Un nuevo informe vincula la promoción del aborto «seguro» con la muerte materna

  Un informe presentado recientemente ante la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH) presenta evidencias de las posibles consecuencias mortales del aborto «seguro» que promueven las agencias de la ONU e incluye una lista de 113 informes que relacionan complicaciones riesgosas del aborto, como por ejemplo, el nacimiento prematuro en embarazos posteriores.

     «El hecho de que el Fondo de Población de la ONU y la Organización Mundial de la Salud (OMS) fomenten del uso de mifepristona (RU-486, Mifegyne) y misoprostol (Cytotec) como abortivos ‘seguros’ en naciones pobres en recursos médicos es inadmisible» afirma el informe «y constituye una violación al derecho humano a la salud de las mujeres».

     En el informe elaborado por la Dra. Donna Harrison, Presidente de la American Association of Pro-Life Obstetricians (AAPLOG) y presentado por el Catholic Family & Human Rights Institute (C-FAM) [que edita Friday Fax] se apela al Consejo de Derechos Humanos «para que defienda el derecho a la integridad física de todos los seres humanos desde la fecundación hasta la muerte natural» y que se «abstenga [de] apoyar mediante leyes y políticas aquellas medidas… que la realidad empírica ha demostrado que, en vez de beneficiar, perjudican a las mujeres embarazadas».

     En este trabajo de investigación se informa que «durante los tres primeros años de abortos ‘seguros’ en los que se utilizó mifepristona (Mifegyne) en los Estados Unidos… un tercio de las mujeres que sufrieron eventos adversos (237) tuvieron sangrados severos que derivaron en intervenciones quirúrgicas de emergencia; la mitad de estos casos requirió hospitalización y 42 mujeres tuvieron pérdidas de más del doble de su volumen de sangre». Es más, un estudio de la OMS demostró que «una de cada cinco mujeres que fueron sometidas a abortos ‘seguros’ con misoprostol no logró abortar y debió ser intervenida quirúrgicamente». En los países pobres donde las mujeres no tienen acceso a la atención médica de urgencia o que no cuentan con parteros calificados, concluye el informe, «estos episodios podrían ser mortales».

     Los estudios de la OMS muestran que las principales causas de muerte entre las mujeres durante el alumbramiento son el sangrado, los cuadros hipertensivos, la anemia y la sepsis. El aborto (inclusive el «aborto espontáneo» o no provocado) figura décimo en la lista y da cuenta del 5% de los decesos. En el informe se afirma: «resulta científica, médica y moralmente inaceptable desviar los recursos» que deberían ser destinados a lo que realmente salva las vidas de las mujeres: los parteros especializados y la atención obstétrica de emergencia.

     Según el informe, los líderes de los Estados Miembros de la ONU rechazaron abiertamente la inclusión del «Acceso Universal a la Salud Reproductiva» en el documento resultante de la Cumbre Mundial de 2005, debido a que «incluía un objetivo tendiente a eliminar el aborto ‘riesgoso’», el cual algunos burócratas de la ONU «definieron como cualquier aborto practicado en un país en el que el aborto es ilegal». A pesar de que los Estados Miembros rechazaron la meta, «los mecanismos de control de la consecución de [Objetivo de Desarrollo del Milenio] ODM 5 de todos modos han incorporado implícitamente las metas relacionadas con el objetivo rechazado», lo cual equivale al «imperialismo cultural» que «priva a las naciones miembros de su derecho y deber de evaluar los efectos médicos y políticos del aborto inducido en el marco de su contexto religioso, cultural y regional», afirma el informe.

     La presentación ante la OACDH fue efectuada en respuesta a su pedido de información relevante para un estudio temático sobre «La mortalidad y morbilidad materna prevenible y los derechos humanos», que fue requerido en una resolución del Consejo de Derechos Humanos el pasado mes de junio. Un observador veterano de la ONU dijo a Friday Fax que recibía con agrado la presentación de C-FAM y AAPLOG y añadió que ésta ayuda a enfrentar la escasez de puntos de vista alternativos.