La ONU aprueba a una agrupación homosexual que se opone a la libertad religiosa

 

El Consejo Económico y  Social de la ONU (ECOSOC) aprobó esta semana una iniciativa impulsada por los Estados Unidos para acreditar a la Comisión Internacional de Derechos Humanos de Gays y Lesbianas (IGLHRC, por sus siglas en inglés). La medida pasó por alto la resolución de un órgano subsidiario de postergar decisiones respecto de dicha agrupación hasta tanto ésta ofreciera respuestas a cuestionamientos sobre su respaldo de los nuevos «derechos» homosexuales, que muchos de los Estados Miembros consideran directamente opuestos a los derechos reconocidos de la libertad religiosa y de expresión.

     La administración Obama fue una activa promotora de la solicitud que la IGLHRC presentó ante la ONU en la reunión de junio del Comité de Organizaciones No Gubernamentales, oportunidad en la cual los representantes estadounidenses insistieron en que se votara inmediatamente la aprobación de la IGLHRC, a pesar de que otros miembros del comité tenían preguntas que aún no habían sido dilucidadas. En respuesta al intento de los Estados Unidos de precipitar una decisión, Egipto solicitó una moción de no acción.
 
     La resistencia a la postulación de la IGLHRC se basa en el hecho de que esta agrupación aprueba los Principios de Yogyakarta, documento que demanda que la «orientación sexual y la identidad de género» sean consideradas como categorías de no discriminación en los tratados de la ONU sobre derechos humanos. Entre otras cosas, en los Principios de Yogyakarta se solicita que se impongan castigos penales a quienes critican a la homosexualidad.
 
     Antes de la votación, la embajadora estadounidense Rosemary DiCarlo sostuvo que la agrupación debía ser acreditada, ya que reunía todos los requisitos para ser reconocida por el ECOSOC y había respondido a todas las preguntas efectuadas por el Comité de ONG y por los Estados Miembros que apoyaron la moción de no acción de junio. El representante egipcio aseguró que no se habían contestado todas las preguntas de su gobierno y acusó al IGLHRC de evadir aquellas referidas a la libertad religiosa y de expresión, principios fundamentales de la Declaración Universal de Derechos Humanos y de la Carta de la ONU.

     Un número de Estados Miembros han expresado su creciente preocupación por los miembros del clero a quienes se acusó de proferir «insultos racistas» por predicar enseñanzas religiosas tradicionales referidas a la moralidad sexual. En junio, un miembro del comité de ONG preguntó al IGLHRC «si una religión enseña que las relaciones sexuales distintas a las de un hombre y una mujer dentro del matrimonio están mal, ¿el IGLHRC apoyaría la interposición de acciones judiciales en contra de un ministro religioso por lo que él o ella dice sobre la homosexualidad?». El IGLHRC se rehusó a contestar esta pregunta.

     La resolución por la cual se otorga la acreditación al IGLHRC fue aprobada por 23 votos a favor, 13 en contra, 13 abstenciones y 5 ausencias.

     En la década pasada, el ECOSOC invalidó otras siete decisiones del Comité de ONG por las que se rechazaban las solicitudes de grupos de defensa de los derechos homosexuales. La votación de esta semana, sin embargo, constituye la primera vez que dicho Consejo otorga una acreditación sin que antes el Comité de ONG se pronuncie al respecto.

     Durante las semanas previas a la votación, los Estados Miembros de la ONU fueron bombardeados por campañas de presión organizadas por agrupaciones que defienden los derechos homosexuales. Un delegado dijo que su misión había recibido varias llamadas telefónicas de uno de los embajadores de los Estados Unidos antes de la votación.

     La solicitud del IGLHRC ha sido una acción prioritaria para la administración Obama. En el sitio de Internet de la misión estadounidense figuran cuatro comunicados oficiales acerca de la solicitud de dicha agrupación, entre las que se encuentra una declaración del presidente Obama, quien dijo que «recibía con agrado» la aprobación del IGLHRC y la consideraba un «importante paso hacia delante para los derechos humanos, ya que [el IGLHRC] ocupará su legítimo lugar en la mesa de las Naciones Unidas».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s