CEE defiende a Mons. Reig Pla: Relaciones homosexuales son desordenadas

El portavoz y Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, Mons. Juan Antonio Martínez Camino, ha señalado que ven “injusta” la “polémica” que se ha suscitado por la homilía del Obispo de Alcalá de Henares, Monseñor Juan Antonio Reig Pla.

Ha asegurado además que la Iglesia “seguirá ejerciendo su derecho de expresión y su deber de proclamar la doctrina católica sin dejarse condicionar por ninguna polémica ficticia e injusta”.

El Obispo se mostró incrédulo ante la imputación a la Iglesia por “incitar al odio, la venganza y la discriminación”, algo que ha asegurado que es una “falsedad” y ha subrayado que la Iglesia ha dicho “muchas veces” que las personas homosexuales son “dignas de todo respeto y no pueden ser objeto de burla, discriminación, ni por supuesto de violencia”.

“La Iglesia no condena a ninguna persona y mucho menos a un grupo de personas. Toda persona tiene una dignidad inviolable y merece un respeto incondicionado, sea quien sea, bueno o malo, opine o no como nosotros”, ha aclarado durante la rueda de prensa posterior a la 99º Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que se ha celebrado desde el pasado lunes hasta este viernes.

Así, ha asegurado que “nadie se puede creer” que se denuncie a la Iglesia por violar esos principios y ha apostado por que el hecho de que se le haya dado “tanto pábulo” a este tema se debe a “una campaña ficticia y con determinados intereses políticos”.

Además, ha afirmado que al Obispo de Alcalá de Henares lo ha visto “fenomenal, muy bien” porque es “muy animoso y con muy buen carácter” pero ha indicado que en la Plenaria “no se habla de polémicas” y que esta “no merece ser tratada con seriedad por parte de un organismo que tiene mucho que hacer”.

Las relaciones homosexuales son “desordenadas”

En cualquier caso, ha explicado que las relaciones entre personas homosexuales son “objetivamente desordenadas” y no entiende por qué hay gente que se “escandaliza” al escuchar “la doctrina católica”.

Según ha aclarado, “todas las personas, también con tendencia homosexual, son dignas de respeto, cariño, apoyo y acogida” pero ha precisado que luego hay una Doctrina de la Iglesia sobre las distintas actuaciones, y es ahí, donde consideran que estas relaciones son “desordenadas”, al igual que el adulterio es “objetivamente, un pecado”.

“¿Van a ir al infierno? La Iglesia nunca dice que va nadie al infierno y tampoco lo ha dicho nadie en estos momentos. Se han desfigurado las palabras del Obispo. Pero la Iglesia, por amor a la verdad y porque es su obligación, tiene que predicar el Evangelio y aquello que perjudica al amor entre los hombres, es decir, el pecado”, ha añadido, al tiempo que ha apuntado que la Iglesia no puede decir quién va a ser condenado porque “la misericordia de Dios es infinita”.

“Ser adúltero es un pecado grave objetivamente. Luego, si se ha hecho sin conocimiento, obligado, sin libertad, eso es lo que contribuye a si el pecado objetivo es también subjetivo o personal”, ha explicado.

Aciprensa/E.P.

Declaraciones de Monseñor Juan Antonio Reig Pla.

Monseñor Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, España, pronunció una homilía, en la misa retransmitida por Televisión Española el pasado Viernes Santo, que ha suscitado polémica, en incluso una querella, por sus palabras sobre los homosexuales. El obispo ha realizado unas declaraciones explicando su actitud.

En una entrevista concedida a “Religión en Libertad”, el prelado, presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal Española, habla por primera vez tras la polémica desatada por su homil&# 237;a,y explica lo que dijo y lo que pretendió decir.

En su homilía, el obispo afirmaba “Quisiera decir una palabra a aquellas personas que, llevadas por tantas ideologías, acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana, piensan ya desde niño que tienen atracción hacia las personas de su mismo sexo y, a veces, para comprobarlo, se corrompen y se prostituyen, o van a clubs de hombres. Os aseguro que encuentran el infierno”.

El obispo explica sus palabras: “La sexualidad humana posee un sentido y significado inherente que la persona debe aprender a reconocer y descubrir respetando su lógica interna, la llamada ‘antropología adecuada’. Sin embargo, las ideologías a las que me refería son la llamada ‘ideología de género’ y sus sucesivas mutaciones”.

