Carta Pastoral de Mons. Juan Antonio Reig Pla: «En defensa de la vida: sobre los abusos sexuales a menores y adultos vulnerables» 11/03/2015

11/03/2015

Mons. Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares, ha hecho pública una Carta Pastoral bajo el título: «En defensa de la vida: sobre los abusos sexuales a menores y adultos vulnerables». Este documento viene a acoger otra Carta, en este caso del Papa Francisco, que el Romano Pontífice dirigió el pasado mes de febrero a los presidentes de las conferencias episcopales y a los superiores de los institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica acerca de la Pontificia Comisión para la Tutela de Menores. En dicha Carta el Santo Padre «insta a las diócesis» «a establecer programas de atención pastoral, que podrán contar con la aportación de servicios psicológicos y espirituales», y pide «colaboración plena y atenta con la [Pontificia] Comisión para la tutela de menores», también «mediante un intercambio de “praxis virtuosas” y de programas de educación, formación e instrucción por lo que se refiere a la respuesta que se ha de dar a los abusos sexuales». La Carta del Papa, como explica el Obispo Mons. Reig, es toda ella fundamental, pero incorpora un elemento que se debe subrayar; no solo habla de menores, sino que, hasta en cuatro ocasiones, se cita también a los adultos vulnerables, indicando la importancia de: «poner en práctica las actuaciones necesarias para garantizar la protección de los menores y adultos vulnerables»; este último aspecto, según Mons. Reig, es una realidad poco conocida sobre la que el Romano Pontífice también invita a trabajar con fe, inteligencia y diligencia.

Mons. Reig articula su Carta en siete apartados: 1) Algunas cuestiones relevantes; 2) Algunas medidas preventivas necesarias; 3) Sobre los abusos contra jóvenes y adultos vulnerables; 4) Las redes; 5) Candidatos al sacerdocio; 6) Algunas líneas de acción; y 7) Conclusión: esperanza e invitación a la oración.

El Obispo de Alcalá de Henares subraya en su carta la tolerancia cero respecto a los abusos, con todo lo que esto implica; al mismo tiempo insiste en la necesidad de acoger  y ayudar, en todos los aspectos, a las víctimas y a sus familias, y recuerda también la vital importancia de implementar medidas preventivas.

Mons. Reig advierte explícitamente en su Carta que en ella se refiere exclusivamente a algunas cosas que acontecen, en algunas ocasiones, en la Iglesia, por lo que sería una manipulación de sus palabras generalizar sus afirmaciones.

Por otra parte, en dicha Carta, el Obispo de Alcalá de Henares anuncia, entre otras cosas, la creación, por parte de la página web del Obispado, de un portal específico sobre los abusos sexuales a los menores y adultos vulnerables (www.obispadoalcala.org/abusos.html). También informa de la creación de  un Servicio de Asistencia Pastoral a las posibles víctimas de abusos sexuales, sus familias y comunidades, vinculado al Centro de Orientación Familiar (COF) Regina Familiae (www.cofalcala.com) de la Diócesis Complutense.

En su Carta, Mons. Reig también hace público que el Obispado de Alcalá de Henares  organizará sendas jornadas para sacerdotes y para laicos y seminaristas que impartirá un especialista en la materia; en su momento se anunciará fecha, hora, lugar y ponente de dichas jornadas.

El obispo Reig también subraya en su Carta el don que significa la multitud de sacerdotes, diáconos y religiosos beneméritos que, con la asistencia del Espíritu Santo, permanecen fieles a su vocación al servicio de Dios, de la Iglesia y del prójimo; y explica que sería injusto propiciar un clima generalizado de sospecha.

Por último, el Obispo de Alcalá de Henares, en su Carta ruega a Dios, por intercesión de la Sagrada Familia y de los santos mártires Pelayo y María Goretti, pidiendo para todos el don de un corazón puro, misericordioso y justo, es decir, anclado en el Amor y la Verdad.

Texto íntegro de la Carta Pastoral

En defensa de la vida: sobre los abusos sexuales a
menores y adultos vulnerables

Carta Pastoral de
Mons. Juan Antonio Reig Pla
Obispo de Alcalá de Henares

Queridos hermanos:

El pasado 2 de febrero el Santo Padre, el Papa Francisco, firmó una Carta dirigida a los presidentes de las conferencias episcopales y a los superiores de los institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica acerca de la Pontificia Comisión para la Tutela de Menores. En dicha carta el Papa insiste, como sus predecesores, en que: «Las familias deben saber que la Iglesia no escatima esfuerzo alguno para proteger a sus hijos, y tienen el derecho de dirigirse a ella con plena confianza, porque es una casa segura. Por tanto, no se podrá dar prioridad a ningún otro tipo de consideración, de la naturaleza que sea, como, por ejemplo, el deseo de evitar el escándalo, porque no hay absolutamente lugar en el ministerio para los que abusan de los menores». Por otra parte, el Santo Padre «insta a lasdiócesis» «a establecer programas de atención pastoral, que podrán contar con la aportación de servicios psicológicos y espirituales», y pide «colaboración plena y atenta con la [Pontificia] Comisión para la tutela de menores», también «mediante un intercambio de “praxis virtuosas” y de programas de educación, formación e instrucción por lo que se refiere a la respuesta que se ha de dar a los abusos sexuales». La carta es toda ella fundamental, pero incorpora otro elemento que creo debo subrayar; no solo habla de menores, sino que, hasta en cuatro ocasiones, se cita también a los adultos vulnerables, indicando la importancia de: «poner en práctica las actuaciones necesarias para garantizar la protección de los menores y adultos vulnerables»; este último aspecto es una realidad poco conocida sobre la que, asimismo, nos invita el Romano Pontífice a trabajar con fe, inteligencia y diligencia.

  1. Algunas cuestiones relevantes

Por lo expuesto, con plena adhesión a la Iglesia y su cabeza visible el Papa, y con todo respeto a las personas, quiero dejar constancia inequívoca de algunas cuestiones relevantes:

  1. a) La custodia de la integridad física, psíquica y espiritual de las personas se inscribe en el contexto de la «defensa de la sacralidad de la vida humana» (Papa Francisco, 12-5-2013) desde la concepción y hasta la muerte natural. Los abusos sexuales se refieren, sin duda, al sexto y al noveno mandamientos de la Ley de Dios; sin embargo, no hay que reducirlos al ámbito de la moral privada. Estos abusos son atentados contra el primado de la persona en su diferencia sexuada (varón-mujer). La sacralidad de la vida humana y el primado de la persona son las bases de la moral social. Por tanto, los abusos son atentados contra el prójimo, pero también contra Dios y contra la comunidad. Por todo ello, el análisis de esta lacra también debe hacerse desde la perspectiva de la Doctrina Social de la Iglesia: «opus justitiae pax – la paz es fruto de la justicia» (Is 32, 17). La corrupción de la autoridad moral de los ministros de la Iglesia convertida en poder despótico – y expresado en forma de clericalismo – tiene mucho que ver con los abusos; la programada deconstrucción de la antropología adecuada también.

