La Castidad.

¿Es posible que no existan hoy teólogos, pastores, médicos, sociólogos que sepan ilustrar la belleza de la castidad como valor humano y, sobre todo, la virginidad por el Reino? Es desconcertante y preocupante que el Sínodo haya ignorado totalmente este aspecto.

 

Pienso que no sólo los Padres sinodales, sino también todos los católicos y las personas de buena voluntad han vivido con mucho sufrimiento interior el dilema debatido en el Sínodo, entre ser fieles a la palabra de Cristo sobre el matrimonio y, al mismo tiempo, salir al encuentro de tantas situaciones llenas de fragilidad, de fracaso, de crisis de la familia. Esta laceración interior, ciertamente presente en todos los Padres sinodales y en todos los otros participantes (parejas, religiosos y observadores de otras confesiones), impide clasificar de manera simplista las distintas posiciones contraponiendo los “conservadores” a los “abiertos”, los “rígidos” a los “misericordiosos”.

 

También la relación-síntesis de la primera semana, hecha por el cardenal Erdő, reflejaba esta laceración e indicaba los posibles caminos para afrontar los problemas de la familia, manteniendo firme la doctrina. Son muchas las cosas positivas presentes en esta relación, pero otras dejan un sentimiento de incomodidad. Entre las positivas hay que subrayar la actitud de fondo que hay que asumir frente a la crisis de la institución familiar, que es la de presentar “el Evangelio de la familia”, es decir, toda la belleza del matrimonio y de la familia cristiana, testimoniada por muchos esposos y muchas familias. Esta “belleza”, fruto de la gracia, pasa ciertamente por el camino de la cruz, hasta el heroísmo del amor oblativo. La relación del cardenal Erdő tocaba también otras muchas situaciones que están más o menos directamente vinculadas a la familia, a saber: la cohabitación (y, por consiguiente, las relaciones prematrimoniales), las uniones de hecho, los matrimonios civiles entre bautizados y la cuestión homosexual.

 

Ahora bien, nos preguntamos: en lugar de plantear soluciones ambiguas, que lo único que hacen es desorientar a los fieles, ¿por qué no se ha dedicado ni una sola palabra a la “belleza de la castidad” como valor auténticamente humano y cristiano? ¿Tal vez sea porque la castidad ya no es una virtud? ¿O es que la Iglesia ya no tiene la valentía de indicar a los jóvenes, a los prometidos y también a las parejas casadas, el valor de la castidad y de la virginidad por el Reino de Dios? ¿No sería este el verdadero mensaje profético para nuestro tiempo?

 

Después de todo, los primeros cristianos, que vivían inmersos en un mundo corrompido bajo todos los puntos de vista, se presentaron proclamando, por una parte, la belleza del matrimonio cristiano, monógamo e indisoluble, signo de la unión de Cristo con la Iglesia y, por la otra, proponiendo la superior belleza de la virginidad, abrazada por causa de Cristo y del Evangelio. ¿Acaso Jesús no era virgen? Y la Madre de Jesús, María, ¿no ha sido proclamada desde el principio “siempre virgen”? Ciertamente, los tiempos modernos exigen una presentación adecuada a las problemáticas actuales. Pero, ¿es posible que no existan hoy teólogos, pastores, médicos, sociólogos que sepan ilustrar la belleza de la castidad como valor humano y, sobre todo, la virginidad por el Reino? Este sería el trabajo que hay que hacer y esperemos que se haga en el año de la vida consagrada (noviembre 2014-2015).

