro italiano de Asociaciones Familiares ha mostrado su total desacuerdo con un documento presentado por la británica Christine McCafferty, al Parlamentary Assembly of Council of Europa (PACE) de Estrasburgo en el que se piden una serie de medidas para reducir y seleccionar los nacimientos.

Las asociaciones familiares consideran que se trata de “políticas neomalthusianas de control demográfico”, y manifestaron su “rotundo rechazo” hacia ellas.

Con motivo de la presentación de un informe (documento 11992 del 05-08-09), relativo a la aplicación de los planes de control demográfico pue stos en marcha en la Conferencia de la ONU en El Cairo(1994), por parte de Christine McCafferty el pasado 5 de agosto al Social, Health a nd Family Affairs Committee del Consejo, el Foro ha hecho pública una carta de rechazo.

Esta carta, dirigida a Maud de Boer-Buquicchio, secretaria general del Consejo de Europa, y ha sido puesta en conocimiento de todos los parlamentarios italianos.

En las carta se explica que la salud procreativa comprende el conjunto de intervenciones preventivas y terapéuticas destinadas a la promoción de las condiciones físicas, psíquicas, socioeconómicas y ambientales óptimas para la concepción, el embarazo y el nacimiento.

En cambio, el término ambiguo de “salud reproductiva”, unido al de “derechos reproductivos” (para indicar el acceso a la contracepción, el aborto seguro, la esterilización y la fecundación artificial) introduci do en las Conferencias Internacionales de la ONU, ha traído una mentalidad antivida y antipersona, que ha penetrado ya también en las resoluciones de los países europeos.

“Nuestro desacuerdo y nuestras preocupaciones – explica Francesco Belletti, presidente del Foro – nacen de las siguientes consideraciones: la filosofía subyacente al documento es neo-malthusiana (§ 33-37), por lo que la lucha contra la pobreza se realiza eliminando las bocas que alimentar. La fecundidad humana y el crecimiento de la población son “una amenaza a la salud humana, el desarrollo social y económico, y el medio ambiente” (§ 33)”.

El documento presentado está orientado a:

– financiar ONGs para la planificación de la natalidad (§ 54).

– promover el aborto (“nuevos medios” de control de los nacimientos) y su legalización a través de:

a) la promoción – debida a los Estados – del concepto de “derechos reproductivos”,

b) la oferta de garantía de que el aborto se realice de forma segura, pidiendo a los Estados miembros que legislen al respecto (derecho a tener un aborto seguro).

c) como derecho reproductivo, en general

d) como instrumento de control de los nacimientos: en el sentido de la planificación familiar (§ 26).

e) en el sentido de control de crecimiento de la población (aborto seguro y “contracepción de emergencia”), cfr. sumario inicial.

f) a través de financiaciones públicas (§ 20 y otros)
– introduce y reproduce sistemática y programáticamente los términos clave de “derechos sexuales y reproductivos” del IPPF (International Planned Parenthood Federation).

Quiere obligar a los Estados miembros (§ 16) a emprender acciones para los “derechos reproductivos&quot ;.
Intercepta y tiende a modificar, alargándola – entrando en el ordenamiento jurídico reservado a un estado miembro (Italia) – la Ley 40/2004, a propósito de la disponibilidad a cualquiera para acceder a las técnicas de cura de la infertilidad (§41).

Dedica más párrafos a la “no discriminación de género”. Expropia a la familia de cualquier rol educativo en el campo sexual y reproductivo, atribuyéndolo a la escolarización y a los servicios públicos. Contradice, planificando el control de la población, los objetivos de recuperación de la fecundidad en Europa.

 

“No te lamentes por el Haloween, ¡organiza Holyween!”

Una iniciativa que nace en Italia para conocer e imitar a los Santos en su día.

 En lugar de lamentarse por los monstruos, las calaveras o las máscaras irreverentes propias de las fiestas de Halloween, en varias parroquias y diócesis de Italia se está difundiendo la idea de descubrir y contar historias y virtudes de los santos de preferencia de cada quien festejando Holyween.
Se trata de una la propuesta que realiza el proyecto “Centinelas de la mañana” el cual se está difundiendo en diferentes diócesis de todo el país.
En el afiche promocional, elaborado por jóvenes presentes en otras 35 diócesis, est& aacute; la calabaza y el rostro de Santa Teresita con la frase “Holyween, un santo en cada iglesia”.

