Estos son los daños para la salud de la píldora abortiva “del día después”

La píldora abortiva del día después se facilita sin necesidad de prescripción médica a todas las mujeres que la precisen, independientemente de su lugar de residencia y en el plazo necesario para garantizar su eficacia hasta 72 horas después de una relación sexual.

La píldora abortiva del día después (pdd), sin receta médica

 Como indican numerosos estudios científicos, este compuesto constituye toda una “bomba hormonal”, y entre los efectos que puedan causar a la mujer que la toma se encuentran:

-Insuficiencia hepática
-Aumento del riesgo de cáncer de hígado y páncreas
-Producir náuseas (42% ) y vómitos (16% )
-Sangrado vaginal (31% )
-Vértigos o mareos (20% )
-Dolor abdominal (15% )
-Fatiga (13% )
-Dolor de cabeza (10% )
-Sensibilidad mamaria (8% )
-Retraso de la menstruación (5% )
-Diarreas (3% )

Además de estos efectos secundarios, se han observado también consecuencias como el embarazo ectópico y la formación de coágulos sanguíneos, debido a las dosis hormonales tan elevadas suministradas a las mujeres. De hecho ya se han dando casos de fallecimientos de adolescentes por derrame cerebral en las Urgencias de los hospitales.

Por otra parte, al contrario de lo que repiten mecánicamente los pro-abortistas, la  píldora PDD actúa por un mecanismo antiimplantatorio cuando se hubiera producido ya la fecundación, siendo por tanto abortiva.

Las consecuencias imprevistas de las uniones de lesbianas

En Estados Unidos, la disputa entre dos lesbianas en torno a la hija de una de ellas ha revelado una consecuencia inesperada de las uniones civiles: la posibilidad de que, tras la ruptura, la madre biológica pierda a sus hijos.

No debe establecerse una unión civil con alguien al que no quiera darse los derechos legales sobre los hijos

Lisa Miller y Janet Jenkins se conocieron en 1997. Poco tiempo después, Miller dejó su casa de Virginia y se fue a vivir con Jenkins. A finales de 2000 viajaron a Vermont, donde se acababan de legalizar las uniones civiles entre personas del mismo sexo, para establecer la suya. Compraron una casa y se instalaron en ese estado.

En 2002 Miller concibió por inseminación artificial y dio a luz a una niña, Isabella, que ahora tiene 7 años. Un año y medio después, Miller se separó de Jenkins, abandonó la práctica homosexual y entró a formar parte de un grupo evangélico.

Como en Virginia no eran legales las uniones civiles entre homosexuales, Miller consiguió sin problemas la custodia exclusiva de su hija. Pero entonces Jenkins recurrió a un tribunal de Vermont, amparándose en la ley de uniones civiles de ese estado.

El juez concedió generosos derechos de visita a Jenkins. A partir de ese momento, comenzó una batalla legal que ha involucrado ya a varios tribunales de ambos estados, a los medios de comunicación y a diversos grupos de presión.

Miller comenzó a poner trabas a las visitas de Jenkins, pues estaba convencida de que a su hija Isabella no le hacían ningún bien. De hecho, en 2007 denunció a su ex pareja por abusar de la niña. Pero los servicios de protección de menores de Virginia consideraron infundadas las acusaciones.

Durante los últimos meses, la tensión ha ido en aumento. El pasado 20 de noviembre, un tribunal de Vermont decidió dar la custodia exclusiva a Jenkins. La niña debía ser entregada el 1 de enero, pero Miller no apareció. Ahora está con su hija en paradero desconocido.

Piénsatelo dos veces

A estas alturas, el caso tiene difícil solución. Una cosa está clara: a la pequeña Isabella le ha tocado pagar los platos rotos. Los tribunales implicados dicen que quieren guiarse por el interés de la menor, pero lo cierto es que este criterio puede servir para defender tanto una cosa como la contraria.

Para Maggie Gallagher, presidenta de la National Organization for Marriage, este drama debería servir al menos para aprender una lección: “No establezcas una unión civil con alguien al que no quieras dar los derechos legales sobre tus hijos”, dice en declaraciones a Catholic News Agency

“Y no confíes demasiado en el criterio del ‘mejor interés del menor’. Porque si ese interés entra en conflicto con las normas de última moda, ten por seguro que a los tribunales no les importará qué es lo mejor para tu hijo”.

De hecho, en Estados Unidos fue muy polémica la sentencia que dictó el pasado 6 de octubre el Tribunal Supremo de Montana, en la que reconocía derechos parentales a una lesbiana sobre los hijos adoptados por su ex pareja.

