San Juan Bautista, Nacimiento

San Juan Bautista

24 de Junio

San Juan Bautista, NacimientoEste es el único santo al cual se le celebra la fiesta el día de su nacimiento.

San Juan Bautista nació seis meses antes de Jesucristo (de hoy en seis meses – el 24 de diciembre – estaremos celebrando el nacimiento de nuestro Redentor, Jesús).

El capítulo primero del evangelio de San Lucas nos cuenta de la siguiente manera el nacimiento de Juan: Zacarías era un sacerdote judío que estaba casado con Santa Isabel, y no tenían hijos porque ella era estéril. Siendo ya viejos, un día cuando estaba él en el Templo, se le apareció un ángel de pie a la derecha del altar.

Al verlo se asustó, mas el ángel le dijo: “No tengas miedo, Zacarías; pues vengo a decirte que tú verás al Mesías, y que tu mujer va a tener un hijo, que será su precursor, a quien pondrás por nombre Juan. No beberá vino ni cosa que pueda embriagar y ya desde el vientre de su madre será lleno del Espíritu Santo, y convertirá a muchos para Dios”.

Pero Zacarías respondió al ángel: “¿Cómo podré asegurarme que eso es verdad, pues mi mujer ya es vieja y yo también?”.

El ángel le dijo: “Yo soy Gabriel, que asisto al trono de Dios, de quien he sido enviado a traerte esta nueva. Mas por cuanto tú no has dado crédito a mis palabras, quedarás mudo y no volverás a hablar hasta que todo esto se cumpla”.

Seis meses después, el mismo ángel se apareció a la Santísima Virgen comunicándole que iba a ser Madre del Hijo de Dios, y también le dio la noticia del embarazo de su prima Isabel.

Llena de gozo corrió a ponerse a disposición de su prima para ayudarle en aquellos momentos. Y habiendo entrado en su casa la saludó. En aquel momento, el niño Juan saltó de alegría en el vientre de su madre, porque acababa de recibir la gracia del Espíritu Santo al contacto del Hijo de Dios que estaba en el vientre de la Virgen.

También Santa Isabel se sintió llena del Espíritu Santo y, con espíritu profético, exclamó: “Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. ¿De dónde me viene a mí tanta dicha de que la Madre de mi Señor venga a verme? Pues en ese instante que la voz de tu salutación llegó a mis oídos, la criatura que hay en mi vientre se puso a dar saltos de júbilo. ¡Oh, bienaventurada eres Tú que has creído! Porque sin falta se cumplirán todas las cosas que se te han dicho de parte del Señor”. Y permaneció la Virgen en casa de su prima aproximadamente tres meses; hasta que nació San Juan.

De la infancia de San Juan nada sabemos. Tal vez, siendo aún un muchacho y huérfano de padres, huyó al desierto lleno del Espíritu de Dios porque el contacto con la naturaleza le acercaba más a Dios. Vivió toda su juventud dedicado nada más a la penitencia y a la oración.

Como vestido sólo llevaba una piel de camello, y como alimento, aquello que la Providencia pusiera a su alcance: frutas silvestres, raíces, y principalmente langostas y miel silvestre. Solamente le preocupaba el Reino de Dios.

Cuando Juan tenía más o menos treinta años, se fue a la ribera del Jordán, conducido por el Espíritu Santo, para predicar un bautismo de penitencia.

Juan no conocía a Jesús; pero el Espíritu Santo le dijo que le vería en el Jordán, y le dio esta señal para que lo reconociera: “Aquel sobre quien vieres que me poso en forma de paloma, Ese es”.

Habiendo llegado al Jordán, se puso a predicar a las gentes diciéndoles: Haced frutos dignos de penitencia y no estéis confiados diciendo: Tenemos por padre a Abraham, porque yo os aseguro que Dios es capaz de hacer nacer de estas piedras hijos de Abraham. Mirad que ya está el hacha puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no dé buen fruto, será cortado y arrojado al fuego”.