“Muy brevemente indicaré –añade el obispo- que el principal postulado de la ideología de género es negar la diferencia sexual entre varón y mujer y afirmar que la configuración de la identidad sexual masculina y femenina es un producto de la cultura, una decisión personal construida en función de los deseos y apetencias subjetivas. Realmente, lo que se pretende es ‘deconstruir’ la antropología humana propuesta por la naturaleza de la persona y el pensamiento coherente con la misma. Todo lo demás quedaría justificado por el principio de no discriminación y tolerancia”.

Según monseñor Reig Pla, “la ideología de género se está quedando obsoleta ante otras propuestas más radicales de ‘deconstrucción de la identidad’, como son la teoría queer, el transhumanismo, posthumanismo y la teoría cyborg. Naturalmente, estas teorías que desconocen la naturaleza humana, no orientan bien el verdadero sentido y significado de la sexualidad, propiciando, más bien, la confusión del corazón humano”.

Explica el obispo que “la persona humana es una unidad substancial cuerpo-espíritu y la sexualidad es una dimensión esencial de la persona. El cuerpo no es una prótesis del ‘yo’ sino una visibilización de la persona. El cuerpo modalizado como varón o como mujer es una expresión del ser personal. Su configuración ‘esponsal’ es una llamada al amor y a la complementariedad sexual. Si confundimos el ‘ser sexuado’ con el ‘deseo de elegir el modo de ser sexuado’, estamos equivocando el mensaje”.

En opinión de monseñor Reig Pla, “nos encontramos ante un programa de ‘deconstrucción’ calculado y propiciado en todos los ámbitos (en la educación desde la más tierna infancia, en ciertos medios de comunicación, en el trabajo y en el ocio, etc.), que además cuenta con el impulso y protección de una gran cantidad de leyes inicuas y algunos poderosos lobbys que determinan qué es lo políticamente correcto y, por lo tanto, lo socialmente aceptable”.

“Desde estos presupuestos –añade–, a muchos niños, jóvenes y adultos –cada vez más– se les invita a poner en cuestión su identidad sexual, y con el tiempo se les exhorta a ‘verificar y comprobar’ cuáles son sus ‘preferencias sexuales’; algunos caen en la trampa”.

A la pregunta de si dijo algo que vaya en contra de lo que dice el Magisterio de la Iglesia Católica, monseñor Reig Pla responde: “Humildemente he de decir que todo lo que expliqué en mi homilía responde al Magisterio de la Iglesia Católica. Quise poner ejemplos actuales, que todo el mundo conoce, con la máxima delicadeza y caridad posible, pero con claridad”.
Recordó que al respecto el Catecismo de la Iglesia Católica enseña que las personas con atracción sexual hacia el mismo sexo “deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta”.

En relación a los actos sexuales entre personas del mismo sexo la Iglesia afirma que “son intrínsecamente desordenados. Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso” (Catecismo de la Iglesia Católica n. 2357).

Pero entonces, ¿hay esperanza para quienes sienten atracción sexual por el mismo sexo? “Por supuesto que sí –responde monseñor Reig Pla–. El corazón de cada hombre y mujer desea encontrar la verdad sobre el amor humano. ‘En esperanza fuimos salvados, dice san Pablo a los Romanos y también a nosotros’. Según la fe cristiana, la ‘redención’, la salvación, no es simplemente un dato de hecho. Se nos ofrece la salvación en el sentido de que se nos ha dado la esperanza, una esperanza fiable, gracias a la cual podemos afrontar nuestro presente”.

El obispo dice conocer experiencias, especialmente en España, Europa, Estados Unidos y Latinoamérica “muy esperanzadoras”. “Con la pertinente unión de la ayuda espiritual y profesional, muchas personas, laicos, religiosos y sacerdotes, que voluntariamente lo han solicitado, se están viendo beneficiados por estos nuevos ‘itinerarios de libertad, caridad, verdad y esperanza’ que conducen al dominio de sí y, en su caso, al cambio”.

Los que deseen conocer algunos de estos “itinerarios de la esperanza” pueden consultar la siguiente página web: http://www.unav.es/departamento/preventiva/homosexualidad.

