La unidad de los cristianos requiere más jóvenes y un cambio de mentalidad

El camino hacia la unidad de los cristianos requiere un “profundo cambio de mentalidad” y sobre todo un mayor liderazgo de los jóvenes.
Es la conclusión de la sesión plenaria del Grupo Mixto de Trabajo (GMT), celebrada en el centro de espiritualidad Casa San Antonio, de la diócesis española de Córdoba, del 12 al 19 de octubre.
El Metropolita Nifon de Targoviste (Rumanía) y el arzobispo de Dublín (Irlanda), monseñor Diarmuid Martin eran los moderadores.
También estaba presente el secretario del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, el obispo Brian Farrell, L.C.
El objetivo del encuentro del GMT, un organismo encargado de hacer un seguimiento y promover la colaboración entre la Iglesia católica y el Consejo Mundial de Iglesias (CMI), era dar forma a su trabajo sobre los temas de la “recepción ecuménica” y las “raíces espirituales del ecumenismo”.
“La elección de estos temas -afirma un comunicado de prensa difundido al finalizar las jornadas de trabajo- ha sido motivada por la necesidad de recoger los frutos de muchos años de encuentros y de diálogo ecuménico”.
“Las raíces espirituales del ecumenismo -se lee también- se encuentran en la base misma de la búsqueda de la unidad de los cristianos, y comportan conversión, renovación, santidad de vida seg&uacu te;n el Evangelio, y oración individual y comunitaria”.
“Los participantes -continúa el comunicado- han apreciado mucho el centro ecuménico local (dirigido por el reverendo Manuel González Muñana), por sus programas bien estructurados y por sus iniciativas concretas, que incluyen cursos de ecumenismo para niños, seminarios ecuménicos sobre Biblia, proyectos sociales, celebraciones y oraciones comunes”.
Durante el actual mandato, el GMT también ha abordado otros dos temas: las “migraciones” y los “jóvenes”.
“El fenómeno actual de las migraciones está modificando el rostro de las Iglesias locales en muchos lugares del mundo”, indica la nota.
“Esto representa un desafío y al mismo tiempo una oportunidad para profundizar en las relaciones ecuménicas más allá de los límites nacionales y culturales”.
El comunicado añade que “El Grupo Mixto de Trabajo ha destacado también la necesidad de dar a los jóvenes más liderazgo y responsabilidad en el movimiento ecuménico”.
Con este objetivo, el grupo está colaborando con la Comisión de Jóvenes del Consejo Mundial de Iglesias (ECOS) y con algunos movimientos juveniles de la Iglesia católica.
Un punto central de estas sesiones ha sido un panel sobre desafíos ecuménicos contemporáneos y sobre la actual situación de los diálogos bilaterales entre las Iglesias.
“Con la cercanía de la celebración del Centenario de la Conferencia Misionera Mundial de Edimburgo de 1910 -señala el comunicado-, la plenaria ha recordado que los pioneros del movimiento ecuménico esperaban conseguir su objetivo en el plazo de un siglo”.
Con este propósito, han afirmado los participantes, “la experiencia nos ha mostrado que avanzar hacia la unidad en Cristo requiere mucho más tiempo; requiere un profundo cambio de mentalidad, de actitud, de vida”.
El Grupo Mixto de Trabajo nació en 1965, año de clausura del Concilio Vaticano II. Está compuesto por 36 personas: 18 nombradas por la Iglesia católica y 18 escogidas por varias Iglesias pertenecientes al Consejo Mundial de Iglesias.
El mandato del GMT dura siete años. El actual empezó en febrero de 2006, durante la última asamblea general del CMI, celebrada en Porto Alegre (Brasil), y finalizará en la próxima asamblea general, que tendrá lugar en 2013 en Busan (Corea).
La próxima sesión plenaria del GMT se celebrará en septiembre de 2010 en Oriente Medio.

Católicos ven en peligro su libertad de expresión en Estados Unidos

Católicos en los Estados Unidos, e incluso las mismas diócesis, se han convertido en víctimas de la ley de financiación de campañas en general (no sólo políticas) que violan su libertad de expresión a través
En respuesta a esta emergencia se ha creado una coalición de organizaciones, que abarcan todo el espectro político con el nombre de Ciudadanos Unidos.
Para comprender mejor el alcance de las leyes de financiación de campañas, el abogado Bill Maurer, director ejecutivo en Washington del Institute for Justice, uno de los miembros m&aacute ;s activos de Ciudadanos Unidos.
Maurer ha compartido con ZENIT los motivos por los que los católicos, sobre todo debido a su historia de persecución y su estatus de minoría y de extranjeros, deberían mostrarse escépticos ante leyes que limitan la capacidad de hablar sobre asuntos políticos.

