Cardenal Antonio Cañizares. Agradecimiento, ánimo y oración.

FIRMA

Agradecer al Arzobispo de Valencia D. Antonio Cañizares por estar ahí. Dar testimonio con sus palabras y con sus obras. Hacerle llegar nuestro apoyo y nuestra oración en estos momentos. Por la persecución que esta sufriendo, que le convierten en diana, en objeto de odio y de repudio. Sepa que estamos con usted ante este ataque frontal a la libertad religiosa, al catolicismo, a la iglesia y en concreto a usted personalmente. Un ataque hacia su persona no es hacia usted, es hacia toda la Iglesia católica, que somos todos los que pertenecemos a ella. También es un ataque ante la libertad del no creyente. Nos sentimos respaldados por nuestro pastor, por lo que queremos expresarle nuestro apoyo. Estamos llamados a ser testimonio, la persecución es uno de ellos. Amor y misericordia, ese es nuestro juicio.

FIRMA

El Cardenal D. Antonio Cañizares, abre la causa de canonización de monseñor Jesús Pla

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha presidido este, sábado, la apertura de la causa de canonización de monseñor Jesús Pla Gandía (Agullent, 1915- Valencia, 2000), que fue obispo auxiliar de Valencia y titular de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara, al que ha definido como “cristiano ejemplar, de vida santa” que nos ayuda en la “apasionante tarea de renovación pastoral”.

“En los momentos cruciales de la Iglesia, han sido siempre los santos quienes han aportado luz, vida y caminos de renovación” y, por ello, según ha expresado el Cardenal “necesitamos- en este tiempo crucial en el que vivimos- santos y modelos de santidad”.

El Arzobispo de Valencia ha calificado, igualmente, a monseñor Pla como “hombre recio, ejemplar, un sacerdote conforme al corazón de Dios, que siempre buscaba dar a los fieles lo mejor que les podía dar: la fe”.

Durante la apertura de la causa, celebrada esta mañana en la Catedral de Valencia, también ha destacado que monseñor Pla fue un “obispo señero” y “buen pastor, entregado a los suyos”, con una “dedicación completa a los duros trabajos del Evangelio sin escatimar nada, olvidándose de si”.

Según ha asegurado el cardenal Cañizares, siendo “obispo como él”, su causa de canonización, “no sólo me emociona y llena de alegría sino que me abre un camino a seguir”.

Igualmente, el Cardenal, que ha dado gracias a la diócesis de Sigüenza- Guadalajara por la “comunión”- junto a la de Valencia- para llevar adelante este proceso- ha destacado la sencillez de monseñor Pla que “además nos enseña ante un mundo de necesidades y nuevas pobrezas, ir al grano, a lo prioritario y fundamental de las cosas”.

“Una Iglesia de santos será una Iglesia cuyos miembros unidos a Cristo serán testigos de la caridad y de la entrega servicial de los hombres, siguiendo el camino de Cristo”, ha añadido el Arzobispo.

El acto ha contado también, entre otros prelados, con la participación del obispo de Sigüenza-Guadalajara, monseñor Atilano Rodríguez, que ha señalado el “recuerdo imborrable” que tiene de monseñor Pla de su “rostro afable, alegre y bondadoso, reflejo sin duda de su experiencia espiritual”.

Asimismo, ha destacado de Jesús Pla “su valentía- manifestada en sus escritos y declaraciones- a la hora de defender la fe de la Iglesia y de orientar su acción evangelizadora en unos tiempos en los que ya comenzaba a ser casi normal el pensamiento único y la dictadura del relativismo”.

De igual forma, ha recordado el cariño que siempre han sentido todos hacia él “por su vivencia heroica de la fe y de la esperanza, y su disposición para pedir y ofrecer el perdón a sus semejantes”.

Para la diócesis de Sigüenza-Guadalajara “es motivo de gran alegría la apertura de esta causa” y su testimonio de vida “es una llamada para todos nosotros a progresar con decisión y confianza en el camino de la santidad”.

También, monseñor Atilano Rodríguez ha dado gracias por participar en este encuentro eclesial de apertura de la causa de beatificación y canonización de monseñor Pla, y personalmente al Cardenal por dar los pasos necesarios para que pueda llevarse a cabo, así como a los familiares de Jesús Pla, por su “entusiasmo y acogida”.

