La respuesta de la Conferencia Episcopal a Bono. Publicado en el diario El Mundo.

Señor Director,

Respecto a las declaraciones del Presidente del Congreso de los Diputados, D. José Bono, en la entrevista publicada por su periódico el domingo, 3 de enero, deseamos hacer las siguientes puntualizaciones:

1. La Conferencia Episcopal, en su detallada Declaración sobre el Proyecto de Ley del Aborto, publicada el 17 de junio por la Comisión Permanente y hecha expresamente suya por la Asamblea Plenaria el 27 de noviembre, explica que dicho Proyecto supone un serio retroceso en la protección de la vida de los que van a nacer. Ante todo, porque el aborto pasa a ser tratado como un derecho de la mujer; pero también, porque entiende la salud -cuya puesta en peligro sería razón para abortar- como “bienestar social”, además de “físico y psíquico”; y porque impone en el sistema educativo la propaganda del aborto.

Por todo ello, los obispos han recordado que nadie que se atenga a los imperativos de la recta razón puede dar su apoyo a esta ley; los católicos, además, tampoco pueden hacerlo en virtud de la coherencia con la propia fe. En este caso, no es posible invocar ‘Evangelium Vitae’, según la cual un católico sólo puede votar una ley abortista cuando se trate de una norma que restrinja la injusticia de la legislación vigente, supuesto siempre que no se pueda hacer otra cosa y que conste públicamente que quien se ve obligado a actuar de esa forma es contrario a toda ley que no proteja adecuadamente el derecho inviolable a la vida de los que van a nacer.

2. La carta de junio de 2004, que el entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe envió a la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos de América, recogía la doctrina de ‘Evangelium Vitae’ y la del Código de Derecho Canónico. Aquella Conferencia Episcopal actuó de modo semejante a como lo ha hecho la Conferencia Episcopal Española, recordando la doctrina que cada obispo, como corresponde, aplica en su diócesis. De hecho, en varias ocasiones no fueron admitidas a la Sagrada Comunión personas que públicamente habían dado su apoyo o su voto a una ley que no protegía de forma adecuada el derecho a la vida de los que van a nacer.

3. La Conferencia Episcopal, según su deber y como era de esperar, ha explicado la doctrina de la Iglesia sobre estas materias, válida en todo el mundo para cualquier católico con independencia de filiaciones políticas y sin mencionar, en ningún caso, a nadie en particular.

Madrid, 3 de enero de 2010 

Nota : el diario El Mundo, en su edición de 4 de enero de 2010, con llamada en portada, publica la carta que acabamos de transcribir como carta, nota o mensaje episcopal, omitiendo la firma y autoría de la misma. Este texto es del Director de la Oficina de Información de la CEE, Isidro Catela Marcos. En él se puntualizan unas declaraciones de José Bono publicadas en el diario El Mundo el domingo 3 de enero.

Carta del director de la Oficina de Información de la CEE, Isidro Catela Marcos al director del diario EL MUNDO Señor director:

 Respecto a las declaraciones del Presidente del Congreso de los Diputados, D. José Bono, en la entrevista publicada por su periódico el domingo, 3 de enero, deseamos hacer las siguientes puntualizaciones:

 1. La Conferencia Episcopal, en su detallada Declaración sobre el Proyecto de Ley del Aborto, publicada el 17 de junio por la Comisión Permanente y hecha expresamente suya por la Asamblea Plenaria el 27 de noviembre, explica que dicho Proyecto supone un serio retroceso en la protección de la vida de los que van a nacer. Ante todo, porque el aborto pasa a ser tratado como un derecho de la mujer; pero también, porque entiende la salud -cuya puesta en peligro sería razón para abortar- como “bienestar social”, además de “físico y psíquico”; y porque impone en el sistema educativo la propaganda del aborto.

 Por todo ello, los obispos han recordado que nadie que se atenga a los imperativos de la recta razón puede dar su apoyo a esta ley; los católicos, además, tampoco pueden hacerlo en virtud de la coherencia con la propia fe. En este caso, no es posible invocar Evangelium vitae, según la cual un católico sólo puede votar una ley abortista cuando se trate de una norma que restrinja la injusticia de la legislación vigente, supuesto siempre que no se pueda hacer otra cosa y que conste públicamente que quien se ve obligado a actuar de esa forma es contrario a toda ley que no proteja adecuadamente el derecho inviolable a la vida de los que van a nacer.