Y las gentes le preguntaron: “¿Qué es lo que debemos hacer?”. Y contestaba: “El que tenga dos túnicas que reparta con quien no tenga ninguna; y el que tenga alimentos que haga lo mismo”…

“Yo a la verdad os bautizo con agua para moveros a la penitencia; pero el que ha de venir después de mí es más poderoso que yo, y yo no soy digno ni siquiera de soltar la correa de sus sandalias. El es el que ha de bautizaros en el Espíritu Santo…”

Los judíos empezaron a sospechar si el era el Cristo que tenía que venir y enviaron a unos sacerdotes a preguntarle “¿Tu quién eres?” El confesó claramente: “Yo no soy el Cristo” Insistieron: “¿Pues cómo bautizas?” Respondió Juan, diciendo: “Yo bautizo con agua, pero en medio de vosotros está Uno a quien vosotros no conocéis. El es el que ha de venir después de mí…”

Por este tiempo vino Jesús de Galilea al Jordán en busca de Juan para ser bautizado. Juan se resistía a ello diciendo: “¡Yo debo ser bautizado por Ti y Tú vienes a mí! A lo cual respondió Jesús, diciendo: “Déjame hacer esto ahora, así es como conviene que nosotros cumplamos toda justicia”. Entonces Juan condescendió con El.

Habiendo sido bautizado Jesús, al momento de salir del agua, y mientras hacía oración, se abrieron los cielos y se vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y permaneció sobre El. Y en aquel momento se oyó una voz del cielo que decía: “Este es mi Hijo muy amado, en quien tengo todas mis complacencias”.

Al día siguiente vio Juan a Jesús que venía a su encuentro, y al verlo dijo a los que estaban con él: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquél de quien yo os dije: Detrás de mí vendrá un varón, que se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo”.

Entonces Juan atestiguó, diciendo: “He visto al Espíritu en forma de paloma descender del cielo y posarse sobre El. Yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar con agua, me dijo: Aquél sobre quien vieres que baja el Espíritu Santo y posa sobre El, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo. Yo lo he visto, y por eso doy testimonio de que El es el Hijo de Dios”.

Herodías era la mujer de Filipo, hermano de Herodes. Herodías se divorció de su esposo y se casó con Herodes, y entonces Juan fue con él y le recriminó diciendo: “No te es lícito tener por mujer a la que es de tu hermano”; y le echaba en cara las cosas malas que había hecho.

Entonces Herodes, instigado por la adúltera, mandó gente hasta el Jordán para traerlo preso, queriendo matarle, mas no se atrevió sabiendo que era hombre justo y santo, y le protegía, pues estaba muy perplejo y preocupado por lo que le decía.

Herodías le odiaba a muerte y sólo deseaba encontrar la ocasión de quitarlo de en medio, pues tal vez temía que a Herodes le remordiera la conciencia y la despidiera siguiendo el consejo de Juan.

Sin comprenderlo, ella iba a ser la ocasión del primer mártir que murió en defensa de la indisolubilidad del matrimonio y en contra del divorcio.

Estando Juan en la cárcel y viendo que algunos de sus discípulos tenían dudas respecto a Jesús, los mandó a El para que El mismo los fortaleciera en la fe.

Llegando donde El estaba, le preguntaron diciendo: “Juan el Bautista nos ha enviado a Ti a preguntarte si eres Tú el que tenía que venir, o esperamos a otro”.

En aquel momento curó Jesús a muchos enfermos. Y, respondiendo, les dijo: “Id y contad a Juan las cosas que habéis visto y oído: Los ciegos ven, los cojos andan, los sordos oyen, los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio…”

Así que fueron los discípulos de Juan, empezó Jesús a decir: “¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Alguna caña sacudida por el viento? o ¿Qué salisteis a ver? ¿Algún profeta? Si, ciertamente, Yo os lo aseguro; y más que un profeta. Pues de El es de quien está escrito: Mira que yo te envío mi mensajero delante de Ti para que te prepare el camino. Por tanto os digo: Entre los nacidos de mujer, nadie ha sido mayor que Juan el Bautista…”

Llegó el cumpleaños de Herodes y celebró un gran banquete, invitando a muchos personajes importantes. Y al final del banquete entró la hija de Herodías y bailó en presencia de todos, de forma que agradó mucho a los invitados y principalmente al propio Herodes.

Entonces el rey juró a la muchacha: “Pídeme lo que quieras y te lo daré, aunque sea la mitad de mi reino”.

Ella salió fuera y preguntó a su madre: “¿Qué le pediré?” La adúltera, que vio la ocasión de conseguir al rey lo que tanto ansiaba, le contestó: “Pídele la cabeza de Juan el Bautista”. La muchacha entró de nuevo y en seguida dijo al rey: “Quiero que me des ahora mismo en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista”.

Entonces se dio cuenta el rey de su error, y se puso muy triste porque temía matar al Bautista; pero a causa del juramento, no quiso desairarla, y, llamando a su guardia personal, ordenó que fuesen a la cárcel, lo decapitasen y le entregaran a la muchacha la cabeza de Juan en la forma que ella lo había solicitado.

