Una agenda de la Comisión Europea elimina las fiestas cristianas

Radio Vaticano se hace eco de las protestas

“Gritos de ira contra una Europa que niega sus raíces cristianas”, titula Radio Vaticano al hacerse eco de las protestas de diversas personalidades que denuncian “la desaparición de las fiestas cristianas de la agenda realizada por la Comisión Europea destinada a los alumnos de la Unión Europea”.
Radio Vaticano precisa que se han difundido más de tres millones de ejemplares de la agenda, que menciona las fiestas musulmanas, hindúes, sikhs y judías, pero ninguna fiesta cristiana, ni siquiera el 25 de diciembre.
Entre las cartas de queja enviadas al presid ente de la Comisión Europea, José Manuel Barrosso, se encuentra la que la parlamentaria francesa Christine Boutin, presidente del Partido cristiano demócrata, le dirigió el 23 de diciembre de 2010.
La ex-ministra se pregunta “cómo se puede pretender instruir a los jóvenes sobre la Unión Europea negando una religión que ha contribuido tanto a su construcción y a su unidad”. “¿Cómo es posible una discriminación así?”, se interroga.
Según Boutin, “esta pequeña agenda es reveladora del nuevo pensamiento que nos mina desde el interior: para ingresar, habría que borrar nuestra historia común y nuestros valores fundacionales”.
También apela “a una gran movilización a través de una petición europea que permita llegar al Parlamento Europeo&rdquo ;.
En Francia, precisa la misma fuente, el ministro encargado de los Asuntos europeos, Laurent Wauquiez, quiso elevar “un grito de ira”.
Esta iniciativa, dijo, “es representativa de una Europa que ya no ama ni se ama”: “Esta Europa niega sus raíces cristianas y coloca un pañuelo púdico sobre lo que ella es -añadió-. Una identidad rechazada es una identidad que se venga”.

FIRMA: http://www.europadiary.fr/

Agenda Europe - Pétition

El ayuntamiento de Oxford elimina toda referencia a la Navidad

La Santa Sede protestó ayer por la decisión del Concejo de Oxford de catalogar los eventos del 25 de diciembre y de los días siguientes como “Festividad de la Luz Invernal” en el hemisferio boreal. Según dijo el presidente del Pontificio Consejo de Cultura Gianfranco Ravasi, la decisión del Concejo fue criticada por anglicanos, judíos y musulmanes, aunque oficialmente se adoptara para reducir la excesiva importancia asignada a la Navidad cristiana en perjuicio de las demás religiones.

En realidad, dijo Ravasi a la Radio Vaticana, la intención del Concejo es “desteñir lo suficiente la festividad hasta quitarle toda identidad propia, toda historia que tenga en su pasado”. A Ravasi le preocupa que el ataque no se haga en nombre de un ateísmo motivado, sino con “una especie de ola gris” en que “Dios no es negado, sino totalmente ignorado”, de modo que resulta imposible cualquier reacción.