Hablando claro sobre el Aborto

Nonatos, nonacidos, nascituros, nascendos, prenacidos, nascentes, nacientes, infantes, niños.

Urge poner el lenguaje al día no solo para incorporar nuevos términos o acepciones cuando se requieran, sino también cuando, por tergiversaciones o desvíos interesados, hay necesidad de corregir el abuso y rectificar su trayectoria desde la autenticidad léxica.

1.-  Cultura  -de colere- se refirió primero a la agri-cultura. Y ya, en Catón el Viejo (s. III a. C.). Cultor vitis es el que cultiva la viña; cultores veritatis, fraudis inimici, son, según Cicerón, los amigos de la verdad y enemigos del fraude; Marcial llama  cultor Minervae a quien cultiva las letras. Para Cicerón, Philosophia est cultura animi ; y  el culto y práctica religiosa es Cultura Dei.

La cultura es, ante todo, una labranza o laboreo, esfuerzo de las potencias espirituales y materiales para la elevación del hombre. Es también el mejor  resultado de ese esfuerzo conseguido a través del tiempo por los diferentes pueblos. Engloba todos los valores que elevan al hombre y su dignidad en los distintos niveles. La cultura da al hombre capacidad de encontrarse a sí mismo y facilita caminos de superación. Cultura es, pues, concepto y contenido positivos. Nos enseña responsabilidad. El hombre se reconoce a sí mismo como proyecto y  busca valores que lo perfeccionen y lo trasciendan. Por el contrario, lo que se oponga a esta aspiración de ser mejores y al esmero ético de  crecer en dignidad, será, según los casos, incultura, subcultura, seudocultura, anticultura, contracultura.

El hombre no puede acceder a la verdadera y plena humanidad más que a través de la cultura, es decir, cultivando los bienes y valores de la naturaleza. Por tanto, siempre que se trata de vida humana, naturaleza y cultura están en la más íntima conexión.

Con la palabra “cultura” se indica, en general, todo aquello con lo que el hombre afina y desarrolla sus múltiples cualidades espirituales y corporales, nos enseña ya el Concilio en la Constitución pastoral Gaudium et Spes, 53).

El Evangelio es la más eminente forma de cultura porque integra todos los esfuerzos y posibilidades humanas para que el hombre vaya llegando a ser  -fieri-  lo que está llamado a ser: icono, imagen de Dios.  Y Jesucristo, que representa los más altos valores humanos, es el innegable patrimonio cultural de la humanidad.  El Evangelio vivo va asumiendo como propias todas las manifestaciones auténticas de valor y cultura del hombre. S. Pablo pregona atrevida e insistentemente: Todo es vuestro, Pablo,  Apolo, Cefas, el mundo, la  vida, la muerte, las cosas presentes, las futuras; todo es vuestro; vosotros de Cristo,  y Cristo, de Dios (I Co 3  21-23).

(La Iglesia, en gesto que la dignifica, ha pedido sincero perdón repetidas veces, y en forma solemne, de todos sus pecados,  de los malentendidos y errores que hubieren tenido lugar. A Dios y al mundo. ¿No es tiempo ya de que también el pensamiento de muchos hombres avance y no se retenga en la ignorancia, en resentimiento o en la revancha simplista?  ¿Ha pedido perdón el mundo de la política, del poder, de los intereses? Ciertamente, la Iglesia no lo necesita. Solamente pide, en actitud intelectual y moral, o sea, cultural, que cultive la comprensión y el respeto mutuo. ¿Tiene el mundo un estatuto lejanamente parecido, verbi gratia,  a la Constitución  Gaudium et Spes del Concilio Vaticano II ?)

2.- Quienes llevamos la Luz de la Revelación debemos marcar el paso decididamente y trasmitir luz, certezas, seguridad. Lavemos fórmulas equívocas o deletéreas.  Pongamos al día el lenguaje liberándolo de esas inexactitudes, tergiversaciones y maliciosos abusos que suelen hacerle los intereses disimulados, y aun descarados, de muchos gremios de la sociedad.

La manipulación de las palabras se convierte en mentira porque oculta la verdad y es  grave hipocresía. Por la historia de la cultura sabemos que los límites u horizontes del lenguaje, son los límites u horizontes del mundo. También son definitorios de la persona. A modo de refrán:

Dime cómo te expresas y te diré tus veras.

