Cáritas forma para el trabajo a 80.417 personas y coloca a 13.148

De las 80.417 personas atendidas en 2011 por los Servicios de Apoyo al Empleo y la Formación de Cáritas en toda España, un total de 13.148 (el 16%) consiguieron un puesto de trabajo.

 

Estos datos, que se han dado a conocer esta mañana en Madrid durante la presentación en la sede de Cáritas Española de la Memoria 2011 del Programa de Empleo, son, en palabras de su secretario general, Sebastián Mora, “una demostración de que la lucha contra la pobreza, cuando se ponen medios y recursos, personas comprometidas e ideas buenas, se pueden crear oportunidades para la vida de las personas más vulnerables”.

 

Sebastián Mora, que presentó la citada Memoria en compañía de Félix Miguel Sánchez, coordinador del Equipo de Empleo de Cáritas Española, señaló que el trabajo desarrollado por la institución en este ámbito “es también testimonio de coordinación y complementariedad con las políticas públicas, tanto españolas como europeas, y otras organizaciones sociales”. “Es también –añadió– una muestra del lugar social de Cáritas y de la Iglesia que no pretende, ni quiere, ni puede ser la sustitución de las políticas públicas”.

 

Ponerse en el lugar de las personas sin empleo

A este respecto, el secretario general aseguró que “no se entendería la posición de Cáritas como expresión caritativa de la Iglesia en la Memoria de Empleo si no somos capaces de situarnos en el lugar de las personas sin empleo y, especialmente, de las personas desempleadas más excluidas que son el colectivo de atención de Cáritas. Sin sus vidas, sus sufrimientos, sus anhelos, sus esfuerzos… nada adquiere sentido”.

 

La acción de Cáritas por el empleo:
itinerarios de desarrollo y crecimiento personal

Para poner rostro real a los datos de actividad recogidos en la Memoria y describir en primera persona cuál es el itinerario de desarrollo y crecimiento personal que Cáritas impulsa a través de los Programas de Empleo, Félix Miguel Sánchez puso voz al testimonio de Sergio, un joven de 17 años, usuario de un taller de inserción laboral de jardinería de Cáritas Diocesana de Toledo, quien explica cómo “me sentía perdido, inseguro, con muchos miedos y muchas inquietudes, no sabía lo que hacer, lo veía todo negro, no creía en las personas, ni en la sociedad, ni en mí mismo”.

Esa situación se transforma a medida que Sergio participa en las acciones de formación de Cáritas Toledo e inicia un proceso en el que asegura sentirse “más preparado, porque así, acudiendo diariamente veo lo que mantener un trabajo poco a poco, día a día, y el esfuerzo que cuesta”. “Me he sentido útil–prosigue—para hacer cosas, adquirir responsabilidad, como levantarme, no faltar; he respetado y me han respetado, y para mí esto ha sido muy importante”.

Mujer, inmigrante, de entre 25 y 45 años, y con bajo nivel de formación

Este testimonio es muy similar al de cualquiera de las decenas de miles de personas que han participado en los Programas de Empleo de Cáritas, cuyo perfil predominante es el de mujer, inmigrante, de entre 25 y 45 años, y con bajo nivel de formación.

El empleo, eje de la respuesta de Cáritas a la crisis

La acción en el campo del empleo es uno de los ejes de la respuesta de Cáritas a los efectos sociales de la crisis, en un contexto que Sebastián Mora ha descrito como “de una profundad complejidad e incertidumbre y que, con respecto a las situaciones de pobreza y exclusión, son extremadamente graves”. Reconoció, en este sentido, que “las previsiones a corto plazo no son especialmente positivas para la reducción de la pobreza, cuando la economía está en contracción, el desempleo parece que va a seguir incrementándose y las políticas sociales han sufrido una claro retroceso”.

