El seminario Redemptoris Mater estrena edificio en Alcobenda

Nuevo curso, nueva casa

«Un nuevo curso, una nueva casa, nuevas caras, nuevos corazones…» Así nos saludaba el cardenal Rouco, en octubre, en su primera visita del curso a nuestro seminario Redemptoris Mater Nuestra Señora de la Almudena, que estrena nueva casa, un convento reformado de las Hermanas Capuchinas en Alcobendas
Los seminaristas: retrato de familia

Atrás queda más de un año de obras, en las que Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumental, ha depositado su ingenio y cariño, mostrando en cada diseño, en cada sala, en cada detalle, el amor que nos tiene en Cristo. El edificio material se ha llenado de luz y belleza; y ha vuelto a convertirse en un lugar de oración y de formación para los seminaristas. Tras 20 años en San Pedro Mártir, de Alcobendas, hemos pasado a vivir a una casa de nuestra diócesis.
Han sido veinte años en los que se han ordenado 121 sacerdotes, dispersos por todo el mundo sirviendo a la Iglesia, además de cinco candidatos, ordenados diáconos el pasado 21 de noviembre, por el cardenal Rouco, en la catedral de la Almudena. Mientras tanto, más de 70 seminaristas seguimos formándonos para, algún día, ser testigos de Cristo en cualquier parte del mundo, ya que los seminarios Redemptoris Mater son diocesanos, internacionales y misioneros. En el seminario, actualmente vivimos 45 jóvenes de 18 naciones diferentes, 11 seminaristas están en el período de formación misionera (la itinerancia), y dos seminaristas llegarán a lo largo del curso. En este Años Sacerdotal, 10 seminaristas que inician esta fantástica andadura, y casi una decena de jóvenes, están en la etapa introductoria.

Nuestra nueva casa es un edificio antiguo, situado en la Carretera del Goloso, en Alcobendas, reformado por un grupo de arquitectos y artistas del Camino Neocatecumenal. El terreno está situado encima de una pequeña loma, y desde allí se contempla todo Madrid. Por eso, la entrada y el comedor se han diseñado con amplias cristaleras, para poder vislumbrar la naturaleza que nos rodea. Todo ha sido pensado para que el que viva dentro se sienta bien y pueda realizar su vida con plena eficacia,

siempre contando con pequeñas precariedades: la comida no es la de mamá, y el clima no es al que están acostumbrados los seminaristas de los países tropicales. Pero, como dice nuestro Rector, don Juan Fernández Ruiz: «¡Qué bien se vive en esta casa!», y cuando se está con el Señor, más todavía. Tenemos una espaciosa sala llamada el santuario de la Palabra, en el que está presente el Santísimo Sacramento; es el lugar donde rezamos la Liturgia de las Horas, cada uno sentado en un trono de madera. Y a expensas de que finalicen las obras de la capilla, celebramos la Eucaristía todos los días en una capilla provisional.
Día tras día, rezamos, celebramos la Eucaristía, estudiamos, servimos la mesa, limpiamos…; dos veces por semana, acudimos a las celebraciones con nuestras comunidades neocatecumenales; los domingos, podemos salir a comer fuera, y también hacemos deporte; contamos con un campo de fútbol y una pista multifunción para varios deportes. Como dice san Pablo: «Todo contribuye al bien para los que aman a Dios».

Juan Ignacio Merino

El anuncio chavista de devaluación genera furor en las tiendas de electrodomésticos

Como ya ocurrió el sábado, los venezolanos buscaron ayer domingo anticiparse a los efectos de la devaluación anunciada por Hugo Chávez y acudieron masivamente a las tiendas de electrodomésticos. El anuncio de Chávez ocurrió el viernes por la noche. En supermercados del este de Caracas se podía observar una importante afluencia de clientes que compraban también productos de primera necesidad, como azúcar, leche y huevos, entre rumores de que iban a aumentar los precios hasta un 50%.

La devaluación del bolívar anunciada por Hugo Chávez el viernes por la noche hizo que cientos de venezolanos coparan el fin de semana las tiendas de electrodomésticos para comprar productos y tratar de evitar así una posible escalada de los precios en el país.

