Enfrentamiento histórico en Naciones Unidas sobre derechos LGBT

20080710_CFAMLOGOOOO

Los defensores de los derechos LGBT en la ONU se están preparando para el voto más importante en su agenda desde el 2008.

En noviembre, la Asamblea General de la ONU debe decidir si aprueba o no un nuevo puesto controversial en la ONU para imponer nuevos derechos especiales que se basan en la orientación sexual y el comportamiento de los individuos que se identifican como lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgénero (LGBT).

Literalmente, pavimentaron el camino para la apertura del debate del presente año, el paso de peatones que atraviesa la 1ra avenida de la misión estadounidense en la sede de la ONU fue pintado la semana pasada con una bandera del arco iris para que los líderes mundiales lo crucen en su camino hacia la sede de la ONU para la apertura de la Asamblea general de este año.

El Consejo de Derechos Humanos estableció este mandato sin ningún precedente de “experto independiente sobre la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género” a través de una resolución que apenas fue aprobada en el mes de junio.

El mandato ya ha aumentado la tensión dentro de las Naciones Unidas sobre la promoción de los derechos LGBT en la ONU y se espera que sea desafiado.

“Ustedes no tienen idea de lo mucho que me han criticado y estoy luchando con los Estados Miembros (sobre los derechos LGBT)”, dijo el saliente secretario general, Ban Ki-moon mientras que elogiaba la “difícil victoria” en el Consejo durante un evento promocionado como el evento LGBT de más alto nivel jamás antes celebrado en la sede de la ONU.

El Grupo Africano, que normalmente presenta el trabajo del cuerpo de Ginebra en la Asamblea General, tiene la oportunidad de bloquear la resolución impugnada e impedir el establecimiento del mandato, pero hay varios obstáculos para lograrlo.

Los Estados Unidos, los países europeos y los nórdicos que dirigen millones de dólares cada año a África a través del sistema de la ONU y la asistencia bilateral han estado presionando a los países africanos para evitar el bloqueo del mandato, con el argumento de que el Grupo Africano no puede impugnar la acción del Consejo de Derechos Humanos.

Si la resolución es bloqueada, los países que se oponen al nuevo mandato es probable que argumenten que la Asamblea General tiene la autoridad a través de la Carta de las Naciones Unidas para revisar las decisiones de los órganos inferiores de la ONU. Este argumento puede encontrar un amplio apoyo.

El Consejo de Derechos Humanos, integrada solamente por 47 de los 193 Estados Miembros de la ONU, es un órgano dependiente de la Asamblea General y la Carta de la ONU da la autoridad de la Asamblea General para hacer frente a “cualquier asunto” que implique a la organización.

Existen preocupaciones legítimas sobre la base legal del mandato.

Ningún tratado de la ONU menciona la orientación sexual o identidad de género, o puede interpretarse objetivamente a que los incluya, como afirman los Artículos Familiares (Family Articles), la plataforma oficial de la ONG, Sociedad Civil por la Familia (Civil Society for the Family).

Existe un precedente en la labor de la Asamblea General para poner fin a una resolución del Consejo de Derechos Humanos. Ello ocurrió en el caso de una resolución sobre represalias cuando el consejo intentó crear un nuevo y controvertido mandato de la ONU en el 2014. Los mismos argumentos que se utilizaron en contra del mandato del 2014 que eran demasiados vagos y que no estaban fundamentados en el derecho internacional, se aplican en el caso actual. Los expertos señalan que las preocupaciones de fondo que subyacen en la acción en el 2014 son similares al caso actual, ya que ambos llegaron a un punto focal en el sistema de la ONU para un tema en particular.

Mexicanos protestan en contra del matrimonio homosexual

20080710_CFAMLOGOOOO

La semana pasada, 400.000 mexicanos salieron a las calles en la capital de su nación para oponerse al plan del Presidente Enrique Peña Nieto, para imponer el matrimonio homosexual en el país.

