HO y DAV prometen “no parar hasta que la ley del aborto sea derogada”

La Marcha por la Vida del 7-M lo pedirá en su manifiesto, y HO ya ha anunciado que recurrirá la votación de ayer en el Senado, por participar el empresario abortista Roberto Lertxundi.

 Derecho a Vivir promete “no parar hasta que la ley del aborto sea derogada y sus promotores lo paguen democráticamente en las urnas”.  Así lo señalaba ya ayer Gádor Joya, portavoz de DAV, tras conocerse la aprobación del proyecto por el Senado:

“Esta ley no es un mandato del pueblo español, sino un desprecio al clamor que ha pedido insistentemente que no se impusiese en estas condiciones, con la sociedad, las instituciones, las cámaras de nuestro Parlamento, todo partido por la mitad”.

 “La cultura de la vida ya ha ganado en la sociedad y va a seguir creciendo porque descansa en la racionalidad científica, jurídica y moral. Son los políticos los que, una vez más, han legislado de espaldas al pueblo”.

“Si piensan que esto acaba aquí, es que no conocen a los millones de ciudadanos que hemos salido a la calle o hemos firmado contra esta ley, a lo largo del último año. Las entidades del movimiento cívico español no vamos a parar hasta conseguir que el PSOE y demás apoyos en esta ley injusta lo paguen democráticamente y quienes vengan a gobernar después la deroguen, por violenta, por inhumana y por dañina para la mujer”.

Por su parte,  HazteOir.org, entidad impulsora de la iniciativa Derecho a Vivir, anunciaba ya ayer la interposición de un recurso contencioso-administrativo contra la votación de este miércoles en el Senado, por haber permitido la participación de Roberto Lertxundi, parlamentario del Grupo Socialista, que también es presidente y fundador del mayor negocio abortista del País Vasco.

Los convocantes de la Marcha internacional por la Vida del próximo 7-M, con el lema España Vida Sí, celebrarán, a partir de ahora, una movilización cada año en el mes de marzo, coincidiendo con la Jornada Mundial por la Vida. “Hay más motivos que nunca para salir el próximo 7 de marzo a las calles”, señala Gádor Joya, que añadía:

“Las entidades cívicas hemos venido para quedarnos. Cuanto más se alejen los partidos políticos de la sociedad, cuanto mayor sea el desprecio de las Cámaras legislativas por la opinión de los ciudadanos, más necesaria es la iniciativa cívica. La regeneración del sistema vendrá de la propia sociedad, no de los partidos”. 

Más de 200 entidades se han adherido ya a la  Marcha Internacional por la Vida del próximo 7 de marzo en cerca de un centenar de ciudades de España, Europa, América y Australia.  Una iniciativa que tendrá continuidad cada año, como anuncia Gádor Joya:

“Cada año una Marcha festiva en marzo, para celebrar que somos más, tenemos razón y defendemos lo justo: el derecho a la vida y la salud de la mujer frente a la violencia abortista”.

“Lo anunciamos hoy y ahora. Vamos a luchar, con todas nuestras fuerzas, para que en un plazo máximo de 3 años esta ley, diseñada por el lobby de las empresas abortistas, sea derogada. Vamos a luchar, con todas nuestras fuerzas, para que en un plazo de 10, 20 ó 30 años el aborto quede abolido, y sea considerado por una mayoría social, como un mal tan penoso como hoy vemos a la esclavitud. Y nos manifestaremos, cada mes de marzo, hasta que lo consigamos”.

7 de marzo del 2010

Plaza de la Virgen (Valencia)

12:00 H.

Contamos contigo

Agradecemos el coraje de los senadores que votaron por la vida

Valencia

Plaza de la Virgen

12:00 H.

7 de marzo del 2010

128 senadores defendieron el derecho a vivir en medio del lodazal abortista del  Senado, y por ello merecen nuestro reconocimiento.

REDACCIÓN HO.- Los senadores del Partido Popular, de CiU, de Unión del Pueblo Navarro y del PAR defendieron el derecho a vivir en el pleno del Senado, el pasado 24 de febrero, mientras los abortistas del PSOE y sus franquicias regionales, de ERC, IU, BNG, de Convergència Democràtica de Catalunya, del PSM-EN y dos senadores independientes de Navarra e Ibiza se entregaban al festín abortista.

