Ideología de género y nueva ley de igualdad de trato.

El Obispado de Almería sobre la sentencia de Resurrección Galera

En su sentencia el Tribunal Constitucional en ningún momento expresa, ni remotamente, que la no contratación de Doña Resurrección Galera Navarro fue contraria a derecho. Ni tampoco que lo fuera su no inclusión en las listas de profesores de religión para el curso 2001-2002.

Texto íntegro de la Nota de prensa del obispado de Almería sobre la sentencia del Tribunal Constitucional del 14 de abril de 2011:

El Obispado de Almería ante las informaciones y opiniones que han tenido lugar a raíz de la publicación de la Sentencia del Tribunal Constitucional que resuelve el recurso de amparo interpuesto por doña Resurrección Galera Navarro en el mes de mayo de 2002 desea hacer constar lo siguiente:

1.  Al antedicho recurso de amparo, que el Tribunal Constitucional ha tardado casi nueve años en resolver, se opusieron, junto al Obispado de Almería, la Abogacía del Estado y el Letrado de la Junta de Andalucía quienes también entendieron que la no contratación de Dª Resurrección Galera era conforme a derecho y que, por tanto, las sentencias del Juzgado de lo Social y del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que así lo declaraban, también lo eran

.

2. En su sentencia el Tribunal Constitucional en ningún momento expresa, ni remotamente, que la no contratación de Doña Resurrección Galera Navarro fue contraria a derecho. Ni tampoco que lo fuera su no inclusión en las listas de profesores de religión para el curso 2001-2002.

3. La Sentencia, fundamentalmente, lo que ordena es que el Juzgado de lo Social de nº 3 de Almería vuelva a dictar sentencia en la que se tenga en cuenta una doctrina jurídica (la de “la debida ponderación de derechos fundamentales en conflicto”) que no tuvo en cuenta en la sentencia recurrida.

4. Cuando la sentencia del Tribunal Constitucional, en su fallo (nº 1), se refiere a la existencia de una vulneración de derechos fundamentales no se está refiriendo, primariamente, a la actuación del Obispado de Almería, ni de las Administraciones educativas, sino, como expresamente señala la misma sentencia (Fundamento Jurídico 12), a las sentencias del Juzgado de lo Social y del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, por haberse mantenido en sus razonamientos en el ámbito de la legalidad ordinaria, sin atender a las cuestiones relativas a los derechos fundamentales en juego.

5. Es importantísimo dejar claro que el Tribunal Constitucional, no impone al Jugado de lo Social nº 3 de Almería que dicte la nueva sentencia en el sentido de declarar no conforme a derecho la decisión del Obispado de Almería, sino que le ordena que lo haga teniendo en cuenta la aludida doctrina sobre ponderación de los derechos fundamentales.

6. Por tanto, el Tribunal Constitucional no prejuzga ni condiciona el fallo que el Juzgado habrá de dictar en su día. Sin embargo, en la propia sentencia del Tribunal Constitucional se ofrecen elementos muy sólidos para fundar una sentencia en la que se vuelva a declarar ajustada a derecho la decisión tomada por el Obispado de Almería. Concretamente, es de relevancia, a este respecto, el Fundamento Jurídico 3, cuando hace expresamente suya la doctrina sentada en su anterior y, en esta materia, fundamental, sentencia 38/2007 [F. J. 5], en la que se dice: “El credo religioso objeto de enseñanza ha de ser, por tanto, el definido por cada Iglesia, comunidad o confesión, no cumpliéndole al Estado otro cometido que el que se corresponda con las obligaciones asumidas en el marco de las relaciones de cooperación a las que se refiere el art. 16.3 CE. Se sigue de lo anterior que también ha de corresponder a las confesiones la competencia para el juicio sobre la idoneidad de las personas que hayan de impartir la enseñanza de su respectivo credo. Un juicio que la Constitución permite que no se limite a la estricta consideración de los conocimientos dogmáticos o de las aptitudes pedagógicas del personal docente, siendo también posible que se extienda a los extremos de la propia conducta en la medida en que el testimonio personal constituya para la comunidad religiosa un componente definitorio de su credo, hasta el punto de ser determinante de la aptitud o cualificación para la docencia, entendida en último término, sobre todo, como vía e instrumento para la transmisión de determinados valores. Una transmisión que encuentra en el ejemplo y el testimonio personales un instrumento que las Iglesias pueden legítimamente estimar irrenunciable”.

7.  A mayor abundamiento, el Tribunal Constitucional en la sentencia recién publicada expresa, en su Fundamento Jurídico 10, que: “corresponde a las autoridades religiosas en virtud del derecho de libertad religiosa y del principio de neutralidad religiosa del Estado la definición del propio credo religioso, así como el concreto juicio de idoneidad sobre las personas que han de impartir la enseñanza de dicho credo, permitiendo la Constitución que este juicio “no se limite a la estricta consideración de los conocimientos dogmáticos o de las aptitudes pedagógicas del personal docente”, sino también “que se extienda a los extremos de la propia conducta en la medida en que el testimonio personal constituya para la comunidad religiosa un componente definitorio de su  credo, hasta el punto de ser determinante de la aptitud o cualificación para la docencia” (STC 38/2007, de 15 de febrero, FJ 7)”.

