¿Comienza la persecución religiosa? Si, a los Católicos.

El ayuntamiento de Valencia ha “garantizado” al Arzobispado que las celebraciones religiosas previstas con motivo de la fiesta de Todos los Santos, el próximo domingo 1 de noviembre, y la conmemoración de los Fieles Difuntos, el lunes, 2, en el Cementerio General de Valencia, “se desarrollarán como todos los años, sin que se produzcan restricciones de ningún tipo”, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes del Arzobispado.

En una reunión mantenida hoy entre la concejala delegada de Cementerios del Ayuntamiento, María del Pilar Soriano, y el vicario general de la Diócesis, Vicente Fontestad, la edil “ha garantizado que las celebraciones religiosas continuarán con total normalidad, incluida la misa de campaña que presidirá el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, el lunes día 2 a las 16,30 horas en la explanada del Cementerio por el eterno descanso de los fallecidos en el último año en la ciudad y para la que se habilitarán, como es habitual, centenares de sillas para los que deseen participar”, según las mismas fuentes.

De esta manera, las misas previstas para el domingo y lunes próximos se celebrarán a las 10, 11, 12 y 13 horas, y a las 16,30 horas en la capilla del Cementerio General.

El cardenal Cañizares presidirá también en la capilla del Cementerio General la misa del domingo a las 13 horas, por el eterno descanso de los sacerdotes fallecidos en el último año en la diócesis de Valencia.

De igual forma, respecto a la retirada en los últimos días en la capilla mayor del Tanatorio municipal de una imagen de la Virgen de los Desamparados “la concejala ha asegurado al vicario general que se trata de una medida provisional para construir una armariada en la que la imagen permanecerá con las puertas abiertas o cerradas, a petición de los organizadores de cada celebración, para respetar todas las creencias religiosas”, según las mismas fuentes. Por su parte, el sagrario permanecerá expuesto, pero podrá ser desplazado por los mismos motivos, al igual que la imagen del Cristo en la segunda capilla del Tanatorio municipal.

 

Mantiene la retirada de los símbolos religiosos del cementerio

A pesar de las garantías ofrecidas por el ayuntamiento de Valencia de respetar la celebración de la misa en los días de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos, el consistorio mantendrá su medida laicista de retirar los símbolos religiosos del cementerio municipal.

En los últimos días, el ayuntamiento ha obligado a retirar una imagen de la Virgen de los Desamparados, patrona de Valencia, de la capilla mayor del tanatorio municipal. La explicación que desde el gobierno municipal se ha dado al arzobispado valenciano es que se trata de “una medida provisional” para construir un armario para la imagen, para que pueda permanecer oculta durante las celebraciones que no sean católicas.

Desde el PP valenciano han denunciado las medidas laicistas y los ataques a la Iglesia que se están cometiendo desde que Compromís gobierna en el Ayuntamiento de Valencia. “Recibimos una denuncia de un usuario que aseguró haber encontrado en una de las capillas del tanatorio una peana vacía”, informa la concejal del PP, Lourdes Bernal, que cuenta cómo tras investigar los hechos se descubrió que se había retirado una imagen de la Virgen de los Desamparados de una de las capillas para esconderla en la sacristía.

Asimismo, se ha podido conocer que hay indicaciones para retirar una cruz del recinto en las próximas semanas, medida que se une a la retirada del crematorio de cualquier tipo de telas que tengan crucifijos y a la prohibición de encender una vela a la Virgen para impedir que se vea la imagen.

En la obsesión del gobierno municipal por imponer el laicismo más radical, las capillas del tanatorio-municipal han sido rebautizadas con el nombre laico de “salas de ceremonias”.

Festividad del Ángel Custodio ya la prohibió

El Ayuntamiento de Valencia decidió celebrar  la fiesta de la Policía Local excluyendo cualquier ceremonia religiosa por primera vez en 18 años. Una celebración sin misa y organizada el 26 de octubre y no el 2 de octubre, como era costumbre, para que no coincidiera con la festividad del Ángel Custodio, patrón del cuerpo de Policía Local.