 

Es desconcertante y preocupante que el Sínodo haya ignorado totalmente este aspecto. Si la Iglesia ya no sabe proponer integralmente el mensaje evangélico sobre la sexualidad, entonces significa que la mentalidad del mundo ha entrado también en la Iglesia. Y queriendo ir un poco al fondo de la cuestión, hay un motivo para esta ofuscación, que ha ocurrido en el momento en que se han querido nivelar todas las vocaciones, todos los carismas, diciendo que la elección de la virginidad por el Reino no es “mejor” que la elección matrimonial. ¿No dice Pablo que hay que “aspirar a los carismas más grandes” (1Cor 12,13)? ¿Y acaso no dice que quien se casa “hace bien”, pero que quien no se casa para ser todo él del Señor “hace mejor” (cfr. 1Cor 7,32-38)? ¿Y no ha sido siempre ésta la posición de la Iglesia católica en sus dos mil años de historia? ¿O acaso Dios no es libre de dar sus dones y de ofrecer a uno cinco talentos, a otro dos y a otro uno solo? Después, le tocará a cada uno hacer fructificar al máximo el don recibido, y sobre esto el Señor valorará la santidad de la persona.

 

Volviendo al Sínodo, debería estar claro que la crisis de la familia está causada también por la crisis de la moral sexual. Ahora bien, en lugar de rociar con un poco de agua bendita situaciones objetivas de pecado (y se ha observado que en la relación-síntesis falta precisamente este concepto), ¿por qué no plantear, también respecto a la sexualidad, esa propuesta positiva que se quiere hacer para la familia? En otras palabras, hay dos “bellezas” evangélicas que hay que presentar: la “belleza de la familia”, escuela de oblación, de fecundidad y de comunión y la “belleza de la castidad”, escuela de autodisciplina y de elevación del amor humano y cristiano.

 

Si la reflexión sobre la familia que proseguirá con el Sínodo ordinario del año que viene se reduce a copiar a los ortodoxos en lo que atañe a la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar; a los protestantes en su consideración del Evangelio como un ideal, dejando a las conciencias de los individuos la decisión en situaciones concretas; a los anglicanos en su comprensión de la sinodalidad como un modo de resolver las cuestiones a fuerza de mayorías, entonces no se entiende dónde está esa “creatividad” sobre la que el Papa Francisco ha insistido.

 

Enrico Cattaneo

Traducción de Helena Faccia Serrano, publicado en ReL, 24-10-14

 

Anuncios

Balconeras AIN: Llenemos las calles de espíritu navideño

Los dos modelos de balconera para esta Navidad

Inundemos nuestras casas y las fachadas de nuestras ciudades de balconeras-tapices, para dar testimonio público de nuestra fe y contribuir a dar el verdadero sentido a la Navidad. ¡Elige la que más te guste y reenvía este mensaje a tus familiares y amigos!:

Modelo 1 (Virgen+Niño): 1m x 66cm.  Modelo 2 (Sagrada Familia): 1m x 90cm.

Donativo*: 10 €, si se recogen en las oficinas de AIN (Madrid y Barcelona). 15 €, con gastos de envío incluidos.

Adquiérelas desde aquí y ahora
O si prefieres, por teléfono: 91 725 92 12, 93 237 37 63. Por mail: ain@ain-es.org o en nuestras oficinas de Madrid y Barcelona.

*Los donativos recaudados se destinarán a proyectos de ayuda pastoral para los católicos de India (Campaña de Navidad de AIN).

Osoro pide poner una vela en las ventanas en Nochebuena

 

Osoro da la bendición con el Santísimo a los jóvenes 01

 

 

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, propuso anoche a los cientos de jóvenes que volvieron a llenar la Basílica de la Virgen, sentados en el suelo, en la vigilia de oración mensual con el prelado, la figura de Abrahán como ejemplo de “confianza absoluta en Dios” y les aseguró que “merece totalmente la pena renunciar a todo por Él”.

En su catequesis, el Arzobispo centró su reflexión en la confianza ante Dios “que jamás te abandona, que te quiere con todas las consecuencias” y recordó a los jóvenes que “con esa seguridad, se puede renunciar a todo en este mundo, porque nada encontraremos mejor que lo que Dios nos ofrece”.

Al ser la última vigilia de oración con los jóvenes en la Basílica antes de las Navidades, les invitó también a que “exteriorizar, y no quedarnos sólo para nosotros, la alegría de que Dios se hace hombre”, colocando una vela encendida en el balcón o la ventana en la Nochebuena. De esta manera, demostramos a todos “la alegría de que en el corazón de cada hogar está naciendo Jesús”.