8.  Finalmente, el Obispado de Almería estima que un ejercicio responsable y sereno de la libertad informativa, absolutamente necesaria en una sociedad democrática, pasa por el conocimiento cabal de aquello sobre lo que se informa. A este fin se atreve a sugerir a los informadores y, a todo el que tenga interés en el asunto, la lectura pausada,  atenta y crítica de la Sentencia del Tribunal Constitucional cuyo texto está disponible desde el día de ayer en:

http://www.tribunalconstitucional.es/es/resolucionesrecientes/Documents/2002-03338STC.pdf

 Almería, 20 de abril de 2011

Benedicto XVI a María Jesús Figa López-Palop, embajadora de España ante la Santa Sede

Al recibir las cartas credenciales que acreditan a Vuestra Excelencia como Embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria de España ante la Santa Sede, le agradezco cordialmente las palabras que ha tenido a bien dirigirme, así como el deferente saludo que me trasmite de Sus Majestades los Reyes, del Gobierno y el pueblo español . Correspondo gustosamente expresando mis mejores deseos de paz, prosperidad y bien espiritual para todos ellos, a quienes tengo muy presentes en el recuerdo y en la oración. Reciba la más cordial bienvenida al iniciar su importante quehacer en esta Misión diplomática, que cuenta con siglos de brillante historia y tantos ilustres predecesores suyos.
He visitado recientemente Santiago de Compostela y Barcelona, y recuerdo con gratitud tantas atenciones y manifestaciones de cercanía y afecto al Sucesor de Pedro por parte de los españoles y sus Autoridades. Son dos lugares emblemáticos, en los que se pone de relieve tanto el atractivo espiritual del Apóstol Santiago, como la presencia de signos admirables que invitan a mirar hacia lo alto aun en medio de un ambiente plural y complejo.
Durante mi visita he percibido muchas muestras de la vivacidad de la fe católica de esas tierras, que han visto nacer tant os santos, y que están sembradas de catedrales, centros de asistencia y de cultura, inspirados por la fecunda raigambre y fidelidad de sus habitantes a sus creencias religiosas. Esto comporta también la responsabilidad de unas Relaciones diplomáticas entre España y la Santa Sede que procuren fomentar siempre, con mutuo respeto y colaboración, dentro de la legítima autonomía en sus respectivos campos, todo aquello que suscite el bien de las personas y el desarrollo auténtico de sus derechos y libertades, que incluyen la expresión de su fe y de su conciencia, tanto en la esfera pública como en la privada.
Por su significativa trayectoria en la actividad diplomática, Vuestra Excelencia conoce bien que la Iglesia, en el ejercicio de su propia misión, busca el bien integral de cada pueblo y sus ciudadanos, actuando en el ámbito de sus competencias y respetando plenamente la autonom&iacut e;a de las autoridades civiles, a las que aprecia y por las que pide a Dios que ejerzan con generosidad, honradez, acierto y justicia su servicio a la sociedad. Este marco en el que confluyen la misión de la Iglesia y la función del Estado, además, ha quedado plasmado en acuerdos bilaterales entre España y la Santa Sede sobre los principales aspectos de interés común, que proporcionan ese soporte jurídico y esa estabilidad necesaria para que las respectivas actuaciones e iniciativas beneficien a todos.
El comienzo de su alta responsabilidad, Señora Embajadora, tiene lugar en una situación de gran dificultad económica de ámbito mundial que atenaza también a España, con resultados verdaderamente preocupantes, sobre todo en el campo de la desocupación, que provoca desánimo y frustración especialmente en los jóvenes y las familias menos favorecidas. Tengo muy pre sentes a todos los ciudadanos, y pido al Todopoderoso que ilumine a cuantos tienen responsabilidades públicas para buscar denodadamente el camino de una recuperación provechosa a toda la sociedad. En este sentido, quisiera destacar con satisfacción la benemérita actuación que las instituciones católicas están llevando a cabo para acudir con presteza en ayuda de los más menesterosos, a la vez que hago votos para una creciente disponibilidad a la cooperación de todos en este empeño solidario.
Con esto, la Iglesia muestra una característica esencial de su ser, tal vez la más visible y apreciada por muchos, creyentes o no. Pero ella pretende ir más allá de la mera ayuda externa y material, y apuntar al corazón de la caridad cristiana, para la cual el prójimo es ante todo una persona, un hijo de Dios, siempre necesitado de fraternidad, respeto y acogida en cualquier situación en que se encuentre.
En este sentido, la Iglesia ofrece algo que le es connatural y que beneficia a las personas y las naciones: ofrece a Cristo, esperanza que alienta y fortalece, como un antídoto a la decepción de otras propuestas fugaces y a un corazón carente de valores, que termina endureciéndose hasta el punto de no saber percibir ya el genuino sentido de la vida y el porqué de las cosas. Esta esperanza da vida a la confianza y a la colaboración, cambiando así el presente sombrío en fuerza de ánimo para afrontar con ilusión el futuro, tanto de la persona como de la familia y de la sociedad.
No obstante, como he recordado en el Mensaje para la celebración de la Jornada Mundial de la Paz 2011, en vez de vivir y organizar la sociedad de tal manera que favorezca la apertura a la trascendencia (cf. n. 9), no faltan formas, a menudo sofisticadas, de hostilidad co ntra la fe, que «se expresan a veces renegando de la historia y de los símbolos religiosos, en los que se reflejan la identidad y la cultura de la mayoría de los ciudadanos» (n. 13). El que en ciertos ambientes se tienda a considerar la religión como un factor socialmente insignificante, e incluso molesto, no justifica el tratar de marginarla, a veces mediante la denigración, la burla, la discriminación e incluso la indiferencia ante episodios de clara profanación, pues así se viola el derecho fundamental a la libertad religiosa inherente a la dignidad de la persona humana, y que «es un arma auténtica de la paz, porque puede cambiar y mejorar el mundo» (cf. n. 15).
En su preocupación por cada ser humano de manera concreta y en todas sus dimensiones, la Iglesia vela por sus derechos fundamentales, en diálogo franco con todos los que contribuyen a que sean efectivos y sin reducciones. V ela por el derecho a la vida humana desde su comienzo a su término natural, porque la vida es sagrada y nadie puede disponer de ella arbitrariamente. Vela por la protección y ayuda a la familia, y aboga por medidas económicas, sociales y jurídicas para que el hombre y la mujer que contraen matrimonio y forman una familia tengan el apoyo necesario para cumplir su vocación de ser santuario del amor y de la vida. Aboga también por una educación que integre los valores morales y religiosos según las convicciones de los padres, como es su derecho, y como conviene al desarrollo integral de los jóvenes. Y, por el mismo motivo, que incluya también la enseñanza de la religión católica en todos los centros para quienes la elijan, como está preceptuado en el propio ordenamiento jurídico.
Antes de concluir, deseo hacer una referencia a mi nueva visita a España para participar en Madrid, el próximo mes de agosto, en la celebración de la XXVI Jornada Mundial de la Juventud. Me uno con gozo a los esfuerzos y oraciones de sus organizadores, que están preparando esmeradamente tan importante acontecimiento, con el anhelo de que dé abundantes frutos espirituales para la juventud y para España. Me consta también la disponibilidad, cooperación y ayuda generosa que tanto el Gobierno de la Nación como las autoridades autonómicas y locales están dispensando para el mejor éxito de una iniciativa que atraerá la atención de todo el mundo y mostrará una vez más la grandeza de corazón y de espíritu de los españoles.
Señora Embajadora, hago mis mejores votos por el desempeño de la alta misión que le ha sido encomendada, para que las relaciones entre España y la Santa Sede se consoliden y progresen, a la vez que le aseguro el gran aprecio que tiene el Papa por las siempre queridas gentes de España. Le ruego así mismo que se haga intérprete de mis sentimientos ante los Reyes de España y las demás Autoridades de la Nación, a la vez que invoco abundantes bendiciones del Altísimo sobre Vuestra Excelencia, su familia que hoy la acompaña, así como sobre sus colaboradores y el noble pueblo español.