Una noche llena de luz
“Pon el rostro de un santo en una iglesia y en tu balcón en las vísperas del día de todos los santos”, piden los centinelas.
“En una noche donde los jóvenes aman vestirse horriblemente, Holyween quisiera mostrar el encanto y la actualidad de los santos, inmortalizados en una foto o en el arte”.
“Nos hace bien recordar sus rostros que nos dicen cómo hoy la santidad es posible, en personas concretas de carne y hueso”, aseguran los Centinelas de la mañana.
No obstante, el padre Andrea Brugnoli, creador de esta fiesta precisa: “No queremos ir en contra de nadie. Simplemente queremos llenar la ciudad no de monstruos sino de rostros bellos: los de los santos”.
Se espera que centenares de jóvenes bajen por las calles y entren a los bares para anunciar la llegada de la fiesta de Todos los Santos. Para ellos “Halloween” se ha transformado en “Holyween”, que llega este año a su tercera edición.
El slogan habla claro: los santos se toman de nuevo su fiesta y para hacer ahora más evidente la antigua tradición. No tienen nada que temer de las modas del momento, rostros de santos aparecerán en los balcones y en las ventanas de su ciudad.

“Si ves un esplendor en la ventana, pon tu nariz hacia arriba y verás el rostro sonriente de un santo italiano, preferiblemente joven”, recomiendan los Centinelas de la mañana.
En las ciudades donde se festeja el Holyween los jóvenes vinculados a este proyecto vivirán una velada llamada “Una luz en la noche”.
Las iglesias permanecerán abiertas desde las 10 de la noche hasta las 2 de la mañana. El encuentr o se ha hecho ya 350 veces en 50 ciudades italianas.
Hasta ahora centenares de miles de jóvenes han participado en las ediciones pasadas. La prensa y a la televisión han estado presentes para registrar el acontecimiento, atraídos por este fenómeno han registrado el flujo continuo de personas.

En un país como Italia, en el cual el 35 % de los católicos va a misa cada semana (según datos suministrados por Doxa en octubre de 2009) Holyween representa un reto particular.
La celebración incluye el concurso de los santos más destacados. El año pasado ganó la Madre Teresa de Calcuta y el Padre Pío ocupó el segundo lugar. Este año, según los organizadores ganará Juan Pablo II “no es santo pero para los centinelas es su campeón”, dicen.

“Los centinelas de la mañana” es un proyecto que busca que los jóvenes sean responsables en primera persona de la pastoral juvenil de cada diócesis. Pertenecen a diferentes diócesis y realidades sociales y eclesiales dentro de Italia.
En la localidad de Desenzano hay un centro que suministra material, ideas y propuestas formativas para ayudar a las diferentes diócesis en la tarea evangelizadora de los jóvenes.

 