Plantear la justicia y la solidaridad con los más pequeños o débiles sin proponer la redención del corazón implica no conocer el alma humana. La caridad y la castidad se reclaman y necesitan mutuamente. Como enseña el Catecismo de la Iglesia Católica «la castidad implica un aprendizaje del dominio de sí, que es una pedagogía de la libertad humana. La alternativa es clara: o el hombre controla sus pasiones y obtiene la paz, o se deja dominar por ellas y se hace desgraciado» (C.E.C. 2339). En ningún caso se trata de renunciar o suprimir nada de lo que sea verdaderamente humano: instintos, afectos, sentimientos, la propia voluntad, etc. Lo que proporciona la virtud de la castidad es la integración de todos los dinamismos en el ethos de la persona para que el cuerpo se haga lenguaje personal y pueda ser expresión del amor del don de sí, cada uno conforme a su estado: célibe o casado. La castidad para el célibe significa vocación al amor mediante la continencia perfecta y perpetua por el Reino de los cielos; para los casados, la castidad guía el don de sí en el lenguaje del cuerpo. Ambos estados (virginidad y matrimonio) requieren de la redención del corazón que se alcanza con la gracia de Dios y la virtud de la caridad. Nadie puede dar lo que no posee. Quien no viva castamente y aprenda, con la asistencia divina, a gobernarse a sí mismo no podrá donarse, con verdad, en ningún ámbito de su vida: matrimonio, familia, comunidad eclesial o ámbito social (trabajo, empresa, política, etc.). Sin castidad las relaciones se convierten siempre en relaciones de poder, en manipulación del otro  – cosificándolo – para los propios intereses.

  1. b) Dicho esto, – sin menoscabo de los sacerdotes, diáconos y religiosos que se distinguen por su buen hacer y comportamiento ejemplar – es necesario afirmar, una vez más, que los abusos y acosos sexuales a menores y a adultos, no solo son materia gravísima de pecado, también constituyen un gravísimo delito canónico y civil, lo que demanda, según derecho, la colaboración leal con las legítimas autoridades eclesiales y civiles.
  2. c) Los abusos y acosos sexuales jamás deben ser valorados desde el número de casos; una sola víctima es ya demasiado, es una atrocidad.
  3. d) El gravísimo delito de los abusos sexuales debe ser tratado «con claridad y determinación», (…) las personas deben «saber que en el sacerdocio y en la vida religiosa no hay lugar para quienes dañan a los jóvenes» (San Juan Pablo II, 23-4-2002). Los autores de estos crueles hechos deben «responder de ello ante Dios Todopoderoso y los tribunales debidamente constituidos» (Benedicto XVI, 19-3-2010), naturalmente con todas las garantías jurídicas para todas las partes. También el querido Papa Francisco lo ha explicado con toda claridad: «No hay lugar en el ministerio de la Iglesia para aquellos que cometen estos abusos, y me comprometo a no tolerar el daño infligido a un menor por parte de nadie, independientemente de su estado clerical. Todos los obispos deben ejercer su servicio de pastores con sumo cuidado para salvaguardar la protección de menores y rendirán cuentas de esta responsabilidad» (7-7-2014). Además de la normativa de la Santa Sede sobre esta materia, existen sendos protocolos [canónico y civil] de actuación de la Iglesia en España. Los protocolos son necesarios para hacer las cosas bien y dar seguridad moral y jurídica a todas las partes implicadas. Sin embargo, como indica el Santo Padre, es necesario seguir profundizando en todo lo que afecta a los abusos (educación, formación, divulgación, prevención, reparación, etc.), y muy particularmente en lo referido al acompañamiento a las víctimas en todos los aspectos (pastoral, psicológico, médico, jurídico, etc.).
  4. e) El escándalo no consiste en que se conozca la verdad y se haga justicia, sino en que sucedan tan abominables hechos. Que se conozca la verdad y se haga justicia debe ser motivo de satisfacción para todos. Conocer la verdad y hacer justicia es un bien para las personas que han sido objeto de abusos, para las posibles víctimas, para la Iglesia, para la sociedad y, aunque ellos no lo vean así, también para los agresores. Cualquier otra posición al respecto no sería más que clericalismo corporativista. Es necesario estar en alerta, pues siempre hay quien encuentra una razón de apariencia piadosa, como nos ha advertido el Papa Francisco (evitar el supuesto escándalo, etc.), para sugerir el ocultamiento de la verdad a quienes tienen el derecho o la obligación de conocerla. «La verdad os hará libres» (Jn 8, 32). Puede encontrarse Magisterio – de los papas Francisco, Benedicto XVI y San Juan Pablo II – sobre el clericalismo en:obispadoalcala.org/clericalismo.html

Procede aquí recordar que, en lo que se refiere al delito contra el sexto mandamiento del Decálogo cometido por un clérigo con un menor de 18 años (aquí se equipara al menor la persona que habitualmente tiene un uso imperfecto de la razón), la Iglesia ha procedido a ampliar el «plazo de la prescripción de la acción criminal, que ha sido llevado a 20 años, salvando siempre el derecho de la Congregación para la Doctrina de la Fe de poder derogarlo», y que «la prescripción comienza a correr desde el día en que el menor cumple 18 años» (Cf. Normae de gravioribus delictis, Art. 6-7).

  1. f) La Iglesia debe agradecer el trabajo bien hecho de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, fiscales, jueces, etc., que investigan y descubren, con verdad, a los clérigos que cometen abusos. También hay que dar las gracias a los medios de comunicación que, con medios legítimos y verazmente, informan o hacen trabajo de investigación para descubrir a los agresores, evitando siempre «la desinformación, la calumnia y la difamación» (Papa Francisco, 15-12-2014). Naturalmente, deben quedar a salvo el principio de presunción de inocencia y el derecho a la intimidad de las víctimas. Y, por supuesto, todo nuestro agradecimiento a las víctimas que informan del horror que han sufrido, y sufren, por los abusos de algunos eclesiásticos. No hay que caer en el error, propio del clericalismo, de pensar y afirmar que quienes hacen públicas – con legitimidad y verdad – las miserias que se dan en el interior de la Iglesia son enemigos de la misma, ¡al contrario!: ¡ayudan a la Iglesia a purificarse! Diré más, a veces, incluso aquellos que tienen a la Iglesia por enemiga, pueden ser instrumentos en las manos de Dios para acrisolarnos.
  2. g) La Iglesia muestra su amor, acogida, caridad pastoral y su apoyo, sin fisuras, a todas las víctimas de abusos y acosos sexuales. La confianza de las víctimas, y todavía más cuando los autores de los abusos o acosos son sacerdotes, diáconos o religiosos, es inicuamente traicionada y violada su dignidad. La Iglesia condena estos perversos hechos y ha pedido y pide perdón por ellos. «Sobre este tema tenemos que seguir adelante, adelante: tolerancia cero» (Papa Francisco, 26-5-2014).
  3. Algunas medidas preventivas necesarias

