No al “matrimonio gay” en California

Los buenos hábitos del respeto a la democracia se notan de modo especial en las derrotas

No al “matrimonio gay” en California: buenos y malos perdedores

Cuando John McCain perdió la carrera a la Casa Blanca se despidió con un discurso lleno de dignidad. “El pueblo americano ha hablado. Y ha hablado con claridad”, reconoció el senador. Asumió “el valor especial” que la victoria de Obama tenía para los afroamericanos “y el especial orgullo que deben sentir esta noche”. Dijo que había llamado a Obama para felicitarle. Las menciones al ganador no sentaron bien a parte de sus oyentes, pero él cortó con decisión cualquier protesta y prometió su apoyo al nuevo presidente.

La mujer y el hombre tienen cualidades y virtudes que se complementan.

Imaginemos otro escenario. McCain dice que el pueblo ha sido engañado por el manipulador Obama, que va a llevar a América al caos. Acusa a los negros de haberse movilizado por su resentimiento racial contra un candidato blanco, lo que califica de “blancofobia”. Asegura que no se rendirá y que continuará la batalla por su derecho a gobernar. Advierte que si es necesario recurrirá al Tribunal Supremo para echar abajo la elección de su adversario. Y anima a sus correligionarios a manifestarse ante las sedes del partido demócrata y a boicotear a las empresas que apoyaron a Obama. Nos parecería que se había vuelto loco.

Pues bien, esa es la reacción que se ha visto en California después de que, en las mismas urnas en que se elegía presidente, una mayoría de votantes del estado aprobara una enmienda constitucional por la que solo se reconoce el matrimonio entre hombre y mujer. Era la segunda vez que rechazaban el matrimonio gay en los últimos ocho años. En 2000 ya lo habían rechazado en referéndum por una mayoría del 61% . Pero, haciendo caso omiso a esta decisión popular, el pasado mayo el Tribunal Supremo del estado decidió por 4 votos contra 3 que las parejas del mismo sexo tenían un derecho constitucional a casarse. Y empezaron las bodas.

Los partidarios de defender el matrimonio como unión de hombre y mujer no tenían ya otro camino que plantear una enmienda a la Constitución del estado, que se votaría el día de la elección presidencial. Presentaron su iniciativa –conocida como Proposición 8–, fue ampliamente debatida durante la campaña, y en las urnas ganó por una mayoría del 52,4% . Se restaura así la voluntad popular que había sido revocada por el Tribunal Supremo.

Cabría esperar que quienes han perdido dijeran “el pueblo de California ha hablado” y respetaran el resultado de las urnas, dos veces repetido. Nada de eso. Los activistas del matrimonio gay aseguran que la mayoría de los californianos ha sido engañada por una manipuladora campaña de desinformación. ¿Pero no han sido precisamente ellos los encargados de contradecir los argumentos de la Proposición 8? Nadie les impidió que, en una organizada campaña, se gastaran casi 40 millones de dólares en lanzar sus mensajes y hacer valer sus argumentos.

Aseguran también que la oposición al matrimonio gay es solo una muestra de homofobia, una nueva discriminación como lo fue en el pasado la discriminación racial. Pero no parece que los negros piensen lo mismo, ya que, según los sondeos a la salida de las urnas, el 70% de ellos votó a favor de la Proposición 8. Y el hecho de que hubiera una participación récord de los votantes negros otorgó mayor peso a su voto.

Jueces y parte

Como los partidarios del matrimonio gay no han logrado triunfar ante el tribunal de la opinión pública, ponen otra vez su esperanza en que el Tribunal Supremo de California vuelva a hacer caso omiso de la voluntad popular. Ya han presentado varias demandas para que el Tribunal Supremo anule lo aprobado en la proposición 8. Uno de los argumentos es que no es posible que con una simple mayoría de votantes se pueda modificar la Constitución en algo que los grupos gays consideran “un derecho fundamental”. Es algo que no se le había ocurrido ni al Fiscal General de California, ex gobernador y conocido liberal, que admitió la Proposición 8 a referéndum.