Como indico el diario “El Universal” en su edición online, el miedo de los clientes ante una inminente subida de precios ha desbordado la capacidad de atención de algunos comercios. En el Centro Comercial Sambil las tiendas Sony y LG sólo permitían la entrada de personas a medida que salían quienes compraban. Al mediodía las colas de ambas tiendas ya se confundían en los pasillos del nivel Acuario. Imgeve, tienda de electrodomésticos ubicada en Chacao, también controlaba el acceso de los consumidores. “Es una locura“, dijo un empleado al referirse a la cantidad de personas que han acudido a ese establecimiento desde el sábado.Cabe recordar que el petróleo proporciona 94 de cada 100 dólares que ingresan en el país por exportaciones y genera cerca de la mitad de los ingresos del gobierno. Por lo tanto, la devaluación ayudará a Chávez a disponer más bolívares para mantener el elevado gasto gubernamental, afectado el año pasado por la caída de los precios del crudo. “La devaluación constituye un duro golpe al estómago del pueblo venezolano y tiene el objetivo inmediato de generarle dinero al gobierno en un año electoral”, declaró Omar Barboza, líder del partido opositor Un Nuevo Tiempo (UNT).Chávez se dirige a los militares Las medidas, que entran hoy en vigor, ya han generado numerosas reacciones de rechazo por parte de economistas y también de políticos de la oposición, quienes consideran que si bien darán más ingresos al Estado, también supondrán más inflación en un país que cerró 2009 con un alza del Índice de Precios al Consumo (IPC) del 25,1% .Chávez llamó a los militares y a las organizaciones populares a trabajar unidos para impedir que los comerciantes suban los precios aprovechándose de la devaluación. “Algunos burgueses, oligarcas (…) están diciendo que por las medidas anunciadas el viernes ellos tienen que incrementar todos los precios. ¡De ninguna manera lo vamos a aceptar!”, remarcó Chávez en su programa dominical de radio y televisión ‘Aló Presidente’.”Yo les hago un llamado a que no lo hagan; lo primero que hago es llamarlos a que no lo hagan, y al pueblo a que no permita que le roben. No hay ninguna razón para que aumenten los precios de nada“, insistió el mandatario.La lucha contra la especulación apunta a “una contraloría social”, a un “plan ofensivo y no defensivo”, remarcó el presidente venezolano, e insistió en que toda la oferta comercial de la actualidad “fue importada con el precio viejo del dólar” de 2,15 bolívares. “Cuando haga falta”, y después de que el Gobierno haga “un estudio bien concienzudo”, se decidirá sobre eventuales alzas en productos y servicios sometidos a un adicional control estatal de precios y tarifas, añadió. “¡Que se preparen los que quieran aprovechar los anuncios (sobre la devaluación) para aprovecharse y llenar de temores a la gente!”, porque “el pueblo actuará con la ley en la mano”, insistió.Chávez repitió en varias ocasiones que “la organización y el poder popular“, en este caso contra la especulación, permitirá convertir a Venezuela en “una potencia mediana”, objetivo que además pasa, remarcó, con un combate adicional al latifundio y hasta el tabaquismo y el alcoholismo.“La lucha hacia el socialismo también es contra el latifundio, la delincuencia, el narcotráfico, el alcoholismo y el tabaquismo (…), vicios que los ricos inyectan a los pueblos para tenernos dominados”, agregó, al insistir en que personalmente se define como “marxista y cristiano“. “Los ricos me odian, pero allá ellos. Déjense de tanto odio porque no van a poder con nosotros, ni con el amor del pueblo”, añadió, tras reiterar que su deseo de convertir a Venezuela en una potencia “no es para que convertirnos en ricachones ni en burgueses, sino para vivir bien, para vivir con dignidad”. 

La “Declaración de Manhattan”

La “Declaración de Manhattan”

Tiene razón Sandro Magister al decir que en esta orilla europea del Atlántico la noticia ha pasado casi desapercibida.

Juan José García-Noblejas

Scriptor.org

 

 Se refiere a la declaración de Manhattan para defender la vida, el matrimonio, la libertad religiosa, y la objeción de conciencia, lanzado conjuntamente —cosa rara— por exponentes de primerísimo plano de la Iglesia católica, de las Iglesias ortodoxas, de la Comunión anglicana y de las comunidades evangélicas de los Estados Unidos.

        Entre los líderes religiosos que han presentado la declaración, el pasado viernes 20 de noviembre, en el National Press Club di Washington, estaban el arzobispo de Filadelfia, el cardenal Justin Rigali, el arzobispo de Washington, Donald W. Wuerl, y el obispo de Denver, Charles J. Chaput.