El proyecto de reforma constitucional del Presidente extendería a las parejas homosexuales todos los beneficios y derechos que tanto la legislación nacional e internacional siempre han reservado a la familia formada por un hombre y una mujer. Peña Nieto también propuso una enmienda al Código Civil que permite las adopciones homosexuales.

La postura pro-LGBT del Gobierno de México es un cambio radical de las leyes y políticas de México y revela una brecha entre las actitudes de las élites dirigentes y el resto de la población. Bajo la administración de Peña, México se unió a la “Coalición Derechos Iguales” (Equal Rights Coalition), un grupo de treinta países comprometiéndose a promover la agenda de los derechos LGBT alrededor del mundo. Es poco probable, sin embargo, que los propios mexicanos adopten la postura del gobierno.

Los medios mexicanos llevaron a cabo una contra-campaña en las semanas previas a la marcha. Hubo informes de amenazas realizadas por parte del gobierno bajo las cuales los participantes extranjeros en la concentración nacional pudieron ser arrestados. A pesar de ello, los mexicanos inundaron a su capital, la colorearon de blanco y cuadruplicaron la participación esperada. Un par de semanas antes, un millón de mexicanos se reunieron para manifestarse en favor de la familia en 127 ciudades del país.

Las iniciativas fueron organizadas y dirigidas por el “Frente Nacional por la Familia” (FNF), una coalición de más de mil organizaciones de la sociedad civil comprometidas con la defensa de la vida y la familia.

La Conferencia Episcopal Mexicana aprobó y alentó a las actividades del FNF. El domingo, el propio Papa Francisco habló en favor del movimiento pro-familia de México. El Papa dijo a los miles de personas que se reunieron para el Ángelus en Roma, que él apoya a los obispos mexicanos.

El FNF también está promoviendo una enmienda constitucional para definir explícitamente el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, y otro para reafirmar el derecho de los padres a educar a sus hijos,

El Presidente Peña Nieto propuso sus polémicas reformas en mayo pasado, en momentos en que su nivel de aprobación era del 30%, el más bajo para un presidente de México, desde 1995. Ese nivel ha caído y se ha mantenido en un 22%. En un caso similar, la Presidente de Chile, Michelle Bachelet, cuyo índice de aprobación estaba en un mínimo histórico, lanzó una campaña para el reconocimiento del “matrimonio homosexual“. Chile ya reconoce las uniones del mismo sexo. En Argentina, el presidente Kirchner introdujo el matrimonio homosexual como un asunto de derechos humanos como una manera de mejorar su apoyo político y disminuir la popularidad y la autoridad de la Iglesia, dirigida en ese entonces por el Papa Francisco.

En apoyo de las manifestaciones de México, los activistas protestaron frente a las embajadas mexicanas en todo el mundo esta semana. Cecilia, una estudiante mexicana que se encuentra realizando una pasantía en Washington, DC, dijo lo siguiente: “En México, se ha producido una gran cantidad de confrontaciones y malos entendidos en estos últimos días, sin ningún diálogo público serio”, dijo a Friday Fax: “Pero al ver a personas de diferentes países, diferentes creencias, que se unen por la familia, y apoyando a México en este momento histórico es inspirador; y me da esperanza”.

Obama intensifica el activismo LGBTI mundial al término de su mandato – C-Fam

20080710_CFAMLOGOOOO

El gobierno de Obama intensifica el activismo LGBTI mundial al término de su mandato

El gobierno de Obama está diciendo a los países que hagan ruido y estén orgullosos de los asuntos LGBT, particularmente a aquellos que quieren evitar el conflicto internacional sobre este tema.

«Los gobiernos no tienen que elegir entre promover los derechos LGBTI dentro de sus propios países o en el mundo. Podemos y debemos hacer ambas cosas», dijo Samantha Power, embajadora estadounidense ante la ONU, a unos treinta países pertenecientes a la «Coalición por la Igualdad de Derechos» recientemente constituida, que se reunió en Montevideo para una conferencia.