Lo curioso es que, según los militantes gays, para que la Constitución reconozca ese derecho basta que así lo interprete el Tribunal Supremo por una apretada mayoría de 4 contra 3, pues la Constitución nada dice sobre el particular; pero si por dos veces el pueblo decide expresamente lo contrario en referéndum, entonces no vale. Es como decir que la Constitución no se basa en la soberanía del pueblo, que puede modificarla, sino en la voluntad de unos jueces. Y los mismos jueces que han sido desautorizados por la voluntad popular, son llamados a pronunciarse sobre la legitimidad de este pronunciamiento.

Junto a las triquiñuelas jurídicas, otros activistas han recurrido a la acción de masas directa. Ha habido manifestaciones airadas ante templos católicos y de los mormones, que defendieron la Proposición 8. También se han organizado boicots contra organizaciones y empresas que contribuyeron con donativos a la campaña a favor del sí.

Evidentemente, si el resultado del referéndum hubiera sido el contrario, nada de esto se plantearía ni por ensueño. Ya no habría más referendos sobre el asunto. Pero en este caso lo que se discute ya no es si uno admite o no el matrimonio gay; lo que está en juego es si las reglas de la democracia son de aplicación en el caso.

La California gay no acata el resultado del referéndum.

El lobby gay californiano, dispuesto a saltarse la decisión popular

La California gay no acata el resultado del referéndum.

La Fiscalía General de California instó ayer al Tribunal Supremo de ese estado a discutir si la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo decretada el pasado día 4 de noviembre en referéndum cuenta con las suficientes garantías legales.

El fiscal General y ex gobernador de California, Jerry Brown, reclamó que este debate se lleve a cabo cuanto antes, de tal forma que podría retomarse una decisión decretada precisamente por el Tribunal y que permitió las uniones homosexuales el pasado mayo. A su juicio, cualquier decisión que se adopte al respecto debe pasar por la justicia para dotarlo de “certeza y finalidad”, según informaciones de los medios locales.

De esta forma, el Ministerio Público se sumó a las peticiones ya lanzadas por los defensores del matrimonio gay. En cambio, otras personas como el director de la campaña a favor de esta iniciativa, Frank Schubert, confían en que la ley “está de su lado” y el Tribunal “adoptará la decisión correcta”.

Como aval, cuentan con el 52 por ciento del respaldo dado por la población californiana a la ‘Proposición 8’. Sin embargo, defensores del matrimonio entre personas del mismo sexo iniciaron la semana pasada una serie de protestas para defender los derechos de los homosexuales, muchos de los cuales se encuentran ahora en un limbo legal con una boda cuya validez legal ha quedado cuestionada.

California también dice “no” al “Matrimonio Gay” en EE.UU.

El actual Gobernador de California, Arnold Schwarzenegger.

California también dice “no” al “Matrimonio Gay” en EE.UU.

Que los votantes californianos hayan decidido que su Constitución solo reconozca el matrimonio entre un hombre y una mujer, podría parecer sorprendente. ¿Dónde podrían tener las bodas homosexuales mayor favor popular que en el estado donde radica la meca del movimiento “gay” norteamericano? Sin embargo, California ha seguido la tendencia verificada ya antes en la mayoría de los estados, junto con dos más que se sumaron el mismo día. En efecto, cada vez que el “matrimonio gay” se ha sometido a plebiscito, los electores lo han rechazado.

En realidad, hay una excepción: hace dos años, en Arizona perdió por el 52% una propuesta de reforma constitucional similar. Pero en las recientes elecciones se presentó otra que obtuvo el 56% . La diferencia es que la aprobada dice que en el estado solo es válido el matrimonio entre hombre y mujer, sin añadir que no se creará ningún estatuto legal semejante al matrimonio para las parejas no casadas. Esta segunda cláusula fue, al parecer, el principal motivo del “no” en 2006.

Con las votaciones en Arizona, California y Florida, desde el pasado 4 de noviembre 29 estados de la Unión excluyen en sus Constituciones el matrimonio entre personas del mismo sexo. Uno más (Hawai) aprobó una enmienda que no lo prohíbe, pero confirma expresamente que el Parlamento estatal tiene autoridad para hacerlo, cosa que este ya había decidido antes. En otros 14 estados vige la misma norma por ley, no por mandato constitucional. De los 6 restantes, 4 ni lo prohíben ni lo autorizan. Solo dos, Massachusetts y Connecticut, admiten el “matrimonio gay”.