 2. La carta de junio de 2004, que el entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe envió a la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos de América, recogía la doctrina de Evangelium vitae y la del Código de Derecho Canónico. Aquella Conferencia Episcopal actuó de modo semejante a como lo ha hecho la Conferencia Episcopal Española, recordando la doctrina que cada obispo, como corresponde, aplica en su diócesis. De hecho, en varias ocasiones no fueron admitidas a la Sagrada Comunión personas que públicamente habían dado su apoyo o su voto a una ley que no protegía de forma adecuada el derecho a la vida de los que van a nacer.

 3. La Conferencia Episcopal, según su deber y como era de esperar, ha explicado la doctrina de la Iglesia sobre estas materias, válida en todo el mundo para cualquier católico con independencia de filiaciones políticas y sin mencionar, en ningún caso, a nadie en particular.

 Madrid, 3 de enero de 2010

El Congreso pide al Gobierno suprimir el crucifijo de los colegios públicos

El debate y aprobación ha correspondido a la Comisión de Educación y Deporte del Congreso, con los votos favorables del PSOE.

 El Congreso de los Diputados ha aprobado hoy una proposición no de ley en la que se insta al Gobierno a aplicar en todos los centros escolares la jurisprudencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo que asegura que los crucifijos en las aulas son “una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones” y de “la libertad de religión de los alumnos”.

 La sentencia, hecha pública a principios del pasado mes, respondía al recurso presentado por Soile Lautsi, una ciudadana italiana de origen finlandés, que en 2002 había pedido al instituto estatal italiano en el que estudiaban sus dos hijos que quitara los crucifijos de las clases.

 El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo asegura que los crucifijos en las aulas son «una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones»

 La iniciativa aprobada esta tarde en la Comisión de Educación y Deporte del Congreso surgió de un texto propuesto por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que posteriormente fue modificado y pactado con el PSOE. La proposición no de ley acordada entre socialistas y republicanos contó con el apoyo del BNG y el rechazo del PP y CiU. El resultado de la votación fue 20 votos a favor y 16 en contra.

 El texto inicial de ERC pedía al Gobierno que llevara a cabo “las modificaciones oportunas para impulsar y garantizar” la retirada de los crucifijos de las escuelas públicas. Sin embargo, el documento aprobado pide al Ejecutivo que “traslade la jurisprudencia establecida por el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo” sobre libertad de pensamiento, de conciencia y de religión “especialmente en lo relativo a centros escolares”.

 Finalmente, el PSOE ofreció a Esquerra un acuerdo donde no hay un llamamiento expreso a retirar la simbología religiosa, pero sí reclama al Gobierno que “traslade la jurisprudencia establecida por el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo” sobre libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, “especialmente en lo relativo a centros escolares”, sin especificar la titularidad de los centros.

El Congreso de los Diputados puede devolver la “Ley Aído” al Gobierno

Duran Salvador Rajoy.JPG

Tres enmiendas a la totalidad pedirán al Congreso de los Diputados que la Ley del Aborto sea devuelta al Gobierno y no se tramite. ÚLTIMA HORA: Cuatro de los seis diputados de CDC se suman a la enmienda de UDC.  ¡Pide a los diputados catalanes, vascos y canarios el apoyo a esas enmiendas!

En rueda de prensa celebrada en Grazalema (Cádiz), Rajoy afirmó que “la obligación de los gobernantes es la de escuchar a la gente” y en la manifestación de ayer en Madrid, que calificó de “éxito”, quedó claro a su juicio que la nueva Ley “no es necesaria” y que “divide a la gente”.

Asimismo, Rajoy anunció que presentará esta misma semana una enmienda para que la Ley sea devuelta e insistió en que Zapatero tiene que “escuchar a la gente”, ya que ayer había mucha gente “que le estaban diciendo a Rodríguez Zapatero que hay que unir y no hay que dividir”.

Igualmente, el presidente de Unió Democrática de Catalunya, Josep Antoni Durán i Lleida anunció la presentación de otra enmienda en el mismo sentido, a la que hay que añadir la presentada el pasado viernes 16 de octubre por el diputado de Unión del Pueblo Navarro Carlos Salvador Amendariz.

Por su parte, Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOír.org señaló que la posición que adopten finalmente tanto el Partido Nacionalista Vasco como Convergencia y Unió, así como Coalición Canaria y quizás algún otro partido minoritario será muy tenida en cuenta por los votantes de cara a próximas convocatorias electorales.