De esta forma, el laicismo del actual gobierno de Compromís no se contenta con suprimir los actos religiosos, sino que pretende eliminar cualquier vínculo entre la Policía Local y el hecho religioso. “Es la impronta y el cambio que queremos trasladar”, ha señalado la concejal de Seguridad Ciudadana, Sandra Gómez.

 

El Ayuntamiento ha justificado, asimismo, su decisión en la falta de arraigo de la celebración religiosa de esta fiesta. “El Día de la Policía Local hasta ahora era el día del patrón, el Ángel Custodio. Ésa era una celebración de los últimos años, reciente, del anterior concejal”, ha señalado la concejal de Seguridad Ciudadana, que ha añadido que “es importante que la Policía Local tenga su propio día y que se llame así” sin buscar “otras razones”.

La decisión de cambiar el día de la fiesta de la Policía Local y de no celebrar la misa en honor del patrón del cuerpo fue aprobada en el pleno del Ayuntamiento con los votos del Partido Socialista. Desde el PP en Valencia se ha denunciado esta sumisión del PSOE a las medidas laicistas de Compromís, en un acto que consideran “un ataque clarísimo a la Iglesia y a la libertad religiosa”. 

Así lo ha manifestado Lourdes Bernal, concejal del PP en el Ayuntamiento, quien ha expresado el rechazo del grupo popular a esta medida, que han calificado como “lamentable”. Bernal ha defendido que “se trataba de una misa voluntaria” y “un acto para conmemorar al patrón de la Policía independientemente del color político”.

infovaticana

Halloween: “todo lo opuesto a Dios”.

Captura de pantalla 2014-06-12 22.24.20Halloween, una fiesta que resalta “todo lo opuesto a Dios”, sino que más bien debe festejar la vida, “el amor y la paz de Dios”. “Preguntémonos: un judío, ¿consideraría divertido vestir a su niño de Hitler?, ¿a un americano le haría gracia disfrazar a su hijo de Bin Laden?, ¿a una persona asaltada, le gustaría vestir a su niño igualito que al asaltante que robó y mató a sus familiares? ¡Claro que no! Nadie consideraría chistoso vestirse como aquellos a los que detesta. Y entonces ¿por qué a nosotros nos parece aceptable disfrazar a los niños de enemigos de Dios?”
Sería ilógico, lo mismo sucede con la vida espiritual. “En ‘Halloween’, disfrazamos a nuestros hijos de diablos y brujas y decoramos (es un decir) nuestras casas con calacas, calabazas de siniestra sonrisa, gatos negros, vampiros, y demás parafernalia tenebrosa”, sin considerar que en Halloween se celebra “la muerte, las tinieblas, el miedo, lo monstruoso, lo repulsivo, el diablo, todo lo opuesto a Dios”. “Nos hemos dejado engañar por la publicidad y por el comercio, que nos ha hecho creer que es divertido vestir a los niños de ‘diablitos’ y a las niñas de ‘brujitas’ y colgar en nuestras casas toda clase de artículos de horror”.
El diablo “no es un personaje simpático y mucho menos un invento. Su existencia es dogma de fe de la Iglesia Católica, que afirma de él que es un ser personal espiritual, enemigo de Dios, promotor del mal, que sólo busca nuestra condenación”. Por ello, hay que “celebrar la vida, no la muerte; el bien, no el mal; el amor y la paz de Dios”, e imitar a los santos. “Expresemos nuestra fe en que, con ayuda de Dios, el bien siempre triunfa sobre el mal, los buenos le ganan a los malos y la luz derrota la oscuridad. El 31 de octubre, o mejor aún, el 1 de noviembre, hay que celebrar a los santos.

IMG-20141023-WA0000

»1. NO es una actividad cristiana. Ninguna iglesia de denominación cristiana celebra esta fecha. Ni católicos, ni evangélicos, celebramos y nunca celebraremos una noche dedicada a la exaltación de la brujería en ninguna de sus formas.

