El caso Hermann Tertsch y el pecado de Wyoming

El periodista de Telemadrid Hermann Tertsch, conocido por su posición crítica hacia el Gobierno, ha sido salvajemente agredido en un establecimiento público. La agresión llega pocos días después de que Tertsch fuera llamado “asesino” en un programa de La Sexta, cadena conocida por su posición extremadamente favorable al Gobierno. Quizás una cosa nada tenga que ver con la otra. Pero la sospecha pesa demasiado como para no tenerla en cuenta.

Hermann Tertsch y Wyoming

La crónica de los hechos debe empezar la semana pasada, cuando el programa de humor político de La Sexta ‘El intermedio’ criticaba agriamente a Hermann Tertsch. La crítica consistió en manipular unas declaraciones de Tertsch de modo tal que el periodista pareciera manifestar intenciones asesinas. Tertsch había dicho que a él, en una operación de rescate, no le importaría matar terroristas para liberar a rehenes inocentes. Es una posición unánimemente aceptada en cualquier gobierno (quizá con excepción del gobierno español). Lo que La Sexta hizo fue manipular las imágenes de esa manifestación de Tertsch haciéndole decir otras cosas: que no le importaría matar pacifistas, entre otras.
 
La manipulación en cuestión forma parte de un ‘gag’ habitual de ‘El intermedio’. Otros periodistas han sido “víctimas” de la broma. Cierto que nunca antes la broma había consistido en hacer aparecer a la persona en cuestión como un asesino.
 
‘El intermedio’ es un programa que dirige y presenta Jesús Monzón, alias Gran Wyoming. Un comunicador bien conocido por sus posiciones de izquierda radical, paladín del “cordón sanitario” que desde la primera legislatura de Zapatero ha intentado aislar política y socialmente a la derecha española, criminalizándola.
 
A raíz de la manipulación de La Sexta, Hermann Tertsch anunció que emprendería acciones legales contra ‘El intermedio’ y Wyoming. Éste, lejos de rectificar, dedicó largos minutos de su programa del lunes a abundar en la cuestión, justificando su caricatura y ampliándola en distintas direcciones.
 
Así estaban las cosas cuando en la madrugada del lunes Hermann Tertsch fue agredido en un bar de la calle Almirante de Madrid, cercano a su domicilio. La agresión fue imparable: una brutal patada por la espalda, “estilo kárate”, que le rompió varias costillas. El agresor, inmediatamente, huyó.
 
La gran cuestión que todo el mundo se plantea es si la agresión es producto del ataque de ‘El intermedio’, es decir, si algún espectador especialmente “motivado” por Wyoming habría decidido pasar al acto. Según elsemanaldigital.com, fuentes próximas a Tertsch han manifestado que en las últimas semanas el periodista había recibido amenazas telefónicas. De manera que la agresión podría guardar relación también con estas llamadas anónimas. O no.
 
Sea como fuere, el penoso episodio pone sobre el tapete la cuestión de la responsabilidad de los medios de comunicación. Es una evidencia que ‘El intermedio’ de La Sexta fue mucho más allá de lo tolerable al sugerir que Tertsch es un asesino. Y es igualmente una evidencia que la soberbia de Wyoming, que no sólo no rectificó sus palabras, sino que las subrayó, incapacita a este comunicador para seguir disponiendo de un programa de televisión.
 
La Sexta, a todo esto, no ha dicho ni mu. Aún se espera que la cadena de Zapatero y Roures pida disculpas.

El mal se origina en uso erróneo de la libertad del hombre, explica Benedicto XVI

En su habitual catequesis de la Audiencia General de este miércoles celebrada en el Aula Pablo VI, el Papa Benedicto XVI habló de otro monje del siglo XI, Ruperto de Deutz, quien enseñó en su tiempo algunas cosas válidas para la actualidad: el mal tiene su origen en el errado uso la libertad humana, con lo que defendió así la absoluta bondad de Dios.

El Santo Padre explicó que desde joven, Ruperto manifestó su amor por la vida monástica y su adhesión total a la Sede de Pedro. Fue nombrado abad de Deutz en 1120 y murió en 1129. “Nos enseña que cuando surgen controversias en la Iglesia, la referencia al ministerio petrino garantiza fidelidad a la sana doctrina y otorga serenidad y libertad interior”, dijo el Papa

Recordando las numerosas obras de Ruperto, “que todavía hoy suscitan un enorme interés”, Benedicto XVI subrayó que “intervino con determinación” en algunas discusiones teológicas, como por ejemplo en la “defensa de la presencia real de Cristo en la Eucaristía“.