Es deber nuestro, de los cristianos  -ministros del Verbo-  y maestros de la Palabra, devolver la verdad a las cosas;  que es adecuar la palabra con la cosa: Adaequatio intellectus cum re.  Una vez convenido el instrumento del lenguaje, debe respetarse, de lo contrario estaremos intencionadamente ocultando la realidad, y eso es engañar, mentir,  -mentior- , esto es, esconder el verbum mentis, o sea, lo que se piensa, bajo el disfraz del verbum oris, lo que se dice. Que vuestro hablar sea sí, por sí; no, por no. Lo que pase de ahí procede del Malo, enseñaba Jesús (Mt 5  37).

S. Pedro, exhortando a los fieles, trae los sufrimientos de Cristo que nos dejó su ejemplo  -upogrammón-  (la muestra que el pedagogo escribe para que los niños la imiten) y sigamos sus pasos;  y advertirle al cristiano, que por sentido de responsabilidad  -propter conscientiam Dei-  y debiéndose a la verdad,  sufrirá injustamente padecimientos. Y Jesús los sufrió, a pesar de no hallarse dolo en su boca:  Non est inventus dolus in ore eius (I  Pe  2  19-22 ).

Muchos emplean hoy la palabra cultura, tanto para cosas positivas como negativas. Las cosas negativas no debieran llevar el nombre de cultura, pues encierra contradictio in terminis, máxime cuando se refieren a situaciones límite. Las necesidades lingüísticas y literarias fueron creando los metaplasmos para adecuar el lenguaje a lo que se deseaba expresar. Recurramos a metaplasmos también hoy, si fuere necesario, aunque con urgencia no tanto literaria, cuanto moral. A las situaciones negativas límite, como lo nefando, las aberraciones y el crimen, a eso es a lo que llamamos subcultura, anticultura y contracultura.

3.- En cualquier campo científico y, por supuesto, en el jurídico y moral, hay que hacer palmaria defensa de la vida del niño y protegerla con máximo cuidado desde el primer instante de la concepción;  el abominable crimen del aborto debe ser condenado sin ambages (GS 51). El hombre, o lo es desde el principio, o no lo será nunca. Con palabras de Tertuliano: Homo est et qui est futurus:  El hombre ya es el que será. Y puntualmente anota el profesor Picasso Muñoz en su Antología latina: “Regla de oro: un ser con potencialidad (no digo posibilidad) de ser persona, es ya una persona”.

En la Biblia leemos textos que dicen cómo Dios nos teje y va bordándonos ya en el vientre de nuestra madre: Tú has creado mis entrañas, me has tejido en el seno materno. Cuando me ibas formando  (mi hipóstasis, leemos en los LXX)  en lo oculto y entretejiendo en lo profundo de la tierra, tus ojos veían mi embrión  -to akatérgaston mou-. Se definían todos mis días antes de llegar el primero. El P. Alonso Schökel expone una actual y bellísima exégesis de estos versillos (Sal  139  13-16).

4.- Cómo llamar al concebido y aún no nacido. – Las palabras cigoto, mórula, embrión y feto en su origen griego o latino, hacen referencia a la unión, semejanza, al brote, germinación, al fruto de la fecundación.

1. Zigoto: de zygotós  = uncido, unido. Célula que resulta de la unión de dos gametos.

2. Mórula: de morula = (diminutivo de mora) embrión temprano que, durante el período de segmentación, tiene el aspecto de una mora.

3. Embrión: de en-brúo = brotar, germinar; surgir. Es un brote que germina, el nuevo ser vivo que acaba de ser concebido, y ya empieza a desarrollarse hasta adquirir las características morfológicas de la especie, y que acabará siendo completo lo que es ya  en esencia: un ser humano.  Microscópico organismo viviente que pesa, nos dicen,  tan solo 15 diez millonésimas de gramo. Esta primera célula es un ser humano con identidad propia,  con una composición genética propia y  distinta de la de su madre. En esa primera célula se encuentran todas las cualidades genéticas del individuo, que irán desarrollarse progresivamente.

Feto: de fetus -a -um, preñado, que lleva el fruto de la fecundación. Fetosus: fecundo. Fetus -us, parto, nacimiento. El feto es, pues, el embrión, fruto de la fecundación que desarrollará lo que ya es esencialmente en su ser hasta el nacimiento. Médica y técnicamente pueden recibir con legitimidad, nombres y conceptuación diferentes; ónticamente, aun con nombre distinto, es la persona única e inviolable.

