Europa: una iniciativa a favor de la vida y en defensa de la familia

El 15 de diciembre, una delegación de representantes pro vida de toda Europa entregó al Parlamento Europeo una petición firmada por 500.000 ciudadanos de 17 países, en la que solicitan la salvaguardia del derecho a la vida de los no nacidos y la protección del matrimonio entre hombre y mujer.

El presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek , felicitó a los movimientos por la vida y la familia

Los elogios que el presidente del Parlamento Europeo, el polaco Jerzy Buzek, ha dedicado a la “Petición europea por la vida y la dignidad del hombre” muestran que las iniciativas cívicas a favor de la vida y de la familia tienen buena acogida cuando se presentan de modo afirmativo.Buzek felicitó a los delegados por el hecho realmente insólito de haber logrado poner de acuerdo a medio millón de ciudadanos de varios países. “Es la primera vez que llega al Parlamento una petición compartida por tantas asociaciones y tantos países”, aseguró.“Esto demuestra que la sociedad civil no ve al Parlamento como una institución ajena a la gente. Os doy las gracias porque esta iniciativa pone de manifiesto que hay una ciudadanía europea activa”.Los firmantes piden, en primer lugar, que se adopten las medidas necesarias para que en todos los documentos de la Unión Europea “donde se reconozca el derecho a la vida de todo ser humano, se especifique que tal derecho debe ser reconocido desde la concepción”.En segundo lugar, que se suspenda la financiación pública a favor de la experimentación destructiva de los embriones humanos, como está sucediendo, por ejemplo, a causa del VII programa marco sobre experimentación de la Unión Europea”.Por último, solicitan que “se reconozca como familia en sentido pleno la fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, a la que se debe reconocer prioritariamente el derecho y el deber de elegir la educación que deseen para sus hijos”.La dignidad, alma de EuropaDurante el acto de presentación, Carlo Casini, diputado europeo y presidente del movimiento provida italiano, glosó algunos de los motivos que han impulsado a esos ciudadanos a firmar la petición.Casini denunció que la imagen de Europa se parece cada vez más a la de un gran mercado que a la de una fuerza al servicio del ser humano”. Prueba de ello son las interpretaciones restrictivas al derecho a la vida que se hacen en algunos países de la Unión, o los cambios en las definiciones legales del matrimonio.Frente a esta tendencia disgregadora, el italiano reivindicó la unidad de los pueblos europeos en torno a los valores fundamentales de la igualdad y la dignidad. Ambos constituyen el fundamento de la libertad, la democracia y la solidaridad, “rasgos del alma de Europa”, dijo.Ante la proximidad de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, los firmantes de la petición han querido evitar que la referencia expresa que este texto contiene al “valor de la igual dignidad de todo ser humano” se quede en un brindis al sol.Por eso, afirman que la demanda de una mayor protección de la dignidad debe concretarse en dos cosas: el respeto al “derecho a la vida de todo ser humano desde su concepción hasta la muerte natural”, y el reconocimiento de “los derechos de la familia [fundada en el matrimonio entre hombre y mujer] como núcleo fundamental de la sociedad y del Estado”.En 2007, el Parlamento Europeo recibió más de 1.500 peticiones; de las cuales, se admitieron a trámite dos tercios. Aunque sólo unas pocas llegan a buen puerto –como la de los impuestos a los vehículos de importación en Polonia–, hay parlamentarios que echan en falta más peticiones en defensa de la vida y la familia. Así nos lo ha explicado Catherine Vierling, asesora de varios parlamentarios europeos y secretaria general del Foro Europeo para los Derechos Humanos y la Familia. Según Vierling, la petición de Casini y los demás representantes pro vida ha tenido “un gran impacto político y mediático” en Bruselas. 

Los médicos también critican la nueva ley del aborto

La reforma de la ley del aborto sigue sumando voces críticas a tan sólo unas pocas horas de que el Pleno del Congreso traslade el proyecto al Senado. La Organización Médica Colegial (OMC) dice que la nueva norma carece de las suficientes garantías.