Esas excepciones tienen poco que ver con la voluntad popular. En ambos estados, como en California hasta el reciente referéndum, el matrimonio homosexual fue impuesto por dictado de los jueces. Los respectivos tribunales supremos decretaron (el de Connecticut, hace poco: el 10 de octubre) que no dejar casarse a las parejas de un solo sexo es contrario a la igualdad exigida por las constituciones estatales. En el mismo caso está una de las 6 naciones del mundo que han legalizado el “matrimonio gay”: Sudáfrica.

Esta creatividad judicial, que hace decir a una Constitución algo que no está en el texto, naturalmente deja intacta la diferencia entre los supuestos de hecho. Un hombre y una mujer siguen siendo la única clase de pareja capaz de tener hijos comunes, principal razón por la que las leyes se meten en cuestiones relativas a la sexualidad y los afectos regulando el matrimonio.

Tampoco en los otros 5 países con “bodas gay” (Holanda, Bélgica, España, Canadá y, a partir del año próximo, Noruega) ha habido referendos. La aprobación por el Parlamento no merece ningún reproche en cuanto al procedimiento democrático. Pero en asunto de tanta relevancia social, el plebiscito tiene la ventaja de dar a los ciudadanos la oportunidad de pronunciarse expresamente y de permitir un debate con mayor participación popular.

CUANDO HAY QUE ARGUMENTAR

Así ha sucedido en los referendos norteamericanos, y especialmente en el último de California. La votación se preveía más ajustada que en el anterior plebiscito, de 2000, cuando el 61% de los votantes rechazaron el “matrimonio gay” (cfr. Aceprensa 39/00). Este resultado fue anulado por el Tribunal Supremo del estado en mayo pasado (cfr. Aceprensa 57/08). La campaña del sí tuvo que esforzarse por argumentar frente a la idea, simple y en apariencia clara, de la igualdad y los derechos individuales.

El primer obstáculo estaba en el “título” de la propuesta, como se llama la descripción oficial que se presenta a los votantes en las papeletas. Tiene que ser neutral y expresar de manera breve y precisa la finalidad y el contenido esencial de lo que se plantea a los electores. En julio pasado, el fiscal general de California, el ex gobernador y conocido liberal Jerry Brown, cambió el título aprobado al principio (“Ley de Protección del Matrimonio en California”) por otro nada imparcial, que daba por supuesto lo mismo que se ponía en cuestión: “Suprime el derecho a casarse de las parejas del mismo sexo”.

Pero la campaña a favor de la enmienda logró reunir “una coalición extraordinariamente amplia”, un “movimiento realmente insólito que junta a negros, mormones y judíos ortodoxos” (The Economist, 1-11-2008). La principal clave del éxito, a juicio de analistas citados por Los Angeles Times (6-11-2008), fue centrar la atención en las consecuencias que tendría dar estatuto de matrimonio a parejas homosexuales. Persuadieron a muchos de que no estaba en juego simplemente el derecho de unos adultos a organizar su vida. Legalizar el “matrimonio gay”, advirtieron, suponía dar sanción estatal a una opción moral discutible. Las escuelas públicas impartirían la doctrina oficial a los niños, a despecho de las convicciones de los padres.

El movimiento “gay” presenta su batalla como una nueva edición de la lucha por los derechos civiles. Así, uno de los anuncios empleados por la campaña contra la enmienda mostraba fuentes públicas de agua potable distintas para heterosexuales y para homosexuales, a semejanza de las que había para blancos y para negros en los tiempos de la segregación racial. Pero los ciudadanos del color que sufrió la discriminación no suscribieron el paralelismo. Los negros, movilizados también por la candidatura de Barack Obama, acudieron a las urnas en número mucho mayor que de costumbre, y dos de cada tres votaron a favor de la enmienda.

En la tarde del 6 de noviembre, más de un millar de activistas gay ventilaron su ira por el resultado del referéndum con una ruidosa protesta ante un templo mormón de Los Ángeles. El motivo es que los mormones aportaron buena parte de las donaciones a la campaña del sí. Lorri Jean, directora general del Los Angeles Gay & Lesbian Center, que convocó la manifestación, acusó a la Iglesia mormona de comprar la votación y haber hecho “una campaña de mentiras y engaño para manipular a los votantes en el gran estado de California” (cfr. Los Angeles Times, 7-11-2008). Pero esta votación ha demostrado que California es mucho más grande que San Francisco, y su población, mucho más numerosa que la parte que llena las calles el Día del Orgullo Gay. Tanta gente y tan diversa es muy difícil de manipular.

