Mons. Reig Pla: “Un pueblo cristiano que quiere recordar a Europa sus raíces”

 Monseñor Juan Antonio Reig Pla explica que “lo que se va a poner de manifiesto mañana es la existencia de un pueblo cristiano que quiere recordar a Europa sus raíces”. “La humanidad tiene su futuro en la familia”, afirma el obispo de Alcalá.

Benedicto XVI y Juan Antonio Reig Pla en Roma.

El presidente de la Subcomisión de Familia y Vida recuerda que el acto de mañana es “una afirmación de fe” y muestra que “es bueno que seamos convocados para estrechar vínculos y afirmar aquellas personas que consideramos importantes”.

 “Una sociedad es lo que es su familia”, recuerda el obispo de Alcalá, destacando que “es un momento de unión y de oración, para decir: Aquí estamos no somos una ideología”. “Estamos para dar gracias a Dios”.Según explicó monseñor Reig Pla se espera con gran ilusión las palabras que dedicará el Santo Padre y afirmó que seguro que “son palabras de aliento, para apelar a la responsabilidad de todos nosotros”. “Es una ocasión de lujo saber que el Papa todos los años habla a los españoles con motivo de la fiesta de la Sagrada Familia”. “La familia es una comunión de personas donde crece al amor. En España no hay apoyo familiar en ningún sentido, las leyes son destructoras de la vida humana y favorecedora del divorcio. Vivimos en un contexto necesario para aprender a navegar contracorriente”, explicó Monseñor Reig Pla.

Estrasburgo declara que el crucifijo en las aulas viola la libertad religiosa

El Tribunal de Estrasburgo o Corte Europea de los Derechos Humanos declaró la presencia de los crucifijos en las aulas “una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones” y de “la libertad de religión de los alumnos”.

  La sentencia del tribunal europeo responde al recurso presentado por Soile Lautsi, una ciudadana italiana de origen finlandés, que en 2002 había pedido al instituto estatal en el que estudiaban sus dos hijos que quitara los crucifijos de las clases.

   Después de numerosos intentos fallidos ante los tribunales italianos, la mujer recurrió al tribunal europeo de los derechos del hombre, que esta mañana le dio la razón y declaró la usanza italiana de exponer un crucifijo en las aulas de las escuelas públicas como una violación de los derechos fundamentales.

    Ahora, el Gobierno italiano deberá pagar a Lautsi una indemnización de 5.000 euros por los daños morales sufridos. Además, se trata de la primera sentencia que la Corte de Estrasburgo emite en materia de exposición de símbolos religiosos en las aulas.

   La reacción del Vaticano al respecto fue cauta y, por el momento, no ha querido comentar la noticia, al menos hasta que sean publicadas las motivaciones de la sentencia. “Creo que es necesario reflexionar antes de comentar”, explicó el director de la sala de prensa del Vaticano, Federico Lombardi.