Barbara Maniaci adoptó a un niño y a una niña mientras convivía con Michelle Kulstad. Las dos cuidaron de ellos hasta que se separaron en 2006. Tras la ruptura, Kulstad exigió seguir viendo a los niños, cosa a la que no estaba dispuesta Maniaci.

Kulstad pidió entonces ayuda a la American Civil Liberties Union (ACLU), la misma organización cuyos servicios jurídicos defienden también ahora a Janet Jenkins. Su principal argumento fue que se debían tener en cuenta los derechos de los niños y no sólo los de su ex pareja.

En 2008, un tribunal de Montana reconoció el derecho de visita a Kulstad. Pero Maniaci, que se casó con un hombre tras dejar la práctica homosexual, recurrió al Tribunal Supremo de ese estado alegando que quería educar a sus hijos en la forma en que ella y su marido veían correcta.

El Tribunal Supremo de Montana rechazó el recurso de Maniaci y ratificó el argumento del juez inferior, quien consideraba que Kulstad tenía derechos parentales sobre los niños por haber establecido con ellos una relación materno-filial. 

Cáritas con Haití

 

La red Cáritas en Haití ha puesto en marcha una respuesta de emergencia tras el terremoto ocurrido en Haití el 12 de enero. El seísmo de 7´3 grados en la escalas Richter sacudió la capital haitiana con 3 réplicas destruyendo cientos de edificios. La respuesta de la red Cáritas está siendo para dar apoyo a las víctimas de la catástrofe. Entre las acciones de emergencia se incluyen albergues temporales, distribución de alimentos y kits de higiene y apoyo espiritual. En una segunda fase se contempla la reconstrucción de infraestructuras.
 
 
  Teléfono  
  información y  
  donaciones:  
 
  902 33 99 99  
 
 
 
  Cuentas Bancarias:  
 
  SANTANDER      0049-1892-64-2110527931

BBVA                 0182-2000-21-0201509050

POPULAR          0075-0001-81-0606839307

BANESTO          0030-1001-38-0007698271

CAJA MADRID   2038-1028-15-6000969697

LA CAIXA          2100-2208-39-0200227099

CECA                 2000-0002-20-9100382307

BANCAJA           2077-1277-10-3100146740

CAM                   2090-5513-04-0040370409

 

Y EN LAS CUENTAS DE LAS CÁRITAS DIOCESANAS

 

 

La píldora del día después

Ana Mª Costa Alcaraz. Médico de Familia

En toda la información publicada sobre la píldora del día siguiente (por los laboratorios farmacéuticos que la comercializan, por la Organización Mundial de la Salud, por diferentes páginas web) se enfatiza su utilidad para evitar embarazos después de un coito (cuestión de importancia crucial, sin duda, dado el conflicto de intereses que plantea entre dos vidas humanas) y no se aborda cuestiones en torno a la salud física de la mujer, contemplada solo tangencialmente, o a la salud mental (muy relacionada con el modelo de comportamiento sexual) Las preguntas planteadas a continuación pretenden llenar ese vacío.

¿La mujer tiene la misma fertilidad durante todos los días del ciclo menstrual?

No. El óvulo, una vez en las trompas, puede vivir entre 2 y 3 días. El espermatozoide entre 3 y 5 días. Por tanto, en ciclos menstruales de 28 días, los días fértiles serán entre el 10 y el 17 (figura 1) Es decir, durante 3/4 partes de los 28 días que constituyen el ciclo, no hace falta tomar la píldora para evitar un embarazo.

¿Alguien puede tener interés en difundir el consumo indiscriminado y masivo de la píldora del día siguiente?

La mujer solo es fértil de 5 a 8 días durante cada ciclo menstrual. Según esto, en aproximadamente 21 de los 28 días del ciclo (el 75%) tomarían levonorgestrel sin necesitarlo realmente.

Desde una política orientada a maximizar las ventas de la píldora, conviene no educar a la mujer en el autoconocimiento de sus días fértiles. Pero una empresa farmacéutica coherente con el objetivo principal de su actividad, mejorar la salud, tendría que difundir el conocimiento de los métodos naturales de planificación familiar con el objetivo de promover un uso racional del medicamento, que no un abuso

¿Qué composición tiene la píldora del día siguiente (PDS)?

La PDS contiene levonorgestrel, una progestina con cierta actividad androgénica (debido a su similitud con la molécula de testosterona), que también es uno de los principios constituyentes de muchos anticonceptivos orales (en formulaciones variables entre 50 y 250 µg diarios) En este caso la dosis es de 6 a 10 veces mayor de la contenida en las diferentes píldoras anticonceptivas.

