El Senado aprueba la Ley Zapatero del Aborto

La Ley del Aborto ha sido finalmente aprobada en el Senado, después de que esta mañana se rechazaran los tres vetos de PP, UPN y CIU. Una ley defendida por las socialistas Bibiana Aído y Leire Pajín, que se ha estrenado como senadora. “Un gran honor estrenarse así, defendiendo esta ley”, decía ella misma: “una ley necesaria, meditada, equilibrada, consensuada que no descuida la protección de la vida prenatal”. De modo que la ley entrará en vigor a los 4 meses de su publicación en el BOE.

Esta tarde ha quedado definitivamente aprobada la ley, al rechazar las 88 enmiendas que se habían presentado. La parte del texto que no contenía ninguna enmienda ha sido aprobada por 132 votos a favor, 126 en contra y una abstención. Y es que el Grupo Socialista ha trabajado intensamente estos días con senadores de distintas formaciones para posibilitar que la Ley fuera aprobada de forma definitiva en el Senado y evitar así que tuviera que ser ratificada en el Congreso de los Diputados.

No entiende Pajín el veto de PP, UPN y Unió sobre que esta ley no tiene demanda social: “¿acaso 100.000 mujeres al año no les parece demanda suficiente? ¿Cuántos profesionales deben seguir trabajando con inseguridad jurídica? ¿A cuántas mujeres hay que señalar?”, ha dicho. Los vetos han sido rechazados e incluso el PNV ha presentado una enmienda que se debatirá esta tarde para que se amplíe de 14 a 16 semanas el aborto libre

La oposición a esta ley sostiene que será una ley del aborto libre. Así lo ha denunciado el PP en su veto en el Senado. No existe demanda social, asegura la popular María Dueñas, y señala que el Gobierno desprecia la voz de los ciudadanos: “ustedes han traído a la Cámara un proyecto de ley panfletario y catequético y es, como lo denominó el Consejo Fiscal, inconstitucional, nace de espaldas a los españoles, sin consenso social, que sólo da seguridad jurídica a quienes han hecho del drama del aborto un negocio, y ustedes lo saben y lo conocen de primera mano“. Alude al negocio del senador socialista Lertxundi, presidente de un centro abortista y senador en el hemiciclo.

Las plataformas por la vida, en la calle y la tribuna, denuncian la politización de un problema de conciencia y anuncian la manifestación del 7 de marzo en cerca de 100 ciudades españolas.

El Congreso aprueba la Ley del Aborto libre

El Congreso de los Diputados ha aprobado con el respaldo de 184 de los 350 diputados de la Cámara -ocho por encima de la mayoría absoluta requerida- el proyecto de Ley del Aborto libre, que ahora será enviado al Senado. Las ministras de Igualdad y Sanidad, Bibiana Aído y Trinidad Jiménez, se han felicitado del “amplio” respaldo de la nueva Ley del Aborto, algo que “no defraudará la confianza de miles de mujeres”. Tras concluir el debate sobre el proyecto de Salud Sexual y Reproductiva, Aído se ha referido al importante consenso alcanzado por los grupos parlamentarios, que ha servido “como herramienta y como instrumento para enriquecer el proyecto de Ley”.

Las ministras del Gobierno Zapatero

El texto ha sido apoyado por el PSOE, PNV, ERC-IU-ICV, BNG y Na-Bai y dos de los 10 diputados de CiU, grupo que tiene libertad de voto. Por el contrario, el proyecto no ha contado con el voto favorable del PP, Coalición Canaria, UPN y UPyD y siete diputados de CiU, que han sumado 158 votos en contra. La diputada restante de este último grupo ha sido la única abstención.

Hoy puedo decir con satisfacción que esa confianza y la de miles de mujeres de este país no ha sido defraudada“, ha declarado Aído, que ha retomado el manido argumento de que “hoy estamos más cerca de la legislación de los países de nuestro entorno“. Ha dicho que la nueva Ley es más “equilibrada“, al establecer plazos y límites “donde no los hay” y ofrecer “garantías jurídicas” para las mujeres y para los profesionales sanitarios. Algo que ha suscrito la ministra de Sanidad, quien también ha aplaudido que el proyecto pase al Senado con “amplia mayoría de la Cámara“.