¿Proponer un itinerario hacia el gobierno de la propia persona y, en su caso, la reorientación de la inclinación sexual, puede ofender a las personas con sentimientos homosexuales? “No –responde monseñor Reig Pla–, porque nosotros sólo proponemos; sin embargo, es cierto que los lobbys parecen usar la estrategia mediática de hacerse los ofendidos si se citan en voz alta algunos textos de la Biblia o del Magisterio de la Iglesia sobre este tema. Si alguien piensa que tiene un problema y pide ayuda, sin duda la Iglesia lo atenderá. No se trata de imponer nada a nadie, sólo ofrecemos el espacio de libertad, verdad y esperanza que otorga la Iglesia para quien libremente desee escapar de la dictadura del silencio”.

Para quienes deseen ampliar conocimientos sobre este tema, han preparado en la página web de la diócesis una sección titulada “Homosexualidad y esperanza”, con información sobre documentos de la Iglesia, recursos, profesionales especialistas que abordan el tema, etc.: http://www.obispadoalcala.org/homosexualidad.html.

Sobre si se ha sentido solo ante este acoso mediático, el obispo responde: “Cuando se cree en Jesucristo y en la maternidad de la Iglesia uno no está nunca solo. He recibido el apoyo de obispos, sacerdotes, religiosos y fieles laicos de España y de muchas partes del mundo, así como de importantísimas instituciones eclesiales y civiles. He recibido más de un millar de correos electrónicos, cartas, faxes, telegramas y llamadas telefónicas de personas que han querido mostrarme su cercanía espiritual afirmando su adhesión al Magisterio de la Iglesia y asegurándome sus oraciones por mi persona y ministerio”.

Desde algunos ámbitos le han acusado de “homofobia”. Sobre esto monseñor Reig Pla afirma: “La precisión terminológica es aquí muy importante. El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define la homofobia como ‘aversión obsesiva hacia las personas homosexuales’: nada más lejos del Magisterio de la Iglesia y de mi voluntad. Como ya he recordado la Iglesia enseña que las personas con AMS deben ser acogidas ‘con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta’.

“En mi homilía –precisa el prelado–, poniendo ejemplos de pecados concretos, hablé de las infidelidades conyugales, del aborto procurado, de los empresarios y trabajadores que cometen injusticias, de los sacerdotes que se corrompen, de los jóvenes que consumen drogas y de las personas con AMS que, a veces, se corrompen y se prostituyen, o van a clubs de hombres. Deducir de ello que incitaba al odio hacia los matrimonios, las mujeres y los médicos, los sacerdotes, los empresarios y los trabajadores, los jóvenes y las personas con AMS es simplemente, por ser parco, una colosal manipulación; al contrario, anuncié que hay esperanza, que Dios nos ama a todos, que Cristo ha muerto por nuestros pecados llamándonos a conversión, y que nadie queda fuera de su Divina Misericordia”.

Y concluye expresando un deseo: “En España, es muy importante mantener abierto un serio debate sobre estos temas, aportando los argumentos de la teología, de la antropología cristiana y de todas las ciencias humanas que faciliten más y mejor la propuesta del Magisterio de la Iglesia. El corazón humano es nuestro principal aliado y ese corazón espera el anuncio de la verdad y de la esperanza”.

Zenit

El Salvador: Unicef patrocina “SEXto Sentido”, programa televisivo.

 “Promueve la promiscuidad, la prostitución como una forma de ganarse la vida de jovencitas, la homosexualidad y todo tipo de desórdenes sexuales”.

La columnista del Diario Hoy, Julia Regina de Cardenal, denunció que Unicef patrocina en el país el programa televisivo “SEXto Sentido”, emitido en el canal 33 en horario accesible a los niños y que promueve antivalores que pervierten a los menores.

“¿Cuál es la obsesión de organismos internacionales en invertir tales cantidades de dinero en pervertir a nuestra niñez?”, preguntó la columnista al referirse a los gastos de publicidad de un programa que “promueve la promiscuidad, la prostitución como una forma de ganarse la vida de jovencitas, la homosexualidad y todo tipo de desórdenes sexuales“.

“El nefasto mensaje a los adolescentes es que el sexo es un juego divertido, el cual se debe experimentar buscando el placer, sin importar las consecuencias a su salud física, psíquica, mental, espiritual, familiar, social, cultural, etc.”, advirtió.

