Ésta es la lista negra de Chacón

La Ley de Memoria Histórica sigue estando muy presente en la acción del Gobierno. Según el catálogo del Gobierno, todavía quedan en España 585 vestigios arquitectónicos y ornamentales relacionados con el régimen franquista y Defensa está dispuesta a solucionarlo. Y es que según la denuncian de algunos militares el Estado Mayor del Ejército ha elaborado una lista de calles y ornamentos que existen en acuartelamientos de toda España que deben de desaparecer en virtud de la ya conocidad Ley de Memoria Histórica.

Carme Chacón, ministra de Defensa

El pasado 14 de mayo, el Ejecutivo publicó un catálogo en el que especificaba uno a uno los escudos con el águila, las placas con el yugo y las flechas, los monolitos en honor a la Legión Cóndor y los óleos de Franco uniformado en las distintas sedes y dependencias de los ministerios oficiales, destacando en número, como es lógico, el Ministerio de Defensa, con casi un 58% del total de la simbología. El catálogo tenía un fin: determinar qué vestigio debe ser quitado y cuál no, qué ocultar o qué neutralizar, como ha ocurrido en este caso.
 
Según denuncian algunos militares el Estado Mayor del Ejército ha enviado durante las Navidades una “lista negra” de calles y elementos arquitectónicos y ornamentales de acuartelamientos de toda España que debían desaparecer a la mayor brevedad posible.
 
En esa lista negra figuran las siguientes calles a eliminar:
 
– Calle del General Moscardó, Toledo
– Plaza del General Varela, Toledo
– Calle del General Mola, Toledo
– Calle Cuartel de Simancas, Toledo
– Avenida del Generalísimo Franco, Alcalá de Henares
– Calle Capitán Henríquez Botella, Ceuta
– Calle Capitán Esteban Ascensión, Ceuta
– Plaza Teniente Reinoso, Ceuta
– Plaza Teniente Boza de Blas, Ceuta
– Calle Teniente Ripoll, Melilla
– Calle Teniente Eloy Muro, Melilla
– Calle Sdo. Ponte Anido, Melilla
– Calle del General Asensio, Jaca
– Cuartel de Simancas, Zaragoza
– Patio Sanjurjo, Zaragoza
– Calle Teniente Alfonso Martínez, Pontevedra
– Plaza del Castillo de Olite, Pontevedra
– Calle Teniente Alonso Martínez, SieroElementos arquitectónicos y ornamentales de acuartelamientos de toda España a eliminar:– Valladolid, Acuartelamiento La Rubia: escudos en vidirera con corona almenada
– Valencia, CDSCM Rey Juan Carlos I: escudo en la parte superior del frontis del Edificio del Antiguio Gobierno Militar
– Valencia, Acuartelamiento Santo Domingo: estatua ubicada en el claustro de la palmera
– Valencia, Acuartelamiento Santo Domingo: escudo tallado en piedra de Águila de San Juan en la fachada principal del acuartelamiento
– Toledo, Academia de Infantería: vidrieras, edificio nº 1. Planta 2, 3 y 4. Puertas que dan acceso desde la escalera central
– Toledo, Academia de Infantería: vidirera, techo comedor “Capitán Arredondo”
– Zaragoza, Base General Ricardos: escudo con Águila de San Juan, en la denominada sala Sagunto
– Valladolid, Base El Empecinado: vidriera del museo
– Santa Cruz de Tenerife, Establecimiento de Almeyda: escudo en el museo histórico militar
– Ceuta, Parcela de San Antonio: monumento
– Melilla, Cuartel General COMGEMEL: escudo en la fachada del edificio
– Melilla, Acuartelamiento Millán Astray: estatua, Tercio Gran Capitán 1º de la legión 

Una de Piratas

 

 

  LA GENERAL PESCANOVA
   
   

Estoy con la ministra de Defensa. Hasta la muerte. A mí tampoco me parece bien que nuestros pesqueros en el Índico lleven a bordo soldados españoles que los defiendan de los piratas. Otros países, como Francia, sí lo hacen; pero todo el mundo sabe que los franceses son unos fascistas de toda la vida, y les gusta mucho darle al gatillo, como si estuvieran siempre en Dien Bien Fú. Unos peliculeros fantasmas, es lo que son. Nada que ver con la sobria serenidad española. Además, como muchos gabachos salen rubios, desprecian a los subsaharianos afroamericanos de color y no les importa darles matarile sin complejos; como cuando pillaron a aquellos pobres somalíes que sólo disparaban y secuestraban para ganarse la vida, los pobres, y les dieron las suyas y las del pulpo, en vez de pagar humanitariamente el rescate, como hicimos nosotros, y hasta luego Lucas. Pero España, no. Aquí las fuerzas armadas las tenemos para otras cosas. Para combatir seis horas bajo fuego de morteros en Afganistán, por ejemplo, y que luego la ministra del ramo sostenga, mirándote con firmeza castrense a los ojos, que aquello no es misión de guerra, sino actuación humanitaria de paz cuyas reglas de confrontación, según los protocolos coyunturales intrínsecos, requieren cierta esporádica contundencia. Por eso allí al enemigo no se le llama enemigo, sino elemento incontrolado. O como mucho, cuando la ministra va a hacerse alguna foto y abrir telediario, diablillos traviesos y picaruelos gamberretes. Talibancillos díscolos que con una pizca más de democracia occidental serán pronto ciudadanos de provecho, con crédito en el banco y barbacoa los domingos. Por su parte, los soldados que patrullan cada día jugándose los aparejos los llaman de otra forma. De hijoputas para arriba. Pero, cuando eso ocurre, la ministra no está allí pegando tiros y comiéndose el marrón. Comprendámosla. Está aquí, y no lo oye.

