Balconeras AIN: Llenemos las calles de espíritu navideño

Los dos modelos de balconera para esta Navidad

Inundemos nuestras casas y las fachadas de nuestras ciudades de balconeras-tapices, para dar testimonio público de nuestra fe y contribuir a dar el verdadero sentido a la Navidad. ¡Elige la que más te guste y reenvía este mensaje a tus familiares y amigos!:

Modelo 1 (Virgen+Niño): 1m x 66cm.  Modelo 2 (Sagrada Familia): 1m x 90cm.

Donativo*: 10 €, si se recogen en las oficinas de AIN (Madrid y Barcelona). 15 €, con gastos de envío incluidos.

Adquiérelas desde aquí y ahora
O si prefieres, por teléfono: 91 725 92 12, 93 237 37 63. Por mail: ain@ain-es.org o en nuestras oficinas de Madrid y Barcelona.

*Los donativos recaudados se destinarán a proyectos de ayuda pastoral para los católicos de India (Campaña de Navidad de AIN).

Osoro pide poner una vela en las ventanas en Nochebuena

 

Osoro da la bendición con el Santísimo a los jóvenes 01

 

 

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, propuso anoche a los cientos de jóvenes que volvieron a llenar la Basílica de la Virgen, sentados en el suelo, en la vigilia de oración mensual con el prelado, la figura de Abrahán como ejemplo de “confianza absoluta en Dios” y les aseguró que “merece totalmente la pena renunciar a todo por Él”.

En su catequesis, el Arzobispo centró su reflexión en la confianza ante Dios “que jamás te abandona, que te quiere con todas las consecuencias” y recordó a los jóvenes que “con esa seguridad, se puede renunciar a todo en este mundo, porque nada encontraremos mejor que lo que Dios nos ofrece”.

Al ser la última vigilia de oración con los jóvenes en la Basílica antes de las Navidades, les invitó también a que “exteriorizar, y no quedarnos sólo para nosotros, la alegría de que Dios se hace hombre”, colocando una vela encendida en el balcón o la ventana en la Nochebuena. De esta manera, demostramos a todos “la alegría de que en el corazón de cada hogar está naciendo Jesús”.

El prelado insistió en que “tenemos que demostrar públicamente que la cercanía de Dios a cada uno, hasta el extremo de que se hace hombre, es una experiencia fundamental y decisiva para nuestra vida” e invitó también a “exteriorizar, de esta misma manera que sólo con Dios, con esa cercanía extrema suya, podemos ser seres plenamente humanos”.

La vigilia incluyó la exposición al Santísimo, la lectura de un salmo y la proclamación de una lectura vocacional. Igualmente, un icono de Cristo bendiciendo presidió la vigilia “que ha ido recorriendo los diferentes templos en los que se desarrollan”, según han indicado hoy a la agencia AVAN el presidente de la comisión de Infancia y Juventud del Arzobispado, Óscar Benavent.

Durante la vigilia grupos de jóvenes del arciprestazgo número uno “El Santo Cáliz y Nuestra Señora de los Desamparados” de la que forman parte las parroquias del sur de la capital valenciana fueron los encargados de organizar la celebración y preparar los cantos musicales, ha añadido.

Las vigilias se celebran durante este curso, al igual que el año pasado, todos los primeros viernes de mes en la Basílica y los segundos viernes, en una parroquia distinta de la archidiócesis de Valencia. De esta manera, está previsto que la siguiente vigilia de jóvenes con el Arzobispo sea el próximo 9 de diciembre en la parroquia San Jorge Mártir de localidad valenciana de Paiporta.

Los encuentros de jóvenes con el Arzobispo están siguiendo este año “como hilo conductor el ‘Itinerario Diocesano de Renovación 2010-2014“, que promueve monseñor Osoro.