News de C-FAM. En Español.

Catholic Family & Human Rights Institute

En español

Estimado colega: Tenemos dos grandes historias para usted esta semana. Primero, divulgamos sobre un diplomatico alemán que esté haciendo campaña en su cargo oficial contra la iniciativa de la unión de California. Treinta y tres grupos americanos se han quejado formalmente al gobierno alemán y han pedido que la administración de Bush intervenga.
En segundo lugar, divulgamos sobre esfuerzo por los radicales del favorable-aborto para interject política del aborto en otro cuerpo de los derechos humanos, la comisión interamericana. Pidieron que la Comisión considerara a abortistas como defensores de los derechos humanos. Esperamos que los derroten. Separe la palabra. Sinceramente suyo, Austin Ruse Presidente C-FAM.
Funcionarios alemanes superiores Intervenga para derrotar Unión tradicional en California Por Susan Yoshihara (NUEVA YORK – C-FAM) la coalición de A de 33 organizaciones americanas se ha quejado formalmente al gobierno alemán por lo que él ve como la interferencia de diplomatas alemanes en una lucha electoral americana doméstica. Cargan que el ministerio extranjero y los funcionarios de justicia del alemán están trabajando para promover la “misma unión del sexo” en los Estados Unidos y están trabajando para derrotar una iniciativa del votante de California para defender la unión tradicional. La iniciativa, asunto 8, es una respuesta a la decisión del Tribunal Supremo 4-3 de California en mayo para pegar abajo una medida similar pasajera por mayoría de votos de Californians en 2000 que definió la unión como exclusiva a un hombre y a una mujer. Una reunión con un legislador de California acompañó al ministro de Justicia federal alemán que Brigitte Zypries hizo campaña recientemente en California para impulsar a votantes seguir el plomo de Alemania y el resto de Europa en promover la “misma unión del sexo” derrotando el asunto 8. según el consulado alemán en San Francisco, la conferencia del ministro de justicia dada derecho, el “matrimonio homosexual en Alemania y California” en centro de la comunidad el “de LGBT (transexual bisexual gay lesbiano),” reuniones con organizaciones de los derechos humanos, una visita al ayuntamiento para recopilar la información con respecto a la decisión del Tribunal Supremo de California, y que le concedió un certificado para su trabajo que promovía la causa. La visita fue arreglada por el cónsul general de Alemania en San Francisco, Rolf Schuette, que ha estado trabajando con los activistas homosexuales locales de las derechas en California para minar el asunto 8 ligando a los que defienden la unión tradicional a los nazis. “… De la persecución de homosexuales bajo igualdad de los nazis hoy… por completo para los pares homosexuales y de la lesbiana no se ha alcanzado… allí es las fuerzas que incluso quisieran rodar detrás se ha alcanzado qué,” Schuette dijeron. Según la oficina de general del cónsul general, Schuette ha dedicado alrededor de un tercero de sus discursos este año a promover la “misma unión del sexo.” En hacer campaña contra el asunto 8 y promover “no en el apoyo 8” los funcionarios alemanes ensamblan muchas celebridades de Hollywood, soportes corporativos tales como Google y Apple, y la asociación de los profesores de California que donó un millón dólares para derrotarlo. Las organizaciones americanas de la favorable-familia de la coalición enviaron una letra de la protesta al ministro alemán de relaciones exteriores, el Dr. Frank-Walter Steinmeier. Llamando la “interferencia agresiva” por los alemanes “escandalosa,” el grupo se quejó de que “un miembro del servicio extranjero alemán está interfiriendo en una cuestión doméstica de los Estados Unidos que serán decididos por los ciudadanos americanos.” La letra dijo que acciones de Schuette las “viola el papel de un diplomata y que abusa de las cortesías ampliadas a los miembros de un gobierno extranjero,” trayendo “desprestigio a [Alemania] por su uso erróneo insensible de su papel como una huésped y representante del gobierno alemán en nuestro país.” Los Californians votarán sobre el asunto 8 como parte de la balota de la elección general de California la semana próxima. La medida fue iniciada por ProtectMarriage.com y originalmente dada derecho “acto de la protección de la unión de California,” antes de Procurador General de la República Jerry que Brown lo cambió “elimina la derecha de los mismos pares del sexo de casarse.” Para pasar la medida, una mayoría de Californians debe votar “sí” sobre la medida. Si lo hacen, la constitución de California será enmendada para leer “solamente la unión entre un hombre y una mujer es válido o reconocido en California.”
