Un destacado jurista advierte que el tema del aborto puede dividir a una nación

 El sábado pasado por la noche, en Washington, un destacado jurista de la Universidad de Princeton afirmó que el fallo de la Corte de los Estados Unidos por el que se legalizó el aborto en 1973 causó profundas divisiones sociales, así como también alianzas políticas y religiosas sin precedentes que serán invitadas a encabezar una lucha por el «alma» de la nación una vez que la sentencia sea anulada.

     «El aborto y la investigación destructiva de embriones están en el centro de la línea que divide a los principales partidos políticos nacionales», afirmó el Profesor Robert George, con lo cual impulsó el apoyo a los fundamentos pro-vida del Partido Republicano y atrajo a los demócratas desafectos al bando de los opositores. A modo de respuesta, «Barack Obama está tratando de conquistar a los católicos y evangélicos que toman en serio su religión», dijo, a aquellos que se unieron en torno a la causa pro-vida, «sin modificar en lo más mínimo su apoyo al aborto, incluso el aborto en el último trimestre y por nacimiento parcial». El intento reciente de Obama de conseguir el respaldo de los líderes religiosos cuenta con el aval de algunos católicos de izquierda que argumentan que la colaboración podría traer como resultado menos abortos, una posibilidad que George calificó de «engañosa».

     George es Profesor McCormick de Jurisprudencia en la Universidad de Princeton, puesto que en su momento ocupó el ex presidente estadounidense Woodrow Wilson, y, además, dirige el James Madison Program in American Ideals and Institutions. El especialista tuvo a su cargo la disertación titulada «Nuestra lucha por el alma de nuestra nación», la cual contó con una audiencia internacional que se dio cita en el Rose Dinner. En esta oportunidad, se recordó el trigésimo séptimo aniversario del fallo de la Corte de los Estados Unidos conocido como Roe vs. Wade.

     George sostuvo que cuando la Corte estadounidense usurpó «la autoridad constitucional del pueblo» a fin de revocar las leyes nacionales, sus miembros «sin duda, creyeron que el aborto legal era una política humana y progresista» que podría ser «fácilmente integrada a la estructura de la vida política y social de los estadounidenses». En cambio, fue un «absoluto desastre», afirmó. Estas declaraciones fueron consideradas como un consejo dirigido a los juristas extranjeros que actualmente reevalúan sus leyes de aborto nacionales.

     A pesar de las promesas de los impulsores del aborto y de las creencias de la Corte, añadió George, el fallo «ha cobrado las vidas de más de cincuenta millones de víctimas no nacidas… ha causado un incalculable daño moral, psicológico, y hasta, a veces, físico, a las mujeres… ha corrompido a médicos y enfermeras, al convertir a los agentes de salud en asesinos… ha minado la autoridad moral de la ley a causa de su injusticia… ha instigado el comportamiento sexual masculino irresponsable – inclusive rapaz – … [y] ha hecho metástasis en el apoyo generalizado de la elite que respalda la mortal experimentación con embriones y hasta… la espantosa, espeluznante práctica de cultivo embrionario – la creación de seres humanos mediante clonación y otros tipos de experimentación y trasplante».

     Los expertos de la ONU en derechos humanos afirman que las observaciones de George incluyen importantes consideraciones políticas y sociales para otras naciones que actualmente están siendo presionadas por los miembros de la ONU y de ONG internacionales que intentan de debilitar la protección legal de los niños en gestación sobre la base de la afirmación falsa de que esto es necesario si se desea respetar los acuerdos de la ONU en materia de derechos humanos. Hacen referencia a Colombia, que liberalizó sus leyes en 2006, tras un juicio respaldado por el Centro de Derechos Reproductivos, bufete de abogados neoyorquino. Entre otros casos se encuentran los de Nicaragua y la República Dominicana, que el año pasado rechazaron con éxito la presión ejercida por UNICEF, el Fondo de Población de la ONU y una serie de ONG que intentaron invalidar sus leyes.

     George concluyó su disertación diciendo que la elección presidencial de 2012 en los Estados Unidos «seguramente será la decisiva en lo que respecta a la Corte Suprema y al futuro de Roe vs. Wade».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s