Power instó a la agitación en una sesión estratégica de cuatro días realizada la semana pasada, pese a que algunos países y organizaciones miembro de la coalición temen el conflicto internacional en torno a este tema. Algunas agrupaciones LGBTI incluso afirman que pone en peligro a sus integrantes. El cónclave uruguayo incluyó a organismos de la ONU como la Unesco, el Fondo de Población y el Banco Mundial, junto a un grupo de defensores LGBT de renombre.

Power encomió los esfuerzos del gobierno de Obama por «integrar los derechos LGBTI en el ADN de organizaciones multilaterales como la ONU», aun cuando la Carta de las Naciones Unidas prohíbe que el sistema de la Organización tome directivas de estados individuales o grupos de estados. La naturaleza unilateral de dicho sistema en los asuntos sociales es cada vez más una fuente de conflicto en los círculos internacionales.

Como cuando se dirigió a Human Rights Campaign a comienzos de este año, Power se jactó de la diligencia de los diplomáticos estadounidenses al promover los asuntos LGBT y destacó la importancia de los «primeros» (en este último tiempo, la creación de un nuevo cargo en la ONUpara un «experto independiente» sobre asuntos LGBT).

Con cada pequeño avance, «entrelazamos otra hebra de derechos LGBTI en el tejido de los derechos humanos universales», sostuvo Power.

Pero, ante todo, insistió en que los países «deben estar dispuestos a usar todas las herramientas de nuestro kit» a fin de presionar a los países para que cambien sus leyes y actitudes sociales, incluso cuando esto provoca tensión internacional.

«No solo estamos defendiendo los derechos LGBTI en declaraciones públicas», explicó, citando el ejemplo de los viajes recientes del presidente Obama a África, donde habló sin rodeos e hizo caso omiso de las protestas en contra de la presión que ejerce Estados Unidos por los derechos LGBT a nivel internacional.

Power se refirió de forma directa a las críticas contra el gobierno de Obama por parte de activistas LGBT que afirman que Estados Unidos está poniendo en peligro a quienes se identifican como personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales o de otro modo (LGBT), y, en particular, a sus defensores.

«Reconozco que los obstáculos que nosotros, los gobiernos, debemos superar – y los riesgos que enfrentamos – son insignificantes en comparación con los que encaran muchos activistas aquí. Y ese es precisamente el motivo por el cual los gobiernos presentes en esta conferencia, así como aquellos que no están en esta conferencia, deben hacer mucho más para apoyarles».

Power asimismo reconoció las dificultades que enfrenta la agenda LGBT a nivel internacional, entre ellas, el modo en el que cada avance a su favor es siempre  rebatido.

«Ser defensor de los derechos LGBTI en estos días puede parecer casi esquizofrénico. Mientras que más de cincuenta países en todo el mundo prohíben actualmente la discriminación basada en la orientación sexual, más de setenta penalizan los actos homosexuales consentidos».

Como otros defensores de los asuntos LGBT, Power calificó de manera errónea las leyes que prohíben la conducta homosexual como normas que prohíben la homosexualidad. En este sentido, cerró sus comentarios garantizando que a los Estados Unidos no solo le interesa proteger los derechos humanos, sino fomentar la aceptación social de la homosexualidad.

«Nuestra labor – la labor de los gobiernos y de la sociedad civil – no estará completa hasta que las personas LGBTI sean acogidas en cada nación, cada comunidad y cada familia.

By Stefano Gennarini, J.D.