Juan Bautista: pídele a Jesús que nos envíe muchos profetas y santos como tú.

Comunicado del Observatorio Socioeconómico y Político de la UCV con motivo de la convocatoria electoral a las Elecciones Generales del 2016

El Observatorio Socioeconómico y Político de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, considera conveniente compartir algunas de las reflexiones que se realizaron en su última reunión en la que se analizó el contexto general que atraviesa España.

1. La incertidumbre política actual supone, en sí misma, un grave riesgo para la recuperación económica y resultan preocupantes las consecuencias que pueda resentir la economía española, especialmente las que afectan al ritmo inversor y al empleo. Es importante conocer la visión del hombre de cada partido político porque ello afecta también a la economía y el empleo.

2. Los partidos políticos deben velar por el bien común y, ante las exigencias de la situación actual, deberían mostrar una voluntad sincera de entendimiento responsable que deje al margen sus propios intereses. Por encima de las diferencias ideológicas, debe prevalecer el interés general de España y de todos los ciudadanos.

3. La creación de empleo es uno de los grandes retos a los que se enfrenta España. En los próximos años, es necesario que se siga impulsando de forma prioritaria la creación de empleo para que los jóvenes encuentren las oportunidades que merecen. Asimismo, debe seguir avanzándose en la igualdad laboral entre hombres y mujeres y prestándose especial atención a las personas con mayores dificultades laborales. Asimismo, el Observatorio recuerda que las personas más vulnerables y en riesgo de exclusión han de ser objeto de atención prioritaria.

4. La corrupción es uno de los principales problemas que afectan a nuestra democracia y que más preocupan a los ciudadanos. En esencia, la corrupción es un problema moral que origina las corruptelas económicas, políticas y administrativas. Para atajarla, debería asumirse un compromiso firme en lugar de ser utilizada interesadamente en ataques partidistas. La corrupción es un fenómeno que puede darse cuando se ostenta el poder.

5. Los electores deben ejercer de forma responsable su participación política porque sus votos son la forma esencial por la que se articula nuestro sistema democrático. Los ciudadanos, ante las nuevas elecciones, tenemos una responsabilidad social y política subsidiaria que debe ponerse de manifiesto.

6. Ante la celebración de las Elecciones Generales, debe tenerse en cuenta que la familia es la primera y más valiosa institución de nuestra sociedad y su protagonismo no puede ser sustituido, tal y como se ha demostrado durante los últimos años de crisis. La familia debe ser ayudada y potenciada porque es la base de nuestra sociedad, es nuestra gran riqueza social y su contribución al bien común resulta incomparable.

7. La defensa de la vida, desde su concepción, debe situarse como un tema prioritario de la agenda pública ya que es una cuestión nuclear de la sociedad. Un proyecto a favor de la vida es la defensa misma del hombre, y esto no puede desaparecer de las prioridades políticas en detrimento de otros asuntos que son secundarios respecto a la vida.

8. Los partidos políticos deberían comprometerse en sus programas a garantizar el ejercicio público de la libertad religiosa y la libertad de expresión como elementos fundamentales para fortalecer nuestra democracia. Todas las personas deben sentirse libres para aportar sus ideas y nadie debe ser excluido; es tarea de todos, buscar la verdad sin imposiciones. Vulnerar la libertad de pensamiento significa poner en juego la capacidad crítica de las personas.
El relativismo, contrario a la verdad, provoca una crisis de humanidad. Asimismo, la ideología de género desnaturaliza la realidad humana e influye sobre todos los ámbitos de la vida, también sobre la economía.

9. Se reitera la defensa de la libertad religiosa como derecho fundamental. La tutela de la libertad religiosa refuerza nuestra democracia, contribuyendo al favorecimiento de la persona y del bien común. Igualmente, deben preservarse la libertad educativa y el derecho que asiste a los padres para elegir la educación de sus hijos. Las administraciones públicas deben garantizar el ejercicio efectivo de esta libertad fundamental sin imponer exclusiones en el acceso a las ayudas y servicios públicos a las que todos tienen derecho.

10. Por último, recordar que el ejercicio de la política es responsabilidad moral de todos. Por ello, se lanza un llamamiento a la responsabilidad para que tras la celebración de las próximas Elecciones Generales se conforme un Gobierno estable, que sea capaz de afrontar los retos que plantea la crisis de humanidad en la que nos encontramos y sus consecuencias económicas, de empleo y sociales a las que con urgencia hemos de dar respuesta.