La Organización Médica Colegial recuerda que la profesión médica está al servicio de la vida humana

El comunicado de la Organización Médica Colegial (OMC) recuerda que “la profesión médica está al servicio de la vida humana”, y exige unas mínimas garantías a la reforma propuesta.La crítica más contundente se dirige contra uno de los argumentos estrella del gobierno: “Los médicos rechazamos que se utilice el argumento de que la nueva ley les dotará de una mayor seguridad jurídica a la hora de realizar una interrupción voluntaria del embarazo, ya que no se ajusta a la verdad. Ni los médicos y menos aún el nasciturus, estarán mejor protegidos que con la ley anterior”.A continuación, el texto se refiere al plazo de 14 semanas durante las cuales el aborto es libre: “Este límite es difícil de precisar con el rigor que las leyes exigen a pesar de los medios técnicos actualmente disponibles, por lo que se introduce un aspecto subjetivo, que aconseja establecer cautelas”.Entre las mínimas garantías que la OMC echa en falta en el proyecto está el establecimiento de “un sistema que impida irregularidades en los informes médicos”, destinados a avalar que el embarazo supone un peligro para la salud psíquica o física de la embarazada, que ya con la ley actual se ha convertido en un pretexto para justificar cualquier aborto.También exige que se elabore “un protocolo de consentimiento informado que ofrezca las debidas garantías de validez y respeto a la opinión y autonomía de la mujer, con información de la naturaleza de la intervención y sus riesgos”.Frente a los escasos tres días que el proyecto deja a la mujer para que se reafirme en su intención de abortar, la OMC pide más tiempo. Además, dice que se debería dar más información sobre las medidas sociales para ayudar a las mujeres con dificultades que quieren tener el hijo.En la misma línea garantista, la declaración pide que se establezcan comisiones técnico-éticas en todos los centros donde se realizan abortos para determinar si son legales o no. Y añade: “Una decisión tan importante y de consecuencias irreversibles, cual es un aborto, no puede ser adoptada por un solo facultativo”. Hay que tener en cuenta que si en el proyecto original se requería el dictamen de dos especialistas para realizar un aborto por encima de las 14 semanas y hasta la 22 por razones de salud de la madre o de malformaciones fetales, en el trámite parlamentario se ha reducido a uno.Recortes en la objeción de concienciaLa declaración también hace referencia a la objeción de conciencia. Por un lado, “ve con satisfacción que se reafirme el derecho constitucional a la objeción de conciencia para todos aquellos profesionales que deban intervenir como cooperadores necesarios en la práctica de un aborto”.Pero, por otro, deja entrever una crítica sutil al gobierno: “Los médicos colegiados aceptarán, como no puede ser de otra forma, las leyes emanadas del Parlamento, pero sometiéndolas siempre al valor superior de la libertad de conciencia de cada uno. La objeción de conciencia es un derecho fundamental e irrenunciable”.Para entender este velado reproche se ha de tener en cuenta la última modificación que ha sufrido el proyecto de ley. Hasta la semana pasada, el texto no decía nada sobre la objeción.Aunque este punto era motivo de polémica, lo cierto es que la objeción de conciencia de los médicos y del personal sanitario a la práctica de abortos fue expresamente reconocida por el Tribunal Constitucional en su sentencia 53/1985. Pero ahora el nuevo proyecto de ley dice que sólo se podrán declarar objetores los profesionales directamente implicados en el aborto, excluyendo así al resto del personal sanitario. Además, el proyecto establece que los objetores deberán ejercer su derecho de forma individual y por escrito.La Universidad de Navarra solo enseñará a curarLa Universidad de Navarra también ha querido terciar en el debate sobre la reforma de la ley del aborto con una declaración firmada por los decanos de las Facultades de Medicina, Enfermería, Ciencias y Farmacia, y el director general de la Clínica Universidad de Navarra, que se cuentan entre los centros de más prestigiosos del país en la enseñanza y la práctica sanitaria.A diferencia del comunicado de la OMC, dirigido a criticar puntos concretos de la ley, el de la Universidad de Navarra opta por un enfoque más amplio. Conscientes de que el debate sobre el aborto “trasciende los límites de nuestro país y el presente que nos toca vivir”, los firmantes se centran en una argumentación de fondo.La primera idea es que el aborto nunca es una solución a un embarazo imprevisto, sino una “tragedia superior” que añade nuevos sufrimientos. Por eso, aboga por desarrollar una asistencia social con corazón al servicio de las mujeres embarazadas y de los bebés, que se encuentran “en una posición de mayor debilidad todavía”.Como consecuencia de lo anterior, la Universidad se niega “a incorporar las técnicas abortivas a los contenidos de la educación” (única alusión implícita a la reforma española de la ley del aborto, que pretende obligar a que las Facultades de Medicina enseñen a practicar abortos). En cambio, se compromete “a formar profesionales para curar, investigar y ayudar”.En segundo lugar, los firmantes aspiran a situar el debate sobre el aborto –cada vez más ideologizado– en el contexto más amplio de la historia humana. “Nuestra ilusión es que pronto se estudie como histórico el triunfo de una humanidad valiente que superó el aborto como superó la esclavitud. (…) Nuestra ilusión es que los hombres y las mujeres tomemos decisiones hoy que nuestros hijos aplaudan mañana”.En sintonía con este enfoque, la declaración confía en que los avances científicos acaben inclinando la balanza hacia el respeto a la vida, porque “una sociedad que protege al débil es fuerte”.“Nuestra ilusión es que la medicina, la enfermería, la biología, la farmacia y la universidad en general sean aliados por la vida. La historia juzgará nuestra pasividad cómplice o nuestro compromiso solidario con el débil. No hay mejora sin cambio. Hoy es el día de cambiar en España, en Europa y en el mundo”.Rechazos de la sociedad civilEstos últimos pronunciamientos críticos se suman a los que ha venido recibiendo el proyecto por parte de varios organismos consultivos y exponentes de la sociedad civil.El primero en abrir fuego fue el Consejo Fiscal, que emitió el pasado junio un dictamen contrario a la reforma del aborto. El documento cuestionó la constitucionalidad de varios artículos del anteproyecto y advirtió que la nueva ley del aborto dejaría “absolutamente desprotegido en determinados momentos” al nasciturus.Un mes después, el Consejo General del Poder Judicial fue incapaz de llegar a un acuerdo sobre el dictamen preceptivo que debía emitir sobre el proyecto. El resultado de la votación (10 votos a favor, 10 en contra y una abstención) puso de manifiesto la división que siembra este proyecto radical (cfr. Aceprensa, 24-07-2009).En septiembre llegó el polémico dictamen del Consejo de Estado. Los partidarios de la reforma celebraron a bombo y platillo el visto bueno a la constitucionalidad de una ley de plazos. Pero no repararon en el resto del dictamen: el Consejo recomendó 21 ajustes a los 23 artículos del proyecto y otros tres a sus seis disposiciones (cfr. Aceprensa, 29-09-2009).Después entró en escena la sociedad civil. La multitudinaria manifestación que se celebró en Madrid el 17 de octubre en defensa del respeto a la vida, la mujer y la maternidad fortaleció la convicción, en gran parte de la prensa, de que el gobierno no podía desoír el rechazo social a la ampliación del aborto (cfr. Aceprensa, 19-10-2009).Las encuestas han mostrado también que cuanto más avanzaba la tramitación del proyecto más rechazo social despertaba. El pasado octubre, un sondeo del Instituto Doxa para el diario La Vanguardia, el 46% se manifiesta en contra de la reforma de la ley frente a un 44% a favor.Errores jurídicos de bultoA la falta de respaldo popular hay que añadir las “graves carencias jurídicas” que, según el profesor Rafael Navarro-Valls, presenta el proyecto. En un informe que presentó el martes bajo el auspicio del Foro de la Sociedad Civil, este catedrático de la Universidad Complutense y miembro de la Real Academia de Jurisprudencia denuncia que la nueva ley se aleja de la doctrina del Tribunal Constitucional.Navarro-Valls cree que el sistema de plazos, que consagra el aborto a petición, es incompatible con lo que dice el TC en su sentencia 53/1985. Pese a que el tribunal exige “la ponderación de todos los bienes e intereses en juego cuando se trate del sacrificio de derechos fundamentales”, el proyecto sólo tiene en cuenta la libertad de la madre pero no la protección de la vida del feto.Además de ser inadmisible desde el punto de vista constitucional, la decisión de priorizar sin condiciones los derechos de la mujer “supone el abandono por parte del Estado del deber básico de establecer un sistema legal que suponga una protección efectiva del concebido y no nacido”.La inconstitucionalidad del proyecto alcanza también a otro de los puntos más polémicos de la reforma: el reconocimiento del aborto como un derecho de la mujer. Según el informe, no hay fundamento jurídico alguno ni en la Constitución española ni en el Derecho internacional que justifique ese cambio.La conclusión de Navarro-Valls es que el proyecto utiliza “construcciones normativas de técnica deficiente, incompatibles con la seguridad y la certeza jurídicas”. Prueba de ello es el uso “indiscriminado” y “falto de precisión” que hace de algunas palabras: por ejemplo, presenta como “derechos fundamentales” los relativos a “la salud sexual y reproductiva”, pero no dice qué derechos son esos ni cuál es su contenido. 

Aborto: el derecho a que los demás no decidan

La legalización del aborto en España con la ley que acaba de aprobar el Congreso se justifica en el derecho de la mujer a “adoptar libremente decisiones que afectan a su vida sexual y reproductiva”. Es verdad que el embarazo no es más que el fruto de la libre decisión de mantener relaciones sexuales. Pero aunque con el aborto se intente anular las consecuencias de esa anterior decisión, lo más llamativo de esta ley es que para que la mujer elija hay que negar el derecho a decidir a otros muchos.

El 17 de diciembre, el Congreso aprobó la reforma de la ley del aborto

De entrada, el aborto niega siempre el derecho a intervenir al padre, como si no tuviera nada que ver con el embarazo. No tiene nada que decir ni que decidir.La ley no tiene más remedio que admitir la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios, pues ya fue reconocida por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la ley de 1985. Pero hace todo lo posible para restringirla, al reconocerla solo a “los profesionales sanitarios directamente implicados en la interrupción voluntaria del embarazo”. Pero el problema y la fuente de conflictos será determinar quiénes son los directamente implicados. ¿Sólo el médico que realiza el aborto? ¿Podrá objetar el anestesista? ¿Y el personal de enfermería?El texto precisa que la objeción “debe manifestarse anticipadamente y por escrito”. Pero también podría darse que un profesional estuviera dispuesto, por ejemplo, a realizar un aborto en caso de malformación del feto, pero no en un caso de aborto por simple petición de la mujer o en el de una menor de 16 años que quiere abortar sin informar a sus padres. ¿Él no puede decidir en cada caso?La ley pretende incluso imponer en los planes de estudio de las Facultades de Medicina y Enfermería la enseñanza de las técnicas abortivas. Por lo visto, la autonomía universitaria aquí no se aplica, cosa que ya ha sido contestada por algunas Facultades. Esto puede quedar en nada, puesto que los planes de estudio universitarios no se regulan por una ley que no tiene que ver con la educación, pero revela el talante impositivo de quienes han hecho esta ley. Para ellos, los estudiantes de ciencias de la salud tampoco pueden decidir.La imposición en cascada llega también a los colegios, ya que la ley establece que los poderes públicos garantizarán “la información y la educación afectivo sexual y reproductiva en los contenidos formales del sistema educativo”. No es que la educación sexual sea una novedad en el sistema educativo, pues ya actualmente forma parte de los contenidos que se imparten de forma transversal en diferentes materias. Otra cosa es que se quiera imponer un tipo concreto de educación sexual, al margen de los deseos de las familias, que implique el reconocimiento del aborto como un derecho, también de las chicas de 16 años.También hay repercusiones para el contribuyente, que se ve obligado a pagar de su bolsillo las libres decisiones de algunas mujeres sobre su vida sexual. Con esta ley, el aborto “estará incluido en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud”.Es decir, pasa a ser una prestación pública y gratuita. A título comparativo, vale la pena tener en cuenta que la financiación pública del aborto está siendo uno de los temas más polémicos en los que ha tropezado la reforma sanitaria de Obama. Aquí ni se discute. Por si fuera poco, el gobierno se ha comprometido a sufragar en un 40% los anticonceptivos de última generación, aumentando así ese coste sanitario que siempre se dice que hay que frenar.Pocas veces la libre decisión de unas ha supuesto tantas imposiciones a tantos otros

Benedicto XVI dice que el hombre actual está “desorientado y despistado”

Benedicto XVI ha declarado que “el único que da sentido a la vida de los hombres, actualmente desorientadas y despistadas”, es Jesucristo, “cuyo nacimiento supuso una nueva civilización, la del amor, que no se rinde ante el mal y la violencia y destruye las barreras entre los hombres”.

El Papa Benedicto XVI ha destacado la figura de Jesucristo para ayudar al hombre a encontrarse

Así lo ha manifestado el Santo Padre ante varios miles de fieles que asistieron en la plaza de San Pedro del Vaticano al rezo del Ángelus, en la festividad de San Esteban, el primer mártir cristiano.En su segunda aparición pública tras la caída que sufrió durante la Misa del Gallo cuando una mujer saltó una valla de la basílica de San Pedro, le alcanzó y le empujó, el Obispo de Roma ha afirmado que el camino privilegiado para vivir el Evangelio y testimoniar a Dios es acogiendo a los pobres: “Esteban, como su Maestro, murió perdonando a sus perseguidores y nos hace comprender como la llegada del Hijo de Dios al mundo da origen a una nueva civilización, la del amor, que no se rinde ante el mal y la violencia y derriba las barreras entre los hombres, haciéndoles hermanos de la gran familia de los hijos de Dios“, ha subrayado el Pontífice.Benedicto XVI también ha tenido un recuerdo especial por todos aquellos que sufren “por mantener viva su fe

Mons. Reig Pla: “Un pueblo cristiano que quiere recordar a Europa sus raíces”

 Monseñor Juan Antonio Reig Pla explica que “lo que se va a poner de manifiesto mañana es la existencia de un pueblo cristiano que quiere recordar a Europa sus raíces”. “La humanidad tiene su futuro en la familia”, afirma el obispo de Alcalá.

Benedicto XVI y Juan Antonio Reig Pla en Roma.

El presidente de la Subcomisión de Familia y Vida recuerda que el acto de mañana es “una afirmación de fe” y muestra que “es bueno que seamos convocados para estrechar vínculos y afirmar aquellas personas que consideramos importantes”.

 “Una sociedad es lo que es su familia”, recuerda el obispo de Alcalá, destacando que “es un momento de unión y de oración, para decir: Aquí estamos no somos una ideología”. “Estamos para dar gracias a Dios”.Según explicó monseñor Reig Pla se espera con gran ilusión las palabras que dedicará el Santo Padre y afirmó que seguro que “son palabras de aliento, para apelar a la responsabilidad de todos nosotros”. “Es una ocasión de lujo saber que el Papa todos los años habla a los españoles con motivo de la fiesta de la Sagrada Familia”. “La familia es una comunión de personas donde crece al amor. En España no hay apoyo familiar en ningún sentido, las leyes son destructoras de la vida humana y favorecedora del divorcio. Vivimos en un contexto necesario para aprender a navegar contracorriente”, explicó Monseñor Reig Pla.

Rosa de la Cierva: “La Misa de la Familia es crucial”

María Rosa de la Cierva y de Hoces, religiosa del Sagrado Corazón de Jesús, Secretaria General de la Provincia Eclesiástica de Madrid y miembro del Consejo Escolar del Estado, sobre el acto que tendrá lugar este domingo 27 en apoyo a las familias y con el tradicional mensaje del Papa Benedicto XVI.

María Rosa de la Cierva y de Hoces, religiosa del Sagrado Corazón de Jesús, Secretaria General de la Provincia Eclesiástica de Madrid y miembro del Consejo Escolar del Estado, ha sido entrevistada este sábado, donde ha hablado sobre el acto previsto para este domingo 27 de diciembre. No cambia el día, pero sí el lugar: la Misa de la Festividad de la Sagrada Familia será este año desde la Plaza de Lima.Rosa de la Cierva ha afirmado que el evento de este domingo “es un momento muy crucial ya que las familias necesitan el apoyo y la ayuda, y una de las maneras de recibirlo es encontrarse unas con otras. En la plaza de Lima va a ser espectacular, de emoción y oración, para que se encuentren, recen juntas y tengan el apoyo explícito de sus guías espirituales. Las famlias están muy entusiasmadas“.El hecho de que el propio Benedicto XVI vaya a participar lo ha considerado de “momento básico ya que “la Santa Misma va a tener como inicio la conexión con el Vaticano, y también va a estar por televisióin para los que no puedan ir. Su saludo para animar a todos. Ese saludo va a tener una repercusión especialmente importante, y después empezará la Santa Misa que hará el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela“.

La Corte Suprema de Irlanda afirma que la Constitución prevalece sobre la Convención Europea de Derechos Humanos

 La Corte Suprema de Irlanda pronunció una sentencia que marcó un hito a favor de la familia natural al sostener que la Constitución del país está por encima de la Convención Europea de Derechos Humanos. La sentencia sostiene que la relación entre un niño y su padre biológico, por lo general, beneficia al menor, aún en el caso de que su progenitor sea un donante de esperma y que el niño sea criado por la madre y su pareja lesbiana.

     Un panel de letrados conformado por cinco jueces invalidó en forma unánime la decisión judicial de un tribunal de primera instancia que había negado a un donante homosexual de esperma la custodia de su hijo y el derecho de visita. El fallo del mencionado tribunal se basaba, en parte, en el Artículo 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos, que prevé el derecho a la vida familiar, y en él se sostenía que la pareja lesbiana había constituido una «familia de hecho», cuyos derechos estaban contemplados en la Convención.

     La Corte Suprema, sin embargo, sostuvo que la Constitución irlandesa no contempla que una pareja lesbiana con un hijo constituya una «familia», y que las leyes irlandesas tampoco reconocen las «familias de hecho», sea que estén constituidas por personas homosexuales o por heterosexuales que no han contraído matrimonio.

     El Presidente de la Corte Suprema, John Murray, aclaró que la Convención Europea de Derechos Humanos no es «generalmente parte de la legislación interna [irlandesa]» y que el tribunal de primera instancia «no tenía autoridad para aplicar el Artículo 8 de la Convención a la situación de las demandadas y el menor». En efecto, la Corte observó que el juez de primera instancia (quien fue miembro del Tribunal Europeo de Derechos Humanos durante casi una década) había intentado extender de manera unilateral la jurisprudencia de la Convención Europea, dado que el Tribunal Europeo aún debe comprobar que las parejas del mismo sexo están contempladas en el Artículo 8 de la Convención.

     La Corte Suprema advirtió que la decisión judicial del tribunal de primera instancia no había dado suficiente importancia al hecho de que tener un padre es beneficioso para un niño, y ordenó que se concediera al progenitor el derecho de visita. Por otro lado, un padre biológico, aun si se trata de un donante de esperma, puede solicitar la custodia según lo establecido en la Ley de Custodia de Menores de Irlanda. Los tribunales de primera instancia deben considerar caso por caso los hechos específicos que se les presentan a fin de tomar una decisión según lo que sea mejor para los intereses del menor. 

     David Quinn, del Iona Institute de Irlanda, califica de «significativa» a la decisión, porque en ella se confirma la importancia del «vínculo biológico» de la familia natural y la primacía de la legislación nacional frente a la Convención Europea de Derechos Humanos. Si bien Quinn censuró una reciente resolución de la Corte por la que se estableció que los embriones congelados no son personas «no nacidas» con igual derecho a la protección de la que gozan los embriones implantados en el marco de la Constitución pro-vida de Irlanda, observó que, en ese caso, la Corte recurrió al Parlamento irlandés para aclarar el asunto.  

     Tal deferencia a la soberanía popular es un rasgo característico de la Corte Suprema de Irlanda. Los analistas observan que éste fue el único alto tribunal que ordenó que el Tratado de Lisboa fuera sometido a un referendo público antes de ser ratificado. Dado que algunas de las disposiciones del tratado equivalían a una enmienda de la Constitución irlandesa, consideró que era necesario el consentimiento directo de la población irlandesa.