»2. Va contra las enseñanzas de Jesús. Jesús está en contra de la brujería en todas sus formas: espiritismo, hechicería, adivinación, lectura de cartas, horóscopos, astrología y tantas máscaras con que se encubre la maldad. Estas han sido declaradas enemigas de la Palabra de Dios desde tiempos muy remotos y van contra todas las enseñanzas de nuestro Señor, quien dice claramente que “el que no está conmigo está contra mí”. Hay innumerables referencias bíblicas donde se condena el uso de toda estas clases de mal.

»3. Sirve para rendir culto a satanás. Aunque en apariencia es una actividad recreativa y muy llamativa, sobre todo para los niños, su verdadero significado sigue oculto a nuestros ojos. En muchos países, incluyendo el nuestro, los grupos satánicos usan esa noche para un “culto” especial dedicado a satanás y en muchos países alrededor del mundo, se hacen sacrificios humanos, sobre todo de niños que han sido secuestrados de sus hogares y que son ofrecidos como víctimas inocentes en una noche de lujuria, drogas, alcohol y toda clase de desenfrenos, en las llamadas “misas negras”.

»4. Se opone al primer mandamiento. Este tipo de actividades, ni exalta el nombre de Jesús, ni tiene nada que ver con su Padre Celestial y mucho menos con el Santo Espíritu del Dios Altísimo. Por lo tanto, va en contraposición al primer mandamiento de amar a Dios con toda nuestra alma, nuestra mente, nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas, en fin con todo nuestro ser.

»5. Participar es olvidarse de Dios. Participar quiere decir “ser parte de”: si tu participas estsá siendo parte de esta tremenda responsabilidad espiritual: No sólo se está alejando u olvidando de la adoración al Dios Eterno e Inmortal, sino que está siendo parte de una actividad que glorifica a las brujas y a su padre satanás.

»6. Contamina y esclaviza a nuestros niños. No hay magia blanca y magia negra, no hay brujas buenas y brujas malas. Toda la actividad demoníaca se disfraza y se oculta para ganar adeptos y así muchas veces “vestimos” a nuestros niñitos como “brujitas” y “diablitos”. Jesús dijo: “Dejad que los niños vengan a mí y NO SE LO IMPIDÁIS, porque de los tales es el Reino de los Cielos”. Jesús necesita a sus niños libres de toda clase de máscaras y limpios de toda contaminación.

 

Todos Los Santos – 1 de noviembre


Solemnidad de Todos los Santos

1 de noviembre

“Gocémonos todos en el Señor,
al celebrar esta fiesta en honor
de todos los Santos, de cuya
solemnidad se alegran los Ángeles,
y ensalzan al Hijo de Dios”.

 

La Solemnidad

La Iglesia nos manda echar en este día una mirada al cielo, que es nuestra futura patria, para ver allí con San Juan, a esa turba magna, a esa muchedumbre incontable de Santos, figurada en esas series de 12,000 inscritos en el Libro de la Vida, – con el cual se indica un número incalculable y perfecto, – y procedentes de Israel y de toda nación, pueblo y lengua, los cuales revestidos de blancas túnicas y con palmas en las manos, alaban sin cesar al Cordero sin mancilla.  Cristo, la Virgen,  los nueve coros de ángeles, los Apóstoles y Profetas, los Mártires con su propia sangre purpurados, los Confesores, radiantes con sus blancos vestidos, y los castos coros de Vírgenes forman ese majestuoso cortejo, integrado por todos cuantos acá en la tierra se desasieron de los bienes caducos y fueron mansos, mortificados, justicieros, misericordiosos, puros, pacíficos y perseguidos por Cristo. Entre esos millones de Justos a quienes hoy honramos y que fueron sencillos fieles de Jesús en la tierra, están muchos de los nuestros, parientes, amigos, miembros de nuestra familia parroquial, a los cuales van hoy dirigidos nuestros cultos. Ellos adoran ya al Rey de reyes y Corona de todos los Santos y seguramente nos alcanzarán abundantes misericordias de lo alto.