–¿Deben los católicos sospechar de la reforma de las leyes sobre financiación de campañas?

–Maurer: Todos los norteamericanos deberían tener sospechas ante los intentos del gobierno de regular y restringir la actividad política. Los católicos, que en el pasado han sufrido discriminación a manos de una mayoría hostil, deberían preocuparse precisamente por no dar al gobierno herramientas que pueda usar para silenciar la voz de quien discrepa.
Si el gobierno tiene la posibilidad de determinar cuándo la influencia de una de las partes de un debate político se ha vuelto “excesiva” o “indebida”, entonces es el gobierno el que tendrá la capacidad de acabar con la voz de un ponente para hacer que el debate sea “justo”.
No sorprendería a nadie que el gobierno concluyera que las voces que es necesario enmudecer son las de aquellos que se oponen al poder. A este respecto, los católicos son plenamente conscientes de la larga tradición de cómo algunos en este país se han lamentado de la “indebida” influencia de la Iglesia en los asuntos del gobierno.

En cuanto al dinero en política, en un país tan grande como éste, el dinero es un instrumento absolutamente esencial para que los oradores lleguen al público. Bastante simple, dado lo mucho que hace el gobierno a nivel estatal y federal, sorprende que los norteamericanos no gasten más dinero en el discurso político.
Mientras el gobi erno se hace más grande y llega a áreas de la vida de las personas como nunca antes había hecho, la necesidad de un debate público informado sobre qué ocurre en el gobierno se vuelve más apremiante que nunca. La capacidad del público para escuchar las ideas políticas no debe limitarse a los que tengan los recursos o la capacidad para escuchar a un político en persona.

–¿Cómo afectan en general las leyes de financiación de campañas a la participación política tanto de obispos como de laicos? ¿Puede dar usted ejemplos concretos?

–Maurer: Los obispos y otros miembros del clero suelen ser bastante discretos sobre las actividades políticas, no tanto por las leyes de financiación de campañas sino debido a las restricciones de actividades políticas relacionadas con el mantenimiento del estatus de exención de impuesto s de la Iglesia.Sin embargo, cuando los obispos y el clero se implican en campañas concretas, como contra las iniciativas del estado en temas de vida humana, tienen las mismas restricciones que otros ciudadanos.
Por ejemplo, si se organizan para dedicar dinero a oponerse a la iniciativa “muerte con dignidad”, como la del estado de Washington, tienen que formar un comité sobre el tema y declarar sus nombres, direcciones, y las personas para quienes trabajan, de manera que el gobierno pueda publicarlos en una base de datos en internet.

Estas obligaciones desalientan enormemente la implicación de las personas en la actividad política.
Por ejemplo, los donantes a la iniciativa contra el matrimonio homosexual en California (proposición 8) se convirtieron en objeto de amenazas, boicots, manifestaciones y represalias económicas, después de que quienes se oponían a la iniciativa vieron la información de sus donaciones en la página web del estado.
Al mismo tiempo, quienes se oponían a la medida afirmaron que quienes la proponían utilizaron esta información para intentar chantajear a los donantes para que hicieran aportaciones iguales al otro bando. El acoso político es, en ocasiones, un juego de igualdad de oportunidades.

En cuanto a los laicos, cuando la gente se une y dedica sus recursos a perseguir un cambio político, suelen descubrir que sus esfuerzos se someten a las leyes de financiación de campañas.
De hecho, una de las principales leyes de financiación de campañas de los últimos cinco años tuvo que ver con los esfuerzos del Wisconsin Right to Life para presionar a dos senadores a que votasen a los candidatos judiciales del presidente Bush, una actividad que entraba dentro de las restricciones legales a la financiación de campañ as porque uno de los dos senadores intentaba ser reelegido.