A tenor de lo dicho anteriormente, es necesario implementar todas las medidas legítimas para prevenir tales abusos. Entre estas medidas se pueden destacar:

  1. a) La diligente selección de los formadores de los seminarios y noviciados, y de los candidatos al diaconado, al sacerdocio y a la vida religiosa; así como su correcta formación. Respecto a la formación – académica, pero también espiritual – dos elementos son básicos: 1) El Magisterio de la Iglesia sobre la “antropología adecuada”, lo que incluye las “Catequesis sobre el amor humano y la Teología del cuerpo” del Papa San Juan Pablo II, siempre a la luz de las Sagradas Escrituras, de la Tradición y del Magisterio; y 2) Educar, con la gracia de Dios, el corazón y la inteligencia para el servicio y no para el ‘poder despótico’: sabemos que el abuso sexual es sobre todo un abuso de poder; un abuso de poder en el ámbito sexual, el más íntimo y delicado; convertir la autoridad espiritual – que es un servicio – en poder despótico es un arma de destrucción para las personas, para la Iglesia y para la sociedad.
  2. b) La selección de las personas debe ser radicalmente exigente tanto en el ámbito psíquico como en el espiritual. Nadie debe ser ordenado si no reúne las condiciones para ser un buen esposo y un buen padre de familia. También los catequistas, profesores de colegios católicos, profesores de religión, etc., deben ser seleccionados con todo rigor.
  3. c) Además de impedir la ordenación de personas no aptas, es necesario desenmascarar y desarticular, con actitud ‘pro-activa’, cualquier red o estructura de corrupción intraeclesial; y, por supuesto, es preciso poner también los medios para evitar, en lo posible, que se creen dichas redes.
  4. d) Sería de gran utilidad preparar, coordinadamente, en el ámbito eclesial, «programas educativos de prevención para propiciar “ambientes seguros” para los menores», pero también para los adultos. Como ya se viene haciendo en otras naciones, las potenciales víctimas, según su edad, deberían aprender conceptos básicos para su propia protección. También sería útil preparar un código de conducta, contrastado, para el personal de la Iglesia: sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas, profesores de colegios católicos, etc.
  5. e)También en esta materia, una supervisión eclesial supradiocesana sería de gran utilidad para evitar errores y “auto-engaños”, conscientes o inconscientes. Para este tema, como para cualquier otro, no es válido el procedimiento o argumento que no pueda ser contrastado, con plena publicidad, en los foros eclesiástico o civil, según proceda.
  6. f) La divulgación del Magisterio y de la disciplina de la Iglesia sobre esta materia, así como de las medidas («praxis virtuosas») que se van tomando en muchos lugares del mundo, es muy importante; la ignorancia juega a favor de los agresores, de los cómplices y de los encubridores. Por ello la página web del Obispado de Alcalá de Henares ha creado – con criterios de plena transparencia – unportal específico que podrá resultar útil para todos los interesados: obispadoalcala.org/abusos.html
  7. g) La promoción en todos los ámbitos formativos de un auténtica educación afectivo-sexual que, sostenida por un antropología adecuada, promueva el respeto al otro y la vocación al amor. Con ello se trata de contrarrestar el relativismo moral que se deriva de la revolución antropológica y sexual propiciada por la gobernanza global o el Nuevo Orden Mundial. Se trata de un nuevo poder inteligente que en nombre de la libertad, consigue crear adictos y esclavos del consumo también sexual.
  8. Sobre los abusos contra jóvenes y adultos vulnerables

La Santa Sede hizo público el 14 de abril de 2010 los siguientes datos, referidos, según se indicó textualmente – esto es importante para que no se produzcan malentendidos -, a «la problemática de los abusos por parte de sacerdotes y no en la población en general»: «En el campo de las causas de abusos a menores por parte de sacerdotes afrontadas en los años recientes por la Congregación para la Doctrina de la Fe, hay que atenerse simplemente al dato estadístico referido en la entrevista de Mons. Scicluna, en la que se hablaba de un 10% de casos de pederastia en sentido estricto, y de un 90% de casos a definir como efebofilia (es decir contra los adolescentes), de los cuales cerca el 60% referido a individuos del mismo sexo y el 30% de carácter heterosexual».

Como se ve, según este informe, el porcentaje de abusos por parte de sacerdotes contra adolescentes varones es el más significativo. Sin embargo, todavía no hemos tomado conciencia pública de una realidad también durísima y poco conocida y de la que nos habla el Papa Francisco en su reciente carta sobre la materia: los abusos y acosos sexuales a jóvenes mayores de edad y adultos, sobre todo a aquellos que sufren alguna vulnerabilidad psicológica o espiritual. De entre estos abusos y acosos, una parte son los perpetrados por redes infiltradas en la Iglesia que captan y abusan de varones vulnerables.

Por otra parte, aunque las víctimas sean mayores de 18 años, conviene recordar que:

  1. a)También «la solicitación a un pecado contra el sexto mandamiento del Decálogo durante la confesión o con ocasión o con pretexto de ella» es uno de los «delitos más graves contra la santidad del Sacramento de la Penitencia reservados al juicio de la Congregación para la Doctrina de la Fe» (Normae de gravioribus delictis, Art. 4, §1, 4º).
  2. b) Por su parte, el Sumo Pontífice concedió, en 2009, a la Congregación para el Clero, ciertas Facultades especiales entre las que se encuentran la de «tratar y presentar al Santo Padre, para la aprobación en forma específica y decisional, los casos de dimisión del estado clerical “in poenam”, con la relativa dispensa de las obligaciones dimanantes de la Ordenación, comprendido el celibato» (…) «de aquellos clérigos culpables de graves pecados externos contra el sexto Mandamiento (Cf. Can. 1395, §§ 1-2)» (Carta de la Congregación para el Clero sobre nuevas facultades concedidas por el Papa a esta Congregación, 18-4-2009).
  3. Las redes

Continuando con las redes, se debe decir que estas actúan como células autónomas de corrupción, poder y tráfico de información e influencias, pero, al mismo tiempo, suelen tener cierta relación entre ellas, de modo que, cuando es necesario, se encubren y apoyan coordinadamente, incluso a nivel internacional. El mutuo encubrimiento y apoyo, como se ha hecho público en reiteradas ocasiones, se explicita desde el ámbito parroquial, continúa en el acceso al seminario (ocultando, si es necesario, información relevante del candidato, etc.), sigue en el propio seminario, y prosigue, una vez ordenados sacerdotes, apoyándose mutuamente para intentar acceder a los oficios eclesiásticos que – a su juicio y según sus intereses – implican la posibilidad de manejar dinero, “poder”, “capacidad de influencia” o acceso a información sensible.