2. El nasciturus o nascituro: Utilicemos de modo corriente las verdaderas palabras que expresan la realidad, el hecho verdadero y completo. S. Agustín y Paladio ya emplean nasciturus como participio futuro. La palabra nasciturus o nascituro está vigente en el lenguaje jurídico y moral, pero muchos que incluso manejan el derecho, se esfuerzan por ignorarla. Nasciturus es part. fut. del verbo intransitivo  nascor,  nasci, natus sum, nacer. Tiene la composición de incoativo, es decir, el hecho de nacer se está ya realizando; de modo semejante, el verbo cresco, crecer, iuvenesco, ir haciéndose joven; senesco, ir haciéndose viejo, envejecer… etc… En el  prenacimiento, diríamos, ya se está naciendo.

En el campo jurídico, la palabra ya está sustantivada; es un sustantivo: el que va a nacer, el que nacerá. No es una cosa que simplemente está ahí, manipulable. Sino un sujeto: el nasciturus, el nascituro. Palabra que debemos usar corrientemente, pues ello implica no solo el proceso natural de quien va a nacer, sino también configura la individualidad, alteridad  -personalidad-  del que ya se sabe, se espera que, está punto de, deberá  nacer.

3.  El nascendo: part. fut. de nascor. Señala deber e inminencia. En español podría llamársele también nascendo, pues el rasgo del deponente latino desapareció en castellano. Ya Aulo Gelio, gramático del s. II, emplea esta frase hablando de formar a los hombres ya en el seno materno: ad homines nascendos: a los que deben nacer, a los nascendos.

4. El nascente, el naciente: Es partic. pres. de nascor: que viene al nacimiento. Ya Tertuliano en su  Apologeticum nos habla de manera clarísima y rotunda del crimen del aborto, y lo define como homicidii festinatio, que traduciremos, con el vigor verbal del cartaginés, como  la prisa por matar.  Y habla de  prohibir nacer y de que, si se le mata, es el mismo crimen matar al  nacido como al nascente ( natum  o  nascentem).  Podemos usar, pues, el nascente, ya sustantivado, en su propia forma culta latino-española, o en la ya evolucionada de naciente.

5.  El nonato: Nonato es funcionalmente un sustantivo compuesto de la negación non, y del adjetivo natus;  así, de dos monemas (adverb. y partic. non natus, no nacido), formamos una sola palabra:  nonacido o nonato. Es curioso que la misma Academia, que admite el vocablo nonato, lo considere solamente como adjetivo y con denotación restringida aplicada exclusivamente al no nacido naturalmente, sino sacado del claustro materno mediante la operación cesárea. O sea, lo aplica al ya nacido, aunque no naturalmente, pero no al que aún no ha nacido. ¿Y no es ya hora de pedirle a la Academia que introduzca la acepción de nonato, también como sustantivo, y con toda propiedad, para quien ha sido concebido y está ya en el claustro materno aunque aún no ha sido dado a luz?

Desde hace siglos viene empleando nuestro lenguaje, familiar y universalmente, el adjetivo nonato para referirse al célebre santo español, S. Ramón Nonato,  mercedario y cardenal de la Iglesia en el s. XIV,  y que ha quedado como su característico apelativo. Habiendo muerto su madre, fue extraído por cesárea del vientre materno. Y se le invoca como abogado y patrono de todas las madres gestantes y parturientas. Es correcto y oportunísimo extender la palabra nonato para referirnos, con toda propiedad, y como sustantivo, a los nonacidos, o sea, a los aún no nacidos, pero que son ya nascituros, es decir, que están para nacer, o sea, que deberán nacer, y que, de hecho ya son nascentes o nacientes, porque el  verbo nascor (na-sc-or)  es, por el infijo -sc-,  de formación incoativa. La acción intransitiva-incoativa de nacer es un proceso desde la concepción hasta el nacimiento propiamente dicho.

6.  El prenacido o nonacido: Como en la formación de nonato, lingüísticamente hablando es económica, al formar una sola palabra de dos monemas. Pero sobre todo, semánticamente cobra una expresividad mayor, incluso personalidad. El nonacido o el prenacido, empleado ya como sustantivo, es la persona que desde el instante de su concepción está en el seno materno y que posee todos los derechos intrínsecamente inerentes a él, y nosotros todos los deberes para con él.

