La Santa Sede dona 10.000 dólares al hospital católico de Padang

Tras el terremoto de Sumatra, que ha provocato 800 víctimas
 El Consejo Pontificio para las Pastoral de los Agentes Sanitarios ha enviado una primera ayuda de 10.000 dólares al hospital católico de Padang, en la isla indonesia de Sumatra, afectada el 30 de septiembre por un devastador terremoto que ha causado más de 800 muertes.
La intervención a favor del hospital Yos Sudarso, dirigido por los Misioneros Javerianos, fue decidido por este dicasterio vaticano como adhesión al llamamiento lanzado por el Papa el pasado 4 de octubre.
“La donación – se lee en un comunicado difundido por la sala de prensa vaticana – servirá para cubrir las necesidades inmediatas del hospital, que sigue prestando asistencia y asegurando las intervenciones quirúrgicas de emergencia, sin distinción de etnia o de religión o de género, a pesar de los graves daños y de la pérdida de numerosos aparatos a causa del terremoto”.
La ayuda de la Santa Sede para el centro católico ha sido enviada al obispo de Padang, monseñor Martinus Situmorang, a través de la Fundación Il Buon Samaritano.

¿Que pasa en el Hospital La FE?

Un trabajador del Hospital La Fe de Valencia fue detenido el martes por la Policía Nacional cuando conducía con dos fetos y un cráneo en el maletero de su vehículo. El macabro hallazgo se produjo después de que el joven, de 31 años y que trabaja como técnico de anatomía patológica en el centro sanitario valenciano, sufriera un accidente de tráfico.
La colisión, de escasa consideración y en la que no se vio implicado ningún otro vehículo, ocurría pasadas las cuatro de la tarde del martes en la carretera CV-400 a la salida de la capital del Turia. La Policía Nacional, que acudió al lugar del accidente, observó que el conductor presentaba síntomas de embriaguez, por lo que pidieron la presencia de agentes de la Policía Local para que le realizaran las pruebas de alcoholemia. El test demostró que la tasa de alcohol del hombre triplicaba el máximo permitido, por lo que los agentes procedieron a hacerle la segunda prueba obligatoria en este tipo de situaciones. Fue en ese momento cuando el conductor comenzó a ponerse nervioso y agredió a uno de los agentes de la Policía Local que se habían desplazado al lugar. Los agentes procedieron a realizar el registro de su vehículo, un Renault 5.
Según informaba ayer el diario valenciano «Levante», los agentes se encontraron con que en el interior del maletero había varios restos orgánicos, que tras una observación más detenida determinaron que eran dos fetos y un cráneo humanos.
El detenido, que fue identificado como David N. P., aseguró a los agentes que procedieron a su detención que era trabajador del Hospital La Fe de Valencia, concretamente del departamento de incineración de este centro.
A David N. P., de nacionalidad española, se le imputan dos presuntos delitos: uno de atentado a agente de la autoridad, por la agresión al policía, y otro por atentar contra la seguridad vial, por conducir en estado de embriaguez.

No dio ninguna explicación
David N. P. no explicó a los agentes que le detuvieron por qué transportaba los restos orgánicos en su vehículo. El joven intentó justificarse diciendo que trabajaba en el departamento de incineración del Hospital La Fe, aunque no dio una razón de por qué trasladaba los fetos y el cráneo en su vehículo particular. Según informaba ayer el diario «Levante», el hombre se había presentado en varias ocasiones a pruebas para cubrir plazas como técnico especialista sanitario en anatomía patológica en hospitales de la Comunidad Valenciana y de Murcia.

Demandan a hospital de NY por obligar a enfermera católica a participar en aborto

La organización Alliance Defense Fund (ADF) presentó una demanda contra el hospital Mount Sinai de Nueva York por obligar con amenazas legales a una enfermera católica a participar en un aborto, contra sus propias convicciones morales.

La enfermera Catherina Cenzon-DeCarlo recibió la orden de asistir el aborto de una mujer de 22 semanas de embarazo. El hospital sabía que la enfermera no participaba en aborto por objeción de conciencia desde que la contrató en el año 2004.

Cenzon-DeCarlo recordó a sus supervisores que no podía participar del procedimiento, pero le dijeron que si no lo hacía sería acusada de insubordinación y abandono del paciente” que podría resultar en una acción disciplinaria y la posible pérdida de su trabajo y su licencia de enfermera.

La ADF ha demandado a Mount Sinai por violar el derecho a la objeción de conciencia de la enfemera.

Insultan a Cristina Losada.

LOSADA denuncia “insultos y descalificaciones” tras la publicación de Morfina Roja

Cristina Losada, autora de Morfina Roja -una completa investigación sobre el caso de las sedaciones de Leganés- , está “muy satisfecha” por el grado de acogida que está teniendo su obra pero denuncia “insultos y descalificaciones” en foros y blogs de medios digitales. También ha sido excluida de determinadas tribunas, a las que sí ha sido invitado el doctor acusado de posible mala praxis.

Morfina Roja se ha convertido, poco después de su presentación, en una obra de “mucha repercusión y aceptación” allí donde a su autora, la colaboradora de Liberad Digital y COPE Cristina Losada, le han permitido presentarlo. En declaraciones a este periódico, denuncia, no obstante, lo que denomina “algunas actitudes curiosas”. Es el caso del club Faro de Vigo, tribuna literaria que ha invitado al doctor Montes pero no a ella “dándose la circunstancia de que Vigo es mi ciudad natal”.

Losada desvela además que ha sido protagonista de “insultos y descalificaciones” en foros y blogs de algunos medios digitales que todavía no han sido retirados. “Voy a estudiarlos para ver si son susceptibles de alguna acción judicial”, anuncia. Además, recalca que en algunos de esos medios se han escrito “comentarios muy aberrantes sobre mi libro manipulando parte de su contenido”.
Sobre la elaboración de su investigación, Losada explica que quiso desde un primer momento dar voz a los afectados y no al propio Montes o a los políticos de turno. “He tenido acceso a testimonios de personas que trabajaban en las urgencias porque sabía de estos hechos antes de que salieran a la luz, por eso he sido testigo de la preocupación, de la inquietud y de la angustia de una serie de médicos de urgencias que veían unas prácticas que no les parecían las correctas”, explica.
Una actitud, la de dichos profesionales, que les llevó a ser “acosados e incluso amenazados y represaliados”. “Yo he tenido ese canal de información, que lo he contrastado con los datos de los informes realizados en 2005 y 2006” además de “la ayuda de la asociación de víctimas de negligencias sanitarias” y su pertinente documentación”.
Esa era la voz que quería sacar a relucir y no otras ya que “la posición de Montes y su grupo ya estaba perfectamente reflejada en su momento, habían tenido voz de sobra en los medios de comunicación, y los dirigentes políticos habían dicho todo lo que tenían que decir”. Es por ello por lo que transmitió “la voz de los médicos y de los familiares afectados”.
En definitiva, concluye Cristina Losada, su intención con Morfina Roja es desvelar una “batalla silenciosa” en un caso que, como ella misma ha vuelto a destapar, todavía sigue dando sorpresas.