Durante el debate en el Pleno, la diputada socialista Carmen Montón ha comenzado su intervención diciendo que “los avances sociales nunca han sido fáciles y menos los que conciernen a los derechos de las mujeres“. “Hoy me siento orgullosa de vivir en este tiempo y en este país, con un Gobierno comprometido con la igualdad“, ha agregado.

Montón ha destacado que esta ley respeta “el derecho de la mujer a decidir sobre su maternidad” y da cumplimiento a “una histórica reivindicación de tantas feministas” y defendió que el objetivo de la norma es “que sean menos las mujeres que abortan y que las que lo hagan sea con más información, con más garantías y con más seguridad“.

Sobre las menores, la diputada del PSOE ha subrayado que “la capacidad de decir radica única y exclusivamente” en las chicas de 16 y 17 años y ha añadido que la norma “no prohíbe que informen a sus padres” y tampoco impide que se les ayude a “conformar su decisión“. “Cuando la joven alegue un conflicto podrá prescindir de informar a su entorno, para que no se limite su decisión o se la aboque a un circuito de clandestinidad“, ha explicado.

Con más represión y con más Código Penal -dijo al PP-, no conseguiremos menos abortos, si no más sufrimiento. Y con menos educación y menos acceso a métodos anticonceptivos no conseguiremos abstinencia y castidad, sino más riesgo y más embarazos no deseados. Una vez que aprobamos estas leyes, ustedes también son protagonistas del ejercicio de estos derechos“, ha apostillado.

Desde las filas del PP, Santiago Cervera, ha argumentado que la nueva norma no tiene “ni consenso social, ni profesional y ni político“. “Es una ley de unos contra otros, es una ley del mínimo parlamentario“, ha sentenciado.

El diputado navarro, médico de profesión, ha criticado que el Gobierno haya reformado la ley sin “demanda social“, sin estar incluida en el programa electoral del PSOE y con la única intención de “recuperar el control de la agenda política“. “Lo único que han conseguido es dividir, excluir y crispar“, ha aseverado. Cervera también ha recalcado que “el aborto no puede ser entendido como una solución rutinaria” y que “la vida del no nacido merece ser protegida y no puede depender del libre albedrío de nadie“.

Además, ha censurado que la ley no reconozca el derecho a objetar a todos los profesionales que susceptiblemente pueden intervenir en un aborto, además de “no amparar la confidencialidad de su decisión ni garantizar el resto de sus derechos profesionales“. “Lo único que se quiera aplicar es un sistema de autodelación los profesionales“, ha enfatizado.

Sobre el tema de las menores, ha dicho que la fórmula pactada por el PSOE con el PNV permitirá que en la práctica las menores puedan abortar sin que lo sepan sus padres. “Todo seguirá siendo como el Gobierno lo ha pensado desde el principio“, ha lamentado.

En nombre de Unió (UDC-CiU), la diputada Concepción Tarruella ha asegurado que la ley es inconstitucional y ha recalcado que el  Estado debe “proteger la vida de todos y garantizar verdaderas ayudas a la familia y a la maternidad para que las mujeres tengan alternativas al aborto” y puedan sacar adelante a sus hijos.

Sin embargo, la diputada de Convergencia (CDC-CiU) Merc Pigem, ha señalado que el nuevo texto dará más seguridad jurídica a mujeres y profesionales y pondrá fin a la “abusiva” utilización del tercer supuesto de la ley actual. En este sentido, ha manifestado su conformidad con las enmiendas aprobadas en tramitación parlamentaria y pidió al los parlamentarios que “entiendan” las razones de todas las mujeres que se pueden encontrar de “ante el un dilema moral” a la hora de abortar.

Por parte del PNV, el diputado Joseba Aguirretxea ha defendido el apoyo de su grupo al dictamen sobre el aborto porque, a su entender, dará como resultado una ley “más humana, más cercana y responsable” que la anterior. Asimismo, ha mostrado su satisfacción por el acuerdo alcanzado entorno a las enmiendas presentadas por su formación, que, según destacó, fueron negociadas “sin ceder a los principios” del PNV.

