La fiesta de Todos los Santos nos recuerda que la santidad no es para unos pocos

Mons. Jesús García Burillo, a través de las dos celebraciones tan antagónicas que se celebran a la vez, el católico día de Todos los Santos y el pagano halloween “exportado desde Estados Unidos por obra y gracia de la globalización”, explica en un escrito “un tema decisivo como es la muerte”.

Calabaza típica de adorno en la noche de halloween Mons. García Burillo se remonta al origen de la ‘noche de brujas’, nacida de la creencia de que la muerte se apoderaba de la tierra cuando llegaban los fríos invernales, tras la recogida de la cosecha. Y no sólo de la tierra: “muchos seres queridos exhalaban su último aliento” por el frío soportado en los campos.

El cristianismo cambió completamente esta perspectiva. Incluso, señala Burillo, el vocablo halloween es posible que derive de la expresión all hallow’s eve, es decir, la víspera de Todos los Santos. Antes de conocer el Evangelio, el pueblo vivía atemorizado ante la perspectiva de la muerte. Fue a la luz del mensaje de la Vida Eterna como los hombres “descubrieron que la muerte no es tan terrible como parece”. Por eso, el cristiano “puede burlarse de los monstruos pues, por fieros que parezcan, carecen de cualquier atisbo de poder al lado de Dios”.Burillo asegura que halloween tiene dos dificultades para los creyentes: que, como fiesta que es, “nos evade y nos aliena de la realidad incorporando, si  es preciso, los medios habituales del alcohol, la droga o la lujuria”. La segunda es que “nos puede hacer olvidar lo que realmente celebramos ese día: la solemnidad de Todos los Santos”, e la que recordamos que la santidad “no es una meta imposible, reservada a unos pocos escogidos, sino una gracia al alcance de todos”. En esta fiesta celebramos la “alegría infinita de todos los hermanos en la fe, muchos de ellos parientes o amigos nuestros que, una vez purgados sus pecados, participan ya de la gloria celeste e interceden por nosotros ante Dios”.Finalmente, invita a todos, “especialmente a los padres y profesores católicos”, que en lugar de jugar con los hijos o alumnos al halloween, festejen a los Santos, “valorando el triunfo de Cristo en sus vidas” y animándonos “a caminar unidos al Señor, que nos adentra en la fiesta verdadera, la de participar en la alegría de su Reino, al que todos estamos invitados”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s