Traducido por Luciana María Palazzo

 

Ejecutiva de Planned Parenthood obtiene premio ONU por promover «salud reproductiva»

Ejecutiva de Planned Parenthood obtiene premio ONU por promover «salud reproductiva»

Es de lamentar que algunos en los círculos provida de la ONU hayan aceptado el término «salud reproductiva» como aceptable. Insisten en que no tiene nada que ver con el aborto. Raro: Planned Parenthood y el Fondo de Población de la ONU no recibieron esa explicación. El Fondo acaba de otorgar su principal reconocimiento anual a una alta ejecutiva de Planned Parenthood por su promoción de la «salud reproductiva». Durante la ceremonia, de hecho ella exaltó a los que practican abortos ilegales. Informa Stefano Gennarini.

Hace poco, Friday Fax recibió dos premios de la Catholic Press Association por nuestra cobertura del debate sobre el aborto en la ONU. Es algo bien merecido y atribuyo el mérito a quienes realmente hacen el trabajo en esto, y que no soy yo. Son quienes redactan y corrigen: Susan Yoshihara, Lisa Correnti, Stefano Gennarini, Rebecca Oas y Marianna Orlandi. Son simplemente los mejores en lo que hacen. Comprenden estos temas de un modo en el que nadie en el mundo provida puede igualar, y lo digo con profundo respeto por nuestros colegas de otras organizaciones. Felicitaciones, equipo, ustedes se merecen todos los premios.

Nuestros queridos amigos de Human Life International nos enviaron hoy un mensaje cargado de dicha sobre una sentencia de la Corte Suprema relativa al aborto y a favor nuestro esta semana. Stefano Gennarini informa en Turtle Bay and Beyond.
Difunda las noticias. Sea valiente.

Saludos cordiales.

Apoye Nuestro Trabajo
Austin Ruse
Presidente
Carmen-Barroso

Las Naciones Unidas premiaron a Carmen Barroso, quien se desempeñó durante muchos años como ejecutiva de Planned Parenthood, por su tarea de promoción de «la salud y los derechos sexuales y reproductivos» durante una ceremonia celebrada en la sede de la ONU la semana pasada.

La emblemática defensora del aborto dedicó el galardón a los médicos y proveedores de salud que practican abortos ilegales y explicó cómo el móvil de la labor de su vida era personal. Bailando al ritmo de una melodía brasileña mientras recibía el Premio de Población de la ONU, Barroso dijo que esos médicos son «héroes no reconocidos».

El director del Fondo de Población de la ONU, Babtunde Osotimehin, elogió a Barroso por sus cuarenta años defendiendo «la salud y los derechos sexuales y reproductivos, incluyendo el derecho de los adolescentes a la educación sexual integral y a los servicios de salud reproductiva».

Barroso dijo que quedó embarazada al comienzo de su matrimonio. La vida bajo el régimen militar de Brasil era «insoportable», afirmó, y añadió que ella y su esposo querían posponer el hecho de tener familia para buscar «los pequeños placeres de la vida», así como la «libertad y la justicia social».

Ella no se sentía «cómoda con la dosis diaria» de anticonceptivos hormonales, así que pasó a usar un dispositivo intrauterino, que le produjo «períodos abundantes con dolores menstruales». Mientras usaba el DIU, tuvo una falta.

«Quedé paralizada de terror», exclamó con fuerte voz. «El castillo de mi futuro se desmoronaba», y añadió que estaba en tal estado que comenzó a sentir que su marido era un «monstruo inseminador» que había «perdido una malvada esperma» que ahora atacaba sus «indefensos ovarios».

Llegó a la conclusión de que «solo había una salida». «Interrumpir el embarazo».

Barroso dijo que encontró a un médico «muy religioso», pero que «vio que yo estaba en serios problemas». Él le dio un tratamiento y le dijo que fuera al hospital y dijera que era un aborto espontáneo, para evitar preguntas.

El médico le dijo que la medicación era necesaria porque el DIU se había dislocado, pero Barroso cree hasta hoy que él inventó todo eso «para justificarse de hacer algo que era contrario a su creencia».

Barroso dijo que su «supuesto aborto espontáneo» fue «un infierno», pero llegó a la conclusión de que, en general, era necesario. «Estaré eternamente agradecida. Mi esposo y yo pudimos hacer realidad el futuro en el que soñábamos».