¿Cómo actúa la PDS?

  • Impide la implantación en el útero del cigoto u óvulo fecundado
  • Si el cigoto ya se ha implantado en el útero, no lo desprende
  • Si no se ha ovulado, retrasa la ovulación para evitar la fecundación

¿El óvulo fecundado, o cigoto, se puede considerar ya un ser humano o solo es un pre-embrión?

La identificación de una persona se hace por sus huellas digitales, motivo por el que se toman éstas antes de emitir el documento nacional de identidad. El desarrollo de la genética ha hecho posible identificar a una persona a partir del estudio de sus cromosomas. Es el método que actualmente se utiliza en las pruebas de paternidad.

Negar la humanidad del cigoto producto de la unión de un óvulo de mujer con un espermatozoide de varón,  en base a su morfología de pelota, es tener un pensamiento mágico pre-científico similar al que en la edad media llevó a afirmar que la mandrágora producía hombrecillos al observar la forma humana de la raíz de esa planta solanácea (figura 2)

El análisis bioquímico de la mandrágora ha permitido saber que contiene atropina y escopolamina, compuestos con acción anticolinérgica que su utilizan como medicamento pre-anestésico (por su acción sobre la conciencia).

El estudio con microscopio ha demostrado que los cromosomas de la mandrágora no son los humanos.

Al observarlo a simple vista un pre-embrión tiene forma de pelota, pero el microscopio electrónico permite identificar en él cromosomas humanos que proporcionan una identidad singular e irrepetible en cada caso (figura 3)

¿La PDS tiene contraindicaciones?

Las contraindicaciones del levonorgestrel, incluidas por los fabricantes en el Vademecum, son:

  • Hipersensibilidad al principio activo (alergia)
  • Enfermedad hepática aguda
  • Tumores, benignos o malignos, de hígado
  • Tumores malignos dependientes de hormonas
  • Enfermedad tromboembólica
  • Enfermedad arterial o venosa
  • Diabetes
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama, o de nódulos mamarios benignos

En consecuencia, tomar repetidamente la PDS podría aumentar el riesgo cardiovascular, así como facilitar el desarrollo de algunos tipos de cáncer.

CONSIDERACIONES FINALES

  • La OMS advierte que la píldora del día siguiente no debe ser utilizada como método anticonceptivo habitual, debido a su menor seguridad anticonceptiva y a su mayor riesgo de efectos secundarios.
  • No se conoce las consecuencias potenciales sobre el feto, en caso de que la PDS no consiguiese evitar la gestación (por inexistencia de estudios científicos al respecto, tanto con diseño de cohortes como de casos y controles)
  • Dadas las contraindicaciones conocidas del tratamiento con levonorgestrel, existe un potencial aumento de riesgo de enfermedad cardiovascular o de algunos tipos de cáncer para las mujeres que lo consuman de forma repetida.
  • Frente a la anticoncepción del día siguiente, basada en un comportamiento sexual de satisfacción inmediata de pulsiones, la continencia responsable forma parte de un modelo complejo de sexualidad más satisfactorio a largo plazo, ya que tiene no solo atiende a los propios deseos sino que tiene en cuenta las circunstancias de la pareja.
  • La maternidad/paternidad no es un derecho, porque los hijos no son objetos propiedad de los padres sino personas con igual dignidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Congreso Nacional prohíbe la “Píldora del Día Siguiente” en Honduras

 

Tras la publicación en el diario oficial “La Gaceta”, entró en vigencia esta semana en Honduras el decreto legislativo aprobado por el Congreso Nacional, que prohíbe el uso y la comercialización del abortivo conocido como la Píldora del Día Siguiente” en el país centroamericano.

El decreto fue aprobado por el Congreso Nacional a inicios de este año por propuesta de la diputada liberal y viceministra de Relaciones Exteriores Martha Lorena Alvarado, respaldada por un dictamen del Colegio Médico de Honduras, que señala que la pastilla tiene efectos abortivos, y que por tanto, se opone a la constitución.

Alvarado explicó al pleno legislativo que la venta del fármaco es penalizada en países como Costa Rica, Ecuador, Perú y Argentina “porque se ha demostrado que es un abortivo que causa grandes daños a la juventud“.

El Congreso hondureño, en efecto, señaló en la argumentación de la ley, que “en la práctica se recomienda el usa de la Pastilla Anticonceptiva de Emergencia (PAE) también conocida como ‘Píldora del Día Siguiente’ o ‘Anticoncepción Postcoital’ provocando con ello el abuso ilimitado de la comercialización de dicho fármaco, poniendo en grave riesgo la salud de la población hondureña, especialmente la de las mujeres en edad fértil”.