Abogados del aborto Tentativa de cooptar Comisión interamericana Por Piero A. Tozzi (NUEVA YORK – C-FAM) dos iniciativas del favorable-aborto se centran para las derechas reproductivas (CRR) aterrizado ante la comisión interamericana con sede en Washington esta semana. El primer estaba una “audiencia temática” prendido si los abastecedores del aborto – y por la extensión, las organizaciones no gubernamentales que abogan el aborto – se deben llamar los “defensores de los derechos humanos.” El segundo desafió la derecha de Costa Rica de determinar el contenido de sus leyes después de que el Tribunal Supremo del país determinara que la fertilización in vitro (IVF) violó garantías de la derecho-a-vida bajo convención americana sobre derechos humanos. Ambos esfuerzos aparecen ser parte de una estrategia CRR-orquestrada para cooptar a la Comisión interamericana generalmente well-regarded como plataforma para promover la agenda de CRR a las leyes del aborto el vuelco en América latina y para reescribir a la convención americana sobre derechos humanos. Bajo aborto de la convención del americano los abastecedores son relacionados con los violadores de los derechos humanos, no defensores como los abogados del aborto pidieron. La convención indica que “cada persona tiene la derecha hacer su vida respetar. La esta derecha [de cada persona] será protegida por la ley, y generalmente a partir del momento de concepto.” La Comisión interamericana es un órgano autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OAS) y su misión principal es “promover el respecto por y la defensa de derechos humanos” entre Estados miembros de OAS. La Comisión, aunque puede consultar con la corte interamericana en derechos humanos – un cuerpo separado, jurídico – sí mismo carece la energía de interpretar a la convención americana, y a la Comisión no tiene energía judicial. Cuando la Comisión ha aceptado una petición referente a un abuso de derechos humanos alegado, puede conducir las investigaciones, recomendaciones de la edición y referir materias a la corte interamericana. Los críticos han expresado la preocupación que la Comisión interamericana podría convertirse en otro más lugar para la promoción del aborto. CRR pidió que la Comisión en 2002 oyera un caso del aborto relacionado con una mujer mexicana. El gobierno mexicano colocó con la mujer, así que la Comisión nunca publicó una recomendación formal. Los nuevos casos se preocupan a críticos una vez más. Ven a la Comisión interamericana generalmente como menos politizado que los comités comparables de Naciones Unidas, y los Estados miembros de OAS conservan la capacidad de elegir a comisiones. Wendy Wright, presidente de las mujeres en cuestión para América (CWA), atendió a la audiencia temática de esta semana en defensores de los derechos humanos. Ella dijo a fax de viernes que el presidente de la Comisión condujo un procedimiento “objetivo y procesal-justo”. CWA junto con el & católico de la familia; Los derechos humanos instituyen (C-FAM, el editor del fax de viernes) y cinco otros grupos antiabortistas archivaron un “informe de la sombra” a la Comisión que reiteraba que los abortistas no son defensores de los derechos humanos. El informe de la sombra precisó que el aborto no está considerado un derecho humano bajo derecho internacional, y por lo tanto los médicos y los del aborto que abogan para el aborto no pueden ser considerados los “defensores de los derechos humanos.” CRR ha intentado sostener que el aborto es un derecho humano en tantos lugares tan posibles, y esto fue vista como un trabajo trasero para avanzar la posición de CRR. En la audiencia temática y con la petición de Costa Rica IVF, CRR fue contradicho con sumisiones antiabortistas fuertes. El grupo de la ley de las organizaciones internacionales, el brazo de la ley del interés público de C-FAM, co-authored “el informe de la sombra de los defensores de los derechos humanos”. & católico de la familia; Instituto de los derechos humanos.
Disculpadme, por mis precarias traducciones.