SAN VICENTE FERRER. APOSTOL DE EUROPA Y VALENCIANO UNIVERSAL

1.”TEMED A DIOS Y DADLE GLORIA”. Este texto del Apocalipsis 14,7, es el lema de San Vicente Ferrer a quien el Espíritu Santo ha enriquecido con carismas proféticos de evangelizador abnegado, taumaturgo portentoso, pastor de almas solícito y constructor de la paz. En Valencia (España) se conoce bien la historia legendaria de sus abundantes milagros que le envuelven, incluso antes de nacer, como el saludo de aquella cieguecita dirigido a su madre embarazada, que cuando le dijo: – “Llevas un ángel”, recobró la vista. Amenazada de hambre la ciudad por la sequía dice el niño Vicente: “Si queréis lluvia, llevadme en procesión”.
2. La grandeza espiritual de San Vicente Ferrer hay que buscarla en su propia familia, en el hogar de Guillem Ferrer y Constanza Miquel, de cuyo matrimonio nacieron ocho hijos, Vicente fue el segundo, en el año 1350, en un siglo en que la cristiandad tuvo que sufrir momentos tan difíciles como el de los mártires romanos, la invasión de los bárbaros, el Destierro de Avignon, el Cisma de Occidente, la guerra de los cien años, el hundimiento del sacro imperio romano, y la peste negra de1348, que redujo Europa a la mitad de su población. Europa ansiaba la paz. Y San Vicente trabajó por la paz despertando, encauzando y dirigiendo los anhelos espirituales de la época.
3. A los siete años recibió la tonsura clerical. A los once, era Beneficiado de la parroquia de Santo Tomás. Y a los diecisiete,  postulante dominico, en el convento cercano y vecino de su casa, en la plaza de Tetuán de Valencia donde recibió el hábito dominicano. Cuando terminó el noviciado sufrió tentaciones de volver al mundo, a lo que le instaba su madre. Le pidió un día de tregua, que pasó en oración, y triunfó la gracia.
4. Ha tenido que vencer enemigos poderosos: carne, orgullo, ambición, conciencia de su valer, impaciencia. Combatía con ayuno, oración de alabanza, y oración mental. Vuelve a Valencia cuando tiene 29 años y es ordenado sacerdote. Elegido prior de su convento, a los pocos meses tuvo que renunciar porque su comunidad estaba dividida, como toda la Iglesia, a causa del Cisma de Occidente. Ocupa la cátedra de Lector de Teología en la Catedral. Durante cuarenta años luchará por la unidad de la Iglesia, dividida por el Cisma “lamentable i dolorós”, división que le hizo sufrir mucho. Fue amigo y confesor de Pedro de Luna, Benedicto XIII, Papa de Avinyon. Pero al no poder conseguir su renuncia a la que estaban dispuestos el de Roma, y el de Pisa, tercero en discordia, se separó de él. Cuando se ha conseguido el poder supremo, no se depone con facilidad. El poder es una corona de espinas, que duele más cuando se la quitan.
5. Para formar a un dominico eran necesarios quince años. Estudió dos años Lógica en Barcelona. Y durante otros dos años, la enseñó en Lérida. También allí publicó dos libros de filosofía. Y vuelve a Barcelona para estudiar cuatro cursos de Teología. Y después en Toulous, siguió un curso especial de Teología, que le abrió a las corrientes teológicas del momento.
6. El nuevo Papa, Martín V, quiso que siguiera predicando como si fuera uno de los Apóstoles: “Id al mundo entero y proclamad el evangelio a toda la creación”. Los discípulos “hablarán lenguas nuevas” Marcos 16,15. “Me han encargado este oficio”. Intervino en el Compromiso de Caspe y declaró rey de Aragón a Fernando de Antequera frente al Conde de Urgel, y reconcilió a las familias nobles valencianas, los Centelles y Vilaragut, cuyas luchas fratricidas habían ensangrentado las calles de la ciudad. Su vida densa e infatigable mereció el título de Apóstol de Europa. Vivió en las aulas de Teología, como discípulo y como maestro; en la Corte, como consejero de reyes y príncipes; como pacificador entre los bandos rivales; como consejero de Benedicto XIII en el palacio de Avignon; como Ángel de la Paz en su patria, solucionando en el compromiso de Caspe, el problema sucesorio en la Corona de Aragón, y en la Iglesia contribuyendo muy eficazmente al fin del Cisma de Occidente que tenía dividida a la cristiandad, hasta que el 22 de noviembre de 1399 dejó la Corte de Avignon para iniciar sus viajes apostólicos, que durarían veinte años, con un fruto inmenso.
7. En su proceso de canonización se aprecian las características extraordinarias que configuran la personalidad de San Vicente Ferrer: “Viaja a pie, apoyado en un bordón rematado en cruz, a la que mira con frecuencia devotamente. Con los años, enfermo de una pierna, se valdrá de un jumentillo… Sobre la modesta cabalgadura con albarda y estribos de madera, llevaba su ajuar: sus vestidos, una Biblia, un breviario y recado para escribir. Y un duro colchón para dormir. De cabecera le sirve una piedra o la Biblia. Mientras va de camino, medita o prepara los sermones. Y predica en todos los lugares y villas y hasta en las más pobres aldeas”. (Fages: Historia de San Vicente Ferrer). Así cumplía el mandato de las constituciones de la Orden. Su testimonio personal atraía a gentes de toda condición social, nobles y letrados, clérigos y religiosos de todas las órdenes, hombres y mujeres, unidos por la caridad fraterna y el deseo de hacer penitencia.