También argumenta que el 12 de septiembre de 2008 el Colegio Médico de Honduras, “emitió dictamen que en una de sus partes literalmente dice: ‘consideramos la contraindicación absoluta de la PAE en su administración postcoital por las diversas alteraciones que produce en el endometrio que impiden la implantación: efecto abortivo’”.

La nueva ley prohíbe “la promoción, el uso, venta y compra relacionada con la Píldora Anticonceptiva de Emergencia (PAE), así como la distribución pagada o gratuita y comercialización de fármacos de anticoncepción de emergencia, en farmacias, droguerías o cualquier otro medio de adquisición”.

Al comentar la histórica decisión, que se suma a otras similares en la región, Carlos Polo, Director para América Latina del Population Research Institute, señaló a ACI Prensa que “este episodio en Honduras marca el hito de otro país latinoamericano más se libera de una presión creada por el laboratorio farmacéutico dueño de la marca Postinor y por las organizaciones feministas a su servicio”.

“En América Latina, donde el aborto es ilegal, el único camino que les quedaba a los promotores de esta píldora era desinformar a la población negando el llamado ‘tercer efecto’. Ahora vemos que la presión y la desinformación pueden durar un tiempo pero finalmente, la mentira cae por su propio peso. Seguramente veremos que la PDS será erradicada de América Latina librándonos de un método inoperante, costoso y con graves efectos adversos para las mujeres”, concluyó Polo.

 

Aumentan las evidencias sobre los efectos negativos del aborto en la salud mental

Ninguna investigación ha concluido que el aborto inducido se asocie a una mejor evolución de la salud mental, como muchas veces se argumenta para promover la interrupción voluntaria del embarazo, y, en cambio, la observación médica sí que encuentra cada vez más consecuencias psicopatológicas derivadas de estas intervenciones.

La interrupción voluntaria del embarazo genera consecuencias psicopatológicas muy graves

 Así se desprende de los trabajos presentados en la mesa redonda “Embarazo, su interrupción y salud mental”, durante el VII Congreso de la Asociación Española de Bioética y Ética Médica (AEBI) “Bioética y con-ciencia”, celebrado en Madrid el pasado día 9.

 En una de las intervenciones del congreso, “Complicaciones psiquiátricas del aborto”, Manuel Gurpegui y Dolores Jurado aportaron las conclusiones de un estudio longitudinal de treinta años realizado por un equipo británico de médicos, de las que se desprende que “de ninguna manera, sobre bases empíricas, puede invocarse razones de salud mental de la embarazada para inducir el aborto, a pesar de que así se haga en la mayoría de los casos en España y en algunos otros países”.

 Gurpegui pidió que se deslinde la controversia social y política que empaña algunas de las investigaciones, “pues es difícil para algunos autores mantenerse neutrales en el análisis científico de los datos”. En su opinión, incluso autores pro-choice encuentran resultados neutros, ambiguos o negativos, pero nunca positivos, es decir, que justifiquen que el aborto inducido produzca una mejor evolución de la salud mental de la mujer. Gurpegui, acreditado a Catedrático de Psiquiatría y profesor en la Universidad de Granada, explicó que algunos estudios encuentran asociaciones significativas y claras entre el aborto inducido y la dependencia del alcohol y drogas ilegales; los trastornos afectivos –incluida la depresión- y otros trastornos de ansiedad.

 Cuidados de salud mental hacia las mujeres que abortan

 Para este profesor, resultan especialmente preocupantes los datos que señalan que la tasa de muerte por suicidio se eleva, en el caso de mujeres que decidieron abortar, a un 34,7 por cada 100.000, proporción tres veces mayor a la de las mujeres en edad reproductiva que no abortaron, según un estudio publicado en Finlandia y que examina un periodo de seis años. La misma evidencia aportó el Catedrático de Psicopatología de la Universidad CEU-San Pablo de Madrid, Aquilino Polaino, que calificó de “alarmantes” los resultados del informe 2009 del Royal College of Psychyatrists que aseguran que “el aborto multiplica por tres la incidencia del suicidio en las mujeres”.

 En opinión de Polaino, numerosas publicaciones científicas reconocen que la interrupción voluntaria del embarazo “genera consecuencias psicopatológicas muy graves”, aunque atribuyan esos efectos al “bajo apoyo social antes de tomar la decisión de abortar o a la necesidad de guardar un secreto”, razones que serán “políticamente correctas, pero nada evidentes desde la perspectiva del rigor científico”.

