El cardenal Cañizares afirma que hoy es “un día para la esperanza” y “del triunfo del amor frente a los dragones del materialismo”

VALENCIA, 15 AGO. (AVAN)

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha asegurado en su homilía en la Catedral de Valencia con motivo de la solemnidad de la Asunción de la Virgen, que esta fiesta “es un día para la esperanza”, por “la protección cierta de María que nunca nos deja” y porque supone la “victoria total de Dios frente al mal”.

 

“Es como un estallido de júbilo”, ha descrito el Cardenal, en referencia a la fiesta que se vive hoy “en muchos pueblos en pleno descanso estival”, y que en esta ocasión se celebra dentro del Año de la Misericordia, por lo que “brilla de manera muy especial, precisamente, la Asunción de la que es Madre de la misericordia”.

 

El Cardenal Arzobispo de Valencia ha defendido que “siguiendo la lección de María alcanzamos la capacidad creadora para una nueva humanidad para evitar los nuevos dragones que con fuerza propagandística defienden la ideología materialista, que no respeta ni defiende al pobre, donde sólo importa el consumismo. Que trata la ideología de género como dominante, sin embargo lo importante es el respeto a la pobreza, pero no temamos, Dios es más fuerte y triunfa en el amor”.

 

Ante la imagen de la Dormición de la Virgen, que ha sido trasladada al inicio de la celebración en procesión hasta el presbiterio, ha señalado que en María “tenemos el gran signo de consolación y de la misericordia, de la victoria del amor, de la victoria del bien, de la victoria de Dios; ahí se nos abren las puertas de la gran esperanza”.

 

Victoria total de Dios

 

“Siempre, a lo largo de la historia, el amor de Dios ha sido más fuerte que el mal, ha vencido al odio, la violencia, el querer eliminar a Dios, que no triunfa el egoísmo o la libertad omnímoda que sólo piensa en el propio interés sin respeto a la naturaleza, a lo que Dios quiere y ha establecido”.

 

En la eucaristía, en definitiva, celebramos “la victoria de Dios, la participación en esa victoria de la resurrección como la Santísima Virgen María, como Reina de la misericordia en la que vemos el triunfo de la misericordia sobre los poderes del mal”. Esta es la gran lección de María, seguir su camino, dar nuestra vida”.

 

Con el Cardenal ha concelebrado el arzobispo de Maracaibo (Venezuela), monseñor Ubaldo Ramón Santana Sequera, que se encuentra visitando a sacerdotes de su diócesis actualmente en Valencia, y el cabildo de la Catedral. También ha intervenido la Coral catedralicia.

Carta Pastoral de Mons. Reig Pla: «Cruzar otra línea roja ¿una muerte digna?» 04/11/2015

04/11/2015

El Obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla ha publicado una nueva carta pastoral bajo el título: «Cruzar otra línea roja ¿una muerte digna?».

En dicha carta Mons. Reig aborda particularmente dos temas relacionados con la eutanasia: a) el Magisterio de la Iglesia sobre la alimentación e hidratación artificiales; y b) el Magisterio de la Iglesia sobre el sentido del sufrimiento y el uso de analgésicos, particularmente los que provocan la pérdida de conciencia del enfermo, la llamada sedación.

La carta pastoral propone a los lectores algunos textos básicos del Magisterio de la Iglesia Católica sobre eutanasia, suicidio, exceso médico y cuidados paliativos y anuncia la existencia de un portal sobre la materia en la página web del Obispado de Alcalá de Henares: www.obispadoalcala.org/eutanasia.html

Mons. Reig advierte también sobre la manipulación del lenguaje y aclara que las expresiones “muerte digna”, “derecho a una muerte digna” y otras análogas, lo que en realidad esconden es la eutanasia y el suicidio asistido. Los católicos – explica – hablamos de una “buena muerte”, algo totalmente distinto.

En otro apartado, la carta pastoral recuerda algunos de los principios de aplicación en el cuidado de los enfermos: autonomía del paciente, justicia, beneficencia, solidaridad, totalidad y doble efecto.

En la última parte del documento el Obispo de Alcalá de Henares explica que para el cristiano una buena muerte – cuyo santo patrono es San José – es una muerte santa, y recuerda a los fieles de la Diócesis de Alcalá de Henares, citando el Magisterio de la Iglesia Católica, que la Iglesia recomienda mantener la tradición de inhumar los cuerpos de los difuntos, también el de los niños en estado fetal, y que las exequias por un fiel difunto deben celebrarse generalmente en su propia iglesia parroquial.

 

Mons_Reig_Pla-Carta_Pastoral_Cruzar_otra_linea_roja