En cuanto a los pesqueros, ya digo. La ministra de Defensa –un día tengo que averiguar, por curiosidad, qué es lo que defiende, exactamente– ha dicho a los armadores que, si sus barcos quieren seguridad, pesquen en grupo, todos amontonados en el mismo sitio. De ello puede deducirse que no tiene ni remota idea de lo que es un pesquero faenando, pero eso no altera el concepto básico. Y el concepto indiscutible es que habrá, desde luego, más seguridad si los diecisiete atuneros españoles se quedan todos juntos en el mismo sitio, borda con borda, que si andan por ahí dispersos, a la buena de Dios, estropeando el dispositivo chachi que los protege. Que luego pesquen o no pesquen es lo de menos, porque por encima de esos detalles está el de la securitas, securitatis. Y si además se amarran unos a otros y ponen en el centro del paquete a la fragata Canarias, perfecto. Más seguros, imposible. A ver qué pirata se lleva por el morro un barco trincado de esa forma. Luego igual tocan a un atún por barco o vuelven todos a puerto con las bodegas vacías; pero, eso sí, protegidos de cojones. Lo que hace falta, como ven, es más voluntad constructiva, más ideas y menos demagogia.

Respecto al personal protector, tres cuartos de lo mismo. Dice la ministra, con buen juicio, que de soldados nada. Que los barcos lleven guardias de empresas privadas, si quieren. Al principio era sólo con porras, esposas y cosas así. Perfil bajo. Discreto. Pero en vista de las protestas de los armadores –otros fascistas que te rilas– el ministerio ha dicho bueeeno, vale. Transijo por esta vez. Ahora los autoriza a llevar escopetas. Fusiles de largo alcance, ha dicho alguien, como si los hubiera de corto. Es verdad que, frente a los RPG y las armas automáticas de los piratillas traviesos, eso no sirve para nada. Para ese tipo de zafarranchos hay que estar al día en el asunto del bang, bang. Como la infantería de Marina, por ejemplo, que toca esa tecla desde antes de Lepanto –otra operación contra piratas, por cierto–, y cuyo propio nombre lo indica. Pero oigan. Es lo que hay. Si los seguratas no dan la talla, que los pesqueros se gasten la pasta contratando a mercenarios con experiencia bélica, como Bush en Iraq, y allá se las compongan. Y si no, que abanderen los barcos en Francia. También la ministra tiene derecho a dormir tranquila, conciliando el sueño; y sólo imaginar que un soldado español se cargue a un negro anémico, aunque el tostado lleve un bazooka al hombro, se lo quita. Se le abren sus carnes morenas. A ver qué iban a decir los periódicos y algunas oenegés al día siguiente, al enterarse de que el soldado Atahualpa Fernández, natural de Lima, y la cabo Vanesa Pérez, de San Fernando, infantes de marina de la Armada española destacados en el atunero Josu Ternera, le habían metido un par de cargadores de HK calibre 5,56 entre pecho y espalda a un somalí flaco y desnutrido que, para poder comer caliente y sin otra opción en la vida perra, no tenía más remedio que tirar cebollazos de lanzagranadas contra el puente del pesquero. La criatura.

Chacón no tiene previsto acudir al izado de bandera.

La ministra de Defensa, Carmen Chacón

Militares preparan la bandera de España en la Plaza de Colón

CON MÓTIVO DEL TRIGÉSIMO ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN

Chacón no tiene previsto acudir al izado de bandera en la Plaza de Colón el Día de la Constitución

La ministra Carmen Chacón no tiene previsto acudir mañana al habitual izado de bandera que se realiza cada año en la Plaza maddrileña de Colón con motivo del Día de la Constitución. En lugar de acudir al acto, la ministra pretende pasa el fin de semana en Portugal donde se encuentra hoy reuniéndose con su homólogo luso.

La ministra de Defensa, Carmen Chacón, no tiene previsto en su agenda asistir mañana al tradicional izado de la bandera española que se lleva a cabo en la Plaza de Colón el Día de la Constitución. Habitualmente los titulares de Defensa están presentes en ese izado de la bandera, acompañados por los presidentes del Congreso y el Senado.