En su artículo, recordó que El Salvador atraviesa por “una crisis espantosa e insoportable de violencia, terrorismo y brutalidad nunca vista”, que comenzó con la pérdida de valores morales, la desintegración familiar y el permisivismo en la juventud. “Por esto es descabellado e inadmisible que Unicef –dizque protectores de la niñez– esté patrocinando una emisión de este tipo tan dañino para la sociedad, la familia y la dignidad de cada persona”, señaló. Criticó que Unicef “no vea las verdaderas necesidades de los niños salvadoreños”, en salud, alimentación, seguridad y educación. “Fundación Sí a la Vida les propuso un proyecto para promover valores morales a nivel nacional, pero nunca tuvimos respuesta. ¿Sólo tienen dinero para promover antivalores? Eso es lo más destructivo que pueden hacer”, expresó.

También criticó a las autoridades por permitir “este tipo de perversión de niños en la televisión”, y alentó a los padres a escribir o llamar a los responsables para manifestar su disconformidad con dicho programa.

“Es responsabilidad de todos los padres de familia poner un paro a este bombardeo en contra de nuestros derechos como primeros, principales e insustituibles educadores de nuestros hijos; en contra del derecho de proteger su inocencia; en contra de nuestra fe e identidad cultural”, recordó.

La Asamblea General aprueba la eliminación de la referencia a la orientación sexual.

 

 En lo que representa una derrota inesperada para los pro-homosexuales, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó mediante votación que se eliminara la referencia a una polémica interpretación de uno de los más importantes tratados de la ONU sobre derechos humanos.

     El comité de las Naciones Unidas que supervisa el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales se tomó la atribución de reinterpretar el tratado, para afirmar que la «identidad de género» y la «orientación sexual» son nuevas categorías de no discriminación y que las leyes internacionales obligan a los países a reconocerlas. 

     Las delegaciones pro-homosexuales intentaron conservar la alusión a esta interpretación, que lleva el nombre de Comentario General 20, en una resolución de la ONU la semana pasada. El Tercer Comité de la Asamblea General la sometió a debate por primera vez hace más de treinta días y fue aprobada por un solo voto, lo cual suscitó el debate de la Asamblea en sesión plenaria. La nueva votación fue significativa, ya que es poco común que la Asamblea General intervenga con el objetivo de reconsiderar el lenguaje aprobado por un organismo subsidiario.  

     Irak encabezó la oposición al Comentario General 20 en representación del grupo árabe y pidió que fuera eliminado, porque en él se abordan «conceptos controvertidos» sobre «educación sexual» e «identidad de género». El delegado de Irak enfatizó que era «primordial dejar en claro que los acuerdos internacionales no deben ser interpretados de manera extraña».

     Finlandia, principal proponente de la resolución, dijo que se sentía desilusionada por el intento del grupo árabe de enmendar la resolución y porque éste no respetaba la decisión del Tercer Comité. El mencionado país nórdico declaró que el pedido de eliminar la referencia al Comentario 20 era «un fuerte signo de desconfianza respecto del trabajo experto del comité».  

     La representante de Finlandia solicitó a los Estados Miembros que se «valoren los méritos del texto del Comentario General en su conjunto» y pidió que  no se centraran únicamente en una referencia a la «orientación sexual». La delegada hizo hincapié en que los comentarios generales tienen como finalidad «ayudar» a los Estados a implementar las obligaciones asumidas mediante tratados y que no imponen obligaciones.  Además, añadió que la supresión de la referencia al Comentario General 20 significaría una gran pérdida en la lucha por mejorar los derechos humanos.

     Asimismo, adujo: «¿Estamos realmente preparados para decirle a este augusto organismo que ni siquiera podemos tener en cuenta de un Comentario General que contiene un mensaje tan relevante sobre la importancia de la realización de los derechos económicos, sociales y culturales?»

     Sin embargo, los críticos resaltan los peligros que representa este último intento de ampliar el listado de las categorías de no discriminación con el propósito de incluir la «orientación sexual» y la «identidad de género», que jamás fueron incluidas en ningún documento vinculante de la ONU ni definidas por la Asamblea General, dejándolas de ese modo expuestas a la libre interpretación de las agencias y comités de la ONU y las ONG radicales.

     Antes de la votación de la Asamblea General, las organizaciones pro-familia ya habían presionado en contra de la referencia al Comentario General 20 al observar que «la orientación sexual y la identidad de género» no son reconocidas ni definidas en las leyes internacionales. Advirtieron que dichos términos podrían ser utilizados para coartar las libertades de expresión, religiosa y de consciencia, así como también las leyes de matrimonio y los planes de estudio de las escuelas. Ya hubo casos en Suecia y Canadá en los que miembros del clero fueron llamados a comparecer ante comisiones de derechos humanos por censurar el comportamiento homosexual.  