8. Físicamente era de estatura mediana, bien proporcionado, ancha frente, cabellos rubios y tez clara, en sus últimos años, calvo. Con el rostro devorado por los ojos grandes, negrísimos, llenos de viveza y de dulzura, que hablaban cuando miraba. Tenía tanta calma como ardor. Tanta pasión como razón. Todo dominado por el amor de Dios. Aparecía enfermo y delicado cuando subía al púlpito y se transformaba en un joven robusto y lleno de vitalidad mientras predicaba.
9. En su “Tratado de Vida espiritual” se manifiesta como Maestro de santidad: En él aconseja: Oración, silencio, pureza, obediencia, humildad, comprensión de los defectos ajenos (que hay que llevar a la espalda, para no fijarse en ellos). Conocimiento de sí mismo, valor en la tentaciones, penitencia, dominio de los pensamientos y de las acciones, paciencia en la pruebas, huída de las ocasiones, perseverancia en la oración. Santa Teresa estimaba su libro.
10. Como no podía ser menos, sus virtudes, su ciencia, su fama, suscitaron la envidia de los hermanos; le crearon muchos enemigos. La envidia florece siempre entre la mediocridad, como tributo que paga al genio. Es un tributo que hace sufrir a quien la tiene activa y al que la tiene que padecer. Es un pecado triste y amarillo. La envidia es el vicio nacional. Fue su mayor sufrimiento. El, en cambio, está lleno de compasión por el prójimo, se alegraba de los bienes de los demás más que de los suyos propios. Y sufría con sosiego las injurias, los desprecios y las calumnias. A todos trataba con benignidad y afabilidad; aunque tenía una propensión a ironizar y ridiculizar la conducta de algunos clérigos y religiosos. Nunca se acomplejó ni ante el papa, ni ante los reyes. “Me he hecho débil con los débiles; me he hecho todo a todos, para ganar, como sea, a algunos”. En su vida ajetreada supo sacar tiempo y serenidad para escribir.
12. Todos los días canta la misa y predica durante dos o tres horas; y su trabajo es tan intenso y sus desplazamientos tan continuos, que se ve forzado a preparar los sermones en los viajes, que no le resulta difícil, porque viajando con medios tan primitivos y pobres, tiene ocasión de caminar contemplando, para ser fiel a la consigna de su fundador, Santo Domingo: “Contemplata, aliis tradere”. Con lo que desmintió la sentencia de Kempis: “Qui multum peregrinantur, tarde sanctificantur”. No hay regla sin excepción. Para él predicar es sembrar, derramar la vida, porque la vida se conserva por la semilla. Es sembrar en las conciencias el grano del Evangelio: “El hecho de predicar no es para mí motivo de soberbia. No tengo más remedio y, ¡ay de mí si no anuncio el evangelio! 1 Corintios 9,16.
13. El decía: “El oficio de predicador es el de cocinero: Toman la buena vianda, la lavan y la cuecen. Las viandas son la Palabra de Dios. ¿Sabéis cómo lavan las viandas? Quien tiene que predicar debe estudiar, y no predicar sin estudiar. Después debe cocerla en el fuego de Jesucristo. También el cocinero debe probar el cocido de sal. Así el predicador debe probar de sal; o sea, que si predica de la humildad, debe probar la humildad, si la castidad, debe ser casto. Sale el predicador como el sembrador evangélico, de su celda, donde ha perseverado largo tiempo meditando, reflexionando, seleccionando en los graneros del Señor una buena simiente: autoridades, figuras, parábolas, comparaciones”. Fruto de este trabajo paciente y escondido eran sus sermones que llenaban de entusiasmo a las multitudes, en los que hay claridad, profundidad, riqueza de imágenes y unción, que comunica calor. En la forma, como valenciano, se proyecta su alma de artista. Su gusto por la magnificencia, la música, la pintura, las flores, las misas bellas y solemnes, es una característica bebida en los jardines de la tierra de las flores, de la luz y del color, y un eco de la graciosa arrogancia del Miguelete.
14. Murió en Vannes el 5 de abril 1419. Fue canonizado por Calixto III, Alfonso Borja, valenciano, a quien se lo había profetizado: “Serás Papa y me canonizarás”. Su ciudad, Valencia, guarda su recuerdo con cariño y tiene muy viva su devoción.
15. Al honrarle hoy en el Santo Sacrificio del Altar, pidámosle una bendición especial, una lluvia de osas que perfume nuestras vidas y nos haga dignos de celebrar estos santos misterios de la Pascua, que él vive en el cielo.
 