El Premio de Población de las Naciones Unidas se otorga cada año a personas u organizaciones en reconocimiento de «su destacada contribución a la sensibilización sobre las cuestiones de población y su solución».

El primer premio, en 1983, fue para Indira Gandhi, Primera Ministra de la India responsable de implementar programas de control demográfico coercitivos en su país, y a Qian Xinzhong, Ministro de Salud de China, creador de la política de hijo único. Más recientemente, Bill y Melinda Gates recibieron la distinción por invertir sumas de dinero sin precedentes en políticas de fertilidad en África y Asia oriental.

Antes de dirigir Planned Parenthood para el hemisferio Oeste, cargo que acaba de dejar, Barroso fue directora de la Fundación MacArthur, donde trabajó para relacionar las agendas de control demográfico y salud reproductiva.

Llegó a decir que «Proveer de planificación familiar a quienes la desean podría proporcionar hasta un 29 % de la reducción necesaria de emisiones de carbono», a pesar de que expertos en población de la ONU han rebatido argumentos similares.

Barroso es miembro de la comisión de The Lancet para la salud adolescente y preside el grupo de evaluación de expertos independientes que pertenece a la Estrategia Mundial de Salud de las Mujeres y los Niños, designada por el Secretario General de la ONU.

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

Feministas entrometidas de la ONU, fuera de los EE.UU. – Austin Ruse

Editorial: Feministas entrometidas de la ONU, fuera de los EE.UU.

By Austin Ruse | December 26, 2015

Facio-Zilinska-Raday

NUEVA YORK, 24 de diciembre (C-Fam)  En C-Fam nunca hemos tomado la posición de promover la clausura de la ONU o promover el translado de ésta fuera de la ciudad de Nueva York. Nosotros, creemos que nuestro principal encargo es dar a conocer los temas que se tratan en la Asamblea General de dicha institución.

Sin embargo, sí tomamos la posición de pedir que se expulse a los grupos feministas entrometidos, no sólo de los EE.UU sino de todo país. Tres abogados de izquierda, hicieron una gira de diez días en los EE.UU representando a la ONU, tiempo en el cuál se reunieron únicamente con otros grupos de izquierda que se dedican a apoyar la muerte de niños no nacidos.

Su informe está repleto de malentendidos sobre la ley de los EE.UU. y la política estadounidense. Peor aún, está repleto de mentiras deliberadas con respecto a lo que establece el derecho internacional.

Una de las declaraciones más cómicas en su informe, propone que los EE.UU. apruebe la Enmienda de Igualdad de Derechos (Equal Rights Amendment). Dicha propuesta es risible, la Enmienda de Igualdad de Derechos es una de las propuestas más muertas sobre políticas públicas en los EE.UU., fue derrotada hace décadas y nunca más revivida.

Estas tres feministas radicales también se quejan de que los EE.UU. no ha ratificado la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Convention on the Elimination of All Forms of Discrimination Against Women o CEDAW). ¡Continúan diciendo que EE.UU. se comprometió a ratificarlo! Para ponerlo claro, sólo si el presidente Barack Obama fuera un dictador podría ser posible dicho absurdo, así que, como están las cosas, aprobar la CEDAW no es ni remotamente posible.

C-Fam y otros grupos afines han dedicado la mayor parte de las últimas dos décadas a explicar al Congreso y al pueblo estadounidense los peligros de los tratados aprobados por la ONU para nuestros ciudadanos y nuestro sistema de gobierno. Por otra parte, hemos pasado casi veinte años exponiendo cómo los cuerpos de supervisión de dichos tratados de la ONU están fuera de control, especialmente el Comité de la CEDAW.