–Hace poco, la diócesis de Bridgeport fue investigada por el estado de Connecticut por violar supuestamente su ley de procedencia asociativa cuando animó a los católicos a que se opusieran a una ley que afectaría al gobierno de la Iglesia. ¿Qué ocurrió en este caso? ¿Cree usted que veremos otras instancias del gobierno regulando la voz de la Iglesia en la plaza pública?

–Maurer: En marzo de 2009, la Asamblea General de Connecticut sometió a debate una legislación que habría privado a los sacerdotes y a los obispos de la capacidad de sentarse en los organismos de las corporaciones que controlan la propiedad parroquial en Connecticut, y que ordenaba que los organismos de gobierno de estas corporaciones estuvieran formados sólo por miembros laicos de la parroquia.

En respuesta a lo que se consideró un desafío directo a la autoridad de la Iglesia sobre el funcionamiento interno de sus parroquias, la diócesis de Bridgeport puso información sobre la ley en su página web y pidió  a los pastores que leyeran una declaración en la misa dominical animando a oponerse a la ley.
La Iglesia también ha animado a sus fieles a asistir a una concentración y a contactar con los legisladores.
Estos esfuerzos llevaron a que la diócesis fuera investigada por la Connecticut Office of State Ethics (OSE) por violar la ley de procedencia asociativa del estado, que exige registrarse ante el estado si una entidad se implica en “solicitar a otros que se comuniquen con cualquier funcionario o su equipo de la rama legislativa o ejecutiva del gobierno… con el propósito de influir cualquier actuación legislativa o administrativa”.

La diócesis planteó&n bsp;un pleito ante el tribunal federal desafiando la constitucionalidad de esta ley pero, después de que el Fiscal General de Connecticut concluyera que las actividades de la Iglesia entran dentro de una excepción estatutaria, la OSE cesó su investigación y la diócesis retiró voluntariamente su demanda.
La experiencia de la archidiócesis de Bridgeport es desgraciadamente muy común.

Los norteamericanos suelen verse envueltos en complejas y amplísimas leyes de financiación de campañas cuando se dedican a actividades que consideran con razón que están protegidas por la Primera Enmienda.
Aunque no hayan violado ley alguna, el coste emocional y económico de ser investigado por el gobierno puede ser algo aplastante.

Cualquier iglesia que cruce el umbral de “procedencia asociativa” puede sufrir el mismo destino que la archidiócesis de Bridgeport si anima a sus fieles a actuar en temas públicos vitales para la fe católica. Estas parroquias pueden verse usando sus recursos finitos para defenderse contra los inspectores del gobierno en lugar de usar ese dinero para llevar adelante su misión apostólica.

–¿Qué  principios deben tener en mente los católicos cuando valoran las diversas propuestas de reforma de la participación en el proceso político?

–Maurer: En un momento en que muchas de las enseñanzas y creencias de la Iglesia entran en conflicto con muchas creencias del “establishment” político del país, los católicos deberían recordar que dar al gobierno los medios para controlar el debate político puede dar como resultado el silencio de los que disienten políticamente.
En los ejemplos que antes he mencionado – la Proposición 8, el caso del Derecho a la Vida en Wisconsin, y las experiencias de la diócesis de Bridgeport – las leyes de financiación de campañas se han utilizado para intentar acabar con la actividad política que apoyaba los puntos de vista de la Iglesia. La lección es que cuando el gobierno tiene el poder de regular el mismo discurso político, cualquier orador puede verse silenciado.

El gobierno ya no investiga y registra las actividades de los políticos extranjeros, como hizo con los derechos civiles y los movimientos contra la guerra en los años sesenta. Ahora obliga a los ciudadanos a registrarse y luego hace una base de datos de las actividades de los ciudadanos a disposición de cualquiera con acceso a un ordenador y a internet.
Esto no puede ser un buen desarrollo para una Iglesia que habla con tanta frecuencia en contra de los puntos de vista que predominan entre quienes están en el gobierno.

Con cada propuesta de “reformar” las leyes de financiación de campañas, los católicos deberían preguntarse a sí mismos: (1) esto animará o desanimará el discurso y la actividad políticas, (2) esto interferirá en la capacidad de quienes son una minoría de expresar sin reservas sus puntos de vista, y  (3) esta propuesta dará a quienes están en el poder un instrumento con el que suprimir los puntos de vista de quienes discrepan con ellos.
En última instancia, los católicos deben apoyar una plaza pública vibrante y no regulada, donde la verdad y la sabiduría de los temas que afectan a todas nuestras vidas se debatan de forma libre y apasionada.