El prelado insistió en que “tenemos que demostrar públicamente que la cercanía de Dios a cada uno, hasta el extremo de que se hace hombre, es una experiencia fundamental y decisiva para nuestra vida” e invitó también a “exteriorizar, de esta misma manera que sólo con Dios, con esa cercanía extrema suya, podemos ser seres plenamente humanos”.

La vigilia incluyó la exposición al Santísimo, la lectura de un salmo y la proclamación de una lectura vocacional. Igualmente, un icono de Cristo bendiciendo presidió la vigilia “que ha ido recorriendo los diferentes templos en los que se desarrollan”, según han indicado hoy a la agencia AVAN el presidente de la comisión de Infancia y Juventud del Arzobispado, Óscar Benavent.

Durante la vigilia grupos de jóvenes del arciprestazgo número uno “El Santo Cáliz y Nuestra Señora de los Desamparados” de la que forman parte las parroquias del sur de la capital valenciana fueron los encargados de organizar la celebración y preparar los cantos musicales, ha añadido.

Las vigilias se celebran durante este curso, al igual que el año pasado, todos los primeros viernes de mes en la Basílica y los segundos viernes, en una parroquia distinta de la archidiócesis de Valencia. De esta manera, está previsto que la siguiente vigilia de jóvenes con el Arzobispo sea el próximo 9 de diciembre en la parroquia San Jorge Mártir de localidad valenciana de Paiporta.

Los encuentros de jóvenes con el Arzobispo están siguiendo este año “como hilo conductor el ‘Itinerario Diocesano de Renovación 2010-2014“, que promueve monseñor Osoro.

Avan

Argelia: un cristiano condenado a cinco años de cárcel por un CD

”Le ha dado un CD a un vecino, y por esto debe sufrir cinco años de prisión”. Con estas pocas palabras, el pastor Mustapha Krim, presidente de la Iglesia Protestante de Argelia (EPA), ha resumido a Compass Direct News (30 de mayo) la dura condena emitida, recientemente, por la justicia del país magrebí a un cristiano evangélico, llamado Siaghi Krimo.

El tribunal correccional del distrito o “cité” de Djamel, en Oran -Warhan en árabe, la ciudad portuaria a 470 km al oeste de la capital Argel, -ha condenado, el pasado miércoles 25 de mayo, al convertido a una pena de cinco años de prisión y adem&#22 5;s delpago de una multa de 200.000 denarios (casi 2.760 dólares) por haber “ofendido” al Profeta. Krimo, que está casado y tiene una niña de 9 meses, tiene 10 días de tiempo para apelar.

El hombre fue arrestado junto a otro cristiano -Sofiane- por los servicios de seguridad de Argelia, el pasado 14 de abril. Puesto en libertad después de tres días, Krimo acabó ante un tribunal el pasado 4 de mayo. El que acusó al cristiano de proselitismo y de blasfemia con respecto al profeta Mahoma, fue su vecino musulmán, a quien había dado un CD y con quien había tenido una discusión sobre la fe cristiana.

Lo que llama la atención de este asunto es que todo el proceso contra Krimo se ha desarrollado en ausencia del único testigo de la presunta blasfemia -el citado vecino musulmán- y de cualquier tipo de pruebas materiales. Este “detalle” no ha impedido al juez de turno ir más allá de la de la pena exigida por el representante de la fiscalía. Esta había pedido una pena preventiva de dos años y una pecuniaria de sólo 50.000 denarios, el juez ha decidido otra cosa y ha infringido al imputado el máximo castigo prevista por el Código Penal de Argelia por la violación del artículo 144 bis 2.

El artículo en cuestión, que se podría definir como la versión de Argelia de la infame ley pakistaní de la blasfemia, prevé condenas preventivas de hasta cinco años de prisión para quien ofende al Profeta o a “los mensajeros de Dios” y para quien “denigra los dogmas y preceptos del Islam a través de textos escritos, dibujos, declaraciones o cualquier otro medio” (Compass).