Además, estas redes suelen contar con un entorno laical vulnerable, víctimas a las que tratan como ‘esclavos psico-afectivo-sexuales’: a algunos se les explota económicamente, a otros sexualmente, a otros en todos los aspectos. Sin juzgar la imputabilidad subjetiva de las personas, que solo a Dios corresponde, con carácter aproximativo, estas son las características que “habitualmente” se dan en estas redes, aunque ciertamente no solo en ellas: a) narcisismo, vanidad, egocentrismo (en el comportamiento, en el modo de vestir, en su perfil en la redes sociales, etc.); b) hedonismo; c) clericalismo, lo que implica, entre otros muchos aspectos, pensar, categorizar y tratar a los fieles cristianos laicos como la “infra-clase” de los “no-clérigos”, cuya libertad y conciencia – ‘para su bien’, según su criterio – deben ser controladas; d) ambición de dinero; e) ambición de poder, abusando de él siempre que les es posible; f) secretismo (bajo las más variadas excusas – una supuesta elección especial de Dios, “arcanos solo para iniciados”, etc.- instan a los que tratan como esclavos a crear un muro de silencio que impida contrastar públicamente las acciones de la “red”, sus particulares interpretaciones del Magisterio, sus argumentos, etc.); g) búsqueda permanente de “contactos” importantes en todos los ámbitos (eclesiásticos, políticos influyentes, grandes empresarios, etc.); h) lo que el Papa Francisco llama «carrerismo» (6-6-2013); ello implica la adulación a los superiores, a los poderosos y a los adinerados; i) maltrato a los “subordinados” no complacientes (tanto a otros clérigos como a laicos) y, en general, difamación y calumnias contra los que son percibidos como un riesgo para sus intereses; j) algunos se instalan abiertamente en el disenso doctrinal, sin embargo, con gran frecuencia se camuflan hábilmente bajo la apariencia de “ortodoxia”, o también de “ternura”; k) doble vida; y l) cuando son descubiertos niegan la realidad y manifiestan, según los casos, una gran agresividad o una actitud de impostada “sorpresa” (naturalmente no se perciben a sí mismos como una depravada red, sino como una “particular élite de elegidos”). Por otra parte, tampoco es raro que estas estructuras establezcan relaciones con redes de corrupción de otros ámbitos (económico, político, sectas y ocultismo, etc.).

En este contexto considero necesario no confundirse con el concepto de ternura. La ternura es una virtud que «denota fortaleza de ánimo y capacidad de atención, de compasión, de verdadera apertura al otro, de amor» (Papa Francisco, 19-3-2013). Sin embargo, existe el claro riesgo de confundir la ternura con la «flojera». La Sagrada Escritura nos habla de ello; pero también los papas Francisco, Benedicto XVI, San Juan Pablo II, Juan Pablo I, el Beato Pablo VI o San Juan XXIII – por citar solo algunos ejemplos – han tratado estos temas. Por resumir: Cristo es y actúa con ternura con cada uno de nosotros, pero en absoluto es «flojo», «untuoso» o «afectado». Puede encontrarse Magisterio al respecto en: www.obispadoalcala.org/ternura.html

Como obispo condeno toda discriminación injusta. Nuestra diócesis quiere continuar prestando ayuda a todos, con verdaderas entrañas de misericordia, con escrupuloso respeto, sin juzgar a las personas (Cf. Papa Francisco, 28-7-2013), y todo desde la verdad; dicho lo cual es necesario hacer un apunte final referido específicamente a las estructuras o redes infiltradas en la Iglesia que abusan de varones vulnerables. Insisto, que nadie manipule mis palabras generalizando mis afirmaciones; esta carta se refiere exclusivamente a algunas cosas que acontecen, en algunas ocasiones, en la Iglesia. En 1987 una revista norteamericana publicaba un artículo en el que se anunciaba, en tono satírico, toda una estrategia en orden a promover el trato sexual entre personas del mismo sexo, también en el interior de la Iglesia.Lo cierto es que, lamentablemente, lo que parecía un simple anuncio o proyecto se ha convertido – con todas las precisiones que procedan – en una dramática realidad. Por su actualidad, invito a leer el artículo completo que se puede encontrar referenciado, en su original inglés y en español, en: www.obispadoalcala.org/colonizacionideologica.html. Conviene recordar aquí que la Congregación para la Doctrina de la Fe, con la firma del entonces Cardenal Ratzinger y la aprobación expresa del Papa San Juan Pablo II, ya nos advertía en 1986 sobre el debate que ahora se ha desatado con gran publicidad en algunos ámbitos y que tiene que ver con esta infiltración: en la actualidad un número cada vez más grande de personas, aun dentro de la Iglesia, ejercen una fortísima presión para llevarla a aceptar conductas intrínsecamente desordenadas; lo que pretenden es subvertir la enseñanza de la Iglesia. (Cf. Congregación para la Doctrina de la Fe, Carta sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, nn. 8-9).

  1. Candidatos al sacerdocio

No solo por lo expuesto, pero también por ello, es muy importante impedir, como exige la Iglesia, la ordenación de candidatos con atracción sexual hacia el mismo sexo (AMS); de hecho la Iglesia Católica enseña: La ordenación al diaconado o al presbiterado de varones con AMS es absolutamente desaconsejable e imprudente y, desde el punto de vista pastoral, muy arriesgada. Una persona con AMS no es, por lo tanto, idónea para recibir el sacramento del Orden sagrado (Cf. Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Carta de 16 de mayo de 2002). Sería gravemente deshonesto que el candidato ocultara su AMS para acceder, a pesar de todo, a la Ordenación. Disposición tan falta de rectitud no corresponde al espíritu de verdad, de lealtad y de disponibilidad que debe caracterizar la personalidad de quien cree que ha sido llamado a servir a Cristo y a su Iglesia en el ministerio sacerdotal (Cf.Congregación para la Educación Católica, Instrucción sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación con las personas de tendencias homosexuales antes de su admisión al seminario y a las Órdenes sagradas, n. 3).