Tanto éxito hemos logrado al exponer los peligros de dichos tratados, que el Senado de EE.UU. se ha negado tres veces a ratificar un tratado en particular, mismo que se considera como “el fruto que cuelga mas bajo del árbol” es decir, el más factible de ser aprobado, llamado tratado sobre las Personas con Discapacidad. Éste ha sido derrotado en varias ocasiones por dos razones, porque en él se intenta introducir el tema del aborto dentro del cuerpo del tratado y también por lo inevitablemente difícil que sería controlar el cuerpo de vigilancia del mismo.

Un grupo de mujeres que apoyan a éstos grupos radicales en particular, se molestaó con los manifestantes pro-vida frente a una clínica de aborto, arguyendo que dichos manifestantes pro-vida actuaban como grupos terroristas, ¡qué absurdo! si estas señoras quieren restringir la libertad de expresión deben hacerlo en otro lugar, no en este país, en donde el diálogo y la libre expresión está protegida por la Constitución más antigua del mundo.

También se molestaron con los candidatos republicanos a la presidencia por, supuestamente, utilizar un lenguaje que estereotipa a las mujeres y les declaran la guerra.

Estos supuestos profesores radicales en derecho le dieron una mención honorífica al grupo pro-aborto conocido como “la Lista de Emily” por sus esfuerzos en promover la participación de las mujeres en la política y las elecciones. ¿Pensaron siquiera en reconocer también a Susan B. Anthony List, un grupo pro-vida que hace lo mismo? ¡Ni pensarlo!

Y así llegamos al fondo de nuestro asunto. Ni uno sólo de los tratado de la ONU dice que el aborto es un “derecho del ser humano”, ni uno sólo. Pero estas mujeres, de forma deshonesta, insisten en que el derecho internacional otorga el derecho a exigir el aborto. Vienen a nuestros países y proceden a mentir sobre el contenido de los mismos. Esto es simplemente indignante.

Señoras, ustedes simplemente no son bienvenidas aquí. Regresen a su casa y no vuelvan jamás.

Traducido por Viviana Rodriguez Flores

Apoye Nuestro Trabajo

Olvidando a los niños producto de la guerra

 

Forgetting Children Born of War [Olvidando a los niños producto de la guerra] muestra cómo estos menores han sido ignorados de forma deliberada debido a la presión de gobiernos y agrupaciones feministas que afirman que los niños son meras consecuencias de la violencia sexual, o lo que es peor, coagresores de las mujeres. Su autora, R. Charli Carpenter, es profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad de Massachusetts, en Amherst.

«Diseminados por todo el mundo», lamenta Carpenter, «los niños nacidos de víctimas de violación luchan por seguridad alimentaria en campos de refugiados… ansían una familia en orfanatos… les preocupa que sus madres los abandonen… buscan madres y padres biológicos del otro lado de los océanos… y anhelan el día en el que el tema pueda ser atendido en los consejos de naciones».

El libro intenta averiguar por qué las agrupaciones de derechos humanos han asumido el papel de espectadoras. La respuesta radica en el modo en el que la agenda de la violencia sexual en época de conflicto ha sido definida: en términos de violencia étnica, pintando a los niños como agentes del enemigo, y por el feminismo, contraponiendo los derechos de los niños a los de sus madres.

Hubo un momento decisivo en 1998, cuando el «embarazo forzado» fue codificado como delito en el Estatuto de Roma que constituyó la Corte Penal Internacional. Anteriormente, la «fecundación forzada» estaba prohibida en el derecho humanitario. Las feministas aseguran que la nueva formulación refleja la idea de que el embarazo es un crimen de guerra diferenciado además del de violación.

La interpretación que las feministas hicieron del «embarazo forzado» fue rechazada de manera explícita en el Estatuto de Roma que da origen a la Corte Penal Internacional. Los funcionarios de la ONU suelen ignorar las decisiones de los Estados Miembros, no obstante, y la interpretación rechazada se encuentra implícita en el reclamo efectuado esta semana por el Secretario General, que afirma que el aborto es un derecho de reparación para las víctimas de la guerra.

