El penúltimo escándalo de “Gran hermano”

Bronca monumental en Telecinco con una nueva agresión entre dos concursantes de ‘Gran hermano’. Dos chicas, concretamente. Era, curiosamente, el día siguiente a la jornada mundial contra la llamada “Violencia de género”.

José Javier Esparza

Gran Hermano, de nuevo noticia

Penosa demostración de los contenidos más “interesantes” de Gran Hermano

Era jueves, o dejaba de serlo, y la denominada “gala” de ‘Gran hermano’ ya había concluido. Fue entonces cuando el programa obsequió a sus fieles con un feroz enfrentamiento entre una señorita morena, estilo más bien “pijo”, y otra de corte más vulgar, tipo estibador de puerto. En un momento de la disputa, la señorita morena declaró con convicción: “Tú ya has hablado todo lo que se te ha puesto en la punta del rabo, que no tienes, pero tendrás algún día, por los cojones que tienes”. Quien así se producía era, aclarémoslo, una muchacha conocida por sus peroratas sobre los “valores”.

En el lado opuesto, ruda fajadora, la otra púgil clamaba: “¡Demagogia!” (¡Dios mío! ¿De verdad es preciso que toda esta patulea hable como los políticos? ¿O a lo mejor es que los políticos ven demasiado ‘Gran hermano’?). Entre dimes y diretes, la tensión subía por nanosegundos. En esto la ruda fajadora se acerca a la otra –a la que sería excesivo calificar como “fina estilista”- y la interpela con florido verbo: “¿Qué? ¿Te enseño el rabo, zorra?”. La exhibición no habría dejado de revestir un hondo interés antropológico, pero no hubo tal: sólo era una metáfora, por así decirlo.

 

Como se avecinaba tormenta, una rubia de pequeño formato que por allí deambulaba, vaso en mano, vino a interponerse entre las potencias en conflicto. Fue inútil. La ruda fajadora ya había sacado el brazo a pasear. Arrebató el vaso a la minirrubia. Codo alzado sobre la vertical del suelo. Puño proyectado en vector rígido. Y… ¡ooooh!

 

¿Pero dónde han enseñado a esta chica a pegar? Uno puede tolerar que nuestras escuelas ya no enseñen adecuadamente Historia ni Matemáticas, pero que ni siquiera se aprenda bien a pelear, eso sí que no tiene pase. ¿Qué clase de juventud estamos formando? Cuando uno tira un vaso al prójimo, tiene que hacerlo con solvencia y determinación: el vaso no ha de ser más que una prolongación inerte del brazo pegador, que es donde verdaderamente reside el motor del diálogo.

 

En fin… De verdad, no sé cómo Mercedes Milá todavía tiene rostro para andar por ahí predicando.

Jóvenes católicos defienden Catedral de Medellín ante convocatoria de abortistas

Unos 700 jóvenes se apostaron en el atrio de la Catedral de Medellín ante la publicitada convocatoria de grupos feministas que pretendían atacar el templo para manifestar su apoyo al aborto.

En menos de doce horas, los católicos se organizaron para proteger la Catedral en una concentración pacífica, marcada por el rezo del Rosario y cantos religiosos.

Los abortistas, que apenas sumaron 30 manifestantes, no pudieron concretar el propósito de su convocatoria: protagonizar un acto masivo de apostasía y pegar carteles ofensivos en las puertas del templo mayor de la ciudad.

Los manifestantes anti-vida se marcharon luego de vociferar insultos a los asistentes.

“Este hecho nos demuestra que la fe en ciudad esta viva, que los jóvenes amamos la Iglesia y queremos vivir según la doctrina que en la Iglesia el Señor Jesús nos ha dejado”, declaró Liliana Vélez, una de las jóvenes que defendió la Catedral.

Asimismo, recordó que “como católicos merecemos respeto y tenemos todo el derecho de hacernos respetar” así como expresar “que nuestros pastores, sacerdotes y obispos, no están solos, cuentan con un laicado entusiasta y decidido a luchar en contra de la anticultura de muerte que algunos grupos quieren imponer a la fuerza, manipulando datos estadísticos, presionando a las autoridades municipales con organismos internacionales y con amañadas interpretaciones de las leyes y la constitución”.

“Los católicos vamos a defender Medellín y Colombia porque no queremos vivir la degradación social y moral que hoy vive España y Europa en general, queremos ser un país que testimonie al mundo que la familia es fuente vida y amor, que la mujer tiene dignidad, que su vocación a la maternidad y el rol que debe tener en la sociedad debe ser valorado rectamente y que no queremos vivir bajo la oscura y maligna ideología de género“, agregó.