  1. Algunas líneas de acción

En consonancia con las sugerencias del Santo Padre, indico finalmente algunas líneas de acción:

  1. a)Es mi intención que esta carta llegue a toda la Diócesis Complutense (sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas, catequistas, familias, educadores, profesionales, autoridades, etc.); por ello ruego a los sacerdotes, religiosos, religiosas, fieles cristianos laicos y a las instituciones católicas (asociaciones, comunidades, etc.) que la reproduzcan y distribuyan con la máxima amplitud.
  2. b)Como ya he indicado, la página web del Obispado de Alcalá de Henares ha creado un portal específico que podrá resultar útil para todos; solicito también que lo deis a conocer: obispadoalcala.org/abusos.html
  3. c)El Obispo diocesano queda a plena disposición de todos y particularmente de aquellos que han sufrido abusos y sus familias; pero además, como ya se ha hecho en otras diócesis, he decidido crear un Servicio de Asistencia Pastoral a las posibles víctimas de abusos sexuales, sus familias y comunidades, vinculado al Centro de Orientación Familiar (COF) Regina Familiae de nuestra diócesis. Sin excluir otras ayudas buenas y necesarias, el COF prestará el apoyo sistemático (espiritual, psicológico, jurídico, etc.) que en su caso pudiera ser necesario (cofalcala.com).
  4. d)Hace ya un tiempo, promoví que la Diócesis contratara para todas las líneas ADSL de acceso a Internet dependientes directamente de ella (Obispado, parroquias, seminarios, Cáritas, etc.), un filtro, que no es necesario instalar pues depende directamente del servidor, que presta muchos e interesantes servicios de protección, entre ellos limita el acceso a páginas web con contenidos no apropiados. Recomiendo a todos su uso; no solo es de utilidad para proteger a menores, también será de gran ayuda para la autoprotección de jóvenes y adultos de cualquier edad.
  5. e)En cuanto sea posible, el Obispado organizará sendas jornadas para sacerdotes y para laicos y seminaristas que impartirá un especialista en la materia.
  6. f) La Diócesis va a proceder a ponerse en contacto con la Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores con el fin de informar sobre nuestras iniciativas y acoger cuantas sugerencias se nos hagan.

Conclusión: esperanza e invitación a la oración

Como nos recuerda el apóstol Pablo, «la esperanza no defrauda» (Rm 5, 5). Anclados en esta esperanza invito a todos a rezar, en primer lugar, por las víctimas y sus familias, por la verdad y por la justicia; también debemos rezar por la conversión de los agresores y, en general, por los que llevan una doble vida. Asimismo, debemos dar gracias a Dios y orar por nuestros sacerdotes, diáconos y religiosos beneméritos que, con la asistencia del Espíritu Santo, permanecen fieles a su vocación al servicio de Dios, de la Iglesia y del prójimo; sería injusto propiciar un clima generalizado de sospecha. También por los obispos hay que elevar plegarias al Señor, para que seamos fieles a nuestro ministerio de enseñar, santificar y gobernar, con amor, misericordia, ternura, verdad, claridad, valentía y determinación. «Que el Señor Jesús infunda en cada uno de nosotros (…) ese amor y esa predilección por los pequeños que ha caracterizado su presencia entre los hombres, y que se traduce en una responsabilidad especial respecto al bien de los menores y adultos vulnerables» (Papa Francisco, 2-2-2015). Todos estamos llamados, con la gracia de Dios, a vivir en humildad, sencillez y alabanza, pues sabemos que si no nos hacemos como niños no entraremos en el Reino de los cielos (Cf. Mt 18, 3). Por último, pidamos a Dios, por intercesión de la Sagrada Familia – Jesús, María y José – y de los santos mártires Pelayo y María Goretti, el don, para todos, de un corazón puro, misericordioso y justo, es decir, anclado en el Amor y la Verdad: dos nombres de Dios (Cf. Benedicto XVI, 3-2-2013).

Alcalá de Henares, 7 de marzo de 2015
Festividad de la Reversión de las Reliquias
de los Santos Niños Mártires Justo y Pastor
www.obispadoalcala.org/abusos.html

Juan_Antonio_Reig_Pla-Carta_sobre_abusos_sexuales

Croossroads, llega a Valencia

CROSSROADS, un paso en favor de la VIDA 2012

Fecha: viernes 13 de julio

Hora: entre las 16,00 h a 16,30h

 

Lugar: Plaza de la Virgen

 

Participan: Antonio Bandín, Representante de Derecho a Vivir Valencia; Elena Ajenjo Gómez, Presidenta de RedMadre Valencia; D. Juan Andrés Talens Delegado de Familia y Vida; D. Juan Cotino, Presidente del parlamento Valenciano.

 

 

 

Valencia, – REDMADRE Valencia junto con Derecho a Vivir Valencia tienen el gusto de invitarles a la llegada de CROSSROADS ESPAÑA a nuestra ciudad donde serán recibidos y acogidos por entidades de defensa de la vida y por autoridades políticas y eclesiásticas.

 

Cabe destacar la presencia de D. Juán Ándrés Talens, Presidente de la comisión diocesana, Delegado de Familia y Vida de la Archidiócesis de Valencia así como de D. Juan Cotino ,Presidente del Parlamento Valenciano.

 

Crossroads en 1 minuto:

¿Quién?: Jóvenes, chicos y chicas entre 18 y 30 años de toda España pueden participar.

¿Qué?: Una peregrinación anual por España (¡es nuestro primer año!) que dura 6 semanas entre Julio y Agosto terminando con una gran vigilia por la vida en Santiago de Compostela.

¿Cuándo?:  Empezamos el fin de semana del 7-8 de Julio en Barcelona y acabamos el fin de semana del 18-19 de Agosto en Santiago.

¿Dónde?: Empezando en Barcelona, pasaremos por Valencia, Córdoba, Madrid, y Valladolid entre otras ciudades españolas.  Pulsa aquí para ver el mapa.

¿Porqué?: Caminamos para dar testimonio de la dignidad y valor de toda vida humana, especialmente la de los más desprotegidos: los no nacidos.  Crossroads es una organizació pacífica dedicada a fomentar la “Cultura de la Vida”.

 

Europa, La eutanasia debe ser siempre prohibida

La resolución 1859 de 2012, adoptada este 25 de enero por el Consejo de Europa, sienta el principio de que la eutanasia, entendida como acto intencional de matar, debe “ser siempre prohibida”. Según el Centro Europeo por la Ley y la Justicia, es la primera vez que la eutanasia es tan claramente rechazada por una institución política europea.

El Centro Europeo por la Ley y la Justicia (ECLJ) se ha congratulado de la adopción, por parte de la
Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE), este 25 de enero, de la resolución que establece el principio de que “la eutanasia, en el sentido de muerte intencional por acción o por omisión de un ser humano dependiente para su supuesto beneficio, debe ser siempre prohibida”.

Según el ECLJ es la primera vez, en las últimas décadas, que la eutanasia es tan claramente rechazada por una institución política europea.
Esta resolución “es una gran victoria para la protección de la vida y la dignidad”, dijo Grégor Puppinck, director del ECLJ. La resolución llega un año después de que la Corte Europea estableciera que no existe el derecho a la eutanasia o al suicidio asistido en la Convención Europea.