“En este contexto de severidad –aseguró el secretario general de Cáritas–queremos volver a afirmar con rotundidad lo que venimos proclamando siempre y con especial insistencia desde que empezó la crisis: que las personas más débiles deben estar en el centro de las preocupaciones éticas y políticas. No son un mero sumatorio de problemas, por severos que estos sean, son personas dotadas de dignidad inviolable, tengan o no tenga papeles, sean jóvenes o mayores, vivan en España o en el Sahel”.

Llamada al compromiso de todos

Además de reiterar el principio de la Doctrina Social de la Iglesia de “que en contextos de crecimiento económico, en momentos de estancamiento y en momentos de profunda crisis, las personas no tienen precio, sino dignidad”, el secretario general de Cáritas lanzó una invitación “a un mayor compromiso con las personas y países empobrecidos en las políticas públicas, en el compromiso ciudadano, en la responsabilidad de las empresas y empresarios”.

“Sabemos –añadió– que vivimos tiempos en los que tenemos que hacer especiales esfuerzos y sacrificios, pero no podemos olvidar poner en el centro a las personas más frágiles. Una sociedad que no reconoce la dignidad y los derechos de las personas más vulnerables es una sociedad que acabará no reconociéndose a sí misma, que estará en continuo movimiento, sin saber de dónde viene ni a dónde va”.

Reforma de la cobertura sanitaria para inmigrantes indocumentados

En ese sentido se refirió a la reciente reforma de la cobertura sanitaria, que afectará a los inmigrantes indocumentados y que, como señaló, “previsiblemente se traducirá en un incremento de los casos de demanda de ayuda en cuestiones de salud atendidos por la red de Acogida y Atención primaria de Cáritas”. Defendió, asimismo, el derecho a la salud como “uno de los derechos básicos que garantizan la inclusión social de las personas y que, en la medida en que se limite, supondrá un aumento del riesgo de las condiciones de pobreza de las personas más vulnerables”.

Para Sebastián Mora, “si se producen abusos en el acceso al sistema público de salud, que se corrijan esos abusos, pero no que se recorten los derechos de los ciudadanos”. Alertó, a este respecto, del riesgo de que los recortes en materia social acaben por “dar pie a la creación de una red paralela de ayuda, que funcione al margen de los sistemas públicos que garantizan los derechos sociales”. “Y en Cáritas creemos que lo mas integrador y lo más justo para luchar contra los efectos de la pobreza es fortalecer nuestros sistemas sociales, de naturaleza público y universal”.

Monseñor D. Carlos Osoro envia Familias a evangelizar.

(AVAN).- El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, ha presidido esta noche en la Catedral la ceremonia de envío a la misión a diferentes países de seis matrimonios con sus hijos, a quienes ha agradecido su testimonio, en una sociedad “necesitada de la fe, de ver familias que se fían de Dios”.

Los fieles, pertenecientes al Camino Neocatecumenal, marcharán a distintos países de Europa, así como a Estados Unidos, para realizar la llamada misión “ad gentes”, con el objetivo de dar testimonio de la familia cristiana en zonas fuertemente secularizadas. A las seis familias, monseñor Osoro les ha felicitado porque “un día descubristeis que en Jesucristo está la Verdad” y ahora “vais para dar testimonio a personas que, al ver como vivís, se preguntarán porque os queréis así y quizás eso provoque en muchos un primer encuentro con Jesús”.

En la misa oficiada por el Arzobispo, durante la cual ha realizado el rito del envío misionero, ha concelebrado una veintena de sacerdotes. En la ceremonia en la Seo, que se ha llenado de fieles, también ha participado Nicanor Martínez, responsable del Camino para la Comunidad Valenciana, Murcia, Baleares y Albacete.

Las familias, cuyos destinos serán Boston (EE.UU), Berlín (Alemania), así como Viena y Graz (Austria), pertenecen a las parroquias de San Pío X de Algemesí, y a las de San Francisco Javier, San Jerónimo, San Isidoro Obispo y Santo Domingo Savio de Valencia.