Acto de apertura

Durante el acto de la apertura de la fase diocesana de la causa, promovida conjuntamente por el arzobispado de Valencia y el obispado de Sigüenza-Guadalajara, ha quedado constituido el Tribunal, la comisión de peritos en Historia y Archivística y los teólogos censores han prestado juramento.

Por su parte, el postulador de la causa, el canónigo de la Catedral de Valencia Arturo Climent Bonafé, ha resaltado de monseñor Pla su “entrega a Cristo y a la Iglesia” y su “capacidad de tomar decisiones de gobierno”. Después de enumerar sus frutos pastorales y recordar datos de su biografía, Climent ha destacado del obispo Pla su “austeridad, su trabajo incansable, serenidad de espíritu, y su vocación y misión en la Iglesia”. Así, “no era amante de los honores, más bien los rehuía; tampoco pretendió privilegios especiales”, ha indicado.

Los miembros del tribunal se encargarán de recopilar la declaraciones de los testigos y la documentación necesaria que deberá recoger los testimonios, las pruebas y los documentos, a favor y en contra, sobre cómo monseñor Jesús Pla practicó las virtudes cardinales, teologales y las propias de su estado.

Al acto de apertura han asistido varios arzobispos y obispos de España, como el arzobispo emérito de Madrid, el Cardenal Antonio Maria Rouco; el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo; el arzobispo emérito de Mérida-Badajoz, monseñor Santiago García Aracil; el arzobispo emérito de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña; el obispo emérito de Mondoñedo-Ferrol, monseñor José Gea; el obispo emérito de Lleida, monseñor Juan Piris; el obispo de Orihuela-Alicante, monseñor Jesús Murgui; el obispo emérito de Orihuela-Alicante, monseñor Victorio Oliver; el obispo de Ibiza, monseñor Vicente Juan; y el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Esteban Escudero.

Igualmente, entre los primeros bancos de la Catedral de Valencia se encontran ubicados familiares de monseñor Pla, varias decenas de sobrinos, muchos de ellos procedentes de la localidad de Agullent, en donde Jesús Pla nació. También, han participado vecinos y fieles de la localidad de Moncada, en donde fue director espiritual del Seminario Mayor y párroco, y de la localidad de Genovés, su primer destino parroquial, desde donde se han desplazado en autobús hasta Valencia.

Cuando concluya la fase diocesana, la documentación se enviará a Roma para que continúe el proceso en la Congregación vaticana para las Causas de los Santos. Allí “realizarán los estudios pertinentes para que, llegado el caso, monseñor Pla pueda ser declarado beato y posteriormente santo”.

La Santa Sede dio su autorización para la apertura de la causa de canonización el pasado mes de julio. Así, la Congregación para las Causas de los Santos dio su preceptivo “nihil obstat” (nada hay en contra) para el comienzo de la causa de canonización del obispo.

Monseñor Jesús Pla Gandia

Monseñor Jesús Pla Gandia nació en la localidad valenciana de Agullent el 24 de diciembre de 1915 y fue ordenado sacerdote en 1942. Su primer destino fue como párroco de Genovés, ministerio que desempeñó hasta 1946, cuando fue nombrado director espiritual del Seminario Mayor de Valencia en Moncada durante cinco años. En esta localidad permaneció 20 años más y en los que desempeñó los cargos de arcipreste y párroco de San Jaime Apóstol.

En Abril de 1967 fue nombrado Vicario General de la diócesis y en marzo de 1971 fue nombrado por el papa Pablo VI obispo auxiliar de Valencia, siendo arzobispo metropolitano el venerable monseñor José María García Lahiguera, que le encomendó diversas delegaciones.

El 5 de mayo de 1981, el papa Juan Pablo II nombró a monseñor Jesús Plá obispo de Sigüenza-Guadalajara, cargo que desempeñó hasta el 11 de septiembre de1991, cuando se jubiló.

Falleció en la ciudad de Valencia el día 8 de noviembre del año 2000. Sus venerados restos mortales descansan en la capilla de la Inmaculada Concepción de la Catedral de Sigüenza.