El propósito de la resolución 1859/2012, titulada “Protecting human rights and dignity by taking into account previously expressed wishes of patients” (Protección de los derechos humanos y la dignidad teniendo en cuenta la voluntad previamente expresada por los pacientes) define los principios que deberían regir la práctica de los testamentos vitales o las expresiones de últimas voluntades anticipadas en Europa.

Estos testamentos vitales o expresiones de últimas voluntades tienen la finalidad de facilitar a los pacientes la expresión por adelantado de su voluntad en relación a intervenciones médicas o tratamientos, en el caso de que no sea capaz de expresar su voluntad en el momento de la intervención. Estas directivas se pueden aplicar, por ejemplo, cuando hay duda sobre la necesidad u oportunidad de reanimar a un paciente o de continuar usando medios extraordinarios para mantenerle con vida. En tales situaciones, su voluntad expresada previamente debería ser tenida en cuenta.

Dado que estos testamentos vitales y expresiones de últimas voluntades están abiertas a muchos abusos, y son una “puerta trasera” para introducir la eutanasia o el suicidio asistido en la legislación, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha hecho una lista de principios que deberán regir esta práctica en los 47 estados del Consejo de Europa.

La lista está basada en principios elaborados en tres documentos previamente adoptados en el Consejo de Europa, incluyendo la Convención sobre derechos humanos y biomedicina (Convención de Oviedo) que legalmente obliga a la mayoría de los estados miembros.

Pero debido a la creciente preocupación sobre la eutanasia, la Asamblea estimó que es necesario recordar explícitamente el principio básico de que la muerte intencional debe ser siempre prohibida. La prohibición de la eutanasia es también una regla fundamental de la deontología médica.

Entre los principios enumerados por la resolución, hay que destacar el introducido por el parlamentario italiano Luca Volontè, que afirma que “en caso de duda, la decisión debe ser siempre en favor de la vida y en favor de la prolongación de la vida”.

Para Grégor Puppinck, “esta resolución es una indicación clara de la mayoría creciente de europeos que se opone a la eutanasia. Los numerosos abusos que se han producido en países que permiten la eutanasia son alarmantes y constituyen violaciones de los verdaderos derechos humanos.

 Expresa el convencimiento de que la eutanasia debe ser siempre prohibida. El pequeño número de estados europeos que permiten la eutanasia deberán revisar su legislación según los principios establecidos por la PACE”.
Aunque esta resolución no es legalmente vinculante para los estados miembros, tiene una influencia real en el proceso legislativo y judicial, especialmente en la jurisprudencia de la Corte Europea de Derechos Humanos.

Zenit

Para que Europa defienda la vida desde su concepción

Meeting de Rímini, un llamamiento a la movilización continental

Una petición europea para que todas las niñas y niños concebidos tengan el derecho a nacer. Un millón de firmas para convencer a la Comisión Europea a que emita un acto jurídico que garantice la vida desde su concepción.

Una movilización europea, que sería la primera de democracia directa, fue pedida en el Meeting de Rímini por el honorable Carlo Casini, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Parlamento Europeo.

En el transcurso de la presentación de dos libros: “Sí a la vida. Historia y perspectivas del movimiento por la Vida” y “No historias, sino historias verdaderas. Vidas en la encrucijada”, que se realizó en el Meeting de Rímini el pasado domingo 21 de agosto, Casini anunció que durante los próximos meses millones de ciudadanos europeos pedirían que se añadiera a la Carta Europea de Derechos Fundamentales el reconocimiento de la concepción como inicio del derecho a la vida.

El presidente del Movimiento por la Vida explicó que “esta gran iniciativa es posible por el Tratado de Lisboa que prevé que, desde abril de 2012, al menos un millón de ciudadanos europeos puedan pedir a la Comisión Europea un acto jurídico”.

“El procedimiento -precisó- es mucho más vinculante que el de las peticiones italianas: La Comisión, de hecho, debe obligatoriamente dar una respuesta a los que realizan la propuesta y estos tendrán la ocasión de explicar adecuadamente sus razones ante las Instituciones”.

Así la primera petición europea será la presentada por los Movimientos Pro-Vida de toda Europa.

Recordando la invocación del beato Juan Pablo II: “el primer desafío es el de la vida”, Casini sostuvo que “es necesaria una gran movilización de las conciencias para vencer la resignación y la aceptación frente a las agresiones contra la vida”.

“Se trata de llevar a su término y perfección -añadió- el movimiento histórico que, en nombre de la igualdad y de la dignidad humana, ha liberado a los esclavos, ha promovido a las personas de color, ha exigido igual oportunidad para las mujeres y ha proclamado los derechos humanos”.

“Se trata -afirmó Casini- de ofrecer a Europa la energía de una verdadera renovación civil y moral” porque “en sus orígenes, sobre todo en el pensamiento de sus ‘padres fundadores’, la Unión no tenía que ser sólo una unión económico-monetaria, un mercado único que optimizase las economías nacionales a nivel individual”.

“Todavía hoy -concluyó el presidente del MpV- la idea de una Europa anclada en el respeto y en la promoción de la dignidad humana, de los derechos del hombre, de la igualdad, está muy presente en el derecho primario de la Unión y en numerosos actos de las instituciones”.

La movilización pedida por Carlo Casini y por los movimientos pro-vida europeos asume un significado particularmente relevante, considerando la situación de colapso demográfico y de pirámide invertida entre los jóvenes y los ancianos en Europa.

Para el crecimiento y la difusión del Evangelio para la vida, el MpV organizó una serie de encuentros en la caseta que se encontraba en el Meeting de Rímini.

Triunfo de la vida.

ARGENTINOS ALERTA

Hace menos de un mes nació en la localidad de La Bebida, departamento de  Rivadavia (prov. de San Juan) un bebé de 3 Kg en perfecto estado de salud que se  ha convertido en el más mimado de la familia y los vecinos. Su mamá es una joven  de 23 años que tiene un “80 por ciento de incapacidad total y permanente”. El  bebé nació fruto de una violación.

Este caso nos conmueve y nos muestra  cómo la nueva vida fue sorteando obstáculos y encontrado su camino para  finalmente llevar alegría no sólo a su humilde familia, sino también a toda una  comunidad que ha acogido a este bebé con mucho cariño. Al enterarse de la  noticia del embarazo, la gente del barrio empezó a acercarse con ropa para el  bebé y con ayuda para la joven mamá, muy querida en el vecindario. Son los  frutos de la fuerza del amor. Aunque el hecho de la violación es lamentable, el  bebé no tiene culpa alguna.

Si este caso se analiza a la luz de  criterios tan laxos y ambiguos como los de “calidad de vida”, estamos ante un  caso de libro para los que suelen pedir el aborto en estas circunstancias: una  violación a una joven discapacitada y una familia numerosa de condición humilde.  Además, el artículo 86 del Código Penal establece que “El aborto practicado por  un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta no es punible … si  el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre  una mujer idiota o demente”.