 
Jesús Marti Ballester

Interesante: Husein vs Gadafi

  

 
  Tabla_comparativa_guerra_Libia_Iraq_Sadam_Hussein_REC.jpg
Sadam Husein
(Guerra de Iraq – 2003)
 
  Tabla_comparativa_guerra_Libia_Iraq_Muamar_Gadaffi_REC.jpg Muamar el Gadafi
(Guerra de Libia – 2011)
 
¿Dictador?
¿Manda en un país musulmán?
¿Ha sido antiguo aliado de occidente?
¿Ha asesinado a su gente?
¿Tenía armas de destrucción masiva en esta guerra?
No
No
¿El país tiene petróleo?
¿Hay resolución de la ONU que le avisa de las consecuencias graves que le van a llover si no hace caso?
(Nº 1441)
(Nº 1973)
¿Le ataca una coalición occidental?
 
  Tabla_comparativa_guerra_Libia_Iraq_Sadam_Hussein_REC.jpg
Sadam Husein
(Guerra de Iraq – 2003)
 
  Tabla_comparativa_guerra_Libia_Iraq_Muamar_Gadaffi_REC.jpg Muamar el Gadafi
(Guerra de Libia – 2011)
 
¿Ha invadido otros países anteriormente?
No
¿Ha usado armas de destrucción masiva antes?
(con Kurdos, Chiitas e Iraníes)
No
¿La ONU le ha hecho múltiples embargos durante años antes de atacarle?
No
¿A cuáles de sus ciudadanos ha asesinado?
Kurdos, Chiitas y Opositores
Opositores
¿España ha atacado el país o enviado tropas de ataque a participar durante la guerra?
No (1 barco hospital)
(1 fragata + 1 submarino + 4 cazas F-18 de ataque)
¿Los actores y comediantes vociferan, protestan y se manifiestan por las calles?
No
¿La oposición se suma a las manifestaciones?
No
¿Quién está en la oposición durante la guerra?
PSOE
PP
¿Quién gobierna en España durante la guerra?
PP
PSOE
¿Dónde están los actores durante la guerra?
Maniféstándose
Calladitos y subvencionados

El IVAF ofrece capacitación específica de padres y profesores para impartir el programa Educar la Sexualidad para el Amor del arzobispado.


Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares
www.ivaf.org

El IVAF ofrece capacitación específica de padres y profesores para impartir el programa Educar la Sexualidad para el Amor del arzobispado.
 
El Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares (IVAF) trabaja desde hace 13 años en la capacitación de educadores de la sexualidad desde la antropología adecuada que se enseña en el Pontificio Instituto Juan Pablo II. Desde 1998 el IVAF, en virtud de un convenio de colaboración con la sección Española del Instituto en Valencia, desarrolla las asignaturas de Reconocimiento de la Fertilidad y de Educación Sexual basada en el Reconocimiento de la Fertilidad. 
 
Hemos desarrollado a este fin programas propios. Primero fue el SABE Adultos, después el SABE Adolescencia y más adelante el SABE Infancia, sólo entonces se completó el itinerario educativo para la capacitación de padres y profesores para educar la sexualidad de niños y jóvenes. Son los SABE Educadores, que brindan al educador, padre o profesor, la formación adecuada y suficiente para impartir de forma transversal la educación sexual desde la más tierna infancia y hasta la etapa juvenil tanto en el ámbito familiar como en el ámbito escolar. SABE fueron las siglas primero de Sexualidad Adolescente Básica para Educadores y después de Saber Amar Básico para Educadores.
 
