Autor polaco explica por qué cree que Juan Pablo II es santo

El postulador de la causa de beatificación del venerable Papa Juan Pablo II, P. Slawomir Oder, presentó hoy su nuevo libro sobre este recordado Pontífice titulado “Por qué es santo“, en el que explica las razones que considera deben llevar al Papa peregrino a los altares.

Este nuevo volumen, presentado también por el Prefecto Emérito de la Congregación para las Causas de los Santos, Cardenal José Saraiva, ha contado la colaboración del periodista Saverio Gaeta y ha sido editado por Rizzoli. En su primera edición tiene un tiraje de 30 mil copias.

“Por qué es santo” ha sido elaborado con la información de los 114 testimonios recogidos en la investigación diocesana de la causa de beatificación y que muestran un poco más la vida de Juan Pablo II.

En declaraciones a Radio Vaticano, el P. Oder comenta que el Papa peregrino es “un hombre absolutamente enamorado de Dios. Un hombre que ha pasado toda su vida en clave de amistad espiritual con el Señor. Un hombre que ha vivido intensamente este relación espiritual, que tal vez ha sido más intensa por el hecho de que desde niño estuvo privado de las referencias de los afectos humanos”.

“Toda la intensidad de su riqueza humana, porque era un hombre verdadero, está en su búsqueda de la relación con Cristo“, añade el P. Oder.

En el libro se aprecia un texto en el que el Papa puso por escrito su voluntad de renunciar al Pontificado en caso de padecer una “enfermedad incurable” que le impidiera “ejercitar suficientemente las funciones del ministerio cetrino”. En otra carta de 1994, Juan Pablo II señalaba que, “después de haber rezado y reflexionado mucho” había considerado el deber de “seguir las disposiciones y el ejemplo de Pablo VI, quien, planteándose el mismo problema, juzgó que no podía renunciar al mandato apostólico sino en presencia de una enfermedad incurable o de un impedimento tal que obstaculizara el ejercicio de las funciones del sucesor de Pedro”.

El texto también se refiere a una carta abierta del Papa peregrino a Ali Agca, fechada el 11 de septiembre de 1981, escrita en polaco e incompleta. Al respecto Saverio Gaeta comenta que “ya en la ambulancia había comenzado esta invocación personal ante el propio agresor y quería reconfirmarla –a cinco meses de distancia– mostrando, entonces que no era un acto instintivo y emotivo aquel hecho en la ambulancia y luego de algunos días pronunciado en el (policlínico) Gemelli”.

Gaeta continúa: el Papa “quería que esto fuera un gesto meditado y convencido para documentar cómo el perdón cristiano hace parte de la experiencia total de la fe y del amor, subrayando que también un gesto así de terrible, el atentado, no debía hacer que el hombre se enfrente al hombre”.

El libro también relata que antes de este atentado, el servicio secreto italiano había informado a las autoridades del Vaticano el plan de las llamadas “Brigadas rojas” para secuestrar al Papa. Además se cuenta las penitencias del Santo Padre en Cuaresma y la práctica del Vía Crucis todos los viernes. El P. Oder da cuenta que Juan Pablo II “se infligía al propio cuerpo diversas mortificaciones” con un “cinturón particular”.

La santidad del Papa, retoma Saverio Gaeta, también podría apreciarse en la vida diaria: “para Juan Pablo II la santidad era realmente algo que aparecía en todos los momentos de la cotidianidad, con la que la santidad era hacer la broma justa en el momento justo, o hincarse en oración luego de haberse lavado las manos antes de celebrar la Santa Misa, y caer verdaderamente en el misticismo más puro en la total ausencia del tiempo y de lo que sucedía en torno a él”.

“Podemos decir con una broma –que es una que cuento al inicio del libro– un episodio en el que responde a una hermana que lo veía un poco demacrado: ‘estoy preocupada por vuestra Santidad’ a lo que respondía con amabilidad: ‘también yo estoy preocupado por mi santidad’. Era una broma simpática, que dicha así de pronto hace comprender cuánto el Papa tenía esto claro en todo momento de la jornada y en toda situación“, concluye Gaeta

Jesús Gago Blanco, administrador diocesano de Tui-Vigo

El hasta ahora vicario general de monseñor Diéguez, regirá la diócesis gallega hasta la toma de posesión de monseñor Quinteiro.

Tras el nombramiento ayer, jueves 28 de marzo, de monseñor Luis Quinteiro como obispo de Tui-Vigo y la jubilación de monseñor José Dieguez, el colegio de consultores de esta diócesis gallega ha elegido a Jesús Gago Blanco como administrador diocesano. Esto significa que la jubilación de monseñor Diéguez es efectiva desde hoy mismo y que el periodo de transición desde este relevo episcopal en Tui-Vigo será regido por Jesús Gago Blanco, hasta ahora vicario general de la diócesis.