Palabra de Dios y Eucaristía deben animar acción evangelizadora de la Iglesia, dice el Papa

Terminada la Santa Misa de clausura de la Asamblea Especial para África del Sínodo de los Obispos, el Papa Benedicto XVI recitó el Ángelus dominical con los fieles presentes en la Plaza de San Pedro desde los pies de la Basílica Vaticana, recordando a todos en sus palabras introductorias el esfuerzo de la Iglesia para que nadie se vea privado de lo necesario para vivir y que todos puedan conducir una existencia digna del ser humano.

“Agradecemos a Dios por el impulso misionero que ha encontrado terreno fértil en numerosas diócesis y que se expresa en el envío de misioneros a otros países africanos y de diversos continentes”, dijo el Santo Padre refiriéndose a los frutos del Asamblea Especial para África.

El Pontífice destacó, entre los temas vistos durante la Asamblea, “la familia, que también en África constituye la célula primaria de la sociedad, que hoy en día es amenazada por corrientes ideológicas provenientes incluso del extranjero”.

“¿Qué decir a los jóvenes expuestos a este tipo de presión –se preguntó el Santo Padre-, influenciados por modelos de pensamiento y de comportamiento que contrastan con los valores humanos y cristianos de los pueblos africanos?”.

Más adelante se refirió también a la gran necesidad de “reconciliación, de justicia y de paz” en África, recordando que “justamente a estas necesidades responde la Iglesia re proponiendo, con renovada fuerza, el anuncio del Evangelio y la acción de promoción humana. Animada por la Palabra de Dios y por la Eucaristía, esta se esfuerza porque nadie esté privado de lo necesario para vivir y que todos puedan conducir una existencia digna del ser humano”.

Seguidamente el Papa habló brevemente del Mensaje final de la Asamblea sinodal, citándolo como “un Mensaje que parte de Roma, sede del Sucesor de Pedro, que preside la comunión universal, y que también tiene su origen en África, recogiendo las experiencias, expectativas, proyectos, y retorna a esta llevando la riqueza de un evento de profunda comunión en el Espíritu Santo”.

Dirigiéndose a los fieles en África dijo: “¡Queridos hermanos y hermanas que me escucháis desde África! Encomiendo a vuestra oración los frutos del trabajo de los padres sinodales, y os aliento con las palabras del Señor Jesús: ¡sed sal y luz en la amada tierra africana!”.

Concluyendo, Benedicto XVI recordó que para el próximo año está prevista una “Asamblea Especial para el Medio Oriente del Sínodo de los Obispos. En ocasión de mi visita a Chipre, tendré el placer de hacer entrega del Instrumentum laboris de tal encuentro. Agradezcamos al Señor que no se cansa nunca de edificar su Iglesia en la comunión, e invoquemos con confianza la maternal intercesión de la Virgen María”.

El cardenal ghanés Peter Kodwo Appiah Turkson , presidente de Justicia y Paz

El Pontificio Consejo Justicia y Paz estaba presidido hasta ahora por el cardenal italiano Renato Martino

  El cardenal ghanés Peter Kodwo Appiah Turkson será el nuevo titular de la oficina de paz y justicia del Vaticano, se informó el sábado en la Santa Sede.

 El puesto consolida la posición de Turkson como futuro candidato papal. La oficina es la encargada de promover el magisterio de la Iglesia en materia de justicia, guerra, pena de muerte y derechos humanos, entre otros asuntos sociales.

 El nombramiento fue anunciado en una conferencia de prensa al término de una reunión de tres semanas sobre la actuación de la Iglesia Católica en Africa.

 El arzobispo de Cape Coast, de 61 años, sucederá al italiano Renato Martino, quien se retira.

 Turkson dijo a la prensa hace tres semanas que no había razones para que no se eligiera un papa negro, sobre todo en vista de la elección de Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos.

La amenaza a los niños de la pornografía

Proteger a los niños de la explotación sexual es una prioridad hoy para muchos gobiernos y organismos privados. A pesar de esto, un reciente informe denuncia que no se está haciendo lo suficiente para tratar con esta amenaza a los niños planteada por los peligros de la pornografía de los adultos.