La dura condena ha dejado de piedra a la comunidad cristiana de la zona. “Si comienzan a aplicar la ley de este modo, significa que no hay respeto para el cristianismo”, declaró el director de EPA, Mustapha Krim, que teme lo peor. “Muy pronto muchos cristianos de Argelia se verán en la cárcel”, dijo a Compass. “Si el simple hecho de darle un CD a tu vecino te cuesta cinco años de prisión, esto es catastrófico”.

También el abogado de Krimo, Mohamed Ben Belkacem, ha hablado de una sentencia inesperadamente dura, que refleja el prejuicio del poder hacia los cristianos. “No nos esperábamos para nada esta sentencia”, confesó a Compass. “El juez ha castigado a los “cristianos”, no al “imputado”. No había pruebas y sin embargo el Tribunal no ha aceptado las circunstancias atenuantes”, continuó el abogado, que recordó que Krimo tenía “buenas relaciones”con los vecinos y que se proclamó inocente. “Mi cliente ha negado haber insultado al Profeta y no hay ninguna prueba material que apoye esta acusación”, destacó Ben Belkacem.

Algunos no excluyen totalmente que el Tribunal haya sido presionado para condenar al cristiano a una pena ejemplar. “El juez habría exonerado a Krimo de todas las acusaciones, en circunstancias normales, pero creo que ha recibido órdenes de sus superiores de ser duro”, declaró un representante del EPA, citado por la organización International Christian Concern (28 de mayo).

Para muchos analistas, la sentencia de Orán refleja el nuevo giro de tuerca por parte del gobierno del presidente Abdelaziz Bouteflika (en el poder desde 1999) contra las iglesias evangélicas. Simbólica para el clima que se ha instalado en el país -definido como “perjudicial” por el periódico El Watan en su editorial del 25 de mayo- es la decisión del gobernador o “wali” de la provincia de Bejaia o (Bugia), Ahmed Hammou Touhami, de imponer la clausura definitiva de los siete lugares de culto protestantes de la provincia nordoriental, dos de las cuales están en la homónima ciudad de Cabilia.

En una declaración enviada el pasado 22 de mayo a EPA, el gobernador explicó su decisión, escribiendo que todas las iglesias de la provincia eran ilegales porque no estaban registradas por la autoridad, como obliga la ley nº 06-03 (o bien 06-02 bis), conocida como la Ordenanza 06-03.

“No estamos en contra de el ejercicio de cultos distintos al musulmán. No hemos hecho otra cosa que invitar a las comunidades religiosas no musulmanas a respetar la ley”, se defendió el gobernador. “Les pedimos obedecer la ley. Algunos ejercen su culto en garajes” (El Watan 25 de mayo).

Muy distinta es la versión proporcionada por la Iglesia protestante local. Según Mustapha Krim, “todas las prácticas necesarias se han puesto en marcha a nivel de la Comisión Nacional de los cultos y del Ministerio del Interior después de la promulgación de esta ley 06-03, para le regularización de nuestra situación”. Acciones que han demostrado ser vanas, a causa de un “bloqueo” a nivel ministerial.

La norma, introducida en 2006, es muy controvertida. Según los expertos, ha creado “una zona gris en la cual el Gobierno y la policía tienen margen para actuar contra la Iglesia. Esta ley permite al gobierno a condenar a los creyentes por su fe o por culto ilegal aunque la Constitución garantiza la libertad religiosa” (Compass, 5 de octubre de 2010). Igual de contundente es al opinión de Mustapha Krim, que confirma el uso instrumentalizado, incluso “inquisidor contra los cristianos” de la ley (El Watan 25 de mayo).

Para el abogado Ben Belkacem, “los cristinos viven en una situación muy difícil en Argelia”. “Son -sostiene- sólo tolerados por motivos de política exterior y en realidad no tienen ninguna libertad de culto, ya que no se reconoce ninguna asociación, no obstante los numerosos esfuerzos”.(Compass 25 de mayo).