     Otra cláusula conflictiva del Comentario General 20 hace referencia a los polémicos Principios de Yogyakarta, documento no vinculante que intenta reinterpretar los derechos humanos existentes para incluir los llamados derechos homosexuales. Los Principios de Yogyakarta no tienen fuerza de ley y fueron redactados por activistas que apoyan la homosexualidad y burócratas de la ONU.  

     La votación arrojó un resultado de 76 votos a favor de la eliminación de la referencia, 72 en contra y 26 abstenciones. Quienes más respaldaron la supresión fueron las naciones árabes y africanas, mientras que la oposición estuvo principalmente representada por  los europeos. La votación fue tan reñida, que se cree que la «identidad de género» y la «orientación sexual» seguirán sacudiendo a la ONU.

El Parlamento Europeo golpea a Lituania por poner freno a la promoción de la homosexualidad

El Parlamento Europeo ayer resolvió por 349 votos a 218 condenar a Lituania por su “ley de protección de menores” que prohíbe la promoción de “relaciones homosexuales, bisexuales o poligámicas” entre los niños menores de 18 años de la nación báltica. Los críticos que defienden la vida y la familia sostienen que la medida, elucubrada en reacción contra la legislación nacional de un Estado Miembro soberano en cuestiones de familia, excede la autoridad del Parlamento.

     En la resolución se solicita a la Agencia de Derechos Fundamentales que estime si la ley se opone a los estándares antidiscriminatorios europeos. Una opinión semejante sería no vinculante, aunque es probable que los activistas la utilicen para ejercer presión a fin de alcanzar un mayor reconocimiento de los derechos basados en la “orientación sexual”.

     En una propuesta anterior presentada por la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ALDE, por sus siglas en inglés), la facción parlamentaria “liberal” pretendía iniciar demandas para suspender a Lituania según lo establecido en el Artículo 7 del Tratado de la Unión Europea, pacto mediante el cual en 1992 se creó la Unión Europea (UE). Los parlamentarios unidos principalmente al grupo de los demócratas cristianos, el Partido Popular Europeo (PPE), trabajaron desde los bastidores para suavizar los términos de la resolución y quitar la referencia al Artículo 7.

     Mientras que los parlamentarios “progresistas” se unieron para incriminar a Lituania de “promover la homofobia”, varios miembros del PPE y parlamentarios de derecha efectuaron declaraciones en oposición a la medida y expresaron su apoyo hacia el derecho soberano del país de aprobar leyes que protegen a las familias y a los niños. Entre ellos se encontraron el primer Jefe de Estado postsoviético lituano, Vytautas Landsbergis, y la parlamentaria eslovaca Anna Záborksá.

     No obstante, el PPE se mantuvo dividido respecto de la medida, ya que casi todos sus miembros franceses votaron a favor de censurar a Lituania. De manera sorprendente, la delegación de Malta, junto con sus dos representantes del PPE, votó en bloque contra Lituania.

     El Parlamento lituano (Seimas) aprobó en junio su legislación de protección al menor. El presidente la vetó, aparentemente en reacción frente a las críticas de los políticos de Europa Occidental y de las organizaciones que promocionan y defienden la homosexualidad. Al mes siguiente, en julio, el Seimas anuló el veto. Se prevé que la ley entrará en vigor en marzo de 2010.

     David Quinn, director del Instituto Iona de Irlanda y defensor de los derechos de la familia, dijo que la resolución constituye “una intromisión completamente injustificada en los asuntos nacionales de un Estado Miembro”. Los críticos como Quinn ven que se está usando el principio de no discriminación, particularmente en lo que concierne a la orientación sexual, para anular los largamente venerados valores de la libertad religiosa y los derechos de los padres. Quinn dijo que la anti-discriminación es “la llave maestra que abre todas las puertas de la casa”.

     Algunos observadores esperan que la acción parlamentaria tenga repercusiones en Irlanda, ya que la nación votará en un segundo referéndum sobre el Tratado de Lisboa el mes próximo.

     Si bien la UE ha “garantizado” que la protección constitucional irlandesa de la vida en gestación no se verá afectada por el voto positivo en Lisboa, la medida adoptada por Parlamento Europeo respecto de Lituania ha avivado la preocupación entre los irlandeses euroescépticos, quienes temen que las instituciones europeas pretendan pasar por alto las leyes de su país. Entre otras modificaciones, el Tratado de Lisboa establecerá que la Carta de Derechos Fundamnetales sea un documento vinculante para sus miembros. Aunque omite el tema del aborto, los críticos temen que la Corte Europea de Justicia interprete que ese derecho está contemplado en la Carta.