Esta fiesta común ha de ser también la nuestra algún día, ya que por desgracia son muy contados los que tienen grandes ambiciones de ser santos, y de amontonar muchos tesoros en el cielo. Alegrémonos, pues, en el Señor, y al considerarnos todavía bogando en el mar revuelto, tendamos los brazos, llamemos a voces a los que vemos gozar ya de la tranquilidad del puerto, sin exposición a mareos ni tempestades. Ellos sabrán compadecerse de nosotros, habiendo pasado por harto más recias luchas y penalidades que las nuestras. Muy necios seríamos si pretendiéramos subir al cielo por otro camino que el que nos dejó allanado Cristo Jesús y sus Santos.

Los Santos

La Sagrada Biblia llama “Santo” a aquello que está consagrado a Dios. La Iglesia Católica ha llamado “santos” a aquellos que se han dedicado a tratar de que su propia vida le sea lo más agradable posible a Nuestro Señor.

Hay unos que han sido “canonizados”, o sea declarados oficialmente santos por el Sumo Pontífice, porque por su intercesión se han conseguido admirables milagros, y porque después de haber examinado minuciosamente sus escritos y de haber hecho una cuidadosa investigación e interrogatorio a los testigos que lo acompañaron en su vida, se ha llegado a la conclusión de que practicaron las virtudes en grado heroico.

Santo DomingoPara ser declarado “Santo” por la Iglesia Católica se necesita toda una serie de trámites rigurosos. Primero una exhaustiva averiguación con personas que lo conocieron, para saber si en verdad su vida fue ejemplar y virtuosa. Si se logra comprobar por el testimonio de muchos que su comportamiento fue ejemplar, se le declara “Siervo de Dios”. Si por detalladas averiguaciones se llega a la conclusión de que sus virtudes, fueron heroicas, se le declara “Venerable”. Más tarde, si por su intercesión se consigue algún milagro totalmente inexplicable por medios humanos, es declarado “Beato”. Finalmente si se consigue un nuevo y maravillosos milagro por haber pedido su intercesión, el Papa lo declara “santo”.

Santa Ana y San Joaquín con Jesús y San Juan BautistaPara algunos santos este procedimiento de su canonización ha sido rapidísimo, como por ejemplo para San Francisco de Asís y San Antonio, que sólo duró 2 años. Poquísimos otros han sido declarados santos seis años después de su muerte, o a los 15 o 20 años. Para la inmensa mayoría, los trámites para su beatificación y canonización duran 30, 40,50 y hasta cien años o más. Después de 20 o 30 años de averiguaciones, la mayor o menor rapidez para la beatificación o canonización, depende de que obtenga más o menos pronto los milagros requeridos.

Los santos “canonizados” oficialmente por la Iglesia Católica son varios millares. Pero existe una inmensa cantidad de santos no canonizados, pero que ya están gozando de Dios en el cielo. A ellos especialmente está dedicada esta fiesta de hoy.

La Santa Biblia afirma que al Cordero de Dios lo sigue una multitud incontable.

Santa María MagdalenaEn el cielo están San Chofer de bus y Santa Lavandera de ropa. San Mensajero y Santa Secretaria. Santa Madre de familia y San Gerente de Empresa. San Obrero de construcción y San Agricultor. San Colegial y Santa Estudiante. Santa Viuda, Santa Solterona, Santa Niña y Santa Anciana. San Sacerdote, San Obispo, San Pontífice, San Limosnero, San Celador, Santa Cocinera, San Arrendatario y San Millonario, y muchos más que amaron a Dios y cumplieron sus deberes de cada día.

Señor Jesús: que cada uno de nosotros logremos formar también parte un día en el cielo para siempre del número de tus santos, de los que te alabaremos y te amaremos por los siglos de los siglos. Amén.

Esta es la voluntad de Dios: Que lleguemos a la santidad.

Novena a nuestro Santo Patrón  ó
para la Solemnidad de todos los Santos

 

 

Todos los Santos

Solemnidad: 1 de noviembre

 

MEDITACIÓN

Santos son quienes se distinguen por sus virtudes heroicas durante la vida y que la Iglesia honra como Santos, sea por la autoridad de su ordinario y universal magisterio o por una definición solemne llamada canonización. Para que la Iglesia reconozca oficialmente la santidad de una persona es necesario que esta se halle ya en gloria, que se la pueda invocar en todas partes y que sus virtudes, durante la vida o el martirio, sirvan de testimonio y ejemplo a los fieles cristianos.

