Los marines llegan a Haití para resolver el caos humanitario

Francia critica la presencia de Estados Unidos en Haití acusándole de “ocupación”, pero luego silencia ante su labor: en apenas unas horas, los marines han conseguido repartir más ayudas que las repartidas por la Naciones Unidas. Tanto que el mismo presidente hatiano, René Préval, ha valorado como “esenciales” los esfuerzos del Gobierno y de los ciudadanos americanos.

Los marines llegan a Haití a poner en orden la ayuda recibida

En unas pocas horas Estados Unidos ha logrado repartir casi 90.000 raciones de comida. Apoyados por la ONU, los 5.000 primeros soldados estadounidenses llegados a suelo hatiano han logrado tranquilizar a un país que sigue viviendo sus horas más tensas. Esta vez, el “yanquis go home” se convierte en “yanquis came home“. Mientras tanto, la misión de Naciones Unidas en Haití pidió 2.000 efectivos más y 1.500 policías para proteger la entrega de ayuda y asegurar que la tan necesitada comida y agua se distribuya sin violencia entre las víctimas del terremoto.

Por su parte, Francia, recelosa de la enorme capacidad estadounidense para ayudar a los haitianos y de la incapacidad de las Naciones Unidaspara distribuir toda la ayuda, ha reclamado a la ONU, a través de su secretario de Estado de Cooperación, Alain Joyandet, que precise el papel estadounidense. Para él, el despliegue de los marines está estrangulando la ayuda humanitaria y ha elevado una protesta oficial ante Washington.

Sin embargo, ante estas acusaciones, el mismo presidente de Haití, René Préval ha valorado como “esenciales” los esfuerzos del Gobierno estadounidense y de Barack Obama.

Mientras tanto, otro foco de tensión sigue siendo la frontera entre Haití y República Dominicana, porque continúa la preocupación en el país vecino para frenar el éxodo de haitianos que buscan refugio en la República Dominicana, una llegada masiva que no se podría permitir. 

Cáritas con Haití

Cuentas Bancarias:

SANTANDER      0049-1892-64-2110527931

BBVA                 0182-2000-21-0201509050

POPULAR          0075-0001-81-0606839307

BANESTO          0030-1001-38-0007698271

CAJA MADRID   2038-1028-15-6000969697

LA CAIXA          2100-2208-39-0200227099

CECA                 2000-0002-20-9100382307

BANCAJA           2077-1277-10-3100146740

CAM                   2090-5513-04-0040370409

 

Y EN LAS CUENTAS DE LAS CÁRITAS DIOCESANAS

 

Teléfono información y donaciones: 902 33 99 99 

La culpa del caos en la AP 66, de los conductores

La culpa del caos en la AP 66, de los conductores

Los responsables de la AP-66 culpan del caos a los conductores. El Ministerio de Fomento ha salido al paso para contestar a las críticas que ha recibido tras el caos surgido en la AP-66 entre Asturias y León. El Gobierno ha abierto una investigación para descubrir las causas que provocaron las retenciones de cientos de vehículos, pero a pesar de ello, los responsables aseguran que quienes fallaron fueron los conductores.

La AP-66 ha amanecido totalmente despejada tras 21 horas cerrada al tráfico. Fueron 70 kilómetros en los que medio millar de vehículos quedaron atrapados. Sus conductores han pedido explicaciones y la empresa responsable de la AP-66 han respondido que la nevada no se podía prever y les responsabiliza del caos, porque los conductores no respetaron las medidas de seguridad. La empresa ha confirmado que, al menos, devolverá a los afectados el importe del peaje.

Por su parte, el Gobierno ha abierto una investigación para descubrir las causas que provocaron las retenciones de cientos de vehículos durante el fin de semana, sobre todo en la madrugada del domingo. Pese  a abrir esta investigación, la secretaria de Estado de Infraestructuras, Josefina Cruz ha asegurado que la coordinación de subdelegados, de los delegados del gobierno, de la Guardia Civil y de la concesionaria de la autopista no fallaron, mientras que quienes sí lo hicieron fueron los conductores.

En este mismo sentido se ha expresado el consejero delegado de la concesionaria de la autopista, José María Orihuela, que ha asegurado que en esos momentos de caos “son las decisiones individuales de cada uno de los usuarios los que bloquean la autopista”, porque, según ha explicado, “los vehículos quitanieves no pueden acceder”.