Carpenter sostiene que la incidencia masiva de casos de violación durante la guerra en Bosnia fue un acontecimiento decisivo que convirtió la lógica feminista en argumentación jurídica y catapultó la agenda feminista a expensas de los derechos de los niños. Señala que la influyente obra de Beverly Allen titulada Rape Warfare [Guerra de violación] insinúa que el infanticidio podría ser psicológicamente saludable para la madre, y que Allen equipara el embarazo forzado a la guerra biológica. El Centro de Derechos Reproductivos sostuvo que el embarazo «potencia el dolor de la violación» ya que «prolonga el dolor físico y emocional». Otras feministas dijeron que el embarazo es genocida, representa la ocupación extranjera del útero, impide la reproducción de otro y por lo tanto representa una forma de destrucción.

«Mediante esta clase de ejercicio intelectual y semántico», afirma Carpenter, «el embarazo forzado fue construido como un componente de la violación y como delito específico en sí, dentro de la categoría de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio». Se pasó por alto la violación de los derechos de los niños, y, en cambio, se los «invocó como prueba de la atrocidad».

Los medios sensacionalistas y juicios posteriores al conflicto perpetuaron la impresión de que estos niños eran indeseables, dice Carpenter. Los informes de noticias y las preguntas planteadas por los fiscales durante los procesos destacaban de manera deliberada casos de madres que abortaban, abandonaban o asesinaban a sus hijos después de nacer.

Organismos de la ONU e importantes agrupaciones de derechos humanos no solo pasaron por alto la penosa situación de estos niños, descubre Carpenter, sino que consideraron el tema y luego lo rechazaron adrede debido a intereses encontrados. A partir de 1996, sucesivos informes de la ONU sobre violencia sexual no hicieron mención alguna de los niños. Se suprimieron tales referencias en un informe canadiense de una conferencia en Winnipeg. Noruega negó la subvención a una agrupación de defensa de los derechos del niño que intentaba dar inicio a un tratado internacional. Un representante de Unicef retiró su apoyo de una conferencia en 2006 diciendo que «quedaba por ser convencido del mérito de que Unicef tratara a estos niños como grupo específico».

El ejemplo más ilustrativo de Carpenter es su breve labor de asesoría con Unicef en Bosnia en 2005, cuando logró convencer a un representante nacional que subvencionara un estudio sobre niños sobrevivientes. Cuando estuvieron listos los resultados, Unicef se negó a hacer público el informe diciendo que temía la reacción de algunas ONG y gobiernos.

Carpenter llega a la conclusión de que Unicef ha actuado como controlador en este asunto, manteniendo a los niños producto de violaciones durante la guerra fuera de la agenda internacional.

Esta es la segunda obra de Carpenter sobre el asunto, después de un volumen editado y numerosos trabajos que abordan la cuestión. Forgetting Children Born of War muestra su dominio del tema y su capacidad de ponerlo en el contexto mayor del escenario de la agenda internacional.

No obstante, Carpenter se equivoca cuando incluye al Papa entre sus ejemplos de líderes que no defendieron cabalmente a los niños concebidos en la guerra. Menciona a San Juan Pablo II en dos oportunidades y, en ambas, de forma errónea (distorsiona una fuente y basa su análisis en citas fragmentadas de una fuente secundaria en otro caso). Lo que es notable es que la carta (traducción al inglés) que se tergiversa en ambas instancias hace exactamente lo que Carpenter dice que desearía que los líderes del mundo hicieran: declara al niño de la guerra como enteramente humano, indiscutiblemente inocente, y necesitado de protección de forma urgente.