Avan

Argelia: un cristiano condenado a cinco años de cárcel por un CD

”Le ha dado un CD a un vecino, y por esto debe sufrir cinco años de prisión”. Con estas pocas palabras, el pastor Mustapha Krim, presidente de la Iglesia Protestante de Argelia (EPA), ha resumido a Compass Direct News (30 de mayo) la dura condena emitida, recientemente, por la justicia del país magrebí a un cristiano evangélico, llamado Siaghi Krimo.

El tribunal correccional del distrito o “cité” de Djamel, en Oran -Warhan en árabe, la ciudad portuaria a 470 km al oeste de la capital Argel, -ha condenado, el pasado miércoles 25 de mayo, al convertido a una pena de cinco años de prisión y adem&#22 5;s delpago de una multa de 200.000 denarios (casi 2.760 dólares) por haber “ofendido” al Profeta. Krimo, que está casado y tiene una niña de 9 meses, tiene 10 días de tiempo para apelar.

El hombre fue arrestado junto a otro cristiano -Sofiane- por los servicios de seguridad de Argelia, el pasado 14 de abril. Puesto en libertad después de tres días, Krimo acabó ante un tribunal el pasado 4 de mayo. El que acusó al cristiano de proselitismo y de blasfemia con respecto al profeta Mahoma, fue su vecino musulmán, a quien había dado un CD y con quien había tenido una discusión sobre la fe cristiana.

Lo que llama la atención de este asunto es que todo el proceso contra Krimo se ha desarrollado en ausencia del único testigo de la presunta blasfemia -el citado vecino musulmán- y de cualquier tipo de pruebas materiales. Este “detalle” no ha impedido al juez de turno ir más allá de la de la pena exigida por el representante de la fiscalía. Esta había pedido una pena preventiva de dos años y una pecuniaria de sólo 50.000 denarios, el juez ha decidido otra cosa y ha infringido al imputado el máximo castigo prevista por el Código Penal de Argelia por la violación del artículo 144 bis 2.

El artículo en cuestión, que se podría definir como la versión de Argelia de la infame ley pakistaní de la blasfemia, prevé condenas preventivas de hasta cinco años de prisión para quien ofende al Profeta o a “los mensajeros de Dios” y para quien “denigra los dogmas y preceptos del Islam a través de textos escritos, dibujos, declaraciones o cualquier otro medio” (Compass).

La dura condena ha dejado de piedra a la comunidad cristiana de la zona. “Si comienzan a aplicar la ley de este modo, significa que no hay respeto para el cristianismo”, declaró el director de EPA, Mustapha Krim, que teme lo peor. “Muy pronto muchos cristianos de Argelia se verán en la cárcel”, dijo a Compass. “Si el simple hecho de darle un CD a tu vecino te cuesta cinco años de prisión, esto es catastrófico”.

También el abogado de Krimo, Mohamed Ben Belkacem, ha hablado de una sentencia inesperadamente dura, que refleja el prejuicio del poder hacia los cristianos. “No nos esperábamos para nada esta sentencia”, confesó a Compass. “El juez ha castigado a los “cristianos”, no al “imputado”. No había pruebas y sin embargo el Tribunal no ha aceptado las circunstancias atenuantes”, continuó el abogado, que recordó que Krimo tenía “buenas relaciones”con los vecinos y que se proclamó inocente. “Mi cliente ha negado haber insultado al Profeta y no hay ninguna prueba material que apoye esta acusación”, destacó Ben Belkacem.

Algunos no excluyen totalmente que el Tribunal haya sido presionado para condenar al cristiano a una pena ejemplar. “El juez habría exonerado a Krimo de todas las acusaciones, en circunstancias normales, pero creo que ha recibido órdenes de sus superiores de ser duro”, declaró un representante del EPA, citado por la organización International Christian Concern (28 de mayo).

Para muchos analistas, la sentencia de Orán refleja el nuevo giro de tuerca por parte del gobierno del presidente Abdelaziz Bouteflika (en el poder desde 1999) contra las iglesias evangélicas. Simbólica para el clima que se ha instalado en el país -definido como “perjudicial” por el periódico El Watan en su editorial del 25 de mayo- es la decisión del gobernador o “wali” de la provincia de Bejaia o (Bugia), Ahmed Hammou Touhami, de imponer la clausura definitiva de los siete lugares de culto protestantes de la provincia nordoriental, dos de las cuales están en la homónima ciudad de Cabilia.

