En nulidad matrimonial, no separar justicia de caridad, pide el Papa Benedicto

Al recibir esta mañana a los prelados auditores, oficiales y colaboradores del Tribunal de la Rota Romana, con motivo de la inauguración del año judiciario, el Papa Benedicto XVI pidió que en los casos de nulidad matrimonial no se separe la justicia de la caridad.

En su discurso en la Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano, el Santo Padre destacó que “es necesario tomar acto de la difusa y radicada tendencia, aunque no siempre manifestada, que lleva a contraponer la justicia a la caridad, como si una excluyera la otra“.

“En esta línea, algunos creen que la caridad pastoral puede justificar cualquier paso para la declaración de nulidad del vínculo matrimonial. La misma verdad tiende a verse con un enfoque instrumental que la adaptaría de vez en vez a las diversas exigencias que se presentan”.

Seguidamente Benedicto XVI resaltó que “vuestro ministerio es esencialmente obra de justicia, una virtud de la que es muy importante redescubrir el valor humano y cristiano, también dentro de la Iglesia. El Derecho Canónico debe siempre considerarse en su relación esencial con la justicia, con la conciencia de que en la Iglesia la actividad jurídica tiene como fin la salvación de las almas”.

“En esta perspectiva hay que tener presente, cualquiera que sea la situación, que el proceso y la sentencia están ligados de forma fundamental a la justicia y se ponen a su servicio”, señaló el Papa e indicó que “además de esta dimensión ‘objetiva’ de la justicia hay otra que atañe a los ‘agentes del derecho’, es decir, a los que la hacen posible” y que “deben caracterizarse por un elevado ejercicio de las virtudes humanas y cristianas, en especial, la prudencia y la justicia, pero también la fortaleza“.

Esta última “es tanto más relevante cuando la injusticia se presenta como el camino más fácil de seguir, en cuanto implica condescendencia con los deseos y expectativas de las partes o con los condicionamientos del ambiente social”.

“Todos los que trabajan en el campo del Derecho, cada uno según su función, deben guiarse por la justicia. Pienso en particular en los abogados, que deben prestar no sólo la máxima atención al respeto de la verdad de las pruebas, sino también evitar cuidadosamente asumir el patrocinio de causas que, según su conciencia, no sean objetivamente sostenibles“.

El Santo Padre dijo luego que “por otra parte, la acción de los que administran justicia no puede prescindir de la caridad“. “La óptica y la medida de la caridad ayudarán a no olvidar que tenemos enfrente personas marcadas por problemas y sufrimientos. También en el ámbito específico del servicio de los agentes de justicia rige el principio por el que ‘la caridad supera la justicia’”, agregó.

“La relación con las personas debe tener en cuenta el caso concreto para facilitar a las partes, con delicadeza y atención, el contacto con el tribunal competente”. Asimismo “es importante actuar con prontitud siempre que se vislumbre una esperanza de éxito para inducir a los cónyuges a convalidar eventualmente el matrimonio y restablecer la convivencia conyugal”. A esto hay que unir “el esfuerzo de instaurar entre las partes un clima de disponibilidad humana y cristiana fundada en la búsqueda de la verdad“.

Benedicto XVI también explicó que “es necesario dejar de lado sugerencias pseudopastorales que sitúan las cuestiones en un plano donde lo que cuenta es satisfacer las peticiones subjetivas para conseguir a cualquier precio la declaración de nulidad, con el fin de poder superar, entre otras cosas, los obstáculos para recibir los sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía. Sería un bien ficticio allanar el camino a los sacramentos, con el peligro de hacer vivir a estas personas en contraste objetivo con la verdad de su condición personal“.

“Tanto la justicia como la caridad postulan el amor por la verdad y comportan esencialmente la búsqueda de lo verdadero. Sin verdad, la caridad resbala hacia el sentimentalismo y el amor se transforma en una cáscara vacía que se puede llenar arbitrariamente. Es el peligro del amor en una cultura sin verdad“.

Ese caso, continuó el Papa, “puede darse no sólo en la actividad práctica del juez, sino también en los postulados teóricos, que tanto influyen en los juicios concretos. El problema se plantea cuando se empaña la esencia misma del matrimonio. La consideración existencial, personalista y relacional de la unión conyugal no puede plantearse en detrimento de la indisolubilidad, propiedad esencial que en el matrimonio cristiano conlleva, junto con la unidad, una estabilidad peculiar en razón del sacramento“.