Las familias en misión del Camino Neocatecumenal “acuden a las diócesis del mundo en las que los obispos de esos lugares han pedido su presencia para que den testimonio de la familia cristiana y colaboren en el desarrollo de la Iglesia”, según fuentes del Camino.

Monseñor Osoro enviará a matrimonios misioneros valencianos

 

CATEDRAL DE VALENCIA
 
ENVIO
DE
GORKA Y CRISTINA
JUANJO Y CATI
 
MARTES, 31 DE ENERO
20:00 H.
 
Matrimonios misioneros valencianos serán enviados a Evangelizar por Monseñor Don Carlos Osoro.
Matrimonios valencianos que son enviados a diferentes países del mundo como misioneros con sus hijos  el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, los enviará en una eucaristía el martes 31 de enero a las 20:00 h.
Entre ellos se encuantran los feligreses de nuestra parroquia, Gorka y Cristina que D.M. marchan a Boston, Estados Unidos. Y Juanjo y Cati que marchan a Austria.

DISCURSO DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI, A LAS COMUNIDADES DE NEOCATECUMENAL

 

Aula Pablo VI del
Viernes, 20 de enero 2012

 

[ Vídeo ]

 

 Queridos hermanos y hermanas: También este año tengo la alegría de poder reunirme con vosotros y compartir este momento de envío a la misión. Vaya un saludo especial a Kiko Argüello, a Carmen Hernández y al sacerdote Mario Pezzi, junto con un saludo cariñoso a todos vosotros, sacerdotes, seminaristas, familias, formadores y miembros del Camino Neocatecumenal. Vuestra presencia hoy es un testimonio visible de vuestro gozoso empeño de vivir la fe, en comunión con toda la Iglesia y con el Sucesor de Pedro, y de ser anunciadores valientes del Evangelio.
En el pasaje de san Mateo que hemos escuchado, los Apóstoles reciben un mandato preciso de Jesús: «Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos» (Mt 28, 19). Inicialmente habían dudado; en su corazón aún había incertidumbre, estupor ante el acontecimiento de la Resurrección. Y es el propio Jesús, el Resucitado –según subraya el Evangelista–, quien se acerca a ellos, hace que perciban su presencia y los envía a enseñar todo lo que les ha comunicado, dándoles una certeza que acompaña a todo anunciador de Cristo: «Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos» (Mt 28, 21). Son palabras que resuenan poderosamente en vuestro corazón. Habéis cantado Resurrexit, que expresa la fe en el Viviente, en aquél que, en un acto supremo de amor, venció al pecado y a la muerte y le da al hombre –nos da a nosotros – el fervor del amor de Dios, la esperanza de ser salvados, un futuro de eternidad.
Durante estos decenios de vida del Camino, uno de vuestros compromisos firmes ha sido el de proclamar a Cristo resucitado, el de responder a sus palabras con generosidad, abandonando a menudo seguridades personales y materiales, llegando incluso a dejar el propio país, afrontando situaciones nuevas y no siempre fáciles. Llevar a Cristo a los hombres y a los hombres a Cristo: esto es lo que anima toda obra evangelizadora. Vosotros lo realizáis en un camino que, a quien ya ha recibido el bautismo, le ayuda a redescubrir la belleza de la vida de fe, la alegría de ser cristiano. «Seguir a Cristo» exige la aventura personal de buscarlo, de caminar con él, pero siempre implica también salir de la cerrazón del yo, quebrar el individualismo que frecuentemente caracteriza a nuestro tiempo, para sustituir el egoísmo por la comunidad del hombre nuevo en Jesucristo. Y ello acontece en una relación profunda con él, en la escuc ha de su palabra, al recorrer el camino que nos ha indicado;pero acontece también, indisociablemente, al creer con su Iglesia, con los santos, en los que el verdadero rostro de la Esposa de Cristo se da siempre a conocer, una y otra vez.
Se trata, como sabemos, de un compromiso no siempre fácil. A veces estáis presentes en lugares en los que se precisa un primer anuncio del Evangelio, la missio ad gentes; a menudo os encontráis, en cambio, en áreas que, aún habiendo conocido a Cristo, se han vuelto indiferentes hacia la fe, pues el laicismo ha eclipsado en ellas el sentido de Dios y ensombrecido los valores cristianos. Allí, vuestro compromiso y vuestro testimonio han de ser como la levadura, que, con paciencia, respetando los tiempos, con sensus Ecclesiæ, hace que crezca toda la masa. La Iglesia ha reconocido en el Camino un don especial que el Espíritu Santo ha otorgado a nuestros tiempos, y la aprobación de sus Estatutos y de su Directorio catequético dan fe de ello. Os animo a aportar vuestra contribución original a la causa del Evangelio. En vuestra valiosa labor, buscad siempre una comunión profunda con la Sede Apostól ica y con los pastores de las Iglesias particulares en las que estáis insertados: la unidad y la armonía del cuerpo eclesial constituyen un importante testimonio de Cristo y de su Evangelio en el mundo en que vivimos.