En una declaración enviada el pasado 22 de mayo a EPA, el gobernador explicó su decisión, escribiendo que todas las iglesias de la provincia eran ilegales porque no estaban registradas por la autoridad, como obliga la ley nº 06-03 (o bien 06-02 bis), conocida como la Ordenanza 06-03.

“No estamos en contra de el ejercicio de cultos distintos al musulmán. No hemos hecho otra cosa que invitar a las comunidades religiosas no musulmanas a respetar la ley”, se defendió el gobernador. “Les pedimos obedecer la ley. Algunos ejercen su culto en garajes” (El Watan 25 de mayo).

Muy distinta es la versión proporcionada por la Iglesia protestante local. Según Mustapha Krim, “todas las prácticas necesarias se han puesto en marcha a nivel de la Comisión Nacional de los cultos y del Ministerio del Interior después de la promulgación de esta ley 06-03, para le regularización de nuestra situación”. Acciones que han demostrado ser vanas, a causa de un “bloqueo” a nivel ministerial.

La norma, introducida en 2006, es muy controvertida. Según los expertos, ha creado “una zona gris en la cual el Gobierno y la policía tienen margen para actuar contra la Iglesia. Esta ley permite al gobierno a condenar a los creyentes por su fe o por culto ilegal aunque la Constitución garantiza la libertad religiosa” (Compass, 5 de octubre de 2010). Igual de contundente es al opinión de Mustapha Krim, que confirma el uso instrumentalizado, incluso “inquisidor contra los cristianos” de la ley (El Watan 25 de mayo).

Para el abogado Ben Belkacem, “los cristinos viven en una situación muy difícil en Argelia”. “Son -sostiene- sólo tolerados por motivos de política exterior y en realidad no tienen ninguna libertad de culto, ya que no se reconoce ninguna asociación, no obstante los numerosos esfuerzos”.(Compass 25 de mayo).

Tampoco El Watan tiene dudas. “La intolerancia oficial continua haciendo estragos” en Argelia, un país en el que “tener en posesión Evangelios o Biblias se ha convertido en un crimen que merece la cárcel”. El periódico acusa además a las autoridades a hacer el mismo juego que los integralistas y fundamentalistas, en particular del Frente Islámico de Salvación o FIS. “Los jefes actuales del país están aplicando el programa del FIS sin el FIS”, concluye el periódico su editorial del 25 de mayo, llamado “Purificación religiosa”.

Como recuerda Compass, Argelia cuenta hoy con más de 99.000 cristianos, que representan menos del 0’3% de la población compuesta por 35’4 millones de habitantes.

Zenit

No es casualidad. Está pasando

EL DESAFIO DE LA CRISTIANDAD. ENTRE LA CONJURA MASÓNICA Y LA JIHAD DEL ISLAM

Terminó el 2009 con negros presagios sobre la cabeza de los pueblos cristianos. Ya no puede atribuirse a una coincidencia, o a una moda de políticas provisorias, el asalto a nuestras creencias. La premeditación prepotente y descarnada con que los líderes mundiales impulsan la transformación de las costumbres y tradiciones cristianas del Occidente obedece a un mandato surgido en las logias y los tabernáculos que operan lejos de la vista de los pueblos. Transformaciones impulsadas a través de leyes que –oh casualidad- son promovidas simultáneamente en todas partes: leyes de aborto, leyes de “género”, leyes de “memoria histórica”. Todo debidamente aderezado con un alud mediático que todo lo justifica y lo revalora.