Los senadores que supieron escuchar la voz mayoritaria de la sociedad española, que rechaza el aborto, incluso entre los propios votantes socialistas (25% de ellos se declaran contrarios a la ley), tuvieron que escuchar también los supuestos argumentos y los gestos despreciativos de los abortistas, que en la tribuna del Senado y en los pasillos dejaron patente su carencia de argumentos racionales y científicos y su catadura moral.

A menudo bombardeamos a nuestros representantes con peticiones y exigencias, y les recriminamos lo que, a nuestro juicio, hacen mal. En esta ocasión hemos de felicitar a los senadores que han sabido votar en conciencia y defender su libertad.

Firma para felicitar y agradecer a los senadores de PP, CiU, UPN y PAR que votaron a favor del derecho a vivir.

Valencia

Plaza de la Virgen

12:00 H.

7 de marzo del 2010

Insoportable hipocresía – O la doble y letal vara de medir sobre la vida

“Hoy en día nadie puede subestimar el alcance universal de los Derechos Humanos, en particular el derecho a la vida, a partir del que se sustentan todos los demás”. “Por encima de todo, nadie puede disponer de la vida humana, ni siquiera los Estados”.”Será el éxito de Estados que respeten hasta el último instante la vida de todos y cada uno de sus conciudadanos. Nadie tiene derecho a arrebatar la vida a otro ciudadano. Absolutamente nadie. Trabajemos por esta causa, me tienen a su disposición”.

 Quien habla no es precisamente Santo Tomás de Aquino, ni Santo Tomás Moro –patrono de los políticos católicos-, ni un eclesiástico, ni el Papa… Quien habla, quien habló así ayer mismo, miércoles 24 de febrero de 2010, quien hizo público tal mensaje es José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Gobierno de España. Lo hizo en Ginebra. Lo hizo horas después de que se supiera que el preso político cubano, disidente del castrismo, Orlando Zapata Tamayo muriera tras siete años de cárcel, de torturas y vejaciones y 84 días de huelga de hambre, sin que esta muerte “política” –este asesinato moral- le mereciera al señor Zapatero el más mínimo comentario de condena, por subliminal, implícito e indirecto que, fuentes de La Moncloa digan ahora, se expresó el presidente del Gobierno de España.

 Una cosa y su contraria  

 Y lo hizo, sobre todo, en el mismo día y casi a la misma que el Senado español aprobaba por tanto solo seis votos de diferencia la nueva ley del aborto, la ley del señor Zapatero.

  ¿Es posible decir una cosa en Madrid y su contraria en Ginebra? ¿O es que el aborto no arrebata la vida de un ciudadano, de un ser humano, de una persona? ¿O es que el Estado, mediante leyes tan inicuas como la aprobada el 24 de febrero en España, no dispone así arbitraria e injustamente la vida humana? ¿Cómo se puede decir que “hoy en día nadie puede subestimar el alcance universal de los Derechos Humanos, en particular el derecho a la vida, a partir del que se sustentan todos los demás” y, a la vez promover y aprobar el aborto libre?

 “Será el éxito de Estados que respeten hasta el último instante la vida de todos y cada uno de sus conciudadanos”. ¿Y el primer suspiro, señor Zapatero, este no merece ser respetado? Difícilmente, señor Zapatero, habrá un último suspiro vital si antes de ha hecho abortar el primero.

 Sí, dirán los escuderos y cortesanos del señor Zapatero, que el presidente del Gobierno español se refería a la pena de muerte. Nadie quiere la pena de muerte. Pero tampoco nadie debe querer esa pena de muerte preventiva que es el aborto. Hay muchas maneras de acabar con la vida de un ser humano. Una, sí, es la pena de muerte, que supone y significa acabar con la vida. Pero, tan cruel, tan vil –incluso quizás más- y, sobre todo, más injusto es no dejar nacer a un inocente.

¿De qué va el señor Zapatero? ¿Cómo se puede llamar a esto: irresponsabilidad, inconsistencia, incompetencia, inconsciencia, ignorancia? Da igual el nombre que le queramos dar porque en cualquier es irresponsabilidad culpable, inconsistencia culpable, incompetencia culpable, inconsciencia culpable, ignorancia culpable. Es un insulto a la inteligencia, al derecho, al sentido común, a la ética. Es cinismo intolerable. Es la hipocresía insoportable y abominable de una doble y letal vara de medir la vida, que habría de avergonzar y abochornar a propios y a extraños. Y que  de ningún modo nos puede dejar indiferentes e inactivos.