En este contexto, el Papa alertó del peligro “de reducir el realismo eucarístico, considerándolo solo un rito de comunión, de socialización, que lleva a que olvidemos muy fácilmente que Cristo resucitado, con su cuerpo resucitado, está presente realmente, y se entrega en nuestras manos para incorporarnos a su cuerpo inmortal y guiarnos a la vida nueva ¡Es un misterio que hay que adorar y amar siempre de nuevo!”, exclamó.

El Santo Padre se refirió luego a otra controversia en la que intervino el abad de Deutz: “el problema de la conciliación de la bondad y de la omnipotencia de Dios con la existencia del mal. El abad parte de la bondad de Dios, de la verdad de que Dios es sumamente bueno y no puede sino querer el bien. Individua el origen del mal en el ser humano y en el uso erróneo de la libertad“.

Ruperto, dijo el Papa, “sostiene que la Encarnación, evento central de toda la historia, estaba prevista desde toda la eternidad, independientemente del pecado del hombre, para que toda la creación pudiese alabar a Dios Padre y amarlo como una única familia congregada alrededor de Cristo“.

Benedicto XVI señaló que Ruperto “es el primer escritor que identificó a la esposa del Cántico de los Cánticos con María Santísima. Así, con su comentario a este libro de la Escritura se revela una especie de ‘summa’ mariológica, en la que se presentan los privilegios y las virtudes excelentes de María. Unió su doctrina mariológica a la doctrina eclesiológica; vio en María Santísima a la parte más santa de la Iglesia entera“, y esto tuvo su eco en el Concilio Vaticano II, con la proclamación solemne de María Madre de la Iglesia.

Ruperto de Deutz, concluyó el Pontífice, “como todos los representantes de la teología monástica, supo conjugar el estudio racional de los misterios de la fe con la oración y la contemplación, considerada como la cumbre de todo conocimiento de Dios”.

En su saludo a los fieles en español, el Santo Padre se dirigió de manera particular “a los miembros de la Hermandad del Santo Entierro y de Nuestra Señora de la Soledad, de Dos Hermanas, a los jóvenes de Cancún-Chetumal y a los estudiantes de Monterrey, así como a los demás grupos venidos de España y otros países latinoamericanos. A todos os invito a reconocer con agradecimiento la presencia de Cristo en el Pan eucarístico y en su Palabra. Muchas gracias”.

La Ley del Aborto se radicaliza: sólo podrán objetar el cirujano y el enfermero

Izquierda Unida y Esquerra Republicana aseguran que han llegado a un acuerdo con el PSOE sobre las enmiendas a la reforma de la Ley del Aborto. Un acuerdo que radicaliza aún más el alcance de ese proyecto. Cabe destacar el hecho de que sólo los médicos implicados en el aborto podrían objetar, y que los anticonceptivos modernos serían totalmente gratuitos. Junto a ello, las carreras relacionadas con el ámbito sanitario incluirían la formación sobre el aborto y se garantizaría la educación sexual en los colegios.

El acuerdo de las izquierdas toca directamente al personal sanitario

En las últimas horas, la izquierda se ha cobrado la factura de la contestada reforma de la ley del aborto. Gaspar Llamazares y Joan Tardá, diputados de IU y de ERC, se han felicitado por haber forzado al Gobierno a ceñir la objeción de conciencia a los profesionales directamente implicados en la interrupción del embarazo y garantías suficientes de su práctica en todos los centros públicos. Pero, además, han abierto la puerta a la hasta ahora inexistente formación universitaria del aborto a las carreras sanitarias. “Investigación y formación en práctica clínica de la interrupción voluntaria del embarazo en las carreras relacionadas con la medicina y las ciencias de la salud. Se introduce con carácter curricular la salud sexual y reproductiva y también la investigación y la formación en la práctica clínica de la interrupción voluntaria del embarazo que hoy está excluida de las carreras sanitarias”, incide Llamazares.Estos grupos, por tanto, han acordado que la nueva ley reconozca el derecho a la objeción de conciencia a los profesionales sanitarios directamente implicados en la interrupción de un embarazo, como son el cirujano y el enfermero. La objeción deberá hacerse por escrito y de manera individual para evitar las “objeciones colectivas” de todo un hospital y para garantizar la práctica de abortos en los centros públicos. 
 
A más a más, el requisito inicial de dos especialistas que evaluarían si se puede aplicar un aborto entre las 14 y las 22 semanas de gestación queda reducido a uno. Además han arrancado la gratuidad de los métodos anticonceptivos de última generación, lo que supondrá un aumento del gasto farmacéutico de 100 millones de euros. Los dos diputados han insistido en la libertad para abortar de las menores sin consentimiento de sus padres.
 
Al proyecto de ley le falta pasar mañana mismo el examen en la Comisión de Igualdad, donde se seguirán discutiendo los asuntos más espinosos.