Dignidad y Justicia pide a Garzón que no archive el “Faisán” y que lo investigue la Guardia Civil

La asociación Dignidad y Justicia (DyJ), que ejerce la acusación popular en la causa que investiga el supuesto chivatazo a ETA, ha solicitado al juez de Baltasar Garzón que no archive la causa sobre la supuesta filtración a la banda terrorista, como pide la Fiscalía, y que la Guardia Civil asuma la investigación. Dicen que existen “indicios más que de sobra” para investigar al menos a los tres mandos policiales que se encuentran imputados.

Puerta precintada del Bar Faisán

La asociación Dignidad y Justicia (DyJ), que ejerce la acusación popular en la causa que investiga el supuesto chivatazo a ETA,  ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que no archive la causa sobre la supuesta filtración a la banda terrorista y que la Guardia Civil asuma la investigación.Esta parte presentó poco después de las 13.30 horas su escrito de alegación al informe presentado por la Fiscalía el pasado 1 de octubre, que solicitó el “sobreseimiento” provisional de la causa al considerar que no existen datos para determinar la autoría de la supuesta delación. Esta se habría producido el 4 de mayo de 2006, cuando, según los agentes que investigaron el caso, el dueño del bar ‘Faisán’ de Irún, Joseba Elosúa, habría recibido una llamada que le alertó de la existencia de una operación policial contra el aparato de extorsión de ETA. Dignidad y Justicia defiende que existen “indicios más que de sobra” para investigar al menos a los tres mandos policiales que se encuentran imputados en la causa: el ex director de la Policía Víctor García Hidalgo, un responsable policial del País Vasco y un inspector de la provincia de Alava. Además, la asociación pide que declaren todos los agentes de policía que participaron en el dispositivo montado contra el aparato de extorsión.El PP también ha anunciado su intención de personarse en las actuaciones al constituir lo investigado “hechos de extrema gravedad” y “quedar en entredicho la profesionalidad e incluso la dignidad de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como las políticas antiterroristas adoptadas por el Gobierno”. Según los agentes que investigaron el caso, García Hidalgo habría ordenado que la información sobre la operación llegara a Joseba Elosúa, mediante una llamada que el responsable policial del País Vasco realizó al inspector de Alava.La Fiscalía rechaza la tesis de los investigadores argumentando que las comunicaciones telefónicas “no han proporcionado ningún resultado positivo” .El inspector de Policía se defendió de las acusaciones que le sitúan como hipotético autor de la delación a Joseba Elosúa argumentando que en el momento de los hechos, el 4 de mayo de 2006, él se encontraba reunido con el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska, quien dirigía la operación contra el aparato de extorsión de la banda.