ITALIA: La objeción de conciencia de los farmacéuticos: problema abierto

Los farmacéuticos deberían tener garantizada la objeción de conciencia respecto a un producto como la llamada “Píldora del día después” (PDD).
El tema se debatió este viernes en la casa “Bonus Pastor” de Roma, durante el congreso “La objeción de conciencia de los farmacéuticos. Entre el derecho y el deber”, organizado por la Unión Católica de Farmacéuticos Italianos (UCFI).
Tras el discurso inaugural del secretario general dela Conferencia Episcopal Italiana, monseñor Mariano Crociata, intervinieron estudiosos, juristas y representantes del sector farmacéutico, y todos apoyaron la objeción de conciencia.
La objeción es un derecho garantizado en la Constitución Italiana, cuyo artículo 2 tutela “los derechos fundamentales del hombre”, y por tanto también el derecho a la vida, destacó el presidente emérito del Tribunal Constitucional, Antonio Baldassare.
Es necesario, sin embargo, “una intervención del legislador ordinario que se adecúe a la Constitución”, dijo.
Baldassarre enunció los argumentos esgrimidos contra el derecho a la objeción: “En primer lugar, se afirma que proporcionar la píldora del día después constituye un deber que los farmacéuticos no pueden eludir; esa afirmación es inconsistente porque la objeción se aplica propiamente contr a un deber”.
“Se afirma, además -prosiguió- que el farmacéutico no puede conocer el destino del uso del producto que vende. También esta argumentación es falaz, desde el momento en el que la píldora del día después se ha lanzado al mercado con una sola finalidad”: que un posible embarazo no siga adelante.
“La OMS ha afirmado que el inicio de la gestación se produce en el momento de la implantación del embrión en el útero. Se trata, sin embargo de un formalismo exagerado que, por otra parte, no tiene en cuenta que la vida (como afirma la ley 40) empieza en el momento de la concepción”, concluyó Baldassarre.
Giacomo Rocchi, juez de instrucción del Tribunal de Florencia, destacó en primer lugar la situación paradójica de una objeción de conciencia negada a los farmacéuticos pero garantizada &ldqu o;a los estudiantes vegetarianos de las escuelas de hostelería, que pueden negarse a seguir las lecciones que explican cómo preparar un asado”.
Según el juez Rocchi, el derecho a la objeción de conciencia estaría ya tutelado por la misma ley 194, que cita al “personal sanitario”, que comprende, por tanto, también a los farmacéuticos.
“El TAR [Tribunal Administrativo Regional italiano], en una sentencia del 2001, afirmó que no es posible establecer con certeza el inicio de la vida humana; sin embargo, esa duda podría aplicarse también a los enfermos de Alzheimer o terminales”, concluyó el magistrado.
El profesor de Bioética y Filosofía del Derecho en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum y en la Universidad Europea de Roma Mario Palmaro ofreció una reflexión ético-filosófica.
“La objeción de conciencia tiene raíces muy lejanas en el tiempo; podríamos decir que el primer objetor de conciencia fue Sócrates, que afirmó: el peor mal es matar a un hombre inocente”, dijo Palmaro.
Por otra parte, el derecho a la objeción no tiene nada que ver con una ética relativista en la que triunfa la lógica del “según yo”.
“El objetor no es un ‘subversivo’, ni las acciones que realiza van contra el orden constituido -afirmó-. En el caso del aborto, el médico o el farmacéutico se mueven entre el sentido profundo de su profesión y sus propios principios.
“No son ellos, por tanto, los que constituyen la excepción, sino el legislador que ha realizado una anomalía, o una norma injusta”, añadió.
“El aspecto más importante del rechazo a vender la píldora abortiva se encuentra en la explicaci&oac ute;n de las razones de esa negativa”, observó Palmaro, auspiciando que los farmacéuticos objetores elaboren un decálogo común para explicar los motivos de su decisión.
Después, tuvo lugar una mesa redonda, durante la cual los ponentes reflexionaron sobre los posibles instrumentos legislativos y administrativos a poner en marcha en el ámbito de la tutela de la objeción de conciencia.
Anna Rosa Racca, presidenta de Federfarma, y Giovanni Gerosa, miembro del comité central de la Federación de las asociaciones de farmacéuticos italianos, destacaron la necesidad de una ley que tutele al farmacéutico objetor y, al mismo tiempo, al consumidor.
Stefano de Lillo, miembro de la Comisión de Sanidad del Senado, recordó al respecto que la objeción está tutelada por la ley 194 y que, en tiempos recientes, también el Comité Nacional de Bio&eacut e;tica ha expresado una opinión favorable.
“Lo que necesitamos es en primer lugar una ley para la interpretación auténtica del ya presente derecho a la objeción – afirmó De Lillo-. Las mismas asociaciones profesionales, sin embargo, deben hacer su parte y luchar por la protección de la objeción, sin esperar que intervenga el Parlamento”.
Assunta Morresi, profesora de Química física en la Universidad de Perugia y miembro del Comité Nacional de Bioética, también se refirió a las asociaciones profesionales, destacando la necesidad de un código deontológico compartido.
“En primer lugar, hay que señalar el desacuerdo existente en la categoría: esto es ya un punto a favor de la objeción”, constató.
En la clausura del congreso, el presidente de la UCFI, Piero Uroda, recordó que la batalla por la objeción de conciencia es ante todo una cuestión ética, civil y cultural.
“La píldora del día después es una forma de secundar las pasiones más bajas de la persona, en particular de los jóvenes -declaró-. Estas pasiones, sin embargo, no podrán nunca pasar por encima de nuestra identidad cristiana. Nosotros, farmacéuticos, tenemos delante un desafío y tendremos que ser testigos auténticos para superarlo”.

España en 2008 habrá superado a Italia y a Alemania en número de abortos

España en 2008 habrá superado a Italia y a Alemania en número de abortos convirtiéndose en el cuarto país de la UE27 con más abortos

 Mientras en Italia, Alemania y Reino Unido ha descendido el número de abortos en el 2008 (El número de abortos ha descendido en el 2008 en Italia (-5.156), Alemania (-2.387) y Reino Unido (-3.361) con  respecto al 2007) las estimaciones para España es que se superaran los 120.000 abortos anuales, lo que provocará que supere a Italia y Alemania en número de abortos y convirtiendo a España en el cuarto país de la UE27 con mayor número de abortos.

 Si ya en los  en los últimos 10 años (1997-2007), España fue el país de la UE 27 donde más se incrementaron los abortos, los primeros datos del 2008 confirman esta tendencia

 En el 2007, en Europa (UE27) se produjeron más de 1.200.000 abortos al año, lo que supuso que cada 25 segundos un niño dejase de nacer en nuestro continente, y fueran más de 3.300 abortos al día. De hecho, el aborto se ha convertido en la primera causa de mortalidad en Europa.

 Además, el hecho de que uno de cada cinco embarazos (19,1%) termine en aborto es una de las causas del bajo índice de natalidad en Europa y del invierno demográfico actual