 

AVAN

El Cardenal abre este domingo el Año de la Misericordia

La archidiócesis de Valencia celebrará este domingo, 13 de diciembre, el comienzo del Año del Jubileo Extraordinario de la Misericordia con una misa, a las 18 horas, presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, que abrirá previamente la Puerta de los Hierros de la Catedral, decorada con palmas, como Puerta Santa.

La celebración será emitida en directo por internet a través de la pagina web del Arzobispado, http://www.archivalencia.org, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes de la Seo.

Una procesión previa a la apertura partirá, a las 17.30 horas, desde la parroquia de San Esteban, “con la participación de los obispos que concelebrarán la misa, el Cabildo Metropolitano, vicarios episcopales, sacerdotes diocesanos, seminaristas, que serán los encargados de los cantos, y un centenar de fieles, designados para este fin”, han añadido.

Una vez que la procesión llegue a la Puerta de los Hierros de la Catedral “el propio Cardenal empujará la Puerta Santa, decorada con palmas, en un acto que simboliza la apertura del Año Jubilar, similar al realizado ayer, martes, por el papa Francisco en la basílica de San Pedro del Vaticano”, han comentado.

Asimismo, la puerta “se abrirá hacia adentro, dejando al descubierto la cancela interior, donde habrá un cartel colgado que identificará, en valenciano, esta puerta como `Porta de la Misericòrdia´ y la Catedral, como templo jubilar durante el año”, han explicado.

A continuación, la comitiva que acompañará al cardenal Cañizares “atravesará la puerta y dará comienzo la celebración de la misa correspondiente al tercer domingo de Adviento”, según las mismas fuentes, que han precisado que al comienzo de la misa “tendrá lugar el acto de la memoria del Bautismo, en el que se utilizará agua bendita de la Pila Bautismal de San Vicente Ferrer y San Luis Beltrán”.

Igualmente, al final de la misa tendrá lugar “la proclamación de los seis templos jubilares del Año de la Misericordia, además de la Seo, acto en el que el Cardenal entregará un leccionario nuevo al párroco o representante de cada uno de estos templos”, es decir, la Basílica de la Virgen en Valencia; las Colegiatas de la Asunción de Nuestra Señora, en Xàtiva y en Gandia; la Basílica de San Jaime Apóstol, de Algemesí; el Santuario de Nuestra Señora de la Encarnación, de Cullera; y el Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles, de El Puig.

Además, está previsto que la celebración “cuente con la participación de una representación de cada una de las ocho vicarías territoriales de la diócesis y que en la misa se incluyan preces especiales para este día de inicio del Jubileo Extraordinario de la Misericordia”, han señalado.

 

Se invita a todas las parroquias con campanas, las hagan sonar el día 13 a las 18 horas.

Cañizares: “el aborto es el exponente más claro de la crisis de humanidad que padecemos”

 

El aborto es un crimen sin precedentes en la historia del hombre

El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, cardenal Antonio Cañizares, afirmó hoy, en referencia a la futura Ley del Aborto, que la posibilidad de que las niñas de 16 años puedan abortar sin el consentimiento paterno es una cuestión “muy grave” y agregó que “más grave es aún que haya aborto”. Así, señaló que es “un crimen, la eliminación de una vida humana inocente, un ser humano débil e indefenso”.

A preguntas de los periodistas antes de impartir su ponencia ‘Persona y Economía’, en el marco de los cursos de verano de la Fundación Universidad Rey Juan Carlos en Aranjuez, mostró la necesidad de que la humanidad tome conciencia de que la mayor crisis que está padeciendo son los cuarenta y siete millones de abortos ‘legales’ que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se producen anualmente. Se trata, afirmó, de algo “sin precedentes en la historia del hombre”.

 Precisamente, sobre este drama, el cardenal Cañizares hizo alusión a la tercera encíclica de Benedicto XVI “Caritas in veritate” y subrayó que uno de los aspectos fundamentales de esta crisis que padecemos es todo lo relacionado con la defensa de la vida. A su juicio, “las leyes deben estar para proteger al indefenso y hoy en día son las que se utilizan para eliminar a estos seres débiles, inocentes e indefensos”.