Gracias al deber cristiano de poner conciencia en el mundo  -propter conscientiam Dei (I Pe 2  19), en favor de la verdad y de la justicia, y para atajar la contracultura de muerte, se está universalizando el Día del Nonacido o del Niño por nacer, 25 de marzo, fiesta de la Anunciación y Encarnación. Varios países lo celebran ya con diversos actos, tanto oficiales en el marco civil, como eclesiales.

Nos incumbe devolver su significado a las palabras que, en lo posible, deben reflejar las realidades. Nomina sunt consequentia rebus, establece el derecho romano: los nombres deben ser consecuencia de lo que son las cosas; punto de partida del recto humanismo. Quien procede lealmente  -qui facit veritatem, dice S. Juan-   se acerca a la luz (Jn 3  21). O sea, la verdad se hace. 

Y el primer modo de hacer la verdad es decirla.

P. D. Jiménez Sanz, oar

800 niños mueren al día por el sida

Caritas Internacional 

 En la Jornada Mundial del Sida de 2011, Caritas Internationalis dijo que es injusto que 800 niños mueran cada día por enfermedades vinculadas al sida. La organización humanitaria de la Iglesia mantiene, entre otras iniciativas, una campaña por el derecho a la salud de los niños con vih, tuberculosis, y las madres seropositivas.
Las muertes diarias de inocentes siguen siendo el resultado de que los niños carecen de acceso a un diagnóstico temprano del virus causante del sida (vih) o a medicamentos pediátricos para tratar la infección con este virus. A finales de 2010, los expertos estimaban que únicamente el 21% de los niños con vih tenían acceso a los medicamentos que necesitan con urgencia para sobrevivir más allá de su segundo cumpleaños.
Citando informes emitidos por ONUSIDA en noviembre de 2011, monseñor Robert Vitillo, asesor especial de vih y sida de Caritas Internationalis, dijo: “Mil niños en países pobres siguen naciendo a diario con vih. Tanto el vih como la tuberculosis (TB) se pueden prevenir. Para finales de 2010, únicamente el 48% de las mujeres con vih embarazadas tenían acceso al tratamiento antirretroviral para mantenerse saludables y evitar que el vih se extendiera a sus bebés.
A pesar de numerosas declaraciones y compromisos de los gobiernos en la respuesta al vih y el sida, se sigue ignorando a mujeres embarazadas y a niños con vih y con la coinfección vih/tuberculosis. Caritas insiste en que todo niño y mujer tiene derecho a ser diagnosticado a tiempo y debería tener acceso al tratamiento y la atención adecuados. Se necesita presionar a los gobiernos y a las empresas farmacéuticas para hacer que esto sea posible.
Caritas lanzó la campaña HAART para los niños en 2009 con el fin de exhortar a las Naciones Unidas, a los gobiernos y a las empresas farmacéuticas a garantizar el derecho a la salud de los niños con vih y tuberculosis, y de madres seropositivas.
Las siglas HAART en inglés significan Tratamiento Antirretroviral Altamente Activo: la combinación de medicinas que ayudan a alargar la vida de niños y adultos con vih. Estas medicinas también ayudan a prevenir la transmisión del virus de madre a hijo.
La campaña exhorta a los gobiernos y a las empresas farmacéuticas a: desarrollar y suministrar medicamentos pediátricos para el VIH y para la tuberculosis; seguir desarrollando métodos de bajo costo y bajo nivel tecnológico para realizar pruebas para el diagnóstico de estas infecciones en niños; ampliar los programas destinados a prevenir la transmisión del VIH de madres seropositivas a sus bebés durante el embarazo, el parto, el nacimiento o la lactancia.
Aunque se han realizado avances, todavía hace falta mucha más acción. Hay un consenso mundial en cuanto a que el mundo debe esforzarse por evitar que surjan nuevas infecciones de vih en bebés y conservar las vidas de madres y niños con vih.
Muchos niños más son diagnosticados con vih tempranamente, pero debido al temor del estigma y la discriminación, muchos padres no recogen los resultados de las pruebas o no registran a sus hijos para que puedan recibir tratamiento.
Otros niños se siguen enfrentando a obstáculos para iniciar oportunamente el tratamiento antirretroviral (TAR). Hay una gama bastante amplia de opciones para tratar las infecciones de vih en adultos, pero muchas de estas medicinas no han sido adaptadas para ser utilizadas en infantes y niños pequeños.
La campaña de Caritas cuenta con contrapartes de todos los continentes para depertar la conciencia sobre la difícil situación de los niños con las infecciones del vih y TB, para exigir la acción eficaz de los funcionarios de salud de los gobiernos, y para exhortar a las empresas farmacéuticas a que pongan las vidas y el futuro de los niños por encima de la búsqueda exclusiva de regalías durante esta emergencia de salud pública.