Queridas familias: La Iglesia os da las gracias; os necesita para la nueva evangelización. Es la familia una célula importante para la comunidad eclesial en la que se forma con vistas a la vida humana y cristiana. Veo con gran alegría a vuestros hijos, a tantos niños que os contemplan, queridos padres, y que contemplan vuestro ejemplo. Un centenar de familias van a salir camino de doce misiones ad gentes. Os invito a no tener miedo: quien lleva el Evangelio nunca está solo. Saludo con afecto a los sacerdotes y a los seminaristas: amad a Cristo y a la Iglesia, comunicad la alegría de haberlo encontrado y la belleza de haberle entregado todo. Saludo también a los itinerantes, a los responsables y a todas las comunidades del Camino. ¡Seguid siendo generosos con el Señor, que no dejará que os falte su consuelo!
Hace poco os ha sido leído el Decreto por el que se aprueban las celebraciones presentes en el Directorio catequético del Camino Neocatecumenal, que, sin ser estrictamente litúrgicas, forman parte del itinerario de crecimiento en la fe. Es un elemento más que os muestra cómo la Iglesia os acompaña con atención en un discernimiento paciente que comprende vuestra riqueza, pero que atiende también a la comunión y a la armonía de todo el Corpus Ecclesiæ.
Este hecho me brinda la ocasión de formular una breve reflexión sobre el valor de la liturgia. El Concilio Vaticano II la define como obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia (cf. Sacrosanctum Concilium, n. 7). A primera vista, esto podría sonar extraño, ya que la obra de Cristo parece designar las acciones redentoras históricas de Jesús: su pasión, muerte y resurrección. ¿En qué sentido es, pues, la liturgia obra de Cristo? La pasión, la muerte y la resurrección de Jesús no son sólo acontecimientos históricos: alcanzan y penetran la historia, pero la trascienden y permanecen siempre presentes en el corazón de Cristo. En la acción litúrgica de la Iglesia está la presencia activa de Cristo resucitado, que hace presente y eficaz para nosotros hoy el mismo misterio pascual, por nuestra salvación; nos atrae a ese acto de la entrega de sí que en su corazón está siempre presente y nos permite participar de esa presencia del misterio pascual. Esta obra del Señor Jesús, que es el contenido auténtico de la liturgia –entrar en la presencia del misterio pascual–, es también obra de la Iglesia, que, al ser su cuerpo, es un único sujeto con Cristo –Christus totus caput et corpus, según dice San Agustín–.Al celebrar los sacramentos, Cristo nos sumerge en el misterio pascual para hacernos pasar de la muerte a la vida, del pecado a la existencia nueva en Cristo.
Esto se aplica de especialísima manera a la celebración de la eucaristía, que, al ser la cumbre de la vida cristiana, es también el eje de su redescubrimiento, hacia el que tiende el Neocatecumenado. Como rezan vuestros Estatutos, «la Eucaristía es esencial al Neocatecumenado, en cuanto catecumenado postbautismal, vivido en pequeña comunidad» (art. 13 § 1). Precisamente con vistas a favorecer un nuevo acercamiento a la riqueza de la vida sacramental por parte de personas que se han alejado de la Iglesia o que no han recibido una formación adecuada, los neocatecumenales pueden celebrar la eucaristía dominical en la pequeña comunidad, tras las Primeras Vísperas del domingo, conforme a las disposiciones del obispo diocesano (cf. Estatutos, art. 13 § 2). Pero toda celebración eucarística es acción del único Cristo en unión de su única Iglesia, y está por lo tanto abierta a cuantos pertenecen a esa su Iglesia. Este carácter público de la santa eucaristía halla expresión en el hecho de que toda celebración de la santa misa es dirigida, en última instancia, por el obispo, en su calidad de miembro del Colegio Episcopal, como responsable de una determinada Iglesia local (cf. Conc. Ecum. Vat. II, Const. dogm. Lumen gentium, n. 26). La celebración en las pequeñas comunidades, regulada por los libros litúrgicos–que han de seguirse fielmente– y con las particularidades aprobadas en los Estatutos del Camino, tiene la función de ayudar a cuantos recorren el itinerario neocatecumenal a percibir la gracia de estar insertados en el misterio salvífico de Cristo, que hace posible un testimonio cristiano capaz de asumir incluso los rasgos de la radicalidad. Contemporáneamente, la maduración progresiva en la fe del individuo y de la pequeña comunidad debe favorecer su inserci&#243 ;n en la vida de la gran comunidad eclesial, que tiene en la celebración litúrgica parroquial –en la cual y para la cual se realiza el Neocatecumenado (cf. Estatutos, art. 6)– su forma ordinaria. Pero también durante el camino importa no separarse de la comunidad parroquial precisamente en la celebración de la Eucaristía, que es el lugar auténtico de la unidad de todos, donde el Señor nos abraza en los diferentes estados de nuestra madurez espiritual y nos une en el único pan que hace de nosotros un solo cuerpo (cf. 1 Cor 10, 16s).
¡Ánimo! El Señor no deja de acompañaros, y yo también os aseguro mi oración y os doy las gracias por vuestras muchas señales de cercanía. Os pido que también os acordéis de mí en vuestras oraciones. Que la Santa Virgen os asista con su maternal mirada y que os sostenga mi bendición apostólica, que hago extensiva a todos los miembros del Camino. Gracias!