Por otro lado, todavía no se ha fijado la fecha concreta de la toma de posesión de monseñor Quinteiro Fiuza. Podría ser a finales de marzo.

Cáritas con Haití

Cuentas Bancarias:

SANTANDER      0049-1892-64-2110527931

BBVA                 0182-2000-21-0201509050

POPULAR          0075-0001-81-0606839307

BANESTO          0030-1001-38-0007698271

CAJA MADRID   2038-1028-15-6000969697

LA CAIXA          2100-2208-39-0200227099

CECA                 2000-0002-20-9100382307

BANCAJA           2077-1277-10-3100146740

CAM                   2090-5513-04-0040370409

 

Y EN LAS CUENTAS DE LAS CÁRITAS DIOCESANAS

 

Teléfono información y donaciones: 902 33 99 99 

Un destacado jurista advierte que el tema del aborto puede dividir a una nación

 El sábado pasado por la noche, en Washington, un destacado jurista de la Universidad de Princeton afirmó que el fallo de la Corte de los Estados Unidos por el que se legalizó el aborto en 1973 causó profundas divisiones sociales, así como también alianzas políticas y religiosas sin precedentes que serán invitadas a encabezar una lucha por el «alma» de la nación una vez que la sentencia sea anulada.

     «El aborto y la investigación destructiva de embriones están en el centro de la línea que divide a los principales partidos políticos nacionales», afirmó el Profesor Robert George, con lo cual impulsó el apoyo a los fundamentos pro-vida del Partido Republicano y atrajo a los demócratas desafectos al bando de los opositores. A modo de respuesta, «Barack Obama está tratando de conquistar a los católicos y evangélicos que toman en serio su religión», dijo, a aquellos que se unieron en torno a la causa pro-vida, «sin modificar en lo más mínimo su apoyo al aborto, incluso el aborto en el último trimestre y por nacimiento parcial». El intento reciente de Obama de conseguir el respaldo de los líderes religiosos cuenta con el aval de algunos católicos de izquierda que argumentan que la colaboración podría traer como resultado menos abortos, una posibilidad que George calificó de «engañosa».

     George es Profesor McCormick de Jurisprudencia en la Universidad de Princeton, puesto que en su momento ocupó el ex presidente estadounidense Woodrow Wilson, y, además, dirige el James Madison Program in American Ideals and Institutions. El especialista tuvo a su cargo la disertación titulada «Nuestra lucha por el alma de nuestra nación», la cual contó con una audiencia internacional que se dio cita en el Rose Dinner. En esta oportunidad, se recordó el trigésimo séptimo aniversario del fallo de la Corte de los Estados Unidos conocido como Roe vs. Wade.

     George sostuvo que cuando la Corte estadounidense usurpó «la autoridad constitucional del pueblo» a fin de revocar las leyes nacionales, sus miembros «sin duda, creyeron que el aborto legal era una política humana y progresista» que podría ser «fácilmente integrada a la estructura de la vida política y social de los estadounidenses». En cambio, fue un «absoluto desastre», afirmó. Estas declaraciones fueron consideradas como un consejo dirigido a los juristas extranjeros que actualmente reevalúan sus leyes de aborto nacionales.

     A pesar de las promesas de los impulsores del aborto y de las creencias de la Corte, añadió George, el fallo «ha cobrado las vidas de más de cincuenta millones de víctimas no nacidas… ha causado un incalculable daño moral, psicológico, y hasta, a veces, físico, a las mujeres… ha corrompido a médicos y enfermeras, al convertir a los agentes de salud en asesinos… ha minado la autoridad moral de la ley a causa de su injusticia… ha instigado el comportamiento sexual masculino irresponsable – inclusive rapaz – … [y] ha hecho metástasis en el apoyo generalizado de la elite que respalda la mortal experimentación con embriones y hasta… la espantosa, espeluznante práctica de cultivo embrionario – la creación de seres humanos mediante clonación y otros tipos de experimentación y trasplante».

     Los expertos de la ONU en derechos humanos afirman que las observaciones de George incluyen importantes consideraciones políticas y sociales para otras naciones que actualmente están siendo presionadas por los miembros de la ONU y de ONG internacionales que intentan de debilitar la protección legal de los niños en gestación sobre la base de la afirmación falsa de que esto es necesario si se desea respetar los acuerdos de la ONU en materia de derechos humanos. Hacen referencia a Colombia, que liberalizó sus leyes en 2006, tras un juicio respaldado por el Centro de Derechos Reproductivos, bufete de abogados neoyorquino. Entre otros casos se encuentran los de Nicaragua y la República Dominicana, que el año pasado rechazaron con éxito la presión ejercida por UNICEF, el Fondo de Población de la ONU y una serie de ONG que intentaron invalidar sus leyes.

     George concluyó su disertación diciendo que la elección presidencial de 2012 en los Estados Unidos «seguramente será la decisiva en lo que respecta a la Corte Suprema y al futuro de Roe vs. Wade».