Este es el texto abreviado de la Declaración:

Manhattan Declaration Executive Summary

20 de noviembre de 2009

        Los cristianos, cuando han dado vida a los más altos ideales de la propia fe, han defendido al débil y al vulnerable y han trabajado incansablemente para proteger y reforzar las instituciones vitales de la sociedad civil, comenzando por la familia.

Contenido del acuerdo

        Somos cristianos ortodoxos, católicos y evangélicos que se han unido en esta hora para reafirmar verdades fundamentales sobre la justicia y el bien común, y para hacer un llamado a nuestros conciudadanos, creyentes o no creyentes, para que se unan a nosotros en la defensa que hacemos de ellos. Estas verdades son

         (1) la sacralidad de la vida humana,

         (2) la dignidad del matrimonio como unión conyugal del esposo y la esposa, y

         (3) los derechos de conciencia y libertad religiosa.

        En la medida que estas verdades son fundamentales para la dignidad humana y el bienestar de la sociedad, son inviolables y no negociables. Dado que están sometidos cada vez más al ataque de poderosas fuerzas en nuestra cultura, hoy nos sentimos en el deber de alzar nuestra voz en su defensa, y de comprometernos en rendirles honor, sin importar las presiones que nos sobrevengan sobre nosotros y nuestras instituciones para que los abandonemos o que cedamos respecto a ellos. Hacemos este compromiso no como partidarios de un grupo político, sino como seguidores de Jesucristo, el Señor crucificado y resucitado, que es el Camino, la Verdad y la Vida.

 

Vida humana

        Las vidas de los no nacidos, de los discapacitados y de los ancianos están cada vez más amenazadas. Mientras la opinión pública se ha movido en una dirección ‘pro-life’, fuerzas poderosas y decididas están trabajando para expandir el aborto, la investigación que destruye embriones, el suicidio asistido y la eutanasia.

        A pesar de que la protección del débil y vulnerable es la primera obligación del gobierno, hoy el poder del gobierno está frecuentemente enlistado en la causa de promover lo que el Papa Juan Pablo II llamó “la cultura de muerte”. Nos esforzamos en trabajar incesantemente por la igual protección de todo ser humano inocente en cualquier etapa de desarrollo y en cualquier condición. Rechazaremos el permitirnos a nosotros o a nuestras instituciones el involucrarnos en la eliminación de una vida humana, y daremos nuestro apoyo de todas las formas posibles a aquellos que, en conciencia, hagan lo mismo.

Matrimonio

        La institución del matrimonio, ya herido por la promiscuidad, la infidelidad y el divorcio, está en riesgo de ser redefinido, y por lo tanto, trastornado. El matrimonio es la institución originaria y más importante para sostener la salud, la educación y el bienestar de todos. Donde el matrimonio es erosionado, surgen las patologías sociales. El impulso de redefinir el matrimonio es un síntoma, más que la causa, de la erosión de la cultura del matrimonio. Ello refleja que ya no se entiende el significado del matrimonio como incorporado en nuestras leyes civiles así como en nuestras tradiciones religiosas.

        Es decisivo que ese impulso sea resistido, ya que ceder al mismo significaría abandonar la posibilidad de restaurar una justa concepción del matrimonio, con ello, la esperanza de una saludable cultura del matrimonio. Pondrá en su lugar la falsa y destructiva creencia de que el matrimonio es lo mismo que una aventura sentimental y otras satisfacciones para personas adultas, y no por su naturaleza intrínseca, con el único carácter y valor de acto y relación cuyo significado está dado por su capacidad de generar, promover y proteger la vida. El matrimonio no es una “construcción social”, sino más bien una realidad objetiva: la unión pactada ente esposo y esposa, que es deber de la ley reconocer, honorar y proteger.

Libertad religiosa

        La libertad de religión y los derechos de conciencia están gravemente en peligro. La amenaza a estos principios fundamentales de justicia es evidente en los esfuerzos por debilitar o eliminar la objeción de conciencia para los profesionales y las instituciones de la salud, y en las disposiciones antidiscriminatorias que son usadas como armas para forzar a las instituciones religiosas, de caridad, negocios, y proveedores de servicios el aceptar (y hasta facilitar) actividades y relaciones que juzgan inmorales, o que van más allá del negocio.

        Los ataques a la libertad religiosa son serias amenazas no sólo para los individuos, sino también para las instituciones de la sociedad civil incluyendo a las familias, caridades y comunidades religiosas. La salud y bienestar de esas instituciones ofrecen un indispensable amortiguador contra el prepotente poder de gobierno y es esencial para el florecimiento de cualquier otra institución —incluyendo el mismo gobierno— de la que la sociedad depende.