El PNV, en un acto de valentía, decidió implicarse en este aspecto y no cerrar los ojos ante el problema del aborto. Nuestra participación no traiciona nuestro sentido humanista de la política“, ha justificado el diputado vasco, para añadir que la interrupción voluntaria del embarazo pasó en España de ser “puro delito” a ser “prácticamente libre“, con “miles” de abortos como resultado.

En este sentido, reprochó al PP no haber propiciado un cambio cuando gobernó con mayoría absoluta y posicionarse ahora en contra del proyecto de ley. “Nadie podrá dar lecciones de dignidad después de esto“, ha concluido.

Por su parte, Joan Tardá (ERC) ha asegurado que “hoy es un día feliz para el Gobierno, para la ministra, para su grupo y para las mujeres“. “Estamos muy felices y satisfechos de trabajar con ustedes para avanzar en derechos“, ha dicho en referencia al Gobierno y al Grupo Socialista. En cualquier caso, ha criticado que el texto no permita el aborto libre hasta la semana 22 y que no recoja una “absoluta despenalización del aborto“.

Los que están en contra de la reforma quieren volver a los tiempos del silencio y de la represión donde había más interrupciones y represión de las libertades“, ha indicado el portavoz de IU, Gaspar Llamazares. En su opinión, el nuevo texto garantiza “un marco más amplio” para el ejercicio de un “derecho” como el de la interrupción voluntaria del embarazo. “Discutido desde el punto de vista moral podemos cometer pecado, pero desde luego no es delito“, ha manifestado.

La diputada de UPyD, Rosa Díez, ha criticado el dictamen y ha asegurado que genera “más inseguridad jurídica” que la norma anterior porque “se trata de una ley de plazos ‘de facto’“. Asimismo ha alertado sobre la “apropiación indebida” por parte del Estado de la tutela de las menores que quieran abortar porque ésta “le corresponde a sus padres y tutores legales“. “Es una mala ley, más insegura que la actual, que no sólo no resuelve los problemas, sino que los empeora“, ha avisado Díez, que ha culpado a los socialistas de “banalizar el aborto“.

Por su parte, Olaia Fernández explicó que el BNG apoya la ley porque reconoce el derecho de la mujer a decidir sobre su maternidad e introduce medidas para reducir los embarazos no deseados. Por parte de Nafarroa Bai, su portavoz, Uxúe Barcos, ha manifestado su conformidad con la reforma de la ley, que, a su juicio, apunta una “necesidad imperiosa” de la sociedad. Ambas parlamentarias señalaron que la enmiendas introducidas en el Congreso han mejorado el texto del Gobierno.

Mientras, el diputado de UPN, Carlos Salvador, ha augurado que las novedades introducidas en el texto “traerán más inseguridad jurídica” y ha preguntado al PSOE por qué da libertad de voto a los diputados catalanes para decidir sobre las corridas de toros y no a los parlamentarios para votar sobre el aborto.

El PP cree que el proyecto de Ley del Aborto saldrá del Congreso peor de lo que entró

El Congreso de los Diputados acogerá este jueves el Pleno sobre la reforma de la Ley del Aborto. El PP ha reiterado que el Gobierno se equivoca y consideran que el proyecto de Ley saldrá del Congreso peor de lo que entró. El ponente popular será este jueves Santiago Cervera, médico de profesión que ha denunciado en COPE la intención del Gobierno de “marcar una pauta de imposición del aborto” en las universidades y entre los profesionales. El pleno del Congreso enviará mañana al Senado la reforma de la Ley del Aborto, con el único voto en contra del PP, UPyD, UPN y UDC.