El Salvador: Unicef patrocina “SEXto Sentido”, programa televisivo.

 “Promueve la promiscuidad, la prostitución como una forma de ganarse la vida de jovencitas, la homosexualidad y todo tipo de desórdenes sexuales”.

La columnista del Diario Hoy, Julia Regina de Cardenal, denunció que Unicef patrocina en el país el programa televisivo “SEXto Sentido”, emitido en el canal 33 en horario accesible a los niños y que promueve antivalores que pervierten a los menores.

“¿Cuál es la obsesión de organismos internacionales en invertir tales cantidades de dinero en pervertir a nuestra niñez?”, preguntó la columnista al referirse a los gastos de publicidad de un programa que “promueve la promiscuidad, la prostitución como una forma de ganarse la vida de jovencitas, la homosexualidad y todo tipo de desórdenes sexuales“.

“El nefasto mensaje a los adolescentes es que el sexo es un juego divertido, el cual se debe experimentar buscando el placer, sin importar las consecuencias a su salud física, psíquica, mental, espiritual, familiar, social, cultural, etc.”, advirtió.

En su artículo, recordó que El Salvador atraviesa por “una crisis espantosa e insoportable de violencia, terrorismo y brutalidad nunca vista”, que comenzó con la pérdida de valores morales, la desintegración familiar y el permisivismo en la juventud. “Por esto es descabellado e inadmisible que Unicef –dizque protectores de la niñez– esté patrocinando una emisión de este tipo tan dañino para la sociedad, la familia y la dignidad de cada persona”, señaló. Criticó que Unicef “no vea las verdaderas necesidades de los niños salvadoreños”, en salud, alimentación, seguridad y educación. “Fundación Sí a la Vida les propuso un proyecto para promover valores morales a nivel nacional, pero nunca tuvimos respuesta. ¿Sólo tienen dinero para promover antivalores? Eso es lo más destructivo que pueden hacer”, expresó.

También criticó a las autoridades por permitir “este tipo de perversión de niños en la televisión”, y alentó a los padres a escribir o llamar a los responsables para manifestar su disconformidad con dicho programa.

“Es responsabilidad de todos los padres de familia poner un paro a este bombardeo en contra de nuestros derechos como primeros, principales e insustituibles educadores de nuestros hijos; en contra del derecho de proteger su inocencia; en contra de nuestra fe e identidad cultural”, recordó.

La amenaza a los niños de la pornografía

Proteger a los niños de la explotación sexual es una prioridad hoy para muchos gobiernos y organismos privados. A pesar de esto, un reciente informe denuncia que no se está haciendo lo suficiente para tratar con esta amenaza a los niños planteada por los peligros de la pornografía de los adultos.

“Morality in Media”, un organización sin ánimo de lucro con sede en Nueva York, publicaba un estudio en septiembre titulado: “How Adult Pornography Contributes To Sexual Exploitation of Children” (Cómo contribuye la pornografía adulta a la explotación sexual de niños).
Sostiene que los organismos de los gobiernos y las organizaci ones privadas están ignorando las consecuencias de lo que califican de “explosión” de la pornografía adulta en internet y en otros lugares.

La pornografía adulta es una amenaza para los niños de diversas formas, sostiene el informe:

— Los delincuentes utilizan pornografía adulta para preparar a sus víctimas.

— Para muchos delincuentes hay una progresión desde ver pornografía adulta hasta ver pornografía infantil.

— Los hombres actúan con las niñas prostitutas como ven en la pornografía adulta, y los chulos usan pornografía adulta para instruir a las niñas prostitutas.

— Los niños imitan con otros niños el comportamiento que ven en la pornografía adulta.

— La adicción a la pornografía de adultos destruye matrimonios, y los hijos en los hogares con un solo progenitor corren más ries go de sufrir explotación sexual.

Preparación
El autor del informe, Robert Peters, presidente de “Morality in Media”, explica que hace un par de décadas, en su investigación sobre casos judiciales, se topó con múltiples ejemplos de situaciones que implican explotación sexual de niños en los que el acusado adulto había mostrado o dado pornografía de adultos a la víctima menor como parte del proceso de preparación.