Sin embargo, este bebé fue creciendo  silenciosamente en el seno de su madre junto a su familia durante esos primeros  nueve meses y así pudo evitar cruzarse con alguna Legisladora o Juez pro-aborto  que le hubieran aplicado de un mazazo el artículo 86 del Código Penal.

Lamentamos toda la violencia que  implica una violación y esperamos que la justicia actúe con prontitud para  encontrar al culpable. Nos resulta ejemplar el cariño con el que su familia y la  comunidad han acogido a este bebé.

Sobre situaciones similares hemos informado en otras  oportunidades:

Reproducimos a continuación la noticia tal como fue  publicada en el Diario de Cuyo.

Violan a una enferma mental y su bebé es el más  mimado

La joven tiene 23 años y un importante retraso  mental. El bebé tiene 20 días y todos lo quieren. Un cuñado de la víctima está  en la mira de la Justicia.

Eduardo Manrique – Diario de Cuyo.

El bebé, un varón que hoy cumple 20 días y que nació  con 3 kg., aparece en escena y genera un magnetismo particular. Todos (familia y  vecinos) sonríen al verlo, todos quieren mimarlo, todos parecen agradecidos con  su presencia.

Quizá sea por verlo en brazos de su madre, una joven  de 23 años con sonrisa imperturbable, que también conmueve porque es alguien  especial: tal es su retraso madurativo que un neurólogo lo tradujo en un duro  diagnóstico, ‘80 por ciento de incapacidad total y permanente‘.

Hay sin embargo un costado dramático detrás de ese  cuadro familiar repleto de felicidad: el bebé, normal y sano, es fruto de un  abuso sexual. Y el único sospechoso es un cuñado de la joven enferma mental, que  en las próximas horas podría ser detenido.

El drama se descubrió cuando la joven tenía cinco  meses de embarazo. Al ver su vientre abultado su mamá (también madre de otros  seis chicos) preguntó quién le había hecho eso, y entonces la chica le señaló a  su propio cuñado como autor del ultraje.

Los abusos, explica Hilda, mamá de la víctima,  ocurrieron tiempo atrás cuando la dejaba ir desde su casa en La Bebida,  Rivadavia, hasta el domicilio de otra hija suya que vive con su marido y sus dos  chicos en Angaco. Los propósitos de esos viajes eran otros: que ayudara a su  hermana a cuidar los niños, porque a pesar de sus problemas madurativos sabe de  las cosas de la casa.

Al saber del abuso, se produjo un quiebre en las  relaciones familiares pero esa vez no hubo denuncia. La noticia del embarazo,  sin embargo, provocó una reacción muy distinta: la gente del barrio empezó a  acercarse con ropa para el bebé y con ayuda para la joven mamá, muy querida en  el vecindario.

Y en su propia casa se tomaron el asunto en serio:  ‘Nosotros somos pobres. Yo cobro una pensión por los siete hijos, mi marido hace  changas, mi hija de 18 años trabaja de empleada doméstica.

Mi hija no tiene pensión por su discapacidad y nos  hacen falta muchas cosas, pero al niño nunca le va a faltar nada. Con el  muchacho verán lo que harán, porque no puede ser que un yerno me haya hecho  eso‘, dice Hilda.

La mujer denunció el caso recién el último lunes,  cuando la novedad del nacimiento provocó el aviso de los médicos a las  autoridades y entonces se encaminó la investigación de rigor, pues legalmente se  entiende que una persona con problemas madurativos jamás pudo consentir una  relación sexual.

Legalmente, Hilda y su marido tienen la tutela del  niño y la de su madre, que desde el nacimiento amamanta, cambia pañales y está  siempre pendiente de la criatura.

Selección de embriones en hospital participado por la Iglesia

 Hospital San Pablo de Barcelona se hacen prácticas contrarias a la ética cristiana

Después de que el Vaticano mostrara su preocupación por la situación de algunos hospitales de Cataluña vinculados a la Iglesia en relación al aborto, algunas voces han alertado sobre otras prácticas contarias a la vida en su estado embrionario en estos centros.

El sacerdote barcelonés que denunció la situación ante la Santa Sede el pasado mes de mayo, Custodio Ballester, afirmó además que en el Hospital San Pablo de Barcelona “también se practica la experimentación genética y la selección de embriones humanos”.

En la cartera de servicios de ese hospital –en cuyo patronato se encuentran a partes iguales el arzobispado y el ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Cataluña-, se incluye efectivamente el de “Esterilidad y reproducción asistida”.

Casos públicos

De hecho, especialistas del Hospital San Pablo y de la Fundación Puigvert fueron los que expusieron públicamente en Barcelona el pasado mes de marzo el proceso que siguieron para lograr el nacimiento de un bebé libre de una mutación genética que le predisponía a sufrir cáncer de mama.

Los grandes medios de comunicación españoles se hicieron eco de la noticia dada la novedad de que el sistema público hubiera sufragado los gastos, con la autorización de la Generalitat y de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

Celebraron que el bebé, gestado in vitro en el marco de un proceso preimplantacional, naciera sano el pasado mes de diciembre.

Varios embriones candidatos no resultaron escogidos para desarrollarse y nacer, y otro llegó a implantarse en el útero, junto al elegido para no heredar la enfermedad.

El director del Programa de Reproducción Asistida y Jefe de Ginecología del hospital San Pablo, Joaquim Calaf, explicó entonces que el otro embrión libre de la carga genética seleccionado había sido sometido a técnicas de congelación por decisión de la pareja.

También dijo que los otros portadores del gen iban a ser desechados o entregados a investigación.

Tras someter a la mujer a un tratamiento hormonalde estimulación ovárica, se le extrajeron los óvulos en el quirófano y fueron fecundados con el semen de su marido in vitro.

Después se llevó a cabo la técnica de diagnóstico preimplantacional con el objetivo de seleccionar los embriones libres de los genes hereditarios que predisponen a sufrir la enfermedad.

Otro de los programas que especialistas del Hospital San Pablo y la Fundación Puigvert expusieron públicamente, en junio de 2009 en un congreso en Barcelona, fue el de “ovodonación altruista”.

Este programa trataba de responder “a la necesidad de un grupo importante de nuestras pacientes que necesitan de la recepción de ovocitos donados para cumplir su deseo de maternidad”, indicaron.

Para ello. se seleccionó un primer grupo de pacientes de su consulta de esterilidad y se solicitó “la colaboración de aquellas pacientes de nuestro programa de FIV” que cumplían unos requisitos.

Entre mayo de 2007 y diciembre de 2008, 16 pacientes aceptaron donar de manera altruista algunos ovocitos a condición de que al menos 10 ovocitos maduros fueran para ellas.