El Gobierno, satisfecho con la aprobación de la Ley del Aborto: “hoy es un gran día”

Empecemos por el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, que considera que “hoy es un gran día para todos y para la democracia” y está feliz porque “la sociedad española ha dado muestras de su profundo sentido de madurez democrática”. Dice que esta norma es “más justa para todos porque reconoce a las mujeres sus derechos, las atiende, las acompaña y equilibra cuestiones siempre muy difíciles como las que se trataban en esta ley”.

Sigamos con la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez. Ella se ha deshecho en elogios a su homóloga Aído: “ha llevado el peso del desarrollo, del debate de la Ley, la que ha tenido que sufrir también las mayores críticas y la que ha tenido que soportar los mayores embates“. Recuerda a “todas aquellas mujeres que a lo largo de la historia nos han permitido tener una ley que representa tanto por la libertad y por la igualdad, ya que dará más seguridad y más garantías y permitirá un marco más seguro“.

Pero sobre todo ha hecho hincapié en que la Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo va a conseguir el “objetivo que persiguen los socialistas de reducir el número de embarazos no deseados“.

La última en agradecer los esfuerzos ha sido Aído. En su opinión, “hoy tenemos una ley mejor que la de ayer, con más garantías, con más seguridad y con más claridad para las mujeres que deciden libremente acerca de su maternidad“. “Tenía mucha confianza en el trabajo que se desarrollara por parte de los grupos parlamentarios, confianza que no se ha visto defraudada, como me consta que tampoco se ha visto defraudada la confianza de miles de mujeres de este país“, ha añadido.

El Senado aprueba la Ley Zapatero del Aborto

La Ley del Aborto ha sido finalmente aprobada en el Senado, después de que esta mañana se rechazaran los tres vetos de PP, UPN y CIU. Una ley defendida por las socialistas Bibiana Aído y Leire Pajín, que se ha estrenado como senadora. “Un gran honor estrenarse así, defendiendo esta ley”, decía ella misma: “una ley necesaria, meditada, equilibrada, consensuada que no descuida la protección de la vida prenatal”. De modo que la ley entrará en vigor a los 4 meses de su publicación en el BOE.

Esta tarde ha quedado definitivamente aprobada la ley, al rechazar las 88 enmiendas que se habían presentado. La parte del texto que no contenía ninguna enmienda ha sido aprobada por 132 votos a favor, 126 en contra y una abstención. Y es que el Grupo Socialista ha trabajado intensamente estos días con senadores de distintas formaciones para posibilitar que la Ley fuera aprobada de forma definitiva en el Senado y evitar así que tuviera que ser ratificada en el Congreso de los Diputados.

No entiende Pajín el veto de PP, UPN y Unió sobre que esta ley no tiene demanda social: “¿acaso 100.000 mujeres al año no les parece demanda suficiente? ¿Cuántos profesionales deben seguir trabajando con inseguridad jurídica? ¿A cuántas mujeres hay que señalar?”, ha dicho. Los vetos han sido rechazados e incluso el PNV ha presentado una enmienda que se debatirá esta tarde para que se amplíe de 14 a 16 semanas el aborto libre

La oposición a esta ley sostiene que será una ley del aborto libre. Así lo ha denunciado el PP en su veto en el Senado. No existe demanda social, asegura la popular María Dueñas, y señala que el Gobierno desprecia la voz de los ciudadanos: “ustedes han traído a la Cámara un proyecto de ley panfletario y catequético y es, como lo denominó el Consejo Fiscal, inconstitucional, nace de espaldas a los españoles, sin consenso social, que sólo da seguridad jurídica a quienes han hecho del drama del aborto un negocio, y ustedes lo saben y lo conocen de primera mano“. Alude al negocio del senador socialista Lertxundi, presidente de un centro abortista y senador en el hemiciclo.

Las plataformas por la vida, en la calle y la tribuna, denuncian la politización de un problema de conciencia y anuncian la manifestación del 7 de marzo en cerca de 100 ciudades españolas.