Así vemos que nuestra cara creencia en el valor de la vida humana como portadora del destino trascendente que le ha regalado el Creador es aniquilada por las leyes de aborto y eutanasia. Los valores tradicionales de la familia cristiana rebajados al equipararlos con el matrimonio homosexual. Conculcados los derechos infantiles por la ley que permite sean adoptados por parejas del mismo sexo. Perseguidas las autoridades eclesiásticas que levantan su voz contra todo esto. Cuando buscamos los orígenes de este cataclismo que nos cae sobre las cabezas, debemos remontarnos a la penumbra de los siglos, cuando se conjuró el enemigo de la cristiandad. Cuando las logias se propusieron todo, letra por letra y palabra por palabra lo que hoy está sucediendo. NO ES CASUALIDAD.

Los mismos que promovieron “el racionalismo”, los mismos que ocultan sus creencias paganas tras los nombres secretos de Dios, los difusores de la oscuridad bajo la proclama irónica de ser caballeros de LUZ. Son los hacedores de las revoluciones, los destructores de los reinos cristianos. Los liquidadores del Imperio Español. Los padres del marxismo y el bolchevismo. Son los creadores del socialismo, de los Frentes Populares, de la Socialdemocracia y del pernicioso Liberalismo. Son los autoproclamados agnósticos, infiltrados entre los incautos que en cuanto se les escarba un poco reluce el gnosticismo pagano de las primeras horas de la lucha contra el Cristianismo, surgido de las sombras, siempre en las sombras.

Tesoneros, despiadados, armados de un odio teológico a la Cruz, perseveraron. Sufrieron descalabros, avanzaron y retrocedieron. Se cobraron cada derrota, emborronaron cada página de la historia que los revela. Y castigan el cuerpo de las Instituciones de las naciones, que vertebran la tradición y sostienen a los pueblos. Es así que los ejércitos, pilar fundamental, al lado de nuestra fe, son el blanco de la venganza y el objetivo de su ataque. Suman sus fuerzas en esta tarea todas las vertientes de los tabernáculos. Los liberales sirven en bandeja a nuestros soldados para el desquite perverso de los marxistas. El fin es el mismo, NO HAY CASUALIDADES. Desmontar los ejércitos de su finalidad patriótica, convertirlos en monigotes mundialistas de los intereses espurios de las fachadas internacionales, o simple y llanamente desaparecerlos, como están haciendo con los de Argentina y Uruguay. Han insuflado la mentira en el corazón de las nuevas generaciones y han criminalizado a los guerreros de la Patria, ocultado sus hazañas, enfangado la memoria de sus héroes. Han puesto una inmensa cortina que oculta la verdad. No se puede atisbar por sus rendijas las glorias imperecederas de nuestras armas.
EL ISLAM, MIENTRAS TANTO, NO CONCILIA Y SE PREPARA

Se habla de que no todo en El Islam es fundamentalismo, que las políticas progresistas de “encuentros de civilizaciones” emprendidas por los líderes europeos acercarán a Occidente con los pueblos mahometanos. Uno se pregunta si es imbecilidad o derrotismo premeditado.
El Islam no puede alterar su esencia sin diluirse en el intento. El fundamento del Islam es la Guerra Santa, la Jihad. El Islam vive y existe para la conversión obligada de todos los hombres. El Islam no puede negociar o atemperarse sin contradecir al hacerlo su fin ulterior. Esto no lo puede cambiar nadie, porque es la palabra de su profeta y el vértice de su fe.

El Islam tiene su ley y su tradición y no las pone en tela de juicio. Los cristianos somos el enemigo y ellos “los únicos creyentes”. Esta es una realidad que se proclama a los cuatro vientos, porque así predican las religiones: a los cuatro vientos, repito, sí, ese es el fin, ¿porque los gobiernos de Europa han abierto las puertas a una emigración que sin levantar una cimitarra y por la sola progresión del crecimiento demográfico será la mayoría religiosa de la cuna de nuestra civilización? En unas décadas el Islam prevalecerá en Europa. Y mirando el trato que se inflige a las minorías en los países mahometanos se puede imaginar el destino de nuestros hijos y nuestros nietos.
El Islam fue, es y será enemigo del Cristianismo. Son creencias excluyentes. Nuestros mayores no se llamaron a engaños, y jalonan nuestra historia mil episodios de lucha por sobrevivir los unos sobre los otros. Nada ha cambiado, el discurso pseudo culto de encuentros y multiculturalidad son pamplinas, y los mahometanos lo tienen bien claro.