Muchos debates se han centrado en el tema de si la pornografía de adultos causa crímenes sexuales, observa. Aunque este asunto de la causa directa todavía está un cuestión de disputa, Peters comenta que, según su experiencia, la utilización de pornografía de adultos por parte de depredadores para despertar y desensibilizar a sus víctimas menores es de verdad una forma en la que la pornografía de adultos contribuye a hacer daño.
Esto es más que una simple opinión personal. Uno de los apéndices del informe contiene más de 100 páginas de recortes de noticias y casos judiciales que hacen referencia a cómo los delincuentes mostraron o dieron pornografía a un niño o le forzaron a mirarla.

El informe continúa explicando que las personas que son adictas a la pornografía requieren clases más explícitas y anómalas de material sexual conforme avanza el tiempo, de forma parecida a quienes sufren de adicción a las drogas. Así, con el tiempo hay una necesidad creciente de más estimulación para lograr el mismo efecto inicial.
Peters también observa que hay una tendencia cada vez mayor a reproducir sexualmente los comportamientos vistos en la pornografía. De esta forma, los consumidores de pornograf&iac ute;a no son meros consumidores pasivos, sino que tienden a llevar a la práctica los comportamientos que ven.

Amenaza de los medios
Y en cuanto a los niños, el informe explica que si un niño entrara en una librería adulta se le pediría que saliera, puesto que va contra la ley vender pornografía a los niños en el mundo real.

Por el contrario, si ese mismo niño está a punto de dar entrar en la mayoría de las páginas webs comerciales que distribuyen pornografía adulta, es posible que vea pornografía adulta gratuitamente, y sin restricciones. Supuestamente, cuando se trata de internet, los tribunales piensan que la utilización por parte de los padres de filtros es una solución adecuada al problema, comenta agriamente el informe.
Los padres tienen el papel primario a la hora de proteger a los niños del contenido dañino de internet , admite Peters. No obstante, la mayoría de los niños pueden tener acceso a internet fuera de casa o por medio de dispositivos móviles. Todo lo que se necesita es que un niño en un grupo de amigos tenga acceso sin restricciones a internet para que todos tengan acceso, precisa el informe.

Peters también afirmaba que en sus muchos años de experiencia un número significativo de depredadores utiliza la pornografía no sólo para despertar e instruir a sus víctimas, sino también para excitarse a sí mismos.
Una de las conclusiones del informe es la petición de que las iglesias y otras instituciones religiosas hagan más frente al problema de la pornografía de adultos. La pornografía es un problema no sólo para muchos que no asisten a los servicios religiosos, sino también aquellos todas las edades que asisten, sostiene.
También, los me dios de información y de entretenimiento podrían ayudar a presentar la producción y el consumo de pornografía adulta como un problema real, en vez de una cuestión sin ninguna significación moral o social.

Vida familiar
La observación del informe de que la pornografía daña la vida familiar y hiere a los niños no es ni mucho menos una opinión aislada. Desde Australia, el Sydney Morning Herald, en un artículo publicado el 5 de marzo, hablaba del escenario de un marido adicto al porno. El “catastrófico desbarajuste emocional que sufre” por esta adicción es un hecho depresivamente común.
El año pasado el teléfono de asesoría Mensline Australia tuvo un incremento del 34% en llamadas de hombres que sentían que la pornografía era un problema en su relación, comentaba el artículo.
La posibilidad d e acceder a la pornografía a través de ordenadores y teléfonos ha quitado, por así decirlo, la barrera de entras, es decir, la vergüenza de visitar un sex shop para comprar una revista o un vídeo.

El artículo observaba que también es un problema grave para las mujeres. “Hay una buena proporción de mujeres que ve el uso del porno por su pareja como una infidelidad”, afirmaba el sociólogo Michael Flood. “Incluso cuando él es honesto sobre ello, algunas mujeres consideran el uso del porno como una clase de adulterio”.
El nexo entre la multimillonaria industria del porno y el apetito sexual se ha convertido en algo como la relación entre las raciones extra grandes y la obesidad, sostenía la feminista Naomi Wolf en un artículo publicado el 4 de abril en el periódico Times.