     Se abstuvieron en la votación sobre Lituania 46 parlamentarios, entre ellos 3 irlandeses miembros del PPE. Los cuatro miembros irlandeses de la ALDE se separaron del partido y votaron en contra, táctica que los afiliados a la Alianza creen que está dirigida a adelantarse a las críticas antes del referéndum de Lisboa.

Experta norteamericana revela: “Homosexualidad no es normal ni benigna”

 

Kathleen Melonakos

Una enfermera norteamericana que trabajó durante años en el hospital de la facultad de medicina en la Universidad de Stanford en California (Estados Unidos) publicó recientemente un revelador ensayo donde señala cómo se ha venido ocultando, por razones ideológicas, las graves consecuencias para la salud individual y pública de las conductas homosexuales.

El artículo, publicado en español por el Comité Independiente Anti-SIDA, fue escrito por la enfermera profesional Kathleen Melonakos, quien revela lo que ha observado en el mundo de la salud 30 años después de la controvertida decisión de la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) de suprimir la homosexualidad como patología, cediendo a las presiones de los grupos militantes homosexuales.

“Trabajé como enfermera durante varios años en los ochenta y noventa en el Centro Médico Universitario de Stanford, donde pude ver algo del daño que los homosexuales hacen a sus cuerpos con algunas de sus prácticas sexuales”, dice el artículo.

“La co-autora de mi propio libro de referencia médica, Saunders Pocket Reference for Nurses, era la jefa del departamento de cirugía en Stanford. Estoy segura, a la luz de mi experiencia clínica, y como consecuencia de haber hecho considerables estudios sobre ello desde ese momento, que la homosexualidad ni es normal ni benigna; más aún, es una adicción letal de conducta, tal como subraya el Dr. Jeffrey Satinover en su libro ‘Homosexualidad y la Política de la Verdad’,” escribe Kathleen Melonakos.

“Por lo que yo sé, no existe otro grupo de personas en los Estados Unidos que muera de enfermedades infecciosas en sus cuarenta y tantos años, que el de los que practican la homosexualidad. Esto, para mí, es trágico cuando sabemos que la homosexualidad puede ser prevenida en muchos casos, o sustancialmente sanada en la edad adulta cuando existe suficiente motivación y ayuda”.

Según la experta, las enfermedades a las que los homosexuales activos son vulnerables pueden ser clasificadas como sigue: Enfermedades clásicas transmitidas sexualmente (sífilis); enfermedades entéricas (infecciones de especies Giardia lamblia, -‘enfermedad del intestino gay’-, Hepatitis A, B, C, D y citomegalovirus); trauma (que tiene como consecuencia incontinencia fecal, hemorroides, fisura anal, edema penil y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida SIDA).

“Mi pregunta principal es: ¿Por qué la homosexualidad no es considerada un desorden simplemente por sus consecuencias médicas? Muy simplemente, una persona objetiva, que tan sólo mire las consecuencias de estilo de vida de la homosexualidad, tendría que clasificarla como algún tipo de patología. ¿Conduce o no a una vida dramáticamente recortada? Los estudios dicen que sí, algunos hasta el 40%, siendo el estudio Cameron sólo uno de otros muchos estudios que sugieren esto. Tomados juntos, estos estudios establecen que la homosexualidad es más mortal que el tabaco, el alcoholismo o la adicción a las drogas“.

Según la enfermera, lamentablemente “hay un elemento de negación, en el sentido psicológico, de lo que las enfermedades relacionadas con el mundo homosexual realmente significan”.

“Existen razones sin ambigüedad –agrega la experta– para pensar que la homosexualidad en sí produce deterioro generalizado en la efectividad y funcionamiento social. Sí de hecho es una adicción letal, y los muchos estudios que documentan los patrones de conducta son correctos (muestran patrones compulsivos de promiscuidad, sexo anónimo, sexo por dinero, sexo en lugares públicos, sexo con menores, drogas concomitantes y abuso de drogas, depresión, suicidio), para que la APA discuta que estas características no constituyen un ‘deterioro de efectividad o funcionamiento social’, extiende los límites de la plausibilidad. Discutir que la muerte temprana no constituye un ‘deterioro de efectividad o funcionamiento social’ es absurdo”.