La cadena COPE consultó hace cinco horas con el Departamento de Defensa si la ministra Chacón asistiría a este acto, y después de repetidas llamadas el Ministerio no ha dado ninguna respuesta.

Además, Chacón, en lugar de acudir a ese acto, aparentemente iba a pasar el fin de semana en Portugal, donde se encuentra hoy reuniéndose con su homólogo luso. Así lo han afirmado en un primer momento fuentes diplomáticas en Lisboa; aunque más tarde han señalado que no está claro si la ministra permanecerá durante el puente de la Constitución en la capital portuguesa.

Defensa quita la razón al PSOE.

El Ministerio que dirige Carmen Chacón ha comunicado que EEUU confirmó por escrito que ningún vuelo era “controvertido”

Defensa quita la razón al PSOE sobre los vuelos a Guantánamo

El Ministerio de Defensa afirmó hoy que las autoridades de EEUU “han confirmado por escrito” que “todos” los vuelos de aeronaves de la Fuerza norteamericana que efectuaron escalas en las bases de Morón, Rota y Torrejón y que tenían como origen o destino Guantánamo “cumplían” el artículo 25.2 del Convenio de Cooperación para la Defensa, “es decir, que no transportaban pasajeros ni carga que pudiesen ser controvertidos para España”.

El departamento que dirige Carmen Chacón emitió esta tarde un comunicado en relación a las informaciones aparecidas en prensa “sobre la posible autorización” por parte del Gobierno de José María Aznar de escalas de emergencia en España de vuelos para el traslado de prisioneros con origen o destino en Guantánamo.

Defensa subrayó que “no tiene constancia de ningún vuelo o escala en territorio español por parte de aeronaves de las Fuerzas de los Estados Unidos de naturaleza ilegal o que de algún modo pudiera contravenir los acuerdos internacionales suscritos por España en esta materia”.

El Ministerio recuerda que ha remitido a la Audiencia Nacional cuanta información ha solicitado sobre los vuelos de aeronaves de las Fuerzas de los Estados Unidos –regulados por el Convenio de Cooperación para la Defensa entre España y los Estados Unidos– que han hecho escala en las bases de Morón, Rota y Torrejón y que tenían como origen o destino la base norteamericana de Guantánamo, en Cuba.

Defensa ha actuado “en todo momento, y va a seguir haciéndolo, con absoluta transparencia y voluntad de colaboración con la justicia”, añade la misma nota.

A pesar de no haber sido solicitado expresamente por el juez, Defensa afirmó haber remitido a la Audiencia Nacional “toda la información relativa a los sobrevuelos de aeronaves de las Fuerzas de los Estados Unidos con origen o destino en la base norteamericana de Guantánamo de los que se tiene constancia, los cuales han utilizado rutas a través de los espacios aéreos internacionales sobre el Estrecho de Gibraltar”.


“En Afganistán no repartimos caramelos, estamos en una guerra abierta”

En las últimas semanas la base española en Herat ha sufrido, al menos, tres ataques.

El ministerio de Defensa oculta sistemáticamente los ataques contra tropas españolas

“En Afganistán no repartimos caramelos, estamos en una guerra abierta”

El Ministerio de Carme Chacón oculta sistemáticamente los ataques contra las tropas españolas en Afganistán. Un militar español, que ha estado destinado en Herat, ha asegurado que el Ministerio de Defensa “sólo” hace públicos los ataques o incidentes cuando hay muertos.

Cuenta que en las últimas semanas la base española en Herat ha sufrido –al menos- tres ataques; en uno de ellos, hace 12 días, un cohete lanzado por los talibanes alcanzó el muro que rodea el recinto militar y causó lesiones en el tímpano a un soldado español. Ninguno de estos incidentes se filtra porque no se les permite contar nada ni siquiera a las familias; se graban las conversaciones por teléfono, se controla Internet y se llama la atención a quien no cumple las normas.

El militar afirma que los ataques contra la base de Herat son continuos, “dentro de la base están cayendo impactos desde hace dos años; en cada relevo –que dura cuatro meses- suele haber cuatro, cinco, seis… depende de la temporada”. Se sabe que muchos de ellos se lanzan desde un barrio en el norte de la ciudad –a menos de un 1 kilómetro-, que los helicópteros y aviones tienen prohibido sobrevolar desde hace tres meses. Los helicópteros vuelven muy a menudo de las misiones “con impactos” y “atravesados por las balas”.

Además, opina que las tropas españolas no están bien equipadas. Entre otras cosas, hay problemas con los BMRs –vehículos blindados ligeros- que “se han disparado varias veces dentro de la base porque tienen un sistema eléctrico que falla muy a menudo; más de una vez la gente ha tenido que tirarse al suelo”.

Según este militar, “supuestamente estamos repartiendo caramelos y reconstruyendo un país, cuando la verdad es que la gente –prácticamente- lo que hace es autoprotección, y sufrir ataques en una guerra abierta”. Y añade que una prueba de ello es que las tropas españolas “han matado a 200 talibanes en lo que va de misión; no estamos repartiendo caramelos”.