Los SABE Educadores se cursan a distancia con tutoría personalizada, pudiéndose cursar de forma semipresencial el primer módulo, SABE Adultos, a petición de los interesados. Se trata de la más completa preparación incluyendo 1) estudio teórico:  donde se combina el repaso de los temas básicos con el análisis de contenidos en formato texto y en formato vídeo y 2) la realización de sesiones prácticas de docencia con niños o adolescentes guiadas por la tutoría del curso. Los SABE Educadores constituyen la preparación perfecta para que el programa Educar la Sexualidad para el Amor se pueda impartir en el colegio actuando al mismo tiempo en el hogar y en el aula. Lo ideal para cada centro es que se capaciten un mínimo de profesores para impartir los contenidos de la guía de forma transversal y se capacitan además los padres, cuántos más mejor.
 
El programa que se distribuye desde la diócesis, Educar la Sexualidad para el Amor, ha nacido, por encargo del arzobispado, en el PIJPII sección española en Valencia, es decir en el mismo lugar donde se imparten los cursos SABE. El SABE Adultos se puede cursar semipresencial actualmente en el Máster de Matrimonio y Familia en Valencia y en Murcia y en la Licenciatura en Sagrada Teología del Matrimonio y la Familia en Murcia. Es el primer módulo que debe cursar siempre el buen educador de la sexualidad. Una vez completado este primer módulo se puede acceder al resto de la capacitación a distancia, completando el curso SABE Infancia los padres y profesores de educación infantil y primaria, el SABE Adolescencia los padres y profesores de adolescentes y jóvenes y el SABE integrado los padres y profesores de todo el itinerario educativo: desde la cuna hasta la juventud.
 
Para más información entrar en: www.ivaf.org o dirigirse vía e-mail a: cursos@ivaf.org . Los Directores de colegios, asociaciones o parroquias pueden solicitar la firma de un convenio con el IVAF para que sus miembros, padres o profesores, puedan cursar esta capacitación con precios muy especiales y siempre con la garantía y actualización continua que ofrece el departamento de profesores del IVAF.

“Es fundamental que los padres tengan una sólida formación sobre educación afectivo-sexual”

Nicolás Sánchez:

“Es fundamental que los padres tengan una sólida formación sobre educación afectivo-sexual”El profesor de la Universidad Católica de Valencia y presidente de la FCAPA dirige un Curso de Formación sobre Sexualidad y Familia
Nicolás Sánchez es profesor de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad Católica de Valencia y presidente de FCAPA.Nicolás Sánchez García, profesor de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” y presidente de la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia (FCAPA), dirige un Curso de Formación sobre Sexualidad y Familia

El curso, que coordina FCAPA en colaboración con la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) se va a impartir de forma gratuita en el Colegio San José de Calasanz de Valencia (C/ Micer Mascó, nº 5) los viernes por la tarde y se prolongará hasta el mes de mayo. Sobre sus objetivos y contenidos nos ha hablado el profesor Sánchez.

Ofertáis este curso de forma gratuita y ofrecéis que estas sesiones formativas se realicen en cualquier centro, parroquia, colegio, que lo requiera. ¿Esta gratuidad responde a que la formación en sexualidad y familia es un servicio necesario?

Es fundamental que los padres tengan una sólida formación sobre educación afectivo-sexual, al objeto de dar respuesta a los interrogantes que puedan plantearles sus hijos y de poder hablar con ellos con naturalidad sobre estos temas.

La sexualidad, el matrimonio y la familia son tres temas que van de la mano y es fundamental que nuestros jóvenes puedan conocer una visión diferente de la opción reduccionista que ofrecen los medios de comunicación social.

Los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos y no deben delegar la educación de sus hijos en los colegios. Es fundamental que nuestros hijos reciban una auténtica educación en valores y, en este contexto, los temas relacionados con la educación afectivo-sexual son fundamentales.

FCAPA viene desarrollando desde hace unos años un ambicioso programa formativo cuyos destinatarios son los padres de las escuelas católicas, pero hemos querido dar un paso adelante y ofrecer un curso completo, donde se traten todos los temas de mayor interés para todos los padres católicos.

En este contexto, hay otros muchos ambientes en los que los padres católicos no saben a dónde acudir para obtener respuestas que les ayuden en la educación de sus hijos y por ello FCAPA ofrece la posibilidad de impartir los contenidos de las sesiones formativas en los colegios católicos, incluso en los colegios públicos, así como en las parroquias, ya sea de la ciudad de Valencia o de los pueblos de la provincia.
Muchas veces la Opinión Pública considera que la Iglesia tiene una visión negativa de la sexualidad. Sin embargo, el Magisterio la defiende como un bien que desarrolla, equilibra y que está al servicio de felicidad de la persona. ¿Cómo plantean ustedes, a grandes rasgos, la educación sexual?

La educación sexual es una educación para el amor, para la entrega completa entre un hombre y una mujer. Una auténtica educación sexual contribuye a formar personas auténticamente responsables, dispuestas a asumir el compromiso de una vida en común y abiertas a la vida.

La familia es la célula básica de la sociedad, es la auténtica escuela donde nuestros hijos pueden aprender de forma natural valores tan importantes para nuestra sociedad como la solidaridad, el servicio y la entrega a los demás, el perdón y la reconciliación.