 “La medicina debe estar para curar y no para eliminar. Las leyes deben estar para proteger al indefenso y son las que también se utilizan para eliminar a estos seres. Justamente, la situación actual nos dice la gravedad del aborto, una realidad que refleja tantísimas cosas.

 Preguntado sobre si los sanitarios que ayuden o participen en la práctica de un aborto serán excomulgados, explicó que la “latae sententiae” se aplica de inmediato “a quien comete un crimen”. “El aborto –añadió- representa un crimen, la eliminación de una vida humana, un ser humano inocente, débil e indefenso”. “¿Hay alguna barbaridad más grande?”, cuestionó.

 Crisis antropológica

 Por otro lado, afirmó que la coyuntura económica actual también protagoniza una crisis antropológica, como dice el Papa en su última encíclica, pues “lo que está en juego” es el hombre y la visión del hombre. “De ahí –dijo- se desprenden una serie de consecuencias para la crisis económica y otra serie de aspectos”. Apuntó, igualmente, que no se trata sólo de una crisis económica sino que es “crisis cultural, social, moral y en definitiva, de la humanidad”.

 Para superarla, aconsejó no sólo aspectos técnicos sino una nueva visión del hombre, “la que necesitamos, no sólo para reconducir la crisis económica sino la crisis por la que atraviesa la humanidad entera”.

 “Lo que está en juego en estos momentos es lo que se siempre está en el hombre, la cuestión de Dios. Caridad y verdad son los dos elementos que, en medio de la enorme encrucijada en la que se encuentra la humanidad, el Papa señala como ‘norte’ del camino y el progreso de la sociedad. La verdad y la caridad ambas e inseparables”, puntualizó.

En este sentido, explicó que el desarrollo y el bienestar social precisan de esta Verdad y, aún más, de que se estime y se dé testimonio de ella. “Sin ella no hay conciencia ni responsabilidad social. Tanto más en una sociedad en momentos difíciles como los actuales. La prueba de la verdad es la caridad. No es sólo el principio de las ‘microrrelaciones’ como amistades o familia. Para la iglesia es todo porque surge de la Caridad”, concluyó.

“La prohibición de los crucifijos denota la cristofobia de una sociedad enferma”

Monseñor Antonio Cañizares.

Cañizares: “La prohibición de los crucifijos denota la cristofobia de una sociedad enferma”

Monseñor Antonio Cañizares ha destacado que no son hechos aislados lo que ha acaecido con la placa de la Madre Maravillas o la sentencia de Valladolid prohibiendo los crucifijos de las aulas. Considera que son hechos que denotan una cristofobia, que en definitiva es odio de sí mismos.

El cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, señala que tenemos ante nosotros el crimen abominable del aborto, y en este punto conviene decir que se ha encendido una pequeña luz en el país vecino de Uruguay. Asegura que es el punto dramático que pone de relieve el drama que padecemos, y junto a ello, la eutanasia, experimentación con embriones…

Los Cardenales Cañizares, Carles y García-Gasco reciben la Orden de Jaime I el Conqueridor.

Cardenal Antonio Cañizares.

Entre los galardonados figurarán los cardenales valencianos Ricard María Carles, arzobispo emérito de Barcelona; Antonio Cañizares, arzobispo de Toledo y primado de España, y Agustín García-Gasco, arzobispo de Valencia, recientemente nombrado Hijo Adoptivo de la Ciudad.

El Consell decidió el pasado mes de julio crear esta nueva distinción en el marco de las conmemoraciones del 800 aniversario del nacimiento del Rey Jaume I para “distinguir a aquellas personas y entidades que hayan destacado en los ámbitos cultural, profesional, económico, cívico o social, o por sus servicios al progreso de la Comunitat Valenciana”.

Además, el Consell decidió que fuesen inicialmente galardonadas con la Gran Cruz de la Orden de Jaume I el Conqueridor todas las personas o instituciones que han recibido la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana.

De esta forma, se distinguía al rey Don Juan Carlos I, “como primer garante de las libertades valencianas”, así como a la congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, que la recogió el pasado 9 de octubre, en el Día de la Comunitat Valenciana, entre otras instituciones.

La entrega de las distinciones tendrá lugar en el Salón de Corts del Palau de la Generalitat.