Los médicos católicos tienen una cita en Lourdes en mayo de 2010

Reflexionarán sobre “Nuestra fe de médicos”

La Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos (FIAMC) anunció la realización, del 6 al 9 de mayo de 2010, de su XXIII Congreso Mundial, que se llevará a cabo en Lourdes, Francia.

     Con el auspicio del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, el llamado Congreso-peregrinación, reflexionará en torno al tema “Nuestra fe de médicos”.

     Entre las organizaciones que promueven este importante encuentro, están la Asociación Médica Internacional de Lourdes (AMIL) y el Centro Católico de Médicos Franceses (CCMMF) .

     Los médicos conferencistas provienen de distintos países como Francia, Italia, España, Estados Unidos, Perú, Chile, Argentina, India, Australia, Croacia y Alemania, entre otros.

     En la sesión de apertura participarán el presidente de la FIAMC, Dr. José María Simón Castellví; el presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, monseñor Zygmunt Zimowski; monseñor Jacques Perrier, obispo de Tarbes y Lourdes; el cardenal Lluis Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona; y monseñor Michel Guyard, obispo de Le Havre y responsable de la Pastoral de la Salud de Francia.

     Entre los temas por tratar en el congreso, dividido en cuatro sesiones de trabajo, están: “Los médicos católico y la Iglesia”, “Curas y milagros”, “El mé dico, imagen del Espíritu Santo”, “La maternidad, una prioridad para la Iglesia”, “La protección de la vida humana, la fecundación in vitro, y los procedimientos relacionados desde el punto de vista católico”.

Los obispos africanos ven en los medios el “verdadero poder”

 A pesar de que los periodistas se han quedado detrás de la puerta del aula del Sínodo de los Obispos para que el debate entre los prelados africanos pueda ser libre, los comunicadores se han convertido en protagonistas de las intervenciones libres de los padres sinodales en la tarde de este miércoles.

De las 18 intervenciones que tuvieron lugar en esa sesión, buena parte hicieron referencia al papel de los medios de comunicación en África, haciéndose eco de la intervención de monseñor Fulgence Muteba Mugalu, obispo de Kilwa-Kasenga, en la República Democrática del Congo, quien pidió que los medios de comunicación s ocial se pongan al servicio de la evangelización y sean evangelizados.
Dado que se trata de intervenciones libres, para que el debate no quede perturbado, a los periodistas se nos refieren los temas suscitados, pero no el nombre del padre sinodal que lo presenta (“se dice el pecado pero no el pecador”, aclaran los sacerdotes encargados de parte del Sínodo de la relación con los medios de comunicación).
Varios de los obispos han afirmado que los medios de comunicación constituyen “el verdadero poder, más que el poder político, pues transmiten modelos de comportamiento” que pueden tener un “impacto destructivo sobre la cultura africana”.
Es necesario estar preparado para una “utilización crítica” de los medios de comunicación y contar con “centros de comunicación social tecnológicamente avanzados”, si bien no siempre es posible “contrarrestar la desinformación”.
Un ejemplo de información poco objetiva, citado varias veces por los obispos, ha sido la visita de Benedicto XVI a África, pues se concentró sobre todo en la cuestión del preservativo en la lucha contra el sida, “con la intervención de los que realmente tienen el poder”.
Pero no todo son problemas, y un obispo ha referido el comentario de un musulmán que le dijo: “¡Tu Papa debe ser un verdadero jefe si es capaz de provocar todas estas reacciones!”, y tras esta polémica mediática se puso a distribuir los documentos del Papa.
Los obispos reconocen que no es fácil ser periodistas cristianos y por este motivo consideran que es necesario preparar adecuadamente a los comunicadores. Consideran que faltan personas capaces de dar “noticias positivas”, que permitan cambiar la imagen de África que se ofrece al mundo, centrada en las guerras y en la miseria.
En este sentido, han subrayado, es decisivo el que los periodistas sepan “comentar la realidad a la luz de la doctrina social de la Iglesia”.
Se ha hablado en particular de Internet, constatando que “la Iglesia en África no está presente en la red”.
Para realizar todo esto es necesario “invertir recursos en la comunicación”, pues de este modo la Iglesia será capaz de dar más eficazmente su contribución a la reconciliación y a la paz en África, argumento de este Sínodo.

Curiosidades
A las 12.30 de este jueves habían intervenido en el aula setenta padres sinodales, en torno a una tercera parte de la asamblea compuesta por 225 participantes.
Un “sondeo” efectuado en este día mostraba que 111 obispos participan por primera vez en un Sínodo y 46 estuvieron presentes e n el primer Sínodo de la historia de África, que convocó Juan Pablo II en 1994.
Por primera vez en un Sínodo, en este no hay grupos lingüísticos en italiano y latín, el resto de los grupos tienen lugar en francés, inglés y portugués.