El Observatorio Socioeconómico y Político de la Universidad Católica de Valencia es un órgano de carácter consultivo y de investigación científica que reúne a 72 expertos de reconocida trayectoria profesional y múltiples ámbitos, cuyo trabajo se plasma en dictámenes periódicos que ofrecen un análisis riguroso del contexto social, económico y político actual.

 

AVAN

Elecciones Generales en España. Nota de los Obispos de la Provincia Eclesiástica Valentina

Nota de los Obispos de la Provincia Eclesiástica Valentina

El próximo domingo, día 26 de junio, hemos sido convocados a ejercer libremente el derecho democrático de elegir nuestros representantes en el Congreso y en el Senado. Del resultado de las Elecciones saldrá un nuevo Gobierno de España. A nadie se le oculta la importancia que tiene esta convocatoria electoral, máxime tras el intento fallido del pasado 20 de diciembre. La situación, lo decimos y lo vemos todos, es complicada y nada fácil. Depende mucho de nuestra responsabilidad. Y esta responsabilidad entraña, en primer lugar, el deber de votar en ejercicio de nuestro derecho a votar y el deber de elegir responsablemente a nuestros representantes conforme a lo que nuestra conciencia nos dicte teniendo en cuenta el bien común para toda España, al tratarse de unas elecciones generales.

Son muchos los cristianos que nos han pedido a los Obispos que, como sus Pastores, les ofrezcamos alguna orientación ante la excepcional importancia del momento que vivimos. Y así lo hacemos en virtud de nuestra responsabilidad de Pastores y en ejercicio de nuestro derecho legítimo e inalienable de Obispos, desde la libertad que proclamamos para todos, nunca para orientarles sobre a qué grupo político concreto deben votar, puesto que la fe cristiana no es una ideología política ni puede ser identificada con ninguna de ellas, sino simple y sencillamente para ayudar a formar sus conciencias a la hora de emitir el voto, y hacerlo libre y responsablemente, en conciencia.

La Iglesia nunca determinará quiénes deben gobernarnos, pero sí debe proyectar la palabra de Dios sobre la sociedad cuando se trata de promover los derechos humanos, y la justicia, con la firme voluntad de que nosotros como hombres de Iglesia y el próximo Gobierno acertemos en las relaciones que respeten la mutua autonomía y libertad, estableciendo la colaboración constante en beneficio de todos.

Todos somos conscientes de nuestra responsabilidad y nuestro deber de votar en estas elecciones. Se trata de un derecho y de un deber. Al emitir el voto nos encontramos ante un acto, que, para ser consciente y maduro, requiere información y discernimiento sobre programas, métodos y personas con referencia siempre al bien común; tenemos la obligación, pues, de informarnos, sin olvidar que ningún partido político es capaz de realizar plena y satisfactoriamente los valores esenciales de la concepción cristiana de la vida y de la sociedad, y que el cristiano es libre para elegir entre los diversos partidos, programas y candidatos, pero siempre en coherencia con la fe cristiana y con los principios morales que le son consubstanciales. No podemos elegir a cualquiera; no da lo mismo uno que otro. No nos podemos contentar con el mal menor, sino que habrá que intentar conseguir el bien posible. Y para ello, entre otras cosas, habrá que tener muy en cuenta los bienes y valores que contiene y promueve la Constitución Española, que habrá de ser respetada y asumida por la formación política que se elija.

En coherencia con nuestra fe y con la Constitución hemos de apoyar a quienes favorezcan el desarrollo de la persona y apoyen el reconocimiento efectivo de los derechos fundamentales de todas las personas y de todos los ciudadanos; entre otros: el derecho a la vida desde su concepción hasta su muerte natural, la dignidad de toda persona, sus derechos inherentes e inalienables, el libre desarrollo de su personalidad, el respeto de los derechos de los demás, el derecho a la libertad religiosa personal y comunitaria y a la objeción de conciencia, el derecho a la educación y el derecho prioritario de los padres a educar a sus hijos y de hacerlo conforme a sus convicciones religiosas y morales, la libertad de enseñanza y el derecho de los padres a elegir el centro que deseen para sus hijos, y el derecho de que estos reciban la formación y religiosas que desean para sus hijos; la libertad de expresión y el derecho a la información.

