El Senado aprueba la Ley Zapatero del Aborto

La Ley del Aborto ha sido finalmente aprobada en el Senado, después de que esta mañana se rechazaran los tres vetos de PP, UPN y CIU. Una ley defendida por las socialistas Bibiana Aído y Leire Pajín, que se ha estrenado como senadora. “Un gran honor estrenarse así, defendiendo esta ley”, decía ella misma: “una ley necesaria, meditada, equilibrada, consensuada que no descuida la protección de la vida prenatal”. De modo que la ley entrará en vigor a los 4 meses de su publicación en el BOE.

Esta tarde ha quedado definitivamente aprobada la ley, al rechazar las 88 enmiendas que se habían presentado. La parte del texto que no contenía ninguna enmienda ha sido aprobada por 132 votos a favor, 126 en contra y una abstención. Y es que el Grupo Socialista ha trabajado intensamente estos días con senadores de distintas formaciones para posibilitar que la Ley fuera aprobada de forma definitiva en el Senado y evitar así que tuviera que ser ratificada en el Congreso de los Diputados.

No entiende Pajín el veto de PP, UPN y Unió sobre que esta ley no tiene demanda social: “¿acaso 100.000 mujeres al año no les parece demanda suficiente? ¿Cuántos profesionales deben seguir trabajando con inseguridad jurídica? ¿A cuántas mujeres hay que señalar?”, ha dicho. Los vetos han sido rechazados e incluso el PNV ha presentado una enmienda que se debatirá esta tarde para que se amplíe de 14 a 16 semanas el aborto libre

La oposición a esta ley sostiene que será una ley del aborto libre. Así lo ha denunciado el PP en su veto en el Senado. No existe demanda social, asegura la popular María Dueñas, y señala que el Gobierno desprecia la voz de los ciudadanos: “ustedes han traído a la Cámara un proyecto de ley panfletario y catequético y es, como lo denominó el Consejo Fiscal, inconstitucional, nace de espaldas a los españoles, sin consenso social, que sólo da seguridad jurídica a quienes han hecho del drama del aborto un negocio, y ustedes lo saben y lo conocen de primera mano“. Alude al negocio del senador socialista Lertxundi, presidente de un centro abortista y senador en el hemiciclo.

Las plataformas por la vida, en la calle y la tribuna, denuncian la politización de un problema de conciencia y anuncian la manifestación del 7 de marzo en cerca de 100 ciudades españolas.