Jiménez trata de justificar la estrategia del gobierno para fomentar el “sexo placentero”

La estrategia que quiere impulsar el gobierno para fomentar el “sexo placentero” en España sigue generando polémica. Así, la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha intentado justificar hoy esa idea en una entrevista en Telecinco.

  Trinidad Jiménez, “menos sexo y mas trabajar”.

El Ministerio, con propuestas como el cibersexo, no invade la vida privada de nadie, afirma Trinidad Jiménez. El documento se limita a informar -asegura- que es lo que demandan todos los españoles en las encuestas. El sexo en la red es una de ellas. Según la ministra solo ofrecen reflexión: “Se han recogido encuestas que se hacen a los ciudadanos para conocer su opinión, por ejemplo la famosa opinión del cibersexo, no es una opinión del Ministerio de Sanidad, logicamente.  Recogemos encuestas que reflejan opiniones de la ciudadanía”, asegura. Jiménez afirma que con propuestas como el cibersexo el Ministerio no invade la vida privada.Jiménez asegura además que el hecho de que el ministerio de Sanidad hable de sexualidad placentera “no creo que le deba extrañar a nadie” ya que “desde 1975 la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la sexualidad con el objetivo de tener placer. “Eso a nadie le puede extrañar“, insiste.Para el PP, el documento de la ministra mezcla ideología y salud. Y, segun Ana Pastor, la salud de la mujer no es el objetivo de la Estrategia ministerial. Para la responsable de Politica Social del PP, Sanidad deberia reducir la espera de una mamografía o extender la vacuna del cancer de cervixEl Ministerio de Sanidad presentara esta Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva la proxima semana a las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial. En otro orden de cosas, Trinidad Jiménez rechaza las acusaciones de presión de los laboratorios en la compra masiva de vacunas contra la Gripe A. Cifra en 90 millones de euros el gasto en vacunas: 37 millones de dosis, de las que se han empleado menos de tres millones.No ha citado los antivirales, que algunas fuentes sitúan en el doble.