Leyes injustas

        Como cristianos, creemos en la ley y respetamos la autoridad de los gobernantes terrenos. Consideramos un privilegio especial el vivir en una sociedad democrática donde las exigencias morales de la ley son aún más fuertes en nosotros en virtud de los derechos de todos los ciudadanos a participar en el proceso político. Pero también en un régimen democrático, las leyes pueden ser injustas. Y desde el inicio, nuestra fe nos ha enseñado que la desobediencia civil es necesaria frente a leyes gravemente injustas o leyes que pretenden que hagamos lo que es injusto o inmoral. Tales leyes carecen del poder vinculante en conciencia porque ellas no pueden reivindicar ninguna autoridad más allá de la mera voluntad humana.

        Por lo tanto, ha de saberse que no daremos nuestro consentimiento a ningún edicto que nos obligue a nosotros o a las instituciones que dirigimos a participar en o facilitar abortos, investigaciones que destruyen embriones, suicidio asistido, eutanasia, o cualquier otro acto que viole el principio de la profunda, inherente e igual dignidad de todo y cada uno de los miembros de la familia humana.

        Además, ha de saberse que no nos inclinaremos ante ninguna regla que nos obligue a bendecir asociaciones sexuales inmorales, a tratarlas como matrimonios o sus equivalentes, o que nos impida proclamar la verdad, como la conocemos, sobre la moralidad, el matrimonio y la familia.

        Además, ha de saberse que no nos dejaremos reducir al silencio o a la aceptación sumisa o a la violación de nuestras conciencias por ningún poder en la tierra, sea este cultural o político, sin importar las consecuencias que esto pueda tener para nosotros”.

        Daremos al César lo que es del César, en todo y con generosidad. Pero bajo ninguna circunstancia le daremos al César lo que es de Dios.

Inseparables defensa de la creación y defensa de dignidad humana, recuerda el Papa

Al dirigir esta mañana su discurso de inicio del año al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, el Papa Benedicto XVI se refirió al tema de la defensa de la creación, explicando que está es inseparable de la defensa de la dignidad humana y que es una “exigencia moral, puesto que la naturaleza manifiesta un designio de amor y de verdad que nos precede y que viene de Dios”.

Tras denunciar que la actual crisis económica global, a la que responde en su encíclica Caritas in Veritate, ha sido originada por “la vigente mentalidad egoísta y materialista, que no tiene en cuenta los límites inherentes a toda criatura“, el Santo Padre resaltó que esta manera de ver las cosas también afecta la ecología.

Poniendo como ejemplo la caída del Muro de Berlín hace 20 años, el Papa recordó que así “se derrumbaron los regímenes materialistas y ateos que habían dominado durante varios decenios una parte de este continente, ¿acaso no fue posible calcular el alcance de las profundas heridas que un sistema económico carente de referencias fundadas en la verdad del hombre había infligido, no sólo a la dignidad y a la libertad de las personas y de los pueblos, sino también a la naturaleza, con la contaminación de la tierra, las aguas y el aire?”

Por eso, dijo, “la negación de Dios desfigura la libertad de la persona humana, y devasta también la creación. Por consiguiente, la salvaguardia de la creación no responde primariamente a una exigencia estética, sino más bien a una exigencia moral, puesto que la naturaleza manifiesta un designio de amor y de verdad que nos precede y que viene de Dios”.

Seguidamente recordó la reciente Cumbre de Copenhague e hizo votos para que las siguientes en Bonn y México “sea posible llegar a un acuerdo para afrontar esta cuestión de un modo eficaz. Se trata de algo muy importante puesto que lo que está en juego es el destino mismo de algunas naciones, en particular ciertos Estados insulares”.

El Papa Benedicto XVI destacó que “si se quiere construir una paz verdadera, ¿cómo se puede separar, o incluso oponer, la protección del ambiente y la de la vida humana, comprendida la vida antes del nacimiento? En el respeto de la persona humana hacia ella misma es donde se manifiesta su sentido de responsabilidad por la creación. Pues, como enseña Santo Tomás de Aquino, el hombre representa lo más noble del universo. Además, como ya recordé en la reciente Cumbre Mundial de la FAO sobre la Seguridad Alimentaria, «la tierra puede alimentar suficientemente a todos sus habitantes», con tal de que el egoísmo no lleve a algunos a acaparar los bienes destinados a todos”.