Las familias son el instrumento más valioso para formar personas dispuestas a construir una sociedad mejor que pueda superar el egoísmo que preside nuestra sociedad y que nos impide tantas veces aceptar a los demás y valorarles en lo que son.

La educación afectivo-sexual es una educación para el amor, para la donación y entrega entre un hombre y una mujer que se expresa en el matrimonio. Su objetivo es formar personas libres y responsables, capaces de superar el individualismo que con tanta frecuencia se vive en nuestra sociedad, con personas incapaces de asumir compromisos y de entregarse a los demás.
Considera que los criterios católicos en la educación afectiva y sexual son extensibles a personas no creyentes, que convendría enseñarlos también a niños y jóvenes de familias y colegios no practicantes?

En nuestra sociedad y en los medios de comunicación hay muchos prejuicios sobre la educación afectivo-sexual que ofrece la Iglesia, que en unos casos son fruto del desconocimiento y en otros de los prejuicios anticlericales que tiene una parte significativa de la población española.

Los cristianos tenemos que hacer un esfuerzo para presentar a la sociedad el Magisterio de la Iglesia sobre educación efectivo-sexual, pero para ellos tenemos primero que conocerlo y ponerlo en práctica. Es fundamental que sepamos transmitir este mensaje con credibilidad, la que se transmite cuando se cree y se practica aquello que se dice.

Hay que buscar espacios para transmitir en nuestra sociedad el Magisterio de la Iglesia sobre sexualidad, matrimonio y familia. Yo tengo la experiencia de muchas personas que me han transmitido su agradecimiento por haberles explicado estas cuestiones y haber contribuido a superar muchos prejuicios y estereotipos que tenían sobre estos temas.
Desde la organización se han esforzado en recoger todas las perspectivas posibles sobre sexualidad y familia, de hecho, cuentan en estas jornadas con médicos, juristas, pedagogos, psicólogos, teólogos… ¿Qué destacaría del programa y de los expertos que van a participar?

Se ha procurado dar respuesta a todos los temas que hemos considerado de interés para los padres. Se elaboró un primer borrador por la junta directiva de la Federación que se traslado a numerosas personas e instituciones de la Iglesia en Valencia y nos hicieron llegar numerosas reflexiones y valoraciones que nos hay ayudado a completar el programa del curso.

Se pretende concienciar a los padres de que son los primeros y principales educadores de sus hijos y que eso no es una teoría o palabras bonitas de cara a la galería, sino un ejercicio de responsabilidad que todos los padres debemos ejercer cada día.

Se ha hecho un esfuerzo para que los padres, también los padres cristianos, destierren los prejuicios que con tanta frecuencia se expresan en los medios de comunicación social sobre la visión de la sexualidad en las Sagradas Escrituras o sobre la visión de la Iglesia sobre la sexualidad, el matrimonio y la familia.

Se ofrece una visión de los principales problemas con que se encuentran los padres en la educación afectivo-sexual de sus hijos, tanto en la niñez, como en la adolescencia, al tiempo que se ofrecerán criterios de conducta para saber cómo actuar en estas situaciones.

Otra de las sesiones del curso se dedicará a ofrecer una visión objetiva sobre temas de tanta actualidad como los embarazos imprevistos, las enfermedades de transmisión sexual, los métodos de regulación de la fertilidad y las técnicas de reproducción asistida. Existe una gran desinformación sobre estos temas y los padres necesitan escuchar una voz diferente a la que insistentemente se nos presenta en nuestra sociedad.
Desde FCAPA defienden que los padres son los primeros educadores de sus hijos, pero el tema de la formación afectivo-sexual se está remitiendo a las escuelas. ¿Qué opinión tiene al respecto?

Es fundamental que las escuelas católicas se doten de profesionales con preparación sobre estos temas, que sepan dar una respuesta adecuada a los interrogantes que tienen nuestros jóvenes. En este contexto, el programa que ha promovido el Arzobispo de Valencia y que ha realizado el Instituto Juan Pablo II para estudios del matrimonio y la familia, ofrece unos materiales muy valiosos para que las escuelas católicas puedan contribuir a una adecuada educación afectivo-sexual de nuestros hijos.

Los padres que llevan a sus hijos a los colegios públicos deben velar para que la educación que reciban sus hijos no sea agresiva con los valores que ellos están transmitiendo a sus hijos y deben hacer un esfuerzo, a través de su participación en las asociaciones de padres y los consejos escolares, para proponer programas que traten estos temas de forma objetiva y no contribuyan a crear más confusión en nuestros jóvenes.

En cualquier caso, no hay que perder de vista que la educación es algo que remite, fundamentalmente, a las familias, una cuestión en la que deben participar el padre y la madre, que son los que pueden transmitir a sus hijos los valores necesarios para ser personas responsables que puedan contribuir a construir una sociedad mejor y más justa.
 Desde el Consejo de Gobierno se ha aprobado el Proyecto que modifica los decretos que establecen el currículo en Primaria y Secundaria. Este cambio normativo permitirá a los centros educativos utilizar a partir del próximo curso el 35% del horario lectivo para reforzar las áreas o materias que consideren oportuno. ¿Van a promover este tipo de formación?

Esta es una cuestión que corresponde a la totalidad de la comunidad educativa en la que participan los padres. Las escuelas católicas tienen la voluntad decidida de contribuir a la educación afectivo-sexual de nuestros hijos, todavía con más empeño de cómo han venido haciéndolo hasta la fecha. Los padres que hemos elegido una escuela católica para nuestros hijos no nos arrepentimos de esta elección y estamos dispuestos a contribuir a que los centros puedan desarrollar su misión de la forma más adecuada.