ZP regala 700.000 euros a los policías de Nicaragua en plena crisis

Pero le negó ayudas a una asociación de la Guardia Civil.

 

La imaginación para el despilfarro de los socialistas no tiene límites: las mujeres chocoanas, los hijos del Maíz o los gays de Zimbabwe reflejan la falta de sentido común en tiempos muy difíciles para los bolsillos de los españoles.

Así, nuestras Fuerzas de Seguridad tienen que que tolerar que 700.000 euros vayan a parar al “fortalecimiento” de los policías de Nicaragua tras haberse rechazado una enmienda a los Presupuestos en la que se liberaba una partida para una asociación de Guardias Civiles.

Según cuenta Alejandra Ramón en El Economista en un artículo titulado “El Gobierno impone el capricho en su política de subvenciones”, las preferencias de ZP a la hora de repartir subvenciones es de lo más sorprendente:

  • 700.000 euros al fortalecimiento de los policías de Nicaragua
  • 800.000 euros a la mejora de los derechos sexuales reproductivos de Jinoteca (Nicaragua)
  • 2.426.100 euros para el cine Iberoamericano
  • 56.200 euros para la red de mujeres chocoanas (Colombia)
  • 113.225 euros para la Fundación Hijos del Maís (Perú)
  • 28.810 euros para gays de Zimbabwe
  • 260.000 para los diputados dominicanos
  • 117.000 para los policías bosnios
  • 59.000 para ‘tecnologías’ de la mujer paraguaya
  • 40.000 para inmigrantes marroquíes en España

La ayuda de 700.000 euros a los policías de Nicaragua es una patada al hígado de las asociaciones de Guardias Civiles que vieron como el Gobierno ZP les denegaba una partida de los Presupuestos.

La misma indignación que tienen los agricultores españoles que ven como 100.000 euros van a parar a un inhóspito pueblo de Perú. Y las ayudas al cine iberoamericano ha puesto en pie de guerra a las pequeñas productoras españolas que han visto como sus subvenciones quedaron paralizadas por orden de González Sinde.

Cáritas con Haití

Cuentas Bancarias:

SANTANDER      0049-1892-64-2110527931

BBVA                 0182-2000-21-0201509050

POPULAR          0075-0001-81-0606839307

BANESTO          0030-1001-38-0007698271

CAJA MADRID   2038-1028-15-6000969697

LA CAIXA          2100-2208-39-0200227099

CECA                 2000-0002-20-9100382307

BANCAJA           2077-1277-10-3100146740

CAM                   2090-5513-04-0040370409

 

Y EN LAS CUENTAS DE LAS CÁRITAS DIOCESANAS

 

Teléfono información y donaciones: 902 33 99 99 

El Cardenal Rouco a las familias: “sin vosotros Europa se quedaría sin el futuro del amor”

El arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Antonio María Rouco Varela, considera que el actual panorama de la familia en Europa no es “halagüeño” y “se agrava” con las medidas legales que facilitan el divorcio, la extensión de la crisis y del paro. Durante su Homilía en la Misa de la Familia que ha tenido lugar en Madrid, el Cardenal Rouco Varela que el futuro de Europa, su futuro moral, espiritual e, incluso, biológico, pasa por la familia realizada en su primordial y plena verdad.