Carta del Sínodo al arzobispo de una archidiócesis congoleña perseguida

Iglesias quemadas y sacerdotes secuestrados
CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 8 octubre 2009 (ZENIT.org).- Publicamos la carta de los presidentes delegados y del secretario del Sínodo de los Obispos a monseñor François Xavier Maroy Rusengo, arzobispo de Bukavu (República Democrática del Congo), que se ha leído y entregado al concluir de la sexta congregación general en la mañana de este jueves.

Monseñor Maroy Rusengo ha tenido que abandonar el aula ante los terribles ataques que está experimentando la comunidad cristiana en su diócesis, en medio del conflicto armado que flagela a Bukavu.
El 2 de octubre una de sus iglesias fue quemada, y varios sacerdotes fueron secuestrados por hombres en uniforme, los cua les exigieron un elevado rescate que la diócesis se vio obligada a pagar para salvar la vida de sus presbíteros.
Monseñor Christophe Munzihirwa, predecesor de monseñor Maroy Rusengo, fue asesinado en 1996 por sus denuncias en plena guerra congoleña.
* * *

Excelencia:
Los obispos reunidos en la Segunda Asamblea Especial para África del Sínodo de los Obispos, presidida por el Santo Padre, Papa Benedicto XVI, han escuchado que en su Arquidiócesis de Bukavu, en la República Democrática del Congo, se registran desórdenes que incluyen parroquias incendiadas, afrentas infligidas a sacerdotes tomados como rehenes con exigencias de rescate, generando una situación tal que ahora os veis apremiados a volver junto a vuestros fieles, presa de los tormentos y peligros.

A este propósito, en nombre de toda la Asamblea, os expresamos nuestra solidaridad fraterna en la esperanza de que la reconciliación y la Buena Nueva del Evangelio, como nos recuerda en estos días la reflexión sinodal, sean acogidas como la vía compartida por todos para llegar a condiciones de vida humanas fundamentadas en los valores de la justicia y reforzadas por el deseo de la paz que es un don de Dios.
Os estaríamos muy agradecidos si quisierais transmitir nuestros cordiales sentimientos de solidaridad religiosa a todos los miembros del Pueblo de Dios que vive y sufre en dicha Arquidiócesis: los sacerdotes, religiosos, religiosas, diáconos, catequistas, laicos y todos los hombres de buena voluntad.
Al mismo tiempo, invitamos a las autoridades civiles a hacer todo lo posible para recuperar el orden de la justicia para instaurar y garantizar la paz, indispensable para una vida normal de la querida población.
Confiando en la misericordia de Dios y en la intercesión de María, Reina de África y Reina de la Paz, os aseguramos nuestras oraciones, para que la justicia y la caridad permitan a esta Arquidiócesis, a la región de los Grandes Lagos y a toda África, obtener días apacibles y una vida serena.

“Deshechos tóxicos espirituales”, exportados hacia África

Ideología de género y el relativismo.

El continente africano es cada vez más vulnerable a los “deshechos tóxicos espirituales” que importa especialmente del primer mundo, tal como manifestó el Papa Benedicto XVI durante su homilía el pasado domingo en la eucaristía inauguración del Sínodo de África.
Esto, a pesar de que el catolicismo está bien representado en los parlamentos de los países africanos (22 % de parlamentarios, si se tiene en cuenta que un 9% de la población total de África es católica).

Sobre estos temas intervinieron de manera especial en la mañana de este jueves en al aula del Sínodo el cardenal Ennio Antonelli , presidente del Consejo Pontificio para la Familia, y monseñor Philippe Ouédraogo, arzobispo de Ouagadougou (Burkina Faso).

El Papa no estuvo presente durante la sesión de mañana debido a que recibió a Mahmoud Abbas, presidente de la Organización para la liberación de Palestina y de la Autoridad Nacional Palestina.

Ideología de “género”
El cardenal Antonelli manifestó su preocupación al constatar que en África la “ideología de género” comienza a infiltrarse de manera “muy camuflada” en las asociaciones, “en los ambientes gubernamentales y también en algunos ambientes eclesiales del continente africano”.
Las diferencias entre el varón y la mujer no corresponden –afirman los partidarios de la ideología de género– a una naturaleza “dada”; sino que ser meras construcciones culturales “hechas” según los papeles y estereotipos que en cada sociedad se asignan a los sexos.
El cardenal italiano aclaró que los agentes que aplican estas ideologías parten de problemas reales a los que resulta necesario poner remedio, “como las injusticias, las violencias que sufren las mujeres, la mortalidad infantil, la malnutrición, el hambre, los problemas de vivienda y trabajo”.