En Egipto los “infieles”, en su propio país, pagan impuestos discriminatorios por el solo hecho de serlo. En Irak y Afganistán los cristianos son asesinados, lo mismo que en Filipinas. Los mahometanos arrasan en Sudán aliados con los paganos. Los Reinos Árabes financian las “madrasas” (1) y “mezquitas” que florecen por toda Europa. Y mientras pretenden dar una imagen de equilibrio, es bien sabido que de esas familias y de sus arcas se financian los grupos de choque del Islam, como Al Qaeda y otros.

El que pretenda encontrar en El Islam un aliado religioso no hace más que engañarse. El Islam se solaza de nuestra decadencia y se alista para heredar y reconquistar.
LA RESPUESTA DE LA CRISTIANDAD

Hay una sola posible respuesta. La fe, la oración y la acción. Hay que librar “el buen combate YA”. Es el deber de cada hombre y mujer que reconozca en estas palabras la verdad, que admita en su interior que esto ESTÁ PASANDO y que está pasando de manera implacable. Todo cristiano que reconozca en estas previsiones sus propios temores y sus propias certezas, se obliga inexcusablemente a la acción. Una acción al servicio de la Fe, la Verdad, y la defensa de nuestra Tradición Cristiana. Un compromiso con nuestra Iglesia y con las instituciones patrias. Una voluntad de ya no callar por no disgustar. Una decisión de revelar esta verdad sin temor y con valentía.

No tener miedo a manifestar la fe públicamente, pide el Papa Benedicto XVI

 

Al recibir esta mañana a los miembros de la Inspección General de Seguridad Pública en el Vaticano, el Papa Benedicto XVI agradeció el trabajo que desempeñan y los exhortó a realizar esta labor en coherencia de fe, sin tener miedo a manifestarla públicamente en los ámbitos en los que se desenvuelven.

En su habitual discurso del encuentro de principios de año con los miembros de la Inspección General de Seguridad Pública del Vaticano, el Santo Padre resaltó que su misión es “particularmente importante para el desarrollo de la misión del Pontífice romano“.

Esta tarea, dijo el Papa, “hace posible el clima de serenidad que da a todos los que vienen a visitar el centro de la cristiandad la posibilidad de una auténtica experiencia religiosa, en contacto con testimonios fundamentales de la fe cristiana como la tumba del apóstol Pedro, las reliquias de tantos santos y las tumbas de los numerosos pontífices, que el pueblo cristiano ama y venera”.

Recordando la “gran dedicación y responsabilidad” que se exige a los agentes para cumplir su deber, Benedicto XVI destacó que este trabajo debe ser, desde el punto de vista de la fe, “un modo particular para servir al Señor y casi de ‘prepararle el camino’ para que la experiencia que se vive en el centro de la cristiandad represente para todo peregrino o visitante una ocasión particular para el encuentro con el Señor, que cambia la vida”.

El Santo Padre concluyó deseando a los miembros de la Inspección General de Seguridad Pública que su trabajo les haga “siempre más fuertes y coherentes en la fe” y les exhortó a “no tener miedo ni vergüenza humana a la hora de manifestarla en el ámbito de las respectivas familias, en el laboral y en cualquier otro lugar”.

Mons. Reig Pla: “Un pueblo cristiano que quiere recordar a Europa sus raíces”

 Monseñor Juan Antonio Reig Pla explica que “lo que se va a poner de manifiesto mañana es la existencia de un pueblo cristiano que quiere recordar a Europa sus raíces”. “La humanidad tiene su futuro en la familia”, afirma el obispo de Alcalá.

Benedicto XVI y Juan Antonio Reig Pla en Roma.

El presidente de la Subcomisión de Familia y Vida recuerda que el acto de mañana es “una afirmación de fe” y muestra que “es bueno que seamos convocados para estrechar vínculos y afirmar aquellas personas que consideramos importantes”.