El cardenal Rouco Varela

El Cardenal Arzobispo de Madrid ha asegurado que “el panorama que presenta la realidad de la familia en la Europa contemporánea no es precisamente halagüeño” y ha constatado que el ya de por sí “preocupante diagnóstico” del estado de salud de la familia europea de 1999 que se realizó en la II Asamblea Especial para Europa del Sínodo de los Obispos “se ha ido agravando más y más“.Para el cardenal la situación se “agrava” por “la facilitación jurídica del divorcio hasta extremos impensables” y “asimilables al repudio“; la “aceptación” o la “eliminación” primero cultural y luego legal de la consideración del matrimonio como la unión entre varón y una mujer, “abierta a la procreación“; el crecimiento “imparable” de las rupturas matrimoniales y familiares y sus “dramáticas consecuencias” para los niños y de los jóvenes. Y a ello se añade, según Rouco, la crisis económica, con la inevitable secuela del paro y la crisis del matrimonio y de la familia.El Cardenal ha advertido que sin la familia cristiana Europa “se quedaría prácticamente sin hijos o, lo que es lo mismo, sin el futuro de la vida”. “Sin vosotras, Europa se quedaría sin el futuro del amor, conocido y ejercitado gratuitamente; se quedaría sin la riqueza de la experiencia del ser amado por lo que se es y no por lo que se tiene. El futuro de Europa, su futuro moral, espiritual e, incluso, biológico, pasa por la familia realizada en su primordial y plena verdad. `El futuro de Europa pasa por vosotras, queridas familias cristianas!”. En el transcurso de su Homilía Rouco ha criticado que el derecho del nasciturus está suplantado en la conciencia moral de la sociedad y de la ley. “El derecho a la vida del niño, todavía en el vientre de su madre – del ‘nasciturus’ -, se ve lamentablemente  suplantado en la conciencia moral de un sector cada vez más importante de la sociedad, y en la legislación que la acompaña y la estimula, por un supuesto derecho al aborto en los primeros meses del embarazo“. Para el Cardenal “la vida de las personas con discapacidades varias, de los enfermos terminales y de los ancianos, sin un entorno familiar que las cobije, se ve cada vez más en peligro. Un panorama a primera vista oscuro y desolador“.
 
El Cardenal ha explicado que esta situación se da “sólo a primera vista” porque “en el trasfondo alumbran los signos luminosos de la esperanza cristiana
y ha alentado a las familias presentes en la celebración en la madrileña Plaza de Lima a “dar testimonio de esa esperanza y corroborarla“.Rouco Varela ha recomendado vivir la familia “en toda la verdad, la bondad y la belleza que le viene dada por el plan salvador de Dios” e iluminarse por la memoria, “hecha actualidad“, de la Sagrada Familia de Nazareth. “Con la Sagrada Familia, formada por Jesús, María y José, se inicia el capítulo de la nueva y definitiva historia de la familia: el de la familia, que, fundada por el Creador en el verdadero matrimonio entre el varón y la mujer, va a quedar liberada de la esclavitud del pecado y transformada por la gracia del Redentor“.Con el ejemplo de la Familia de Nazareth, “como elegidos de Dios, santos y amados” y con el amor “por encima de todo“, el cardenal Rouco ha preguntado a los presentes: “¿En quién y en dónde podrán encontrar los niños, que van a nacer, los discapacitados, los enfermos, los rechazados, etc., el don de la vida y del amor incondicional sino en vosotros, padres y madres de las familias cristianas?”. Monseñor Rouco Varela ha recordado en su Homilía el viaje apostólico de Juan Pablo II en 1982 y el mensaje de la Eucaristía que celebró en la misma Plaza de Lima, convocada como  ‘La Misa para las familias’. En este sentido, ha afirmado que “nunca se  puede legitimar la muerte de un inocente” porque “se minaría el mismo fundamento de la sociedad.” También se ha hecho eco de la Encíclica ‘Cáritas in Veritate’ de Benedicto XVI, quien “en medio de una crisis socio-económica generalizada“, enseña, un cuarto de siglo después de la Homilía de su antecesor, que la familia es una “necesidad social, e incluso económica” y señala que “los estados están llamados a establecer políticas que promuevan la centralidad y la integridad de la familia, fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, célula primordial y vital de la sociedad“.