Tampoco El Watan tiene dudas. “La intolerancia oficial continua haciendo estragos” en Argelia, un país en el que “tener en posesión Evangelios o Biblias se ha convertido en un crimen que merece la cárcel”. El periódico acusa además a las autoridades a hacer el mismo juego que los integralistas y fundamentalistas, en particular del Frente Islámico de Salvación o FIS. “Los jefes actuales del país están aplicando el programa del FIS sin el FIS”, concluye el periódico su editorial del 25 de mayo, llamado “Purificación religiosa”.

Como recuerda Compass, Argelia cuenta hoy con más de 99.000 cristianos, que representan menos del 0’3% de la población compuesta por 35’4 millones de habitantes.

Zenit

Declaración sobre la exposición de símbolos religiosos cristianos en Europa

CCXVI Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española

Junto con otras conferencias episcopales y diversas instancias tanto estatales como sociales de todo el Continente, la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española, reunida cuando se espera una próxima resolución de la Corte europea sobre la exposición de símbolos religiosos en las escuelas estatales, desea subrayar la importancia de la cuestión para las convicciones religiosas de los pueblos y para las tradiciones culturales de Europa.

 Gracias precisamente al cristianismo, Europa ha sabido afirmar la autonomía de los campos espiritual y temporal y abrirse al principio de la libertad religiosa, respetando tanto los derechos de los creyentes como de los no creyentes. Esto se ve más claro en nuestros días, cuando otras religiones se difunden entre nosotros al amparo de esa realidad.

La presencia de símbolos religiosos cristianos en los ámbitos públicos, en particular la presencia de la cruz, refleja el sentimiento religioso de los cristianos de todas las confesiones y no pretende excluir a nadie. Al contrario, es expresión de una tradición a la que todos reconocen un gran valor y un gran papel catalizador en el diálogo entre personas de buena voluntad y como sostén para los que sufren y los necesitados, sin distinción de fe, raza o nación.

En la cultura y en la tradición religiosa cristianas, la cruz representa la salvación y la libertad de la humanidad. De la cruz surgen el altruismo y la generosidad más acendrados, así como una sincera solidaridad ofrecida a todos, sin imponer nada a nadie.

En consecuencia, las sociedades de tradición cristiana no deberían oponerse a la exposición pública de sus símbolos religiosos, en particular, en los lugares en los que se educa a los niños. De lo contrario, estas sociedades difícilmente podrán llegar a transmitir a las generaciones futuras su propia identidad y sus valores. Se convertirían en sociedades contradictorias que rechazan la herencia espiritual y cultural en la que hunden sus raíces y se cierran el camino del futuro. Ponerse en contra de los símbolos de los valores que modelan la historia y la cultura de un pueblo es dejarle indefenso ante otras ofertas culturales, no siempre benéficas, y cegar las fuentes básicas de la ética y del derecho que se han mostrado fecundas en el reconocimiento, la promoción y la tutela de la dignidad de la persona.

El derecho a la libertad religiosa existe y se afirma cada vez más en los países de Europa.

En algunos de ellos se permiten explícitamente otros símbolos religiosos, sea por ley o por su aceptación espontánea. Las iglesias y las comunidades cristianas favorecen el diálogo entre ellas y con otras religiones y actúan como parte integrante de sus respectivas realidades nacionales. En cuanto a los símbolos, existe en Europa una variedad de leyes y una diversa evolución social y jurídica positiva que debe ser respetada en el marco de una justa relación entre los Estados y las Instituciones europeas.

Sólo en una Europa en la que sean respetadas a la vez la libertad religiosa de cada uno y las tradiciones de cada pueblo y nación, podrán desarrollarse relaciones adecuadas entre las religiones y los pueblos, en justicia y en libertad.

No es casualidad. Está pasando

EL DESAFIO DE LA CRISTIANDAD. ENTRE LA CONJURA MASÓNICA Y LA JIHAD DEL ISLAM

Terminó el 2009 con negros presagios sobre la cabeza de los pueblos cristianos. Ya no puede atribuirse a una coincidencia, o a una moda de políticas provisorias, el asalto a nuestras creencias. La premeditación prepotente y descarnada con que los líderes mundiales impulsan la transformación de las costumbres y tradiciones cristianas del Occidente obedece a un mandato surgido en las logias y los tabernáculos que operan lejos de la vista de los pueblos. Transformaciones impulsadas a través de leyes que –oh casualidad- son promovidas simultáneamente en todas partes: leyes de aborto, leyes de “género”, leyes de “memoria histórica”. Todo debidamente aderezado con un alud mediático que todo lo justifica y lo revalora.