“La ubicuidad de las imágenes sexuales no liberan el poder de Eros, sino que lo diluyen”, añadía.
Un artículo publicado en periódico canadiense Ottawa Citizen el 29 de mayo aportaba más evidencias sobre las implicaciones de esto para los niños. Richard Poulin, profesor de sociología en la Universidad de Ottawa, participó en una conferencia en Montreal titulada: “Jóvenes, medios y sexualización”.
Observaba que las agresiones sexuales son cometidas ahora por agresores jóvenes. Además, una encuesta llevada a cabo entre estudiantes de la Universidad de Ottawa puso de manifiesto que la media de edad en la que vieron por primera vez pornografía era de 13 años. Entre aquellos cuyos padres tenían pornografía en casa, la edad era menor, entre los 10 y los 11 años.
Poulin también citaba una encuesta que mostraba que uno de cada cinco hombres entre 22 y 23 años admitía se ntirse atraído por niñas de 13 años. “Esta no es una tendencia trivial”, indicaba.

Ambiente sano
Benedicto XVI abordaba el tema de la pornografía en su discurso del 16 de abril a los obispos norteamericanos durante su visita a Estados Unidos el año pasado.
“Los niños tienen derecho a crecer con una sana comprensión de la sexualidad y de su justo papel en las relaciones humanas”, recomendaba. “A ellos se les debería evitar las manifestaciones degradantes y la vulgar manipulación de la sexualidad hoy tan preponderante”.
Los niños tienen el derecho a ser educados en los auténticos valores morales basados en la dignidad de la persona humana, continuaba el pontífice.

“¿Qué significa hablar de la protección de los niños cuando en tantas casas se puede ver hoy la pornografía y la violencia a través de los medios de comunicación ampliamente disponibles?”, preguntaba.
Al tratar este problema el Papa hablaba de la necesidad urgente de determinar los valores que guían a la sociedad de hoy. Si de verdad queremos cuidar a los jóvenes, todos reconoceremos nuestra responsabilidad de promoveré y vivir los valores morales auténticos, que permitan prosperar a todos, concluía.
Un oportuno recuerdo del peligro de cerrar los ojos ante un problema que se ignora con demasiada frecuencia.

Una religiosa salvó a cientos de niños del tsunami en Samoa

La oportuna decisión de una religiosa australiana permitió que unos 320 niños y adolescentes salvaran sus vidas ante el devastador tsunami que arrasó Samoa hace unos días.

     La religiosa salesiana Doris Barbero tiene a su cargo la escuela primaria San José en la aldea de Leava, ubicada al sudoeste de Samoa Occidental. El terremoto de la semana pasada los sorprendió en clases.

     Junto a su equipo de religiosas y laicos, la hermana Doris sabía que tenía poco tiempo para reunir a los alumnos, con edades entre 4 y 15 año s, y llevarlos a las montañas para ponerlos a salvo del eventual tsunami.

     La religiosa cuenta que su primera reacción fue de alivio al ver que todos habían sobrevivido al sismo y que su escuela, patrocinada por la Catholic Mission in Australia, no sufrió daños.

     Sin embargo, la calma terminó cuando se escuchó la alarma de advertencia de la llegada del tsunami.

     “Sabíamos que teníamos muy poco tiempo”, declaró la religiosa a Catholic Communications de Australia en una llamada telefónica.

     Subiendo a las montañas, ni la religiosa ni su equipo tenían certeza de cuán lejos podrían llegar para poner a todos a salvo.

     El grupo se refugió en las alturas hasta el día siguiente y logr&oacut e; escapar del tsunami, sin embargo muchos aún desconocen el paradero de sus familiares que permanecieron en la parte baja de la isla.

     La hermana Doris se ha propuesto recaudar fondos para construir un refugio en las montañas para estar preparados ante otro eventual tsunami.

Los niños indios son los impulsores de una Iglesia en Adilabad, India

 

Niños indios, el futuro de la Iglesia de Adilabad

 

 

Los primeros católicos, religiosas y religiosos, llegaron en 1962. Establecieron internados porque el acceso a la educación para las niñas y niños de las aldeas resultaba imposible si no había alguien que los acogiese. Muchos de aquellos niños, viendo el testimonio de los religiosos pidieron ser bautizados. Se les explicó el catecismo, se les bautizó y así empezó la Iglesia en Adilabad.