Ahora bien, aseguró que las soluciones que ofrecen “resultan ambiguas en sus nuevos significados antropológicos”.

Citó el ejemplo del derecho a la igualdad entre hombres y mujeres, el cual no siempre es visto como la dignidad que tienen cada uno de ellos, sino como la irrelevancia que se le da a la diferencia entre ambos sexos buscando una uniformidad de todos los individuos “como si fueran sexualmente indiferenciados”, provocando una “equiv alencia de todas las orientaciones y comportamientos sexuales”.
Una visión errada de libertad que pretende que “cada individuo tiene derecho a actuar libremente (y eventualmente a madurar) sus elecciones según sus deseos y preferencias”.
Señaló que la libertad de la mujer no significa sólo emancipación o competencia, rivalidad o antagonismo, sino vivir la complementariedad con el hombre.
Esta ideología se difunde en programas de salud sexual y reproductiva que busca la colaboración del gobierno y de las asociaciones locales, incluso eclesiales, “que generalmente no se dan cuenta de sus implicaciones antropológicas, éticamente inaceptables”.
El purpurado concluyó su intervención exhortando “a la vigilancia” a instituciones que cuidan los sacerdotes, seminaristas, religiosos las organizaciones de Cáritas y otros operadores pastorales la icos.
Tiranía del relativismo
Por su parte monseñor Philippe Ouédraogo, arzobispo de Uagadugu (Burkina Faso), afirmó que otro de los “residuos tóxicos” que llegan a África es la imposición del “pensamiento único”, regido solamente por la ley del libertinaje y el relativismo moral.

“El ruido mediático que organizaron los medios de comunicación en el viaje del Santo Padre a Camerún y a Angola en el mes de marzo constituye un ejemplo patético”, agregó el prelado.

“Programas dirigidos a personas de habla francesa, tanto europeos como africanos hacen creer que las religiosas y los religiosos africanos, estudiantes o misioneros en Roma o en otros lugares de Europa viven de la mendicidad y de la prostitución, abandonados por el Vaticano y las congregaciones religiosas”.

Y concluy& oacute; su intervención afirmando que “los africanos no pueden usar la violencia para combatir el imperialismo y la tiranía del pensamiento único”.

“Sin embargo les pedimos un poco de moderación y prudencia, de respeto y tolerancia, y sobretodo de honestidad intelectual detrás de la expresión de sus ideas”, pidió el prelado.

Sábana Santa es irreproducible, dice experto ante intento de copia

El experto peruano de la Sábana Santa de Turín, Rafael de la Piedra, explicó que esta reliquia sagrada que según la tradición envolvió a Cristo “sigue siendo un objeto único, irreproducible e inimitable” ante las afirmaciones de un grupo de investigadores italianos que alegan haberla “copiado con las mismas características”.

De la Piedra explicó a ACI Prensa que este experimento del profesor de química orgánica Luigi Garlaschelli de la Universidad de Pavia (Italia) no pone en duda la autenticidad de esta importante reliquia también conocida con el nombre de Síndone.

Garlaschelli, apoyado económicamente por el Comité para la Inspección de Afirmaciones de lo Paranormal con dos mil 500 euros, “ha conseguido realizar una reproducción muy parecida a la Sábana Santa utilizando materiales de la Edad Media (uso de ácidos, envejecimiento del lienzo por calor y lavado; pintura y ácido sulfúrico a 1,2 por ciento en agua junto con pigmentos de aluminio y cobalto)”.

Efectivamente, explica el experto peruano, “su trabajo es visualmente muy parecido al original. Digamos es mejor que la copia que en su tiempo hizo McCrone (basado en una pintura de óxido de hierro) o la horrorosa tentativa de Joe Nickell; o Picknett-Prince y su supuesta fotografía medieval de Leonardo Da Vinci; o la fantasiosa fotografía-experimental del sudafricano Nicholas Allen”.

Sin embargo, precisa el experto, “una muestra parecida como la que Garlaschelli ha presentado no resistirá a las conclusiones multidisciplinarias, que a lo largo de más de 100 años, científicos de todos los credos y especialidades” han realizado en la Sábana Santa.

Bastaría, por ejemplo, dice citando al experto estadounidense John Jackson del Turin Shroud Center of Colorado, que ha estudiado la Sábana Santa desde 1978, “tener en cuenta las propiedades tridimensionales de la imagen (…) la presencia de sangre humana con índices altísimos de bilirrubina, el polen de más de 77 plantas que nos van marcando el recorrido histórico de la Sábana hasta casi el siglo I de nuestra era y, entre otros, el mecanismo de transferencia de la imagen de un crucificado con todas las heridas descritas en los Evangelios a un lienzo”.