Así vemos que nuestra cara creencia en el valor de la vida humana como portadora del destino trascendente que le ha regalado el Creador es aniquilada por las leyes de aborto y eutanasia. Los valores tradicionales de la familia cristiana rebajados al equipararlos con el matrimonio homosexual. Conculcados los derechos infantiles por la ley que permite sean adoptados por parejas del mismo sexo. Perseguidas las autoridades eclesiásticas que levantan su voz contra todo esto. Cuando buscamos los orígenes de este cataclismo que nos cae sobre las cabezas, debemos remontarnos a la penumbra de los siglos, cuando se conjuró el enemigo de la cristiandad. Cuando las logias se propusieron todo, letra por letra y palabra por palabra lo que hoy está sucediendo. NO ES CASUALIDAD.

Los mismos que promovieron “el racionalismo”, los mismos que ocultan sus creencias paganas tras los nombres secretos de Dios, los difusores de la oscuridad bajo la proclama irónica de ser caballeros de LUZ. Son los hacedores de las revoluciones, los destructores de los reinos cristianos. Los liquidadores del Imperio Español. Los padres del marxismo y el bolchevismo. Son los creadores del socialismo, de los Frentes Populares, de la Socialdemocracia y del pernicioso Liberalismo. Son los autoproclamados agnósticos, infiltrados entre los incautos que en cuanto se les escarba un poco reluce el gnosticismo pagano de las primeras horas de la lucha contra el Cristianismo, surgido de las sombras, siempre en las sombras.

Tesoneros, despiadados, armados de un odio teológico a la Cruz, perseveraron. Sufrieron descalabros, avanzaron y retrocedieron. Se cobraron cada derrota, emborronaron cada página de la historia que los revela. Y castigan el cuerpo de las Instituciones de las naciones, que vertebran la tradición y sostienen a los pueblos. Es así que los ejércitos, pilar fundamental, al lado de nuestra fe, son el blanco de la venganza y el objetivo de su ataque. Suman sus fuerzas en esta tarea todas las vertientes de los tabernáculos. Los liberales sirven en bandeja a nuestros soldados para el desquite perverso de los marxistas. El fin es el mismo, NO HAY CASUALIDADES. Desmontar los ejércitos de su finalidad patriótica, convertirlos en monigotes mundialistas de los intereses espurios de las fachadas internacionales, o simple y llanamente desaparecerlos, como están haciendo con los de Argentina y Uruguay. Han insuflado la mentira en el corazón de las nuevas generaciones y han criminalizado a los guerreros de la Patria, ocultado sus hazañas, enfangado la memoria de sus héroes. Han puesto una inmensa cortina que oculta la verdad. No se puede atisbar por sus rendijas las glorias imperecederas de nuestras armas.
EL ISLAM, MIENTRAS TANTO, NO CONCILIA Y SE PREPARA

Se habla de que no todo en El Islam es fundamentalismo, que las políticas progresistas de “encuentros de civilizaciones” emprendidas por los líderes europeos acercarán a Occidente con los pueblos mahometanos. Uno se pregunta si es imbecilidad o derrotismo premeditado.
El Islam no puede alterar su esencia sin diluirse en el intento. El fundamento del Islam es la Guerra Santa, la Jihad. El Islam vive y existe para la conversión obligada de todos los hombres. El Islam no puede negociar o atemperarse sin contradecir al hacerlo su fin ulterior. Esto no lo puede cambiar nadie, porque es la palabra de su profeta y el vértice de su fe.