“Morality in Media”, un organización sin ánimo de lucro con sede en Nueva York, publicaba un estudio en septiembre titulado: “How Adult Pornography Contributes To Sexual Exploitation of Children” (Cómo contribuye la pornografía adulta a la explotación sexual de niños).
Sostiene que los organismos de los gobiernos y las organizaci ones privadas están ignorando las consecuencias de lo que califican de “explosión” de la pornografía adulta en internet y en otros lugares.

La pornografía adulta es una amenaza para los niños de diversas formas, sostiene el informe:

— Los delincuentes utilizan pornografía adulta para preparar a sus víctimas.

— Para muchos delincuentes hay una progresión desde ver pornografía adulta hasta ver pornografía infantil.

— Los hombres actúan con las niñas prostitutas como ven en la pornografía adulta, y los chulos usan pornografía adulta para instruir a las niñas prostitutas.

— Los niños imitan con otros niños el comportamiento que ven en la pornografía adulta.

— La adicción a la pornografía de adultos destruye matrimonios, y los hijos en los hogares con un solo progenitor corren más ries go de sufrir explotación sexual.

Preparación
El autor del informe, Robert Peters, presidente de “Morality in Media”, explica que hace un par de décadas, en su investigación sobre casos judiciales, se topó con múltiples ejemplos de situaciones que implican explotación sexual de niños en los que el acusado adulto había mostrado o dado pornografía de adultos a la víctima menor como parte del proceso de preparación.

Muchos debates se han centrado en el tema de si la pornografía de adultos causa crímenes sexuales, observa. Aunque este asunto de la causa directa todavía está un cuestión de disputa, Peters comenta que, según su experiencia, la utilización de pornografía de adultos por parte de depredadores para despertar y desensibilizar a sus víctimas menores es de verdad una forma en la que la pornografía de adultos contribuye a hacer daño.
Esto es más que una simple opinión personal. Uno de los apéndices del informe contiene más de 100 páginas de recortes de noticias y casos judiciales que hacen referencia a cómo los delincuentes mostraron o dieron pornografía a un niño o le forzaron a mirarla.

El informe continúa explicando que las personas que son adictas a la pornografía requieren clases más explícitas y anómalas de material sexual conforme avanza el tiempo, de forma parecida a quienes sufren de adicción a las drogas. Así, con el tiempo hay una necesidad creciente de más estimulación para lograr el mismo efecto inicial.
Peters también observa que hay una tendencia cada vez mayor a reproducir sexualmente los comportamientos vistos en la pornografía. De esta forma, los consumidores de pornograf&iac ute;a no son meros consumidores pasivos, sino que tienden a llevar a la práctica los comportamientos que ven.

Amenaza de los medios
Y en cuanto a los niños, el informe explica que si un niño entrara en una librería adulta se le pediría que saliera, puesto que va contra la ley vender pornografía a los niños en el mundo real.

Por el contrario, si ese mismo niño está a punto de dar entrar en la mayoría de las páginas webs comerciales que distribuyen pornografía adulta, es posible que vea pornografía adulta gratuitamente, y sin restricciones. Supuestamente, cuando se trata de internet, los tribunales piensan que la utilización por parte de los padres de filtros es una solución adecuada al problema, comenta agriamente el informe.
Los padres tienen el papel primario a la hora de proteger a los niños del contenido dañino de internet , admite Peters. No obstante, la mayoría de los niños pueden tener acceso a internet fuera de casa o por medio de dispositivos móviles. Todo lo que se necesita es que un niño en un grupo de amigos tenga acceso sin restricciones a internet para que todos tengan acceso, precisa el informe.

Peters también afirmaba que en sus muchos años de experiencia un número significativo de depredadores utiliza la pornografía no sólo para despertar e instruir a sus víctimas, sino también para excitarse a sí mismos.
Una de las conclusiones del informe es la petición de que las iglesias y otras instituciones religiosas hagan más frente al problema de la pornografía de adultos. La pornografía es un problema no sólo para muchos que no asisten a los servicios religiosos, sino también aquellos todas las edades que asisten, sostiene.
También, los me dios de información y de entretenimiento podrían ayudar a presentar la producción y el consumo de pornografía adulta como un problema real, en vez de una cuestión sin ninguna significación moral o social.