 “Una sociedad es lo que es su familia”, recuerda el obispo de Alcalá, destacando que “es un momento de unión y de oración, para decir: Aquí estamos no somos una ideología”. “Estamos para dar gracias a Dios”.Según explicó monseñor Reig Pla se espera con gran ilusión las palabras que dedicará el Santo Padre y afirmó que seguro que “son palabras de aliento, para apelar a la responsabilidad de todos nosotros”. “Es una ocasión de lujo saber que el Papa todos los años habla a los españoles con motivo de la fiesta de la Sagrada Familia”. “La familia es una comunión de personas donde crece al amor. En España no hay apoyo familiar en ningún sentido, las leyes son destructoras de la vida humana y favorecedora del divorcio. Vivimos en un contexto necesario para aprender a navegar contracorriente”, explicó Monseñor Reig Pla.

EL ÁRBOL DE NAVIDAD

SU ORIGEN Y SENTIDO CRISTIANO

  EL ÁRBOL DE NAVIDAD

SU ORIGEN Y SENTIDO CRISTIANO

  Mensaje de Benedicto XVI para la Navidad 2008

 “En las próximas semanas el árbol de Navidad será motivo de alegría […] Su forma en punta, su color verde y las luces de sus ramas son símbolos de vida. Además, nos remiten al misterio de la Nochebuena. Cristo, el Hijo de Dios, trae al mundo oscuro, frío y no redimido, al que viene a nacer, una nueva esperanza y un nuevo esplendor. Si el hombre se deja tocar e iluminar por el esplendor de la verdad viva que es Cristo, experimentará una paz interior en su corazón y será constructor de paz en una sociedad que tiene mucha nostalgia de reconciliación y redención” (Benedicto XVI, Audiencia, 12 de diciembre de 2008).

EL ÁRBOL DE LA VIDA, EL AMOR Y LA PAZ

Muchas de las leyendas y antiguas tradiciones que hacen referencia al árbol de Navidad se remontan a tiempos muy antiguos, pero la documentación histórica acerca del árbol tal y como lo conocemos y decoramos hoy en día, sólo apareció en los últimos siglos.

No hay duda, sin embargo, que estas leyendas y tradiciones muestran la convergencia de muchas costumbres, algunas de ellas nacidas fuera de la cultura cristiana y otras de origen estrictamente cristiano.

Vamos a considerar aquí algunas que podrían ser

precursoras del árbol de Navidad.

 

Desde tiempos muy antiguos, los pueblos primitivos introducían en sus chozas las plantas de hojas perennes y flores, viendo en ellas un significado mágico o religioso.

Los griegos y los romanos decoraban sus casas con hiedra. Los celtas y los escandinavos preferían el muérdago y muchas otras plantas de hoja perenne (como el acebo, el rusco, el laurel y las ramas de pino o de abeto) pues pensaban que tenían poderes mágicos o medicinales para las enfermedades.

En la cultura de los celtas, el árbol era considerado un elemento sagrado. Se sabe de árboles adornados y venerados por los druidas de centro-Europa, cuyas creencias giraban en torno a la sacralización de diversos elementos y fuerzas de la naturaleza.

Se celebraba el cumpleaños de Frey (dios del Sol y la fertilidad) adornando un árbol perenne, cerca de la fecha de la Navidad cristiana. El árbol tenía el nombre de Divino Idrasil (Árbol del Universo): en cuya copa se hallaba el cielo, Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín), mientras que en las raíces profundas se encontraba el Helheim (reino de los muertos).

Cuando se evangelizó el centro y norte de Europa, los primeros cristianos de esos pueblos tomaron la

idea del árbol para celebrar el nacimiento de Cristo, cambiando su significado pagano.

 

Una interesante tradición -en parte historia, en parte leyenda-, popular en Alemania, afirma que el árbol de Navidad se remonta al siglo VIII.

San Bonifacio (675-754) era un obispo inglés que marchó a la Germania en el siglo VIII (concretamente a Hesse), para predicar la fe cristiana.