“La imagen del cuerpo se superpone a las heridas y es superficial ya que no traspasa el lienzo como sí lo hace la sangre”, agrega de la Piedra.

Por lo tanto, concluye, “podemos afirmar con un alto grado de certeza, que la Sábana Santa de Turín con todas las características antes mencionadas sigue siendo un objeto único, irreproducible e inimitable. Esa es la verdad interna de la Sábana Santa de Turín“.

Por su parte, y al ser consultado por ACI Prensa, John Jackson criticó la técnica mediante la cual el equipo de Garlaschelli añadió sangre a la tela que crearon para luego “añejarla” y explicó algunos detalles al respecto.

La sangre que está en la Sábana Santa original no es sangre completa, sino sangre que se ha separado del suero, sangre que “proviene de heridas verdaderas“. Además, la sangre que aparece en distintas partes de la misma es “de un flujo post mortem”.

Tras admitir que las imágenes que se ven en Internet se ven “reales”, Jackson precisó que cuando se ven en la perspectiva tridimensional “se ve bastante grotesco. Las manos están incrustadas en el cuerpo y las piernas se ven poco naturales”.

Seguidamente señala que él y sus colegas están abiertos a revisar el trabajo de Garlaschelli o cualquier “otra idea sobre este trabajo” para lo que necesitaría “mucho más información sobre lo que se ha hecho exactamente”.

Jackson también explicó que lo que Garlaschelli ha realizado debe ser revisado. Lo que los científicos tienen que hacer “es presentar su trabajo ante sus pares”. Al final, lo que cuenta, es lo que la comunidad científica decide tras observar y revisar el trabajo“, añade.

Juan Pablo II y la Sábana Santa

Al arribar a Turín, en su primer viaje el 13 de abril de 1980, ante la puerta del santuario de la Consolata y ante las autoridades italianas, el Papa peregrino dijo que “cuando a principio de septiembre de 1978 vine a Turín, como peregrino, deseoso de venerar la Sábana Santa, insigne reliquia, ligada al misterio de nuestra redención, no podía, sin duda, prever, inmediatamente después de la elección de mi amado predecesor Juan Pablo I, que habría de volver, a menos de dos años de distancia con otras responsabilidades y en otro marco”.

Luego, en la homilía en la Misa solemne en el atrio de la Catedral de Turín, afirmó que “no podría ser de otra manera (refiriendo a los testigos de la resurrección) en la ciudad que custodia una reliquia única y misteriosa, como la Sábana Santa, testigo singularísimo –si aceptamos los argumentos de tantos científicos– de la Pascua: de la pasión, de la muerte y de la resurrección. ¡Testigo mudo pero a la vez sorprendentemente elocuente!” .

Una semana después, al rezar el Regina Coeli, dirigido en Roma el 20 de abril de 1980, dijo que “y también la catedral de Turín: lugar donde se encuentra, desde hace siglos, la Sábana Santa, la reliquia más espléndida de la pasión y de la resurrección” .

 

La decisión de una universidad católica de invitar a Obama es grave

 El arzobispo de Denver, monseñor Charles Chaput, cree que la decisión de la Universidad de Notre Dame (Indiana, EEUU) de invitar al presidente Barack Obama la pasada primavera para hablar durante la apertura fue “grave” y que esta gravedad “ha sido subestimada”.
El prelado sale así al paso de un artículo publicado el pasado mes de julio en la revista católica 30 Giorni por el cardenal Georges Cottier, teólogo de la Casa Pontificia ya retirado.
La respuesta de monseñor Chaput fue publicada el pasado ma rtes en el diario italiano Il Foglio, y el texto ha sido distribuido íntegro por la agencia americana Catholic News Service.