La Iglesia honra a los Santos que están ya con el Señor en la Gloria porque, con el ejemplo de su vida heroica nos sirven de estímulo y además porque interceden ante Dios por nosotros.

Nuestra unión con Cristo hace que estemos unidos con todos aquellos que forman parte de la gran familia de Dios, la Comunión de los Santos. Nosotros, en la tierra, miembros de la Iglesia militante, todavía presentamos batalla como buenos soldados de Cristo; todavía caminamos a la Casa del Padre. Entre tanto, somos ayudados y animados por los victoriosos y santos miembros de la familia, la Iglesia triunfante de Cristo en el Cielo. Honremos a los Santos y esforcémonos por imitar sus ejemplos y vidas virtuosas.

El amor y unión que disfrutamos en la Comunión de los Santos se manifiesta también por la práctica de invocar a los Santos del Cielo como nuestros patronos e intercesores ante Dios. Intercesión muy poderosa porque han manifestado en la tierra tener mucho amor de Dios. Además, porque es una manera de participar en los méritos que ganamos con sus vidas heroicas.

Desde los primeros siglos del Cristianismo se ha llamado Santo o Beato Patrón a aquel que alguna comunidad, organización, lugar o persona haya escogido como especial intercesor ante Dios. Costumbre que tuvo origen en el hecho de que al cambiar de nombre indicaba la transformación en la persona misma. Por ejemplo: Abram es Abraham, Simón Pedro, Saulo en Pablo. La costumbre también es debida a la practica de haberse construido iglesias sobre tumbas de mártires.

En el Bautismo y Confirmación recibimos el nombre de un Santo a quien imitar y encomendarnos. Debemos encomendar frecuentemente al Santo Patrón nuestras necesidades de alma y cuerpo, especialmente en la fiesta del Santo. Se le puede honrar, por ejemplo, haciendo una novena en su honor.

 

LA PALABRA DE DIOS

¡Oh Señor! por tu sangre compraste para Dios a hombre de toda raza, de toda lengua, pueblo y nación. Los hiciste reino y sacerdotes para nuestro Dios y dominarán toda la tierra” (Ap 5, 9-10). “Nosotros somos el Templo de Dios vivo. Ya lo dijo la Escritura: ‘Habitaré y viviré en medio de ellos, seré su Dios y ellos serán mi pueblo’” (2 Cor 6,16). “El que a ustedes los llamó es Santo y también ustedes han de ser santos en toda su conducta, según dice la Escritura: ‘Ustedes serán santos porque yo lo soy’”. (1 Pe 1, 15-16)

 

ORACIONES

Oración propia de la Novena

Gran Santo ___, te escogieron en mi Bautismo como guardián y testigo de mis obligaciones. Bajo tu nombre fui entonces hecho hijo de Dios por adopción, renuncie a Satanás, a sus obras y falsas promesas. Con tu poderosa intercesión ven en mi ayuda para que yo cumpla aquellas sagradas promesas. Tu también las hiciste en los días de tu peregrinación por la tierra. Tu fidelidad en conservarlas hasta el fin te ha merecido la vida eterna.

Yo estoy llamado a la misma felicidad que tu disfrutas ya. Se me ofrece la misma ayuda con que tu pudiste conseguir la vida eterna. Tu venciste las tentaciones que yo experimento.

Ruega por mí, Santo Patrón, para que, inspirado por tu ejemplo y asistido con tus oraciones, pueda yo llevar una vida santa, tener una muerte dichosa y alcanzar Vida Eterna, alabar y dar gracias a Dios en el Cielo contigo.

Te suplico ruegues a Dios que, si es su voluntad, me conceda esta gracia particular. (Mencione el favor que desea).

Oración final
Dios todopoderoso y eterno, te has complacido en hacer a tu Iglesia ilustre por el variado esplendor de los Santos. Al venerar su memoria, podamos nosotros también seguir sus claros ejemplos de virtud en la tierra y así obtener la corona del Cielo. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén.