IU deniega un local en Sevilla para homenajear a Agustín de Foxá “porque era falangista”

En nombre de la tan traída y llevada memoria histórica hay quien aprovecha para imponer su ideología y su voluntad. Eso es lo que ha ocurrido en Sevilla donde la delegada de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Sevilla, Josefa Medrano (IU), ha denegado un local a los promotores de un “Homenaje literario a Agustín de Foxá en el 50 aniversario de su muerte” por “respeto a la memoria histórica”.

Agustín de Foxá

 Los hechos ocurrieron el pasado martes cuando Antonio Rivero Taravillo, y el escritor y poeta Aquilino Duque tenían previsto homenajear la figura del escritor en el 50 aniversario de su muerte. Dos horas antes de que se celebrará el homenaje recibieron la noticia de que se les denegaba el local por lo que tuvieron que realizar el acto en la calle y junto a los ochenta asistentes que se habían desplazado hasta el lugar.

 La delegada de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Sevilla, Josefa Medrano, perteneciente a IU, ha salido ante los medios para explicar que el permiso para el acto no se denegó dos horas antes, como aseguran los organizadores, sino 48 horas, porque el local se pidió “para un homenaje a Agustín de Foxá” y “no para un homenaje literario a Agustín de Foxá“.

 Medrano ha asegurado que la negativa se produjo porque Foxá fue falangista y lo que se pretendía era “no convertir el acto en una apología del franquismo y por respeto a la memoria histórica“.

 

De nuevo, el progresismo izquierdista muestra su sentido de la libertad

De nuevo, el progresismo izquierdista muestra su sentido de la libertad y su respeto a quienes no piensan como ellos, esta vez censurando un homenaje literario a la figura de Agustín de Foxá. Los hechos ocurrieron el pasado martes, cuando Antonio Rivero Taravillo y el escritor y poeta Aquilino Duque tenían previsto homenajear la figura del escritor en el 50 aniversario de su muerte. Foxá es el autor de la novela Madrid, de corte a checa, considerada una de las 100 mejores novelas en lengua española en el siglo XX, y que consigue retratar lo que fue el Madrid republicano durante la guerra como ningún otro autor ha conseguido.

Momentos antes de que diera comienzo el acto, se les denegó el uso del local por orden de la delegada de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Sevilla, Josefa Medrano (IU). La razón: “no convertir el acto en una apología del franquismo y por respeto a la memoria histórica”. No obstante, los ponentes no se dejaron silenciar y, en plena calle, pronunciaron unas palabras sobre Foxá ante unas ochenta personas allí congregadas. De esta manera, consiguieron burlar el cordón sanitario de Medrano (IU).

Recordemos que hace algo más de quince días, un libro de José Javier Esparza (La gesta española) fue asimismo víctima del totalitarismo progre. Lo cierto es que tanto este último libro como la obra de Foxá Madrid, de corte a checa, acumulan miles de ejemplares vendidos, lo que sin duda evidencia el persistente rechazo de la sociedad al radical sectarismo izquierdista.