 

Urgente necesidad de desarme

 

Luego de expresar su particular preocupación por África y América Latina en cuanto a este tema, Benedicto XVI alentó a que “en la Conferencia de examen del Tratado de no proliferación de armas nucleares, que tendrá lugar el próximo mes de mayo en Nueva York, se tomen decisiones eficaces con vistas a un desarme progresivo, que tienda a liberar el planeta de armas nucleares. En general, deploro que la producción y la exportación de armas contribuya a perpetuar conflictos y violencias, como en Darfur, Somalia o en la República Democrática del Congo”.

“A la incapacidad de las partes directamente implicadas para evitar la espiral de violencia y dolor producida por estos conflictos, se añade la aparente impotencia de otros países y organizaciones internacionales para restablecer la paz, sin contar la indiferencia casi resignada de la opinión pública mundial. No es necesario subrayar cuánto perjudican y degradan estos conflictos al medio ambiente. Asimismo, se ha de mencionar el terrorismo, que pone en peligro muchas vidas inocentes y causa una difusa ansiedad”.

“En esta solemne ocasión, quisiera renovar el llamamiento que hice el 1 de enero, en la oración del Ángelus, a todos los que pertenecen a cualquier grupo armado, para que abandonen el camino de la violencia y abran sus corazones al gozo de la paz”, añadió.

“Las graves violencias que acabo de evocar –prosiguió el Papa– unidas a las plagas de la pobreza y el hambre, así como a las catástrofes naturales y a la destrucción del medio ambiente, hacen que aumente el número de quienes abandonan sus propias tierras. Frente a dicho éxodo, deseo exhortar a las Autoridades civiles implicadas de un modo u otro a trabajar con justicia, solidaridad y clarividencia”.

Seguidamente se refirió a “los cristianos de Oriente Medio. Amenazados de muchos modos, incluso en el ejercicio de su libertad religiosa, dejan la tierra de sus padres, donde creció la Iglesia de los primeros siglos. Con el fin de darles apoyo y hacerles sentir la cercanía de sus hermanos en la fe, he convocado para el próximo otoño una Asamblea especial del Sínodo de Obispos sobre Oriente Medio”.

En la parte final del discurso el Papa indicó que “el anhelo de salvación que atañe a toda la creación, es todavía más intenso y está presente en el corazón de todos, creyentes o no. La Iglesia indica que la respuesta a esta aspiración está en Cristo ‘primogénito de toda criatura; porque por medio de Él fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres’. Fijando mis ojos en Él, exhorto a toda persona de buena voluntad a trabajar con confianza y generosidad por la dignidad y la libertad del hombre”.

“Que la luz y la fuerza de Jesús nos ayuden a respetar la ecología humana, conscientes de que la ecología medioambiental se beneficiará también de ello, ya que el libro de la naturaleza es único e indivisible. De esta manera, podremos consolidar la paz, hoy y para las generaciones venideras. Os deseo a todos un feliz año”, concluyó

José Ignacio Munilla , administrador apostólico de Palencia

Monseñor Munilla es desde el sábado 9 de enero el obispo diocesano de San Sebastián

 Monseñor Munilla Aguirre (San Sebastián, 1961) continuará al frente de la diócesis de Palencia, ya en sede vacante, hasta el Papa proceda al nombramiento de un nuevo obispo diocesano. Monseñor Munilla ha regido Palencia como obispo diocesano desde el 10 de septiembre de 2006.

 Este sábado 9 de enero, monseñor Munilla tomó posesión del gobierno pastoral de la diócesis de San Sebastián, para la que fue nombrado el 21 de noviembre pasado. De este modo y durante un tiempo, monseñor Munilla regirá dos diócesis: San Sebastián como obispo diocesano y Palencia como administrador apostólico.

El Registro Civil único acaba con el Libro de Familia

El anteproyecto del Gobierno busca que el Registro Civil se convierta en un registro individual, que otorgue a cada individuo una ficha personal única, donde figurará el historial civil de cada persona desde su nacimiento.

Documento del Registro Civil

Al nacer, los españoles recibirían un Código Personal de Ciudadanía (CPC), correspondiente a una secuencia alfanumérica, que servirá para todos los trámites que el usuario precise realizar con el Registro Civil.- Su ficha personal podrá ser consultada telemáticamente y también será accesible por las administraciones que lo necesiten para la realización de trámites.
 