Congreso de los Diputados

El Pleno del Congreso de los Diputados enviará mañana al Senado la reforma de la Ley del Aborto  con un apoyo que puede llegar a 185 de los 350 diputados de la Cámara, según fuentes parlamentarias. Ese margen supone nueve diputados por encima de la mayoría absoluta -necesaria para aprobar la ley dado su carácter orgánico- y representa un respaldo de 52,8 por ciento de la Cámara.De este modo, en caso de que no falte ningún diputado y de que nadie rompa la disciplina de partido, el proyecto de Ley contaría con los 169 votos del PSOE, seis del PNV, cinco de ERC-IU-ICV, dos del BNG y uno de Na-Bai. A este grupo podrían sumarse dos de los seis diputados de Convergencia (CDC-CiU), formación que tiene libertad de voto.Por el contrario, en contra de la reforma legislativa es previsible que voten los 153 diputados del PP, cuatro de Unió  (UDC-CiU), uno de UPN y otro de UPyD. Los cuatro diputados restantes de Convergencia es posible que se incluyan en este grupo aunque no se descarta, después de las modificaciones introducidas esta semana en el proyecto de ley, que alguno se abstenga.El texto ha sido modificado por siete partidos. Entre las enmiendas pactadas, destaca la acordada entre el PSOE y el  PNV para que las chicas de 16 y 17 años tengan que informar a sus padres de su decisión de abortar salvo que dicha comunicación pueda suponerles “un peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones o malos tratos”.El PSOE aseguró que bastará con que la menor alega verbalmente ante el médico uno de estos motivos para que pueda interrumpir su embarazo. Para el PP estas excepciones van a ser el “coladero” que va a permitir que las menores aborten sin que los sepan sus padres.Otra de las enmiendas acordadas regula la objeción de conciencia para que puedan objetar los profesionales sanitarios que puedan estar “directamente implicados” en la interrupción de un embarazo y no quieran hacerlo. El nuevo texto también incluye que los alumnos de Medicina y Enfermería deberán aprender cómo practicar un aborto.Entretanto, una oración que durará 24 horas, un “Paseo por la Vida” y una marcha de hombres y mujeres-anuncio son algunos de los actos convocados por diversas asociaciones pro vida como protesta por esta aprobación.La oración de los adolescentes se prolongará durante 24 horas, hasta las 12 del mediodía de mañana, hora prevista de votación.
   
Además, esta asociación participará también mañana en el acto “Un Paseo por la Vida”,  que dará comienzo a las 12:30 y cuyo punto de encuentro será la Plaza de Las Cortes, tendrá lugar en los alrededores del Congreso, para denunciar que, según ellos, e proyecto de ley  “propone el aborto indiscriminado”.Por otra parte, un grupo de voluntarios de la asociación Derecho a Vivir, formado por hombres y mujeres-anuncio, paseará desde las 8:45 por las inmediaciones del Parlamento portando carteles a favor del derecho a la vida y contrarios al aborto.También está previsto que un grupo de voluntarios de Derecho a Vivir asista como público a la sesión plenaria en el Congreso.

.PNV y BNG, principales apoyos de la Ley Zapatero del Aborto

La cita fue este miércoles y a puerta cerrada en el seno de la Comisión de Igualdad pero, dejó en evidencia el enrocamiento del Gobierno con su nueva ley del aborto.

Una ley que sale adelante sin consenso

De las 176 enmiendas presentadas al proyecto por los distintos Grupos apenas fueron aceptadas 11 – 3 del PNV, 3 del BNG, 3 de CiU y 2 de ERC – y, fundamentalmente, centradas en cambios semánticos o de redacción. Por ejemplo, la ley hablará de embarazo “no planificado” en lugar de “no deseado”. El PSOE, eso sí, asumió la petición de los nacionalistas vascos y catalanes de que la interrupción del embarazo sea practicada por médicos especialistas y, además, en centros acreditados.Visto el discurrir de la sesión, las fuentes consultadas por la Cadena COPE avanzan que el Ejecutivo cuenta ante todo con el PNV y BNG para sacar adelante la norma más controvertida de la Legislatura. Desde luego, la nueva ley seguirá una velocidad de crucero, pues pasará por la Comisión de Igualdad el próximo día 10 – esta vez en sesión pública- y por su definitivo trámite en el Pleno del Congreso de los Diputados el 17 de diciembre