En consecuencia no podemos apoyar el establecimiento de ningún tipo de totalitarismo, de pensamiento único o de laicismo excluyente. Nuestro voto ha de ayudar a quienes de verdad y efectivamente trabajen por el bien común, por la justicia social y por la desaparición de desigualdades, por la atención prioritaria a los más pobres, a los inmigrantes, a los refugiados y a las periferias existenciales. Los cristianos no podemos colaborar con quienes empleen la violencia, el odio, la mentira, la manipulación o la corrupción para conseguir sus fines: en los proyectos políticos y sociales se ha de buscar siempre favorecer la convivencia y la solidaridad, el diálogo y la cooperación, la unidad y la concordia entre todos los españoles, sin exclusiones. La generosidad y la grandeza de ánimo, y poner la mirada por encima de todo en España debieran ser notas de los dirigentes a elegir. En cualquier caso, habrá que elegir las fuerzas políticas que sean más favorables para la vida moral y justa de nuestra sociedad al servicio siempre del bien común de todos: personas, grupos y familias.

+ Antonio Cardenal Cañizares LLovera, Arzobispo de Valencia
+ Jesús Murgui Soriano, Obispo de Orihuela – Alicante
+ Javier Salinas Viñals, Obispo de Mallorca
+ Casimiro López Llorente, obispo de Segorbe Castellón
+ Vicente Juan Segura, Obispo de Ibiza
+ Esteban Escudero Torres, Obispo Auxiliar de Valencia
Gerard Villalonga Hellín, Administrador Diocesano de Menorca

NOTA DE PRENSA ANTE LA INFORMACIÓN ESTE MARTES EN UN MEDIO DE COMUNICACIÓN SOBRE EL V ENCUENTRO MUNDIAL DE LAS FAMILIAS

Arzobispado de Valencia

Nota de prensa ante la información hoy en un medio de comunicación sobre el V Encuentro Mundial de las Familias

El Arzobispado de Valencia manifiesta su “rechazo a quienes, de forma maliciosa, tengan la pretensión de sembrar dudas, respecto a la participación de la Santa Sede en lo que fue el V Encuentro Mundial de las Familias”.

De igual manera, “nos duele especialmente que se aluda a dos personas ya desaparecidas, al cardenal Alfonso López Trujillo y al entonces Arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco, que merecen nuestro mayor reconocimiento”.

El Arzobispado de Valencia reitera que “cuanta información dispone está en manos de las autoridades que lo han solicitado, tanto del ámbito judicial como institucional” y, en especial, “vuelve a manifestar la colaboración con las instituciones autonómicas”.

Por último, el Arzobispado expresa su “repulsa a que se hubiera podido instrumentalizar la visita del Papa para otros fines, con intencionalidad de beneficio o lucro por terceros. Cualquier acto de esta naturaleza es reprobable y duele especialmente a la Archidiócesis de Valencia si se destina a otros fines en algo tan importante para la Iglesia y para los valencianos, como la visita del Santo Padre”.

Avan

Firma. – Video, acto de desagravio y hominaje a la Virgen de los Desamparados

A Nuestro Cardenal:

FIRMA

Agradecer al Arzobispo de Valencia D. Antonio Cañizares por estar ahí. Dar testimonio con sus palabras y con sus obras. Hacerle llegar nuestro apoyo y nuestra oración en estos momentos. Por la persecución que esta sufriendo, que le convierten en diana, en objeto de odio y de repudio. Sepa que estamos con usted ante este ataque frontal a la libertad religiosa, al catolicismo, a la iglesia y en concreto a usted personalmente. Un ataque hacia su persona no es hacia usted, es hacia toda la Iglesia católica, que somos todos los que pertenecemos a ella. También es un ataque ante la libertad del no creyente. Nos sentimos respaldados por nuestro pastor, por lo que queremos expresarle nuestro apoyo. Estamos llamados a ser testimonio, la persecución es uno de ellos. Amor y misericordia, ese es nuestro juicio.

FIRMA

Ante esta Imagen:

Es grave expresión de intolerancia y carencia de respeto ante las creencias religiosas de miles de valencianos.

FIRMA

Anuncian:

‘Contra la sagrada opressió, estima com vulgues!’, mobilitzacions en motiu de l’alliberament LGTBI

Detall de l’esdeveniment

Categoríes: Manifestació

Etiquetes: 28J, alliberament LGTBI, Països Catalans, allibertament de gènere, triple alliberament, heteropatriarcat, LGTBI

‘Contra la sagrada opressió, estima com vulgues!’

Mobilitzacions en motiu del 28 de juny, dia internacional per l’alliberament LGTBI

La Asociación Endavant, Organización Socialista de Liberación Nacional, nació en 2000 y se define como una organización política española de izquierdas, nacionalista catalana.

FIRMA