En los colegios públicos hay que estar vigilantes ante las iniciativas que puedan promover los centros educativos y para ello es fundamental que los padres católicos se impliquen en los consejos escolares de los centros y en las asociaciones de padres.

Cada vez tenemos más asociaciones de padres de alumnos de colegios públicos que optan por integrarse en la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos. A ellos les expresamos de forma clara nuestro ideario y ninguna ha manifestado ningún problema. Este es un modelo que se podría extender a otros muchos centros públicos.

En cualquier caso, nunca debemos olvidar que no podemos delegar en otros la educación de nuestros hijos, que necesitan convivir con su padre y con su madre, que necesitan sentirlos cerca, especialmente en los momentos difíciles, que siempre se han de buscar momentos para vivir en familia.
 PROGRAMA COMPLETO

-1ª SESIÓN, VIERNES 25 DE MARZO, DE 16 A 21 HORAS
Los padres, principales educadores de los hijos. Javier Chust Torrent, profesor de la Universidad Católica de Valencia.
Contenido: educación de los hijos en la familia; educación por el padre y por la madre; paternidad y maternidad responsables; desarrollo evolutivo de los hijos en todas sus dimensiones.
Sexualidad, matrimonio y familia en la Sagrada Escritura. José Manuel Alcacer Orts, profesor de la Facultad de Teología de Valencia.
Contenido: conocimiento de la forma y el sentido en que la Sagrada Escritura trata los temas de la sexualidad, matrimonio y familia; ofrecer una visión diferente de los estereotipos y prejuicios que sobre estos temas se difunden con frecuencia en nuestra sociedad.

 -2ª SESIÓN, VIERNES 1 DE ABRIL, DE 16 A 21 HORAS
Ética de la sexualidad, el matrimonio y la familia. Juan Andrés Talens Hernandis. Profesor, profesor de la Facultad de Teología Valencia.
Contenido: diferentes dimensiones de la sexualidad; amor conyugal y complementariedad hombre-mujer; heterosexualidad y homosexualidad; la familia en la transmisión de la fe.
El matrimonio y la familia en el Magisterio de la Iglesia. José María Mira de Orduña, profesor de la Universidad CEU Cardenal Herrera Valencia.
Contenido: Magisterio de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia; matrimonio canónico y matrimonio civil; rasgos básicos del matrimonio canónico; nulidades matrimoniales.

-3ª SESIÓN, VIERNES 8 DE ABRIL, DE 18 A 20,30 HORAS
LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS EN LA FAMILIA. Emilio Calatayud Pérez. Magistrado-Juez de menores de Granada.

 -4ª SESIÓN, VIERNES 15 DE ABRIL, DE 16 A 21 HORAS
Sexualidad y familia en la sociedad. Javier Ros Codoñer, profesor de la Universidad Católica de Valencia.
Contenido: situación de la familia a lo largo de la historia y en la actualidad; revoluciones sexuales; la sexualidad y el género. Ideología de género; concepto de familia. Funciones y disfunciones familiares. Sexualidad y primera infancia. Marisa García Maíz, coordinadora de formación de FCAPA Valencia.
Contenido: características evolutivas del niño durante la primera infancia; descubrimiento de la identidad sexual; interrogantes más comunes a nivel biológico, psicológico y espiritual; educar en hábitos saludables; educar la voluntad: autodominio, el valor de la espera; influencia de los medios de comunicación.

-5ª SESIÓN, VIERNES 6 DE MAYO, DE 16 A 21 HORAS
Sexualidad y adolescencia. Pablo Ferrís García, profesor de Educación Secundaria Obligatoria y Julio Tudela Cuenca, profesor de la Universidad Católica de Valencia.
Contenido: aclaración de términos: pubertad, adolescencia, juventud; cambios que se producen en la persona, en todas sus dimensiones; Psicología masculina y femenina. El cerebro adolescente; fisiología de la sexualidad; el pudor. La dignidad de mi propio cuerpo y el del otro; sentido de las relaciones sexuales; influencia de los medios de comunicación.

-6ª SESIÓN, VIERNES 13 DE MAYO, DE 16 A 21 HORAS
Problemática de la sexualidad en la adolescencia: aspectos médicos. José Ignacio Gómez Pérez, profesor de la Universidad Católica de Valencia.
Contenido: embarazos imprevistos; enfermedades de transmisión sexual; las campañas oficiales de prevención: errores y falacias, ¿Existe el sexo seguro?
La vida humana y las técnicas de reproducción asistida. Mª Luz Gómez Sánchez, profesora de la Universidad Católica de Valencia.
Contenido: la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural; los métodos de regulación de la fertilidad y métodos anticonceptivos; el aborto; las técnicas de reproducción asistida.

 -7ª SESIÓN, MARTES 17 DE MAYO, DE 18 A 20,30 HORAS
¿Claves y criterios para la educación afectivo-sexual de los adolescentes? Pilar Vigil Portales, profesora de la Pontifica Universidad Católica de Chile y directora del programa Teen STAR de educación en la afectividad y sexualidad para jóvenes.
En esta sesión se entregarán los Diplomas expedidos por la Universidad Católica de Valencia, por un total de 30 horas lectivas y por un valor de un crédito ECTS.