Finalmente el Santo Padre subrayó que “el matrimonio goza del favor del derecho. Por lo tanto, en caso de duda, se debe considerar válido hasta que no se demuestre lo contrario. Si no, se corre el peligro de quedarse sin un punto de referencia objetiva para las sentencias de nulidad, transformando cualquier dificultad conyugal en un síntoma de falta de actuación de una unión cuyo núcleo esencial de justicia –el vínculo indisoluble– se niega de hecho”.

Un nuevo documento de la IPPF impulsa los «derechos sexuales» para adolescentes

Stand and Deliver

  En su nuevo informe titulado «Stand and Deliver», la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF, por sus siglas en inglés), solicita que los gobiernos, las instituciones religiosas y la sociedad en su conjunto brinden «educación sexual exhaustiva» a los niños de tan sólo diez años de edad.

     En el prólogo del documento, Bert Koenders, ministro de Development Cooperation, oficina holandesa que contribuyó a financiar la publicación, afirma que «la gente joven tiene derecho a recibir información completa sobre la sexualidad y a tener acceso a anticonceptivos y otros servicios. Estos derechos están consagrados en una serie de convenciones y tratados de derechos humanos internacionalmente acordados, pero, lamentablemente, aún no son respetados en todo el mundo».

     Según la IPPF, dado que «los jóvenes son seres sexuales», debería ser evidente que «la educación sexual promueve el bienestar individual y el avance de metas sociales y de salud pública más amplias». Esta organización sostiene que «la educación sexual exhaustiva» debe ser obligatoria en las escuelas, y que los gobiernos también deben asegurar que sea impartida entre aquellos jóvenes que no asisten a la escuela.

     Además, alega que «con los jóvenes como compañeros, los actuales dirigentes adultos  tienen la oportunidad de redefinir el sexo y la sexualidad como fuerzas positivas para el cambio y el desarrollo, como fuente de placer, encarnación de los derechos humanos y expresión del ser».

     La Federación Internacional de Planificación de la Familia sostiene que la educación sexual exhaustiva es necesaria para estimular en la gente joven «la autoestima, la toma de decisiones a conciencia y las habilidades de negociación, y los ayuda a desarrollar vidas sexuales satisfactorias y placenteras». Por otra parte, expone que no debe subestimarse el «poder» de la educación sexual exhaustiva «de desafiar los roles tradicionales de género».

      El informe enfatiza que debe garantizarse a la gente joven el acceso «ilimitado» a la educación y servicios sexuales, «sin restricciones administrativas ni obstáculos», como ser el requisito de que los proveedores de salud deban contar con el permiso de los padres o de los cónyuges para poder suministrar anticonceptivos. La IPPF solicita que los jóvenes puedan «acceder a los servicios que necesitan y desean, libres de ataduras relacionadas con cuestiones de actitud, factores psicológicos, culturales o sociales».

      Asimismo, se refiere a la religión y a los grupos religiosos como una de las principales barreras que impiden el acceso de los adolescentes a la educación sexual y a los «servicios» sexuales y reproductivos. También afirma que muchas enseñanzas religiosas «niegan los aspectos placenteros y positivos del sexo y que los lineamientos limitados para la educación sexual generalmente se centran en la abstinencia previa al matrimonio», lo cual, según la IPPF, no ha sido efectivo en muchos contextos.

     Además, según el informe, las instituciones religiosas – como la Iglesia Católica y las escuelas islámicas – necesitan ser «pragmáticas» para adecuarse a la gente joven como «seres sexuales» y reformar sus enseñanzas, a fin de «encontrar un modo de explicar y brindar orientación sobre los temas relativos al sexo y las relaciones sexuales entre la gente joven, que apoye y no niegue sus experiencias y necesidades».

     La educación sexual es un tema que ha suscitado acaloradas discusiones en las Naciones Unidas, y muchos críticos temen que el derecho de los padres de educar a sus hijos sea violado. El año pasado, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) publicó una serie de lineamientos sobre educación sexual que encontraron una oposición tan fuerte por parte de los defensores de la vida y la familia que la organización se vio obligada a retirar el documento de su sitio de Internet y someterlo a revisión.

     Los críticos creen que estallarán más debates sobre «la educación sexual exhaustiva» en los próximos meses, durante el desarrollo del período de sesiones de la Comisión de la ONU.