Cifras significativas del año 2005 sobre lo que la Iglesia ahorró al Estado Español

1.- 5.141 Centros de enseñanza (Ahorran al Estado 3 millones de euros
por centro al año): 990.774 alumnos.

2.- 107 hospitales (Ahorran al Estado 50 millones de euros por hospital
al año)

3.- 1.004 centros; entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de
minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de SIDA
(Ahorran al Estado 4 millones de euros por centro al año) 51.312
camas

4.- Gasto de Cáritas al año: 155 millones de euros (salidos del bolsillo
de los cristianos españoles.)

5.- Gasto de Manos Unidas: 43 millones de euros (salidos del mismo
bolsillo, una cantidad 10 veces mayor que el 0,2% -España no da el aún
el prometido 0,7%- programado en los presupuestos generales del
Estado para promoción del tercer mundo este año.)

6.- Gasto de las Obras Misionales Pontificias (Domund): 21 millones de
euros (5 veces mayor que el ya mencionado 0,2 %, ¿Imaginan de dónde
sale?)

7.- 365 Centros de reeducación social para personas marginadas tales
como ex-prostitutas, ex-presidiarios y ex-toxicómanos ( 53.140
personas. Ahorran al Estado, medio millón de euros por centro)

8.- 937 orfanatos (10.835 niños abandonados, Ahorran al Estado
100.000 euros por centro)

9.- El 80 % del gasto de conservación y mantenimiento del Patrimonio
histórico-artístico eclesiástico.

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Ureña, ha calculado el gasto total
ahorrado al Estado en 36.060 millones de euros al año.

El prestigioso economista José Barea lo ha reducido a 31.189 millones
de euros. ¿Qué más da la cantidad concreta? Lo importante es que
nadie (o muy pocos) saben de este ahorro imprescindible para que la
economía española ‘vaya bien…

A todo esto tenemos que sumar que casi la totalidad de personas que
trabajan o colaboran con Manos Unidas, Cáritas, etc son voluntarios
‘sin sueldo’ (sí sí, sin sueldo, aunque algunos criticones les extrañe es
cierto, hay personas que trabajan por los demás sin pedir a cambio un
salario), realizando su labor para ayudar a los demás sin pedir nada a
cambio.

¿En cuánto podríamos cuantificar su trabajo?

Estas cifras pueden dispararse y son incalculables e impagables por un
estado que estaría encaminado a abandonar a su suerte a los más
desfavorecidos

Aunque si reduce las aportaciones a la Iglesia y a sus ONGS los está
abandonando en cierto modo ¿o no?

Recordad que aunque la macro-economía de España va bien, la
economía de los más humildes no va, cada día tienen menos y de ellos
sólo se acuerdan unos pocos.

Mayor Oreja: el aborto es un delito no porque lo dice la Iglesia sino la Ley

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, ha defendido que el aborto es un delito, despenalizado en algunos supuestos, “no porque lo diga la Iglesia sino porque así lo recoge la propia Ley” y ha tachado de “impecables” las declaraciones del secretario general de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino.

El eurodiputado Jaime Mayor Oreja.

Mayor Oreja ha considerado “impecables” las declaraciones del secretario general de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, quien ha señalado que “no se entiende que quitar la vida a un ser humano inocente no pueda ser un delito”.

“El disparate, el salto histórico que da esta Ley, es transformar el aborto como un derecho”, ha argumentado minutos antes de pronunciar la conferencia “Educación para el siglo XXI”, con motivo de la entrega de los V Premios que otorga la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y de Alumnos (Conpaca).

El dirigente del PP ha comentado que “es muy duro atreverse a decir la verdad y simplemente atreverse a leer la Ley”, porque “parece que uno se coloca en frente de la moda dominante y eso cuesta”.

Esto hace, en el contexto actual de pensamiento uniforme, que “una palabra sea llamativa o que una frase se saque de contexto” y en este caso se ha utilizado “como un instrumento para atacar una declaración de la Conferencia Episcopal que es impecable”.

Mayor Oreja ha indicado que tanto en la normativa vigente como en la nueva ley de plazos la interrupción del embarazo sigue siendo un delito ante el que se especifican despenalizaciones. Esta no es la doctrina estricta de la Iglesia, sino la consecuencia estricta de la Ley”, ha recalcado.

El eurodiputado ha recordado que lo dicho por Martínez Camino, quien estaba presente en el acto, no es ninguna novedad, sino “querer sacar de quicio la declaración que ha hecho la Conferencia Episcopal”.

En ese sentido, ha insistido en la importancia de educar a los jóvenes en valores y ha esgrimido que “el Estado no puede sustituir nunca a los padres como poder educador”. En su opinión, “España no sólo se vive una crisis económica, sino que se vive una crisis nacional y de valores”.