“Lo que ya no pueden seguir haciendo los políticos es ponerse de perfil ante esta cuestión tan fundamental para la convivencia y el progreso de nuestra sociedad”. “Tras la manifestración del 17 de octubre, queda clarísimo que cada formación política tendrá que replanterarse sus estrategias ante la protección del derecho a la vida”, concluyó Arsuaga.

Cuatro diputados de CDC se suman a la enmienda a la totalidad de UDC

Según una información publicada por ForumLibertas con fecha 23 de octubre, que cita a su vez otra del diario Avui del día 21, cuatro de los seis diputados de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) se han sumado a la enmienda de sus cuatro compañeros de coalición en CiU que militan en Unió Democràtica de Catalunya (UDC).

Así pues, ocho de los diez representantes de CiU en el Congreso se oponen a la aprobación de la ley del aborto promovida por el Gobierno.

Durán i Lleida: en el PSOE hay división interna sobre la Ley del Aborto

La Ley del Aborto que Zapatero pretende sacar adelante puede tener un importante coste político para el Presidente del Gobierno. Al margen de la indudable contestación ciudadana que se pudo comprobar el pasado sábado hay quien ve grietas en el PSOE sobre este asunto. Así lo considera el portavoz de CiU en el Congreso, José Antonio Durán i LLeida, quien afirma que en el seno de partido socialista hay preocupación y división en relación a este asunto.

Josep Antoni Durán i Lleida, portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados.

 Tras la masiva manifestación del sábado contra la ley del aborto, Durán y Lleida cree que “algo empieza a moverse en la calle independientemente del número de asistentes, aunque cree que el Gobierno sólo hará alguna reforma menor del texto inicial en la línea de reforzar la intervención de los padres en el aborto de las menores. No obstante, afirma que en el PSOE hay preocupación y división en relación a este asunto.

 Esta información ratifica lo que la Cadena COPE les contaba el pasado martes y es que ya hay una oferta de la Ministra de Igualdad a algún grupo para ampliar lo que se define como el consentimiento informado. Podría reforzarse la información que se da a la mujer que está pensando abortar, sobre las ayudas a la maternidad y  las alternativas que tiene para seguir adelante con su embarazo. Se seguiría la recomendación del Consejo de Estado que señaló que hay que proporcionarles una información amplia y extensa al margen de consideraciones religiosas y morales  no sólo sobre las ayudas a la maternidad, sino también sobre las circunstancias que concurren en cada caso. Una de las enmiendas del PNV irá en este sentido. También se podría estudiar incluir la recomendación de que la menor informe a un adulto de su decisión de abortar, al modo británico. En ningún caso esto significa que necesite su aprobación, la decisión será de la menor tal y como está en el texto.

 

El PSOE se compromete con ICV a votar el próximo 30 de junio la reprobación del Papa en el Congreso

Los equilibrios parlamentarios del PSOE

Cambalache parlamentario del PSOE con la reprobación del Papa

La condena del Congreso de los Diputados a las declaraciones del Papa sobre el SIDA en Áfirca sigue vivo. El PSOE – tratando de contentar a sus posibles socios – se ha comprometido con Iniciativa per Catalunya-Verdes (ICV) a votar el próximo 30 de junio la reprobación del Papa en la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Congreso de los Diputados. Eso sí, los socialistas no lo apoyarán posteriormente por lo que la condena será rechazada.

El martes de la semana que viene, la Mesa de la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Congreso de los Diputados decidirá finalmente la fecha en la que se debatirá la iniciativa de ICV para reprobar “públicamente” las declaraciones efectuadas por Benedicto XVI sobre el SIDA. Los socialistas han dado su palabra al diputado ecosocialista de que el próximo día 30 se celebre la votación.

 Lo que se espera es que los tres parlamentarios del PSOE impongan su opción de debatir la proposición no de ley dentro de este periodo de sesiones, por lo que es probable que el texto contra las declaraciones del Papa finalmente se vote antes del verano, tal y como reclamaba desde un principio el portavoz de ICV en la Cámara Baja, Joan Herrera.

 El compromiso del PSOE se limita a facilitar que la iniciativa se debata y vote antes del verano, pero ya han anticipado a ICV que el Grupo Socialista no la apoyará el día 30, por lo que todo apunta a que la reprobación será rechazada.