C-FAM. Análisis: Charlas en Madrid sobre familia combinan inquietud con esperanza

Análisis: Charlas en Madrid sobre familia combinan inquietud con esperanza
 (C-FAM) Mientras los líderes a favor de la vida y de la familia de todo el mundo se reunían en Madrid durante el último fin de semana de mayo para el VI Congreso Mundial de Familias, el hombre del momento fue claramente Monseñor Juan Antonio Reig Pla. La franqueza del obispo español acerca de la destructividad de los actos homosexuales en los meses previos al Congreso le hizo ganar la enemistad de los activistas de derechos de izquierda y una ovación de pie por parte de los asistentes al congreso.

 

Agrupaciones homosexuales e izquierdistas intentaron que Monseñor Reig Pla fuera procesado por una homilía de Viernes Santo en la que enumeró una gran cantidad de pecados, entre ellos la sodomía, que conducen a la muerte espiritual.

Así pues, su caso se convirtió en Prueba Instrumental A en un «conflicto de derechos» que enfrenta a las libertades «negativas» tradicionales basadas en la ley natural (en el caso de Reig Pla, la libertad de expresión y la de culto) con «derechos» imprecisos y de reciente invención, como aquellos basados en la no discriminación por «orientación sexual e identidad de género». Como aseguró el obispo, los defensores de estos nuevos «derechos» reclaman cada vez más al Estado que obligue a los disidentes a consentirlos.

A último momento se supo de la ausencia en el panel sobre libertad de culto del parlamentario italiano Rocco Buttiglione, quien en 2004 entró en conflicto con el incipiente «totalitarismo blando» de la Izquierda de Látex cuando su candidatura para un cargo en la justicia de la Comisión Europea fue saboteada debido a la presión ejercida por «progresistas» europeos que reclamaron que su afiliación religiosa lo descalificaba. Lo reemplazó con un discurso el presidente del Alliance Defense Fund, Alan Sears, quien advirtió sobre el creciente ataque a la libertad religiosa que se evidencia en Estados Unidos.

Otros cuantos paneles asimismo abordaron el tema del conflicto de derechos y de las crecientes restricciones a las libertades civiles. La dra. Gudrun Kugler, del Observatory on Intolerance and Discrimination Against Christians presidió un seminario sobre el uso de la «Incitación al Odio» y de la legislación antidiscriminación para marginar a los creyentes. Otros paneles trataron sobre los intentos del Estado de limitar los derechos de los padres como principales educadores de sus hijos (el cual es reconocido explícitamente en la Declaración Universal de Derechos Humanos).

No obstante, entre los signos de esperanza se encontró la participación de organizaciones de la sociedad civil rusa y de prelados ortodoxos en el congreso, lo cual es signo del resurgimiento de la cristiandad en lo que fue el corazón soviético. Aunque el respeto por las libertades civiles básicas aún es algo débil, mientras que el Occidente que en otros tiempos fue libre se desliza hacia la penalización de la manifestación religiosa y hacia el desvanecimiento de la referencia a normas morales establecidas de manera objetiva, la Rusia anteriormente comunista parece moverse en trayectoria opuesta. En los últimos años, en las Naciones Unidas, por ejemplo, Rusia propuso una serie de resoluciones con «valores tradicionales» para contrarrestar la agenda sexual libertina europea y del gobierno de Obama, al tiempo que llamó la atención sobre el disparate de los programas de control poblacional en plena implosión demográfica.

Los participantes atribuyeron a los anfitriones españoles la exitosa organización del Congreso, elogiando particularmente al maestro de ceremonias Ignacio Arsuaga por conseguir que múltiples eventos simultáneos se desarrollaran según lo previsto. Funcionarios locales y nacionales también dieron la bienvenida a la reunión, y políticos españoles profamilia, como el parlamentario europeo Jaime Mayor Oreja fueron participantes clave.

La actual política española a cargo del primer ministro Mariano Rajoy contrasta enormemente con la de su predecesor, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero. El gobierno de este último «trabajó efectivamente para subvertir la familia natural», según palabras de la Declaración emitida al cierre del Congreso.

El próximo Congreso Mundial de Familias se celebrará en Sidney, Australia, en mayo de 2013.

 

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano