Tras “infortunio”, el Papa Benedicto XVI agradece a todos su cercanía y afecto

Antes del rezo del Ángelus que este domingo se realizó en la Plaza Ruggia en la localidad de Romano Canavese –en donde nació el Secretario de Estado, Cardenal Tarcisio Bertone– el Papa Benedicto XVI agradeció las innumerables muestras de cercanía y afecto recibidas tras la leve fractura que sufrió el viernes.

Al comentar la pequeña operación a la que fue sometido en el hospital de Aosta luego de la leve fractura que sufriera en la mano derecha tras una caída accidental, el Santo Padre señaló ante los fieles reunidos para el Ángelus que “como podéis ver, a causa de mi infortunio, estoy un poco limitado en mi agilidad, pero la presencia del corazón es plena, y ¡me encuentro con vosotros con gran alegría!”.

Seguidamente el Papa agradeció “con todo mi corazón a todos: han sido tantos que han mostrado, en estos momentos, su cercanía, simpatía, su afecto por mí y que han rezado por mí; y así se ha visto reforzada la red de oración que nos une en todas partes del mundo”.

Antes que nada, dijo luego Benedicto XVI, “quisiera agradecer a los médicos y al personal de Aosta que me han tratado con tanta diligencia, con tanta competencia y amistad y –como ven– con éxito –¡así lo esperamos! – final”.

Asimismo, expresó, “quiero agradecer también a las autoridades estatales, de la Iglesia y a todos aquellos que individualmente me han escrito o me han permitido ver su afecto y cercanía”.