Después de un duro período de predicación del Evangelio, aparentemente con cierto éxito, Bonifacio fue a Roma para entrevistarse con el papa Gregorio II (715-731).

A su regreso a Alemania, en la Navidad del año 723, se sintió profundamente dolido al comprobar que los alemanes habían vuelto a su antigua idolatría y se preparaban para celebrar el solsticio de invierno sacrificando a un hombre joven en el sagrado roble de Odín.

Encendido por una ira santa, como Moisés ante el becerro de oro, el obispo Bonifacio tomó un hacha y se atrevió a cortar el roble sagrado. Hasta aquí lo que está documentado históricamente.

El resto pertenece a la leyenda que cuenta cómo, en el primer golpe del hacha, una fuerte ráfaga de viento derribó al instante el árbol. El pueblo sorprendido, reconoció con temor la mano de Dios en este evento y preguntó humildemente a Bonifacio cómo debían celebrar la Navidad.

El Obispo, continúa la leyenda, se fijó en un pequeño abeto que milagrosamente había permanecido intacto junto a los restos y ramas rotas del roble caído. Lo vio como símbolo perenne del amor perenne de Dios, y lo adornó con manzanas (que simbolizaban las tentaciones) y velas (que representaban la luz de Cristo que viene a iluminar el mundo).

Como estaba familiarizado con la costumbre popular de meter en las casas una planta de hoja perenne en invierno, pidió a todos que llevaran a casa un abeto. Este árbol representa la paz, y por permanecer verde simboliza también la inmortalidad; con su

cima apuntando hacia arriba, se indica, además, el cielo, la morada de Dios.

 

También ofrecen pistas importante sobre el origen del árbol de Navidad, tal como lo conocemos, las obras de teatro medievales

que representaban los misterios y pasajes de la Biblia.

En concreto el árbol del Bien y del Mal en el Paraíso Terrenal. Su propósito era enseñar la religión a los feligreses, que en su mayoría eran analfabetos.

Para difundir y mantener viva la fe y dar a conocer las Sagradas Escrituras, la predicación era esencial, pero no suficiente.

Se pensó que las obras teatrales completaran esa predicación y pronto se hicieron populares en toda Europa.

En la Nochebuena, el 24 de diciembre, se representaba -con grandísimo éxito popular- el episodio del pecado original de Adán y Eva. El árbol del Paraíso terrenal era el centro del escenario.

El árbol debería haber sido un manzano, pero no habría sido adecuado en invierno. Se ponía un abeto en el escenario con algunas manzanas en sus ramas, y obleas preparadas con galletas trituradas en moldes especiales, así como dulces y regalos para los niños. Incluso cuando se abandonaron estas obras teatrales religiosas, el

árbol del Paraíso siguió estando asociado a la Navidad.

 

La opinión más generalizada entre los expertos es que el árbol de Navidad, tal como lo conocemos hoy, decorado e iluminado con luces, deriva de este árbol del Paraíso. Como su lugar de nacimiento se sugiere la orilla izquierda del Rhin, y concretamente la Alsacia.

Uno de los primeros testimonios de esto son los registros de la ciudad de Schlettstadt (1521), en los que fue establecida una especial protección para los bosques en los días previos a la Navidad; los guardabosques eran los responsables de castigar a cualquiera que cortara un árbol para decorar su casa .

Otro documento nos informa de que, en Estrasburgo, la capital de Alsacia, los abetos se vendían en el mercado, para llevar a casa y decorarlos. De Alsacia, la tradición de los árboles de Navidad se propaga a toda Alemania y al conjunto de Europa, y pronto, al resto del mundo cristiano.

ASPECTOS SIMBÓLICOS DEL ÁRBOL

Los árboles han tenido a lo largo de la historia un significado muy especial: en todas las culturas poseen aspectos simbólicos de carácter antropológico, místico o poético.

La idea extendida de los aspectos benéficos de los árboles para el hombre ha dado lugar a distintas leyendas y lo ha relacionado con sentidos mágicos y rituales.