El artículo del cardenal Cottier, según monseñor Chaput, minimizó el desacuerdo expresado públicamente por más de 80 obispos y 300.000 laicos en las semanas previas al discurso del presidente, y elogió a Obama por lo que él llamó su “realismo humilde”.
“Lamentablemente e inintencionadamente, el artículo del cardenal Cottier subestima la gravedad de lo ocurrido en Notre Dame”, afirma monseñor Chaput. “También sobrevalora la consonancia del pensamiento del presidente Obama con la doctrina católica”.
El arzobispo, señalando que habla por sí mismo, y no en nombre de todos los obispos estadounidenses, reconoció que el ensayo de cardenal Cottier “hizo una valiosa contribución al debate católico sobre el nuevo presidente norteamericano”.
“Nuestra fe nos une a través de las fronteras”, agregó. “Lo que sucede en un país puede tener un impacto sobre muchos otros. La opinión mundial sobre los líderes de Estados Unidos no sólo es conveniente, debe ser bienvenido”.
Punto de partida

El arzobispo de Denver explicó que la protesta contra la aparición de Obama en Notre Dame tiene que ver menos con un ataque personal, sino con un desacuerdo muy real y fundamental con que “los puntos de vista del Presidente sobre cuestiones de bioética, incluyendo pero no limitando al aborto, se diferencian claramente de la doctrina católica”.
“Se ha hablado mucho, en algunos círculos religiosos, sobre la simpatía del Presidente hacia la enseñanza social católica”, explicó el prelado. “Pero la defensa del niño por nacer es una exigencia de justicia social. No hay justicia social si los más jóvenes y más débiles de entre nosotros puede ser legalmente asesinados. Los buenos programas para los pobres son vitales, pero nunca se puede justificar esta violación fundamental de los derechos humanos”.

Monseñor Chaput explicó también que el momento y la naturaleza de la invitación causó el conflicto: “En un momento en que los obispos americanos de forma institucional ya habían expresado una gran preocupación por las políticas abortistas de la nueva administración, no sólo Notre Dame hizo del presidente el centro de su actos de graduación, sino que también le otorgó un Doctorado de Honor en leyes – esto, a pesar de sus preocupantes puntos de vista sobre el derecho al aborto y las cuestiones sociales relacionadas con él”.
Pero la “verdadera fuente de frustración de los católicos”, dijo monseñor Chaput dijo, era que Notre Dame “ignoró y violó la orientación de los obispos de Estados Unidos” en un documento de 2004, que “instaba a las instituciones católicas a que se abstengan de honrar a los funcionarios públicos que no estaban de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia en asuntos serios”.

“Por lo tanto, el intenso debate en los círculos católicos estadounidenses la pasada primavera sobre el honor conferido por la Notre Dame a Obama en el fondo no se refería a la política partidista”, explicó. “Se trataba de problemas graves para la fe católica, su identidad y testimonio – desencadenados por las opiniones del señor Obama – que el cardenal Cottier, escribiendo fuera del contexto estadounidense, pudo haber entendido mal”.

Conexión común
Monseñor Chaput se refirió también a la conexión que hacía el cardenal Cottier en su artículo entre “la búsqueda política de un terreno común declarada con frecuencia por el presidente Obama y el énfasis católico en la consecución del bien común”.
“Estos objetivos – la búsqueda de un terreno común y la atención al bien común – a menudo pueden coincidir”, señaló el arzobispo. “Pero no son la misma cosa. Pueden diferir considerablemente en la práctica”.
“Las llamadas políticas abortistas de terreno común pueden atentar de hecho contra el bien común porque implican una falsa unidad; crean una cornisa de acuerdo p&uacute ;blico compartido demasiado estrecha y demasiado débil para sostener el peso de un consenso moral real. Nunca se sirve al bien común con la tolerancia hacia matar a los débiles – comenzando con los no nacidos”.

Por último, el prelado alabó al cardenal Cottier por recordar “a sus lectores el respeto mutuo y espíritu de cooperación requerida por la ciudadanía en una democracia pluralista”.
“Pero el pluralismo no es un fin en sí mismo”, señaló monseñor Chaput. “Nunca es una excusa para la inacción”.
“Como el propio presidente Obama reconoció en Notre Dame, la salud de la democracia depende de personas con convicción que luchan duro en la plaza pública por lo que creen – pacíficamente, legalmente, pero con vigor y sin excusas”.

FIRMA, por lo que más quieras.


Queridos amigos:

Por favor, entren a este sitio web, y firmen la Petición a la ONU por el Niño No Nacido y la Familia.

http://www.facebook.com/l/559a9;www.elabs3.com/c.html?rtr=on&s=ebss,12zwv,4thx,g21l,9yum,4r6k,6hq3

Una alianza de grupos pro-vida y pro-familia encabezados por C-FAM (Catholic Family and Human Rights Institute) elevará las firmas a la ONU el próximo mes de  diciembre. ¡Se proponen recolectar un millón de nombres!

Los exhorto a  que lean la petición,  fírmenla y luego envíen ese link a todos sus conocidos.

En este enlace verán que la petición ha sido traducida a más de quince lenguas. ¡Es realmente universal!

¡Por favor, vayan, firmen y luego reenvíen este mensaje a TODOS SUS CONOCIDOS!