Vida familiar
La observación del informe de que la pornografía daña la vida familiar y hiere a los niños no es ni mucho menos una opinión aislada. Desde Australia, el Sydney Morning Herald, en un artículo publicado el 5 de marzo, hablaba del escenario de un marido adicto al porno. El “catastrófico desbarajuste emocional que sufre” por esta adicción es un hecho depresivamente común.
El año pasado el teléfono de asesoría Mensline Australia tuvo un incremento del 34% en llamadas de hombres que sentían que la pornografía era un problema en su relación, comentaba el artículo.
La posibilidad d e acceder a la pornografía a través de ordenadores y teléfonos ha quitado, por así decirlo, la barrera de entras, es decir, la vergüenza de visitar un sex shop para comprar una revista o un vídeo.

El artículo observaba que también es un problema grave para las mujeres. “Hay una buena proporción de mujeres que ve el uso del porno por su pareja como una infidelidad”, afirmaba el sociólogo Michael Flood. “Incluso cuando él es honesto sobre ello, algunas mujeres consideran el uso del porno como una clase de adulterio”.
El nexo entre la multimillonaria industria del porno y el apetito sexual se ha convertido en algo como la relación entre las raciones extra grandes y la obesidad, sostenía la feminista Naomi Wolf en un artículo publicado el 4 de abril en el periódico Times.

“La ubicuidad de las imágenes sexuales no liberan el poder de Eros, sino que lo diluyen”, añadía.
Un artículo publicado en periódico canadiense Ottawa Citizen el 29 de mayo aportaba más evidencias sobre las implicaciones de esto para los niños. Richard Poulin, profesor de sociología en la Universidad de Ottawa, participó en una conferencia en Montreal titulada: “Jóvenes, medios y sexualización”.
Observaba que las agresiones sexuales son cometidas ahora por agresores jóvenes. Además, una encuesta llevada a cabo entre estudiantes de la Universidad de Ottawa puso de manifiesto que la media de edad en la que vieron por primera vez pornografía era de 13 años. Entre aquellos cuyos padres tenían pornografía en casa, la edad era menor, entre los 10 y los 11 años.
Poulin también citaba una encuesta que mostraba que uno de cada cinco hombres entre 22 y 23 años admitía se ntirse atraído por niñas de 13 años. “Esta no es una tendencia trivial”, indicaba.

Ambiente sano
Benedicto XVI abordaba el tema de la pornografía en su discurso del 16 de abril a los obispos norteamericanos durante su visita a Estados Unidos el año pasado.
“Los niños tienen derecho a crecer con una sana comprensión de la sexualidad y de su justo papel en las relaciones humanas”, recomendaba. “A ellos se les debería evitar las manifestaciones degradantes y la vulgar manipulación de la sexualidad hoy tan preponderante”.
Los niños tienen el derecho a ser educados en los auténticos valores morales basados en la dignidad de la persona humana, continuaba el pontífice.

“¿Qué significa hablar de la protección de los niños cuando en tantas casas se puede ver hoy la pornografía y la violencia a través de los medios de comunicación ampliamente disponibles?”, preguntaba.
Al tratar este problema el Papa hablaba de la necesidad urgente de determinar los valores que guían a la sociedad de hoy. Si de verdad queremos cuidar a los jóvenes, todos reconoceremos nuestra responsabilidad de promoveré y vivir los valores morales auténticos, que permitan prosperar a todos, concluía.
Un oportuno recuerdo del peligro de cerrar los ojos ante un problema que se ignora con demasiada frecuencia.

Mensaje final de la II Asamblea Especial del Sínodo para África que llama a la reconciliación

La sala de prensa de la Santa Sede ha acogido esta mañana la presentación del mensaje de la II Asamblea Especial para África, en la que intervinieron el presidente de la Comisión y arzobispo de Abuja en Nigeria, Mons. John Olorunfemi Onaiyekan; el obispo del Cairo de los caldeos de Egipto y vicepresidente de la Comisión, Mons. Youssef Ibrahim Sarraf; y el obispo de Chimoio en Mozambique y segundo vicepresidente del simposio de las conferencias episcopales de África y Madagascar y miembro de la Comisión para el mensaje, Mons. Francisco João Silota.