 Aunque en la mesa redonda no hubo acuerdo sobre la denominación de “síndrome post-aborto” para estos trastornos, sí que se puso de manifiesto la necesidad de dedicar esfuerzos y cuidados de salud mental hacia las mujeres que han abortado voluntariamente, y la urgencia paralela de erradicar la referencia equívoca a la salud mental para provocar abortos.

 

La mentalidad anti vida y las consecuencias para la familia

Según Elizabeth Bunster, co fundadora del Proyecto Esperanza

 Los criterios de la cultura de muerte vienen representando una amenaza para la sociedad desde su núcleo fundamental: la familia.
Así lo expresó la orientadora familiar Elizabeth Bunster, co fundadora del Proyecto Esperanza en su ponencia denominada “Consecuencias de la mentalidad antivida en el interior de la familia”.
Bunster participó en el Encuentro Latinoamericano de Acción por la mujer, que se realizó en la Universidad Católica de San Pablo en la ciudad de Arequipa – Perú, a finales de septiembre.
El objetivo pri ncipal del proyecto Esperanza es el de dar acompañamiento pastoral y psicológico a las mujeres que han abortado para que encuentren así la reconciliación en sus vidas.
La entidad trabaja con algunas vicarías para la familia en Chile, con el Movimiento de Schoenstatt, Chile Unido, Unidad de la Familia de la Corporación Municipal de Puente Alto, en Coyhaique, además de su expansión en el extranjero.
También presta sus servicios pastorales en algunos países como Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Nicaragua, El Salvador y Costa Rica.

Herir a la familia
Según Elizabeth Bunster; la familia ha sufrido varios ataques al desconocer su papel natural e histórico en la vida de la sociedad. También “Al debilitar la indisolubilidad del matrimonio, vinculo entre un hombre y una mujer”.
Destacó como negativo el hecho de que la socieda d modifique el concepto de familia: “Al no brindar apoyo a las familias que deseen varios hijos y más aún, el prohibirle ser numerosa o promover fertilidad como una enfermedad y los hijos como una carga”.
También “al rechazar su derecho insustituible de los padres, de educar y transmitir los valores genuinamente humanos a las nuevas generaciones”.
“La familia es atacada al ser acorralada en una cultura materialista. Muchas veces con la imposibilidad de un trabajo digno y estable. Desprotegida de los sistemas del Estado y por las políticas publicad que cada vez más buscan la reducción de miembros de esta institución natural”, aseguró Bunster en su ponencia.

Consecuencias para la mujer
Dijo que en cambio, ahora se presentan nuevas propuestas para las familias modernas con miles de repercusiones negativas a nivel familiar:
“La esterilización o la promoción de las campañas de control demográfico, se promueven como un beneficio y libertad para la mujer por medio de anticoncepción, que no evalúa las consecuencias para la salud de la mujer y para los hijos”, asegura.
Y dijo que estas políticas van trayendo consecuencias como “el reconocimiento de las parejas de hecho y de las uniones homosexuales y de la adopción de niños por parte de estas”.
Tendencias que van mostrando un “concepto utilitartista y cultura de lo deshechable”. Con conceptos como “el llamado derecho a la muerte digna o eutanasia, el derecho a tener hijos sanos, a eliminar todo tipo de violencia contra la mujer como un embarazo forzado”.
Y que lleva a una “cultura hedonista, busca el placer sobre la dignidad de la persona y el valor de la vida”.

También ilustró cómo los métodos anticoncept ivos en varias ocasiones pueden fomentar el machismo: “hay clara tendencia a usar el aborto o a recriminar a la mujer por no usar bien los anticonceptivos”.
Bunster recalcó, desde su experiencia en el Proyecto Esperanza, el profundo golpe moral, psicológico y físico de la mujer con consecuencias como “ un profundo daño a la autoestima, pesadillas, alteración del sueño, desajuste en la relación con la familia o demás personas, depresión, pérdida del sentido de la vida, ansiedad, soledad, remordimiento”.
Igualmente presentan un “Sentimiento de culpa, rabia, dolor, trastorno en los hábitos alimenticios. Trastorno de conducta, buscar escape en la droga o el alcohol. Intento de suicidio. Intenso despliegue emocional: rabia, resentimiento, depresiones: se conocen como conectores. Le atormenta la carga de saberse responsable de tan dolorosa pérdida”.

Cartel informativo sobre la Pildora del Día despues, Pdd.

Cartel Pdd