Mayor Oreja ha advertido de que en ningún país de Europa se hace lo que está haciendo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y es que el Estado sustituya a los padres en la educación de los menores, algo que ha calificado como uno de “los mayores errores y mayores tragedias” que se puedan cometer.

La organización Concapa ha premiado al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, por su impulso a la gratuidad de la enseñanza mediante la financiación “solidaria” de los libros de texto y al presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, por defender la vida y la libertad. Igualmente ha galardonado a los servicios informativos de Telemadrid por el “carácter plural” de sus informaciones en relación con la familia y la educación, y al Colegio Sagrada Familia de Oviedo por “su dedicación, esfuerzo y compromiso con la libertad educativa de los colectivos sociales más desfavorecidos”.

Estos premios, según han informado los organizadores, distinguen a personas e instituciones que han destacado a lo largo de este año como garantes de la calidad y libertad educativa.

Las leyes de aborto indulgentes pueden ser peligrosas para la salud de las madres, según un reciente informe

 

 Un nuevo informe del Foro Económico Mundial demuestra que los países que cuentan con leyes de aborto restrictivas a menudo son las primeras en reducir la mortalidad materna, mientras que aquellos con leyes permisivas suelen quedar rezagadas. Según el informe, Irlanda, nación que defiende la vida, una vez más encabeza las listas mundiales al presentar el mejor desempeño en salud materna.

     Los promotores del aborto han intentado impulsar un «derecho al aborto» internacional sosteniendo que las leyes restrictivas obligan a las mujeres a ir en busca de prácticas abortivas riesgosas, lo cual, a su vez, trae aparejado un gran número de muertes maternas. En octubre, el Guttmacher Institute publicó un informe sobre el aborto en el mundo, en el que exigió a los Estados «extender el acceso al aborto legal y asegurar que los servicios de aborto seguro y legal estén disponibles para las mujeres necesitadas». Sharon Camp, presidente del Instituto, aseguró que «en muchos lugares del mundo en desarrollo, el aborto permanece muy restringido, y los abortos riesgosos son comunes y siguen dañando la salud de las mujeres y poniendo en riesgo su supervivencia».

     El análisis y la comparación de los datos de una serie de países que figuran en el informe del Foro Económico Mundial demuestran que el aborto legal no supone una disminución en el índice de muertes maternas.

     Tanto Irlanda como Polonia, blancos predilectos del lobby abortista a causa de sus fuertes restricciones al aborto, cuentan con mejores ratios de mortalidad materna que Estados Unidos. Irlanda ocupa el primer puesto en el estudio, con 1 muerte cada 100.000 nacimientos vivos. En los últimos años, Polonia ha restringido más su ley contra el aborto y se ubica en el puesto 27 de la lista, con 8 muertes cada 100.000. En los Estados Unidos, donde prácticamente no hay restricciones al aborto, el índice mortalidad materna es de 17 muertes cada 100.000 nacidos vivos.

     En otras regiones del mundo se observan tendencias similares. La nación africana con el menor índice de mortalidad materna es Mauritania, cuyas leyes se encuentran entre las que más protegen a los no nacidos en el Continente. Del lado opuesto se sitúa Etiopía, que despenalizó el aborto pocos años atrás, en respuesta a la presión ejercida por el lobby internacional. El índice de mortalidad materna en Etiopía es 48 veces más alto que el de Mauritania. Sudáfrica cuenta con las leyes de aborto más liberales de África y también con un altísimo índice de mortalidad materna de 400 muertes por cada 100.000 nacidos vivos.

     Chile, cuya Constitución protege la vida de los que están por nacer, está jerárquicamente por encima del resto de las naciones sudamericanas como el lugar más seguro para dar a luz. El país con el mayor índice de mortalidad materna es Guyana, el cual es 30 veces superior al chileno. Guyana permitió el aborto casi sin restricciones en 1995. Irónicamente, uno de los dos principales motivos aducidos para la liberalización de las leyes en ese país fue el de mejorar la «consecución de la maternidad segura» mediante la eliminación de las muertes y complicaciones asociadas con el aborto riesgoso.

     De igual modo en Asia, Nepal, donde no hay restricciones a la práctica, cuenta con los mayores índices de mortalidad materna del mundo. El país con menor número de muertes es Sri Lanka, con un índice 14 veces inferior al de Nepal. Según el Centro de Derechos Reproductivos, organización de asesoría legal que promueve el aborto, Sri Lanka es uno de los países con las leyes de aborto más restrictivas del mundo.

     Quienes defienden la vida resaltan que el informe del Foro Económico Mundial reafirma el concepto de que los parteros calificados y el acceso a la atención obstétrica de emergencia deberían ser las prioridades de todo esfuerzo por reducir el número de muertes maternas, en vez de la extensión del acceso al aborto legal.