En varias culturas el árbol representa el medio y la unión del cielo y la tierra: ahonda sus raíces en la tierra y se levanta hacia el cielo; por ello en ciertas religiones, sobre todo orientales, el árbol es signo de encuentro con lo sagrado, punto de encuentro entre el ser humano y la divinidad.

Otros significados ampliamente extendidos sobre los atributos mágicos del árbol concernían a

la fecundidad, al crecimiento, a la sabiduría y a la longevidad.

 

El árbol de Navidad recuerda, como hemos visto, al árbol del Paraíso de cuyos frutos comieron Adán y Eva, y de donde vino el pecado original; y por lo tanto recuerda a Jesucristo que ha venido a ser el Mesías prometido para la reconciliación. Pero también representa el árbol de la Vida o la vida eterna, por ser de hoja perenne.

En palabras de Juan Pablo II: “En invierno, el abeto siempre verde se convierte en signo de la vida que no muere […] El mensaje del árbol de Navidad es, por tanto, que la vida es ‘siempre verde’ si se hace don, no tanto de cosas materiales, sino de sí mismo: en la amistad y en el afecto sincero, en la ayuda fraterna y en el perdón, en el tiempo compartido y en la escucha recíproca” (Juan Pablo II, Audiencia, 19 de diciembre de 2004).

La forma triangular del árbol (por ser generalmente una conífera), simboliza a la Santísima Trinidad. A las oraciones que se realizan durante el Adviento se les atribuye por un color determinado, y cada uno simboliza un tipo:

• El azul, para las oraciones de reconciliación.

• El plateado, para las de agradecimiento.

• El dorado, para las de alabanza.

• El rojo, para las de petición.

• Estos colores, junto con el verde del árbol mismo, tal vez sean los más tradicionales para los adornos navideños.

El árbol de Navidad y los regalos propios de estas fechas, son un modo de recordar que del árbol de la Cruz proceden todos los bienes…

Por eso tiene un sentido cristiano la tradición de poner bajo el árbol los regalos de Navidad para los niños:

“Generalmente, en el árbol decorado y a sus pies se colocan los regalos de Navidad. El símbolo se hace elocuente también desde el punto de vista típicamente cristiano: recuerda al ‘árbol de la vida’ (Cf. Génesis 2, 9), representación de Cristo, supremo don de Dios a la humanidad” (Juan Pablo II, Ídem).

LOS ADORNOS NAVIDEÑOS

Los adornos más tradicionales del árbol de Navidad son:

Estrella: colocada generalmente en la punta del árbol, representa la fe que debe guiar la vida del cristiano, recordando a la estrella que guió a los Magos hasta Belén.
Bolas: en un principio San Bonifacio adornó el árbol con manzanas, representando con ellas las tentaciones. Hoy día, se acostumbra a colocar bolas o esferas, que simbolizan los dones de Dios a los hombres.
Lazos: Tradicionalmente los lazos representan la unión de las familias y personas queridas alrededor de dones que se desea dar y recibir.
Luces: en un principio velas, representan la luz de Cristo.

Como nos dice Benedicto XVI “al encender las luces del Nacimiento y del árbol de Navidad en nuestras casas, ¡que nuestro ánimo se abra a la verdadera luz espiritual traída a todos los hombres y mujeres de buena voluntad! … Frente a una cultura consumista que tiende a ignorar los símbolos cristianos de las fiestas navideñas, preparémonos para celebrar con alegría el nacimiento del Salvador, transmitiendo a las nuevas generaciones los valores de las tradiciones que forman parte del patrimonio de nuestra fe y cultura”. (Benedicto XVI, 21 de diciembre de 2005)

SENTIDO CRISTIANOLOS ORÍGENES MÁS RECIENTES DEL ÁRBOL DE NAVIDADOBRAS TEATRALES RELIGIOSAS MEDIEVALESSAN BONIFACIO, OBISPO DEL SIGLO VIIIORIGEN HISTÓRICO