El Islam tiene su ley y su tradición y no las pone en tela de juicio. Los cristianos somos el enemigo y ellos “los únicos creyentes”. Esta es una realidad que se proclama a los cuatro vientos, porque así predican las religiones: a los cuatro vientos, repito, sí, ese es el fin, ¿porque los gobiernos de Europa han abierto las puertas a una emigración que sin levantar una cimitarra y por la sola progresión del crecimiento demográfico será la mayoría religiosa de la cuna de nuestra civilización? En unas décadas el Islam prevalecerá en Europa. Y mirando el trato que se inflige a las minorías en los países mahometanos se puede imaginar el destino de nuestros hijos y nuestros nietos.
El Islam fue, es y será enemigo del Cristianismo. Son creencias excluyentes. Nuestros mayores no se llamaron a engaños, y jalonan nuestra historia mil episodios de lucha por sobrevivir los unos sobre los otros. Nada ha cambiado, el discurso pseudo culto de encuentros y multiculturalidad son pamplinas, y los mahometanos lo tienen bien claro.

En Egipto los “infieles”, en su propio país, pagan impuestos discriminatorios por el solo hecho de serlo. En Irak y Afganistán los cristianos son asesinados, lo mismo que en Filipinas. Los mahometanos arrasan en Sudán aliados con los paganos. Los Reinos Árabes financian las “madrasas” (1) y “mezquitas” que florecen por toda Europa. Y mientras pretenden dar una imagen de equilibrio, es bien sabido que de esas familias y de sus arcas se financian los grupos de choque del Islam, como Al Qaeda y otros.

El que pretenda encontrar en El Islam un aliado religioso no hace más que engañarse. El Islam se solaza de nuestra decadencia y se alista para heredar y reconquistar.
LA RESPUESTA DE LA CRISTIANDAD

Hay una sola posible respuesta. La fe, la oración y la acción. Hay que librar “el buen combate YA”. Es el deber de cada hombre y mujer que reconozca en estas palabras la verdad, que admita en su interior que esto ESTÁ PASANDO y que está pasando de manera implacable. Todo cristiano que reconozca en estas previsiones sus propios temores y sus propias certezas, se obliga inexcusablemente a la acción. Una acción al servicio de la Fe, la Verdad, y la defensa de nuestra Tradición Cristiana. Un compromiso con nuestra Iglesia y con las instituciones patrias. Una voluntad de ya no callar por no disgustar. Una decisión de revelar esta verdad sin temor y con valentía.

No tener miedo a manifestar la fe públicamente, pide el Papa Benedicto XVI

 

Al recibir esta mañana a los miembros de la Inspección General de Seguridad Pública en el Vaticano, el Papa Benedicto XVI agradeció el trabajo que desempeñan y los exhortó a realizar esta labor en coherencia de fe, sin tener miedo a manifestarla públicamente en los ámbitos en los que se desenvuelven.

En su habitual discurso del encuentro de principios de año con los miembros de la Inspección General de Seguridad Pública del Vaticano, el Santo Padre resaltó que su misión es “particularmente importante para el desarrollo de la misión del Pontífice romano“.

Esta tarea, dijo el Papa, “hace posible el clima de serenidad que da a todos los que vienen a visitar el centro de la cristiandad la posibilidad de una auténtica experiencia religiosa, en contacto con testimonios fundamentales de la fe cristiana como la tumba del apóstol Pedro, las reliquias de tantos santos y las tumbas de los numerosos pontífices, que el pueblo cristiano ama y venera”.

Recordando la “gran dedicación y responsabilidad” que se exige a los agentes para cumplir su deber, Benedicto XVI destacó que este trabajo debe ser, desde el punto de vista de la fe, “un modo particular para servir al Señor y casi de ‘prepararle el camino’ para que la experiencia que se vive en el centro de la cristiandad represente para todo peregrino o visitante una ocasión particular para el encuentro con el Señor, que cambia la vida”.

El Santo Padre concluyó deseando a los miembros de la Inspección General de Seguridad Pública que su trabajo les haga “siempre más fuertes y coherentes en la fe” y les exhortó a “no tener miedo ni vergüenza humana a la hora de manifestarla en el ámbito de las respectivas familias, en el laboral y en cualquier otro lugar”.