“Se beneficiaron 17 receptoras, con una media de 4,5 ± 0.8 ovocitos por receptora –explicaron los expertos-. En todos los ciclos excepto en uno se consiguieron embriones aptos para transferir”.

“Se lograron 8 gestaciones evolutivas más allá de la semana 10 de gestación (47%) y una gestación bioquímica –añadieron-. La tasa de gestación en las donantes fue del 62,5%, con criopreservación de embriones excedentes en 9 de los ciclos”.

Moral católica

Respecto al tratamiento de la infertilidad, la Instrucción de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre algunas cuestiones de bioética titulada Dignitas personae (1995) indica la necesidad de que las nuevas técnicas médicas respeten, entre otras cosas, el derecho a la vida de cada ser humano desde su concepción.

La Instrucción Donum Vitae puso en evidencia ya en el año 1987 que la fecundación in vitro comporta muy frecuentemente la eliminación voluntaria de embriones.

Ese documento señala que “la inseminación artificial homóloga dentro del matrimonio no se puede admitir, salvo en el caso en que el medio técnico no sustituya al acto conyugal, sino que sea una facilitación y una ayuda para que aquél alcance su finalidad natural”.

A la necesidad de respetar la vida humana desde su concepción, reiterada en los documentos vaticano y en las intervenciones públicas del Papa, introduce matices el Instituto Borja de Bioética, asesor del Hospital San Juan de Dios de Esplugues de Llobregat y cuya sede se encuentra en su mismo recinto.

En un monográfico sobre el embrión humano de su revista Bioètica & Debat publicado en 2009, el Instituto Borja ve difícil considerar individuo al embrión antes de su implantación.

El texto indica que “antes de la implantación, en ningún caso se puede hablar de aborto porque aún no se ha iniciado la gestación”.

Con esta misma premisa, por ejemplo, el capellán del Hospital materno-infanti San Juan de Dios de Esplugues justifica que la Píldora del día después no es abortiva.

El Instituto Borja de Bioética, de la Universidad Ramon Llull y presidido por un padre jesuita, fue amonestado públicamente por los obispos de Cataluña en 2005 por la publicación de su Declaración Hacia una posible despenalización de la eutanasia.

La línea roja

Según elcoordinador del secretariado interdiocesano de pastoral de la salud de la conferencia episcopal tarraconense, Alfons Gea, “la selección de embriones está contra la vida y eso no se puede tolerar”.

“¿Qué se hace con los otros embriones que no llegan a nacer? Sencillamente los matan o los manipulan, y son embriones que están fecundados”, denunció.

Para Gea, la Iglesia puede incidir positivamente en los hospitales con la humanización de la salud, los cuidados paliativos, el final de la vida,… pero hay una línea roja que no se debe traspasar y se refiere al respeto a la vida humana.

“Esta manipulación no se puede admitir, se encuentra en lo que es pasar la línea roja –añadió- y si el hospital no quiere dejar de hacer estas prácticas, la Iglesia debe plantearse la única alternativa de abandonar su responsabilidad directiva allí”.

En la carta de respuesta a las denuncias de Ballester, el Pontificio Consejo para los Agentes Sanitarios afirma ser “consciente del desafío que se presenta sobre todo para los hospitales católicos, pues están llamados a tutelar y defender la vida humana en medio de una cultura de muerte”

Zenit

CIDEVIDA – Entre todos ¡podemos!.

Entre todos ¡podemos!. Otra vez te necesitamos

 

Como probablemente sabes, desde el mes de junio hemos puesto en marcha el

CIDEVIDA, en Tordesillas (España). Muchos lo consideran un milagro por dos motivos, el primero por la opinión pública a favor del aborto y el segundo por la crisis económica por la que estamos pasando, que no sólo ahoga a las empresas, sino que también paraliza cualquier iniciativa que pueda surgir de este estilo.

 

Lleva abierto más de dos meses, algo insólito por lo anteriormente expuesto, pero entre todos lo hemos conseguido. Ahora toca dar el segundo paso para que tenga la continuidad que se merece. Estamos seguros que lo más importante que ha ocurrido, en este tiempo, gracias a conectar con CIDEVIDA son los tres casos de los que tenemos noticia –puede que haya más- de chicas embarazadas que han decidido continuar adelante con el embarazo y no abortar.

 

En las próximas semanas necesitamos conseguir 28.368 € para terminar de pagar la exposición.

En esta ocasión para lograrlo hemos puesto a la venta 567 tejas (pues, en su día comenzamos con las baldosas y ahora terminamos de pagar lo que queda con las tejas).

 

Hoy te pido una pequeña colaboración o, si la situación económica no te lo permite, que se lo digas a algún amigo que pueda colaborar, y que nos compres una de estas “tejas virtuales”, para terminar de pagar lo pendiente que es fundamentalmente la instalación eléctrica, las pantallas y cañones proyectores y la impresión de los murales.

 

Partidas pendientes de pago

 

Proyecto de electricidad, e instalación

9.050,00

Pantallas y cañones

6.000,00

Impresión de paneles

12.118,00

Otros conceptos (atención, folletos etc.)

1.200,00

Total pendiente

28.368,00

 

Te puedes preguntar si 50 euros servirán para algo frente a los 28.368 del total.

Por supuesto que sí.

Si conseguimos 10 personas que colaboren en 57 ciudades de cualquier parte del mundo, podríamos liquidar la deuda para seguir adelante.

Si tu no puedes directamente ayúdanos a encontrar a esas otras personas cercanas a ti que consideres que sí podrían hacerlo.

 

Si has pasado por la exposición habrás podido comprobar el acierto en el diseño y en el contenido didáctico de la misma. Una vez terminado el verano nuestra intención es que acudan muchas excursiones a visitarla a lo largo del año.

 

Es muy buena la reacción positiva de los jóvenes cuando la visitan. Por esto, aprovecho esta ocasión y te animo a promover excursiones en colegios, centros educativos, parroquias o en cualquier otro sitio que se te ocurra. El teléfono para concertar visitas es 687775436.

 

Para seguir esta campaña económica, puedes ver las tejas que se van vendiendo en

 

Para comprar una teja, sólo hace falta que nos ingreses 50 €,

LA CAIXA nº 2100 5418 33 0100159004

CAJA ESPAÑA nº 2096 0148 75 3421361204

www.cidevida.org mediante ingreso o transferencia en la Cta. Cte. de CIDEVIDA

 

Estamos seguros que con los años serán muchas las personas que pasarán por Tordesillas a visitar el CIDEVIDA y muchas las vidas que se salvarán. Por todo esto, muchas gracias por tu generosidad y por ayudarnos.

 

Todo el equipo promotor del CIDEVIDA

en cualquiera de estas entidades