 Mons. Kunnath, de paso por Madrid, es Carmelita de María Inmaculada, cuenta cómo aquellos niños, los primeros cristianos de Adilabad, al volver a sus aldeas convirtieron a sus padres hablándoles de Jesús. La Iglesia de Adilabad hoy cuenta con 15.000 católicos, un 0,5% de la población, 36 sacerdotes, 19 de ellos sacerdotes diocesanos, todos indios. Lo que más destaca en sus fieles, declara con cierto orgullo Mons. Kunnath, es su compromiso, su implicación y su coherencia de vida con la fe que han recibido. No es de extrañar que seis de los 19 sacerdotes diocesanos sean vocaciones locales, en una Iglesia que está naciendo, pero que ya es totalmente autónoma, y muy comprometida con los más pobres. De hecho, la gran mayoría de los católicos pertenecen a las castas más bajas.

Los niños gestados en ‘úteros de alquiler’ necesitan explicaciones

Lo que los niños quieren saber es que están en la familia que les corresponde

Asistentes sociales recomiendan dar explicaciones a los niños de forma gradual y a edades muy tempranas.

 En Estados Unidos ya han nacido muchos niños gestados en un útero de alquiler. Aunque no se lleva registro, la American Society for Reproductive Medicine (ASRM) calcula que han sido de 400 a 600 anuales entre 2003 y 2007. Otras organizaciones interesadas en el asunto dicen que son muchos más. En todo caso, son ya un número considerable y ha pasado bastante tiempo para que el problema de cómo descubrirles la verdad haya alcanzado dimensiones de fenómeno social. La periodista Sara Rimer, que le ha dedicado al tema un breve reportaje en The New York Times, ha encontrado una asistente social especializada en asesorar a los padres implicados. La recomendación de la asistente social, Judith Kottick, es revelar la verdad gradualmente, empezando muy pronto.

 Que hay algo raro es evidente para los hijos nacidos así y que luego ven llegar un hermanito concebido del mismo modo. Pero aun los hijos únicos pueden darse cuenta. El reportaje refiere el caso de una niña de 6 años que estaba viendo una película con su madre en la televisión. La protagonista espera un hijo, y la niña preguntó a su madre: “¿Cómo es que eres la única mamá que no puede quedarse embarazada?”. “Hablaremos de esto luego”, respondió la madre. Si la mujer que prestó el útero es a la vez la donante del óvulo, el niño puede notar que no se parece a su madre y a raíz de ello plantear preguntas incómodas.

 Derecho a conocer

 Según Kottick, los padres implicados han de tener en cuenta que “lo que los niños quieren saber es que están en la familia que les corresponde: que son de su mamá y su papá”. El problema es darles esa seguridad si, como tienen que llegar a saber, la fecundación artificial ha debilitado y hecho indirecto el vínculo natural con los padres.

 Algunas madres subrogadas tienen preparada la explicación con mucho tiempo de adelanto. Una lo dijo así a su hija de pocos años: “El doctor tomó un pedacito de papá y un pedacito de mamá y los puso dentro de otra persona porque mi tripita estaba rota”. Otra inventó una metáfora: “Es como si no pudiéramos hacer magdalenas en nuestro horno porque se nos ha estropeado. Entonces usamos el horno del vecino”. Hay quien prefiere ser más claro y directo: “El doctor te hizo en un platillo”.

 Hay quienes no mantienen en secreto la identidad de la madre sustituta, sino que la consideran parte de la familia. La de Sarah, de 5 años, y de su hermana Rachel, de 3, vive cerca y las visita con regularidad. Cuando llega, es anunciada por la madre con una forma familiar del término surrogate mother (madre sustituta): “Sarah, your surro’s here”. El reportaje describe el problema y cómo lo afrontan algunos padres, pero no dice qué consecuencias experimentan los niños. Pese a los intentos de presentar la subrogación como normal, la periodista Rimer da alguna indicación de las dificultades que pueden surgir.

 De todas formas, pese a los intentos de presentar la subrogación como normal, la periodista Rimer da alguna indicación de las dificultades que pueden surgir. Lily, otra chica nacida de esta forma, está acostumbrada desde pequeña a tratar a Natalie, la mujer que aportó el vientre y el óvulo, y algunos de cuyos rasgos heredó. Un día, cuando Lily contaba 9 años, dijo a su madre: “Mamá, me he dado cuenta de que no vengo de tus óvulos. Y creo que papá y Natalie forman muy buena pareja”. “Mira, Lily —contestó entonces la madre—, Natalie y papá nunca fueron pareja. Es sólo que fuiste creada en la consulta del doctor porque yo iba a ser tu madre. ¿Te gustaría ver tu certificado de nacimiento? Porque yo seré tu madre para siempre”.