 Precisamente, durante esta mañana ha tenido lugar la décimo octava congregación general, con la presentación y votación del mensaje final. Sobre los trabajos realizados esta mañana en el Aula nueva del sínodo tenemos con nosotros a nuestra enviada especial Alina Tufani Diáz: 

“África no está a abandonada al fracaso. Nuestro destino esta todavía en nuestras manos. África levántate…”. Así concluye, el Mensaje Final del II Sínodo para África que fue aclamado, esta mañana, en presencia del Santo Padre Benedicto XVI, a quien describen como “un verdadero amigo de África y de los africanos”, por acompañar al continente “en sus luchas y por defender su causa con todo el peso de su autoridad moral”.

Esta vez no hubo necesidad de oprimir botones para acordar por unanimidad el documento que fue leído en los cuatro idiomas oficiales del sínodo y que fue largamente aplaudido por los padres sinodales. Una radiografía del continente, a veces dolorosa, aunque no lastimera, precisa en sus denuncias y firme en su autocrítica, pero sobre todo compacta en su propósito de ser una guía eficaz en esa reconciliación, justicia y paz que se propone la Iglesia en África.

Dividido en siete capítulos el mensaje comienza describiendo las contradicciones y profundas crisis que vive África: la trágica situación de los refugiados, una pobreza escandalosa, el hambre, la guerra y los conflictos. Una situación causada por personas que no se interesan por el bien común, y unidas en una criminal complicidad con los dirigentes locales y extranjeros. “Cualquiera sea el nivel de la responsabilidad imputable a los intereses extranjeros no es menos vergonzosa y trágica que la connivencia con los gobernantes locales: políticos que venden a sus naciones, hombres de negocios que se unen a voraces multinacionales, africanos que venden y trafican armas, sobre todo ligeras, que provocan la destrucción de vidas humanas, agencias locales de organizaciones internacionales que son pagados para difundir ideologías nocivas en las que ni ellos mismos creen”.

A las grandes potencias de este mundo, los obispos piden que “traten a África con respeto y dignidad”. Es necesario un cambio en el orden mundial pero no sobre la base de los intereses de los ricos sobre los pobres. Retomando los principios de la Caritas in veritate, de Benedicto XVI, el mensaje reclama “un cambio en relación con el peso de la deuda de las naciones pobres que literalmente está matando a los niños. Las multinacionales deben parar la devastación criminal del ambiente y la explotación insaciable de los recursos naturales. Es una táctica de corto visión fomentar guerras para lucrarse rápidamente gracias al desorden provocado, que cuesta vidas y sangre humano”

¿No existirá nadie que quiera o sea capaz de detener tales crímenes contra la humanidad?, se preguntan los padres sinodales en este mensaje, en el que también, sin dejar de reconocer la labor de la ONU en su territorio, le pide que sea coherente y transparente, que verifiquen que sus programas sean realmente buenos, y “que cesen en sus intentos de destruir y minar los valores africanos de la familia y de la vida humana”, esto refiriéndose al artículo 14 del Protocolo de Maputo sobre del derecho de las mujeres al aborto.

Sin duda, la iglesia en África fue llamada en causa desde los primeros capítulos. Conciente de su “deber de ser instrumento de paz y reconciliación según el corazón de Cristo” exhorta a sus miembros a una autentica conversión “pues sólo así se romperá el circulo vicioso de la ofensa, la venganza y la retaliación, para lo cual, el perdón y el reconocimiento de las culpas, es crucial”. En particular, llama a los sacerdotes a ser ejemplos de reconciliación, “sobrepasando las fronteras tribales y raciales”, y cumpliendo sus votos de castidad y desapego a las cosas materiales.

El mensaje pide un impulso y reconocimiento al rol de la mujer católica dentro de la iglesia, exige la formación de los laicos, en especial de los políticos en la Doctrina Social de la Iglesia, reconoce la vasta labor de los misioneros y la vida consagrada en África, llama a un mayor diálogo ecuménico e interreligioso, pero es enfático en reclamar a los países de mayoría musulmana el derecho a la libertad religiosa. “Dado que el mundo musulmán acoge con placer a los cristianos que deciden cambiar de religión, también deberían respetar la reciprocidad en este campo”.

En fin, un mensaje que en su amplitud y densidad llama ante todo a la esperanza y a la unidad. Como está escrito en sus páginas con este proverbio africano: “Un ejército de hormigas bien organizadas es capaz de abatir a un elefante”.