Dejarán de expedirse Libros de Familia, que serán sustituidos por certificaciones registrales, que podrán ser solicitados personalmente o a través de internet.- Los registros dejarán también de ocuparse de la tramitación de los expedientes matrimoniales y serán los municipios los que se encargarán de ello y,
una vez celebrado el matrimonio, lo pondrán en conocimiento del registro.- Los centros sanitarios, los ayuntamientos o los órganos judiciales serán los encargados de remitir al Registro Civil por vía telemática la documentación necesaria para inscribir los nacimientos, los matrimonios, los divorcios o las defunciones.– El nuevo registro será acorde al Estado de las autonomías. Reconoce el derecho al uso de las lenguas oficiales del Estado, de manera que los ciudadanos podrán obtener certificaciones en cualquiera de estas lenguas.El nuevo Registro Civil se articulará en tres órganos sin dependencia jerárquica y con funciones muy específicas: oficinas generales, oficina central y oficinas consulares.- Las oficinas generales, unidad básica del nuevo registro, serán las encargadas de las funciones ordinarias. El texto prevé la creación de una por comunidad autonóma más otra por cada 50.000 habitantes.- La oficina central inscribirá las resoluciones de la Dirección General de Registros y del Notariado, los documentos auténticos extranjeros y se encargará de la cooperación jurídica internacional en materia registral.- Las oficinas consulares, dependencias del Registro Civil en el extranjero, no variaría sustancialmente con respecto al actual modelo.-Se pasará a tener unos 108 registros aproximadamente, frente a los 431 registros principales que hay en la actualidad, a los que hay que añadir los más de 7.000 juzgados de paz de todo el país. 

Rouco Varela preside la apertura del Año Jubilar 2010 de Caravaca de la Cruz

Durante la homilía, el cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española ha pedido que este Año Santo sea “rico y fecundo en frutos de evangelización tanto para las familias como para la sociedad”. Rouco Varela también ha resaltado que el peregrino que acuda a Caravaca va a encontrar “a Jesucristo y también el camino para la misericordia y el perdón”.

Antonio María Rouco Varela

El cardenal arzobispo de Madrid también afirmó hoy durante la ceremonia de apertura del Año Santo 2010 de Caravaca de la Cruz, que la actual situación de crisis económica y social “reclama soluciones éticas y espirituales de fondo”.

De este modo, el presidente de la Conferencia Episcopal quiso referirse a la actual situación de coyuntura económica en su intervención durante la celebración de la Eucaristía, “una crisis mundial que es especialmente reveladora, con el aumento creciente del paro, el agravamiento de la situación de la familia y el derecho a la vida, situación perfectamente constatable en España”.

Para el arzobispo de Madrid es una crisis incontrolable para la pura técnica económica, sociológica y política, y que reclama soluciones éticas y espirituales de fondo. “Como puso de manifiesto Benedicto XVI, existe una interrelación entre los elementos financieros y económico, bioéticos y culturales que configuran la
actual crisis. Más aún, el Papa indicó la razón última antropológica que la explica: el fracaso del modelo del superhombre como el salvador único de los problemas de la sociedad y el mundo”, subrayó.

En este punto, Varela recordó “ese mito del superhombre que animó con tanto éxito histórico el pensamiento y la cultura del siglo pasado ha vuelto con nuevas formas”, y añadió que “ese hombre del siglo XX despreciaba la vía del amor misericordioso de Jesucristo Crucificado, porque creía que se bastaba a sí mismo con el manejo de su poder socioeconómico, político y cultural para resolver las injusticias del mundo”.

Asimismo, para el cardenal esa figura “parece volver a aparecer en el umbral del tercer milenio, con la ciencia empírica como última instancia de la vida y del comportamiento humano capaz de garantizar la felicidad y el bienestar de los ciudadanos del mundo, sin necesidad de una razón trascendente y moral fundada en el mandamiento inequívoco del amor, que clarifique y dignifique el uso de la libertad”.

Por otro lado, explicó que el mensaje cristiano, “la experiencia viva del Jubileo de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca de la Cruz, no puede ser de más actualidad en este momento tan crítico que atraviesa la sociedad contemporánea, en el que se interpela con gravedad a la Iglesia convocada por Juan Pablo II y Benedicto XVI a una nueva evangelización”.

Por último, se refirió a los frutos del Jubileo de Caravaca de la Cruz, “que serán muchos y en muchos ámbitos de la vida de las personas y de la sociedad: frutos de convivencia, acercamiento entre pueblos, ciudades y regiones de España y de fuera, especialmente entre